¿Quién dijo Letargo?

La vida se acelera en Rioja Alavesa… Nuestros cosecheros están a punto de montarse en cien aviones para vender su vino en mil rincones del planeta.

“San Simon eta San Juda, Joan zen uda eta negua heldu da” cantaba el poeta Xabier Lete. En efecto, se fue el verano y en los siguientes días miles de millones de bellísimas hojas de vid que pintaron de colores toda la Rioja Alavesa se irán volando tras el primer soplo del  viento del norte, dejándonos un paisaje de sarmientos  pelados.

Rioja Alavesa en noviembre

VIÑA de Rioja Alavesa en este mes de finales del año 2017.

¿Se aletarga Rioja Alavesa en noviembre? No, la Comarca bulle aunque las cosas ocurren bajo tierra o a oscuras. Sólo los estorninos que en grandes bandadas han llegado para “vendimiar la racima”  nos dan una sensación de vida y actividad. Bajo tierra, en las entrañas de las bodegas, el jaleo continúa al acabar las fermentaciones. Se trasiega el vino a los depósitos de afinamiento, se prueban y analizan las cubas y se deciden  los “coupages” más oportunos.

Rioja Alavesa en noviembre

CEPAS en su letargo, ¡tan vivas en sus adentros!

Por San Martino prueba tu vino y mata al cochino”, dice el refranero que aconseja en estas fechas de mediados de noviembre probar el vino nuevo y matar ese cerdo que hasta hace cincuenta años era la fuente proteica esencial de todas las familias de Rioja Alavesa. Hoy los únicos “puercos” de la Comarca, los jabalís, no están en las pocilgas sino en los encinares cercanos y a veces en las viñas más altas, buscando los racimos olvidados; están hambrientos pues la “gran seca de 2017” ha dado poca bellota, las palomas pasan de largo, pocas perdices… Año de escasez en muchas cosas, no solo en uvas.

Rioja Alavesa en noviembre

VIÑAS, viticultores y tierra vasca preparan la cosecha que vendrá.

Bueno, lo de escasez de uvas es relativo, la fiesta va por barrios, como la famosa helada que disparó los precios. La mitad de la Comarca que la padeció con distinta intensidad ahí está echando cuentas, la otra mitad que se libró está exhultante, con la cartera llena. “Gracias” dicen casi todos, con mayor o menor fervor, celebrando el “día de Acción de Gracias”, y solicitando a los cielos que sean benévolos en 2018: ¡Ya nos vale de heladas, sequías y pedriscos!

Siguiendo con los refranes acabaremos noviembre con ese de “por San Andrés el vino nuevo viejo es”, con nuestros cosecheros montados en cien aviones yendo a vender ese vino por mil rincones del planeta. La vida sigue rápida en Rioja Alavesa.

¿Quién dijo letargo?   

 

4 Comentarios

  1. karmele

    Muy bonita descripción de esa “calma aparente” como dice la canción de Eros Ramazzotti.
    Que el año que viene sea más benévolo.

    15-Nov-17 · 9:22 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Karmele. Que así sea!

    16-Nov-17 · 12:59 am | Permalink
  3. Aceleración, preocupación, ilusión, ambición y siempre pasión. Son nuestros motores, son nuestros temores…

    Es bueno que en Enero todos los bodegueros, desde los cuarteles de invierno nos pongamos a pensar, lo justo. Sería bueno reunirnos algunas bodegas para cambiar impresiones.

    Está claro que no lo podemos abarcar todo, necesitamos Comunicación, necesitamos consultores, marketing, internacionalización, nuevas tecnologías… Pero también lo tenemos que tener claro: somos buenos en lo nuestro, labradores de postín, buenos haciendo vino porque teníamos base, nos han acompañado las añadas en calidad y cuando nos vienen a prestar estos servicios necesarios no siempre nos encontramos con profesionales bien formados, capaces de compartir riesgo y que quieran nuestro éxito para que todos nos beneficiemos.

    A veces son la solución y en muchos casos nuestro problema añadido.

    19-Nov-17 · 2:14 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Son buenas propuestas las que haces, Victoria Cañas. Qué buena idea la de juntarse e intercambiar inquietudes y posibles soluciones entre las bodegas familiares. Incluso hacerlo sin una idea predeterminada. Lo importante brotará.

    Hablas de “temores”. Ese encuentro informal debiera ser periódico -sugiero-, cada vez en la bodega de uno de los pueblos. El otro día “metimos a Rioja Alavesa en la pecera”, pero en el Mercado los peces grandes intentan comerse a los pequeños. Este puede ser uno de esos temores. A eso hay que plantarle cara.

    En este Blog somos conscientes del mal año que habéis tenido. Algunos bodegueros tendrán problemas añadidos, y eso nos inquieta. Creo que deberemos pedir entre todos a los clientes y consumidores de vino -al menos en Euskadi-, la máxima fidelidad para con Rioja Alavesa. Saber estar junto a vosotr@s a las duras y a las maduras.

    Saludos cordiales!

    19-Nov-17 · 7:47 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL