Jun 19, 2022

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

 

Para explicarlo diría que esta Cooperativa de Cadalso de los Vidrios, en Madrid, es de otro planeta. Y su presidente Ricardo Moreno de otra galaxia. Pero dejad que me explique, porque hay tela que cortar y argumentos de novela que vendimiar.

FACHADA de la Cooperativa de Cadalso de los Vidrios.

FACHADA de la Cooperativa de Cadalso de los Vidrios.

Los CIEN viticultores de la Cooperativa tienen una edad avanzada. De hecho, un 70% de ellos ya ha cumplido los 80 años, continuando al pie del cañón, manteniendo el entusiasmo y la fuerza suficiente para podar y mimar las pocas hectáreas de viña de cada cual.

BODEGA-2

Pero esto no es todo. Esas viñas mantienen el fruto del sudor de estos veteranos de la vida en esta tierra especial, donde una montaña que emergió de las profundidades se ha encargado de brindar su fertilidad geológica al servicio de los vinos, creando un vínculo mágico con estos viticultores de leyenda.

Julio Flor / Cadalso de los Vidrios

Ricardo Moreno del Campo se licenció en Farmacia en Santiago de Compostela. Su abuelo cartero y su padre médico ya formaron parte de esta Cooperativa de Vino, creada en 1957, cuyo nombre es Cristo del Humilladero, patrono de Cadalso de los Vidrios.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

RICARDO Moreno, junto a unas tinajas, en el interior de la bodega.

Lleva veinte años presidiendo la Cooperativa, embotellando extraordinarios vinos de autor, de la DO Madrid. El nivel de su colaboración con otros toca un sinfín de territorios, Comando G, Andreas Kubach, el Marqués de Griñón, Juan Carlos Sancha, Quim Vila o la misma María Larrea, la enóloga de CVNE en Rioja Alavesa.

Por cómo cuenta las cosas, uno puede emocionarse al escuchar a este hombre de 52 años que aún conserva su melena cual viejo rockero a quien una paternidad tardía, su hija Gracia de cuatro añitos, ha llegado a su hogar para reverdecer su perenne ilusión, dotando la vida de un nuevo impulso.

Alma y Memoria

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

MANO de viticultor, de enólogo, de farmacéutico, mano de bodega…

.- Tu abuelo fue cartero / Tu padre médico. ¿Cuándo y cómo se abrió el telón del mundo del vino para ti?

En mi familia siempre hemos estado en la Cooperativa de Cadalso. Mi abuelo tenía bodega, pero cuando se hizo la Cooperativa, todos a la Cooperativa. Mi abuelo entre ellos, de cabeza y corazón.

.- Recupera para nosotros algunos recuerdos, Ricardo.

Me recuerdo siempre de niño en el campo, recogiendo higos, la aceituna, la poda, la vendimia… Venía del colegio y desde el autobús veía a la gente que trabajaba en mi casa, los saludaba, y en cuanto me bajaba del bus, cogía la bicicleta y me acercaba corriendo a ver si me habían cogido algún pájaro de un nido. Y por supuesto, me recuerdo siempre en el viñedo.

.- Gratos recuerdos los de la infancia.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

TRABAJADOR de la Cooperativa a la entrada de la bodega.

Recuerdo cuando se araba con mula con una nitidez total, cuando me dejaban tirar del ramal. O la tradición de empolvar las cepas en estas fechas, con la rastra que se colocaba detrás de la caballería. Recuerdo subirme en la rastra para hacer más polvo… Todo eso ha sido una constante en mi vida.

.- Tú naciste en otro pueblo, a seis kilómetros de Cadalso de los Vidrios.

Nací en Almorox, que es un pueblo de Toledo, pero a mí siempre me ha gustado más Cadalso. El terreno cambia mucho. Aquí es un terreno de Sierra, de montaña, lleno de vegetación, con muchos árboles, y aquello es una llanura y una parte de montaña.

Farmacia y Bodega

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

INTERIOR de la bodega cooperativa, con sus depósitos de hormigón.

.- A la hora de estudiar, elegiste Farmacia.

Estudié Farmacia en la Universidad de Santiago de Compostela, porque durante muchos años vivimos en Orense. Con esos estudios encontré lo que me da de comer y luego las cosas que me gustan de verdad. Yo quise garantizar un sustento, y luego trabajar en lo que me gusta, que es la Cooperativa de Vinos.

.- Hoy es el día que a tus 52 años sigues trabajando de noche en una farmacia, y durante el día en la Cooperativa. ¿Te da la vida para hacer ambas cosas, eh?

Sí, sí, además llegué a trabajar simultáneamente en dos farmacias, una semana en Aluche, en Madrid ciudad, y otra semana en esta de aquí.

.- ¿Y cuándo duermes?

Dormir es ya otra historia, porque yo estoy en el mundo de los búhos. Así que cuatro horas me bastan.

Depositos-Hormi

Realmente la vida es lo que uno se proponga hacer, porque la vida da mucho de sí, y las horas del día son muy largas.

.- Eres el presidente de la Cooperativa, pero tú te encargas de casi todo.

De todo. Aquí soy el electricista, el fontanero, el gestor, el enólogo, el del laboratorio. Esto es un proyecto de vida y la Cooperativa es un proyecto que te entra dentro. Y cuando te ha entrado dentro es como el que tiene un cáncer, que es difícil sacarlo.

En mi caso no es un cáncer maligno, así que estoy conforme y lo disfruto. Y si ves que gracias a tu esfuerzo la Cooperativa sigue adelante, entonces te sientes realizado.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

LA atmósfera de la bodega te traslada más allá del tiempo y el espacio.

Montañas y Hombres

Pasaré más de seis horas y media con Ricardo en Cadalso. Para empezar me mostrará hasta el último rincón de la bodega cooperativa que ya ha cumplido 65 años. Después me invitará a comer, con uno de los vinos de la bodega, Trinos, un monovarietal de Merlot.

Comer-Trinos

Para finalizar giraremos en el coche, mientras vamos grabando la entrevista, por las 120 hectáreas que posee la bodega, de las cuales 50 le pertenecen a Ricardo. Desde su vehículo veremos correr a una codorniz, volar a las tórtolas, saltar a los conejos, a la vez que me enseñará huellas de ciervos, gamos y jabalíes que rondan las viñas.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

RICARDO en una de las viñas de la Cooperativa.

Con una pasión inmensa, similar a la de tantos lugares vitícolas, me hablará de los suelos de Cadalso. “Es algo muy especial, ya que en una extensión que no llega a 6 x 6 kilómetros tenemos seis zonas edáficas muy diferenciadas entre sí”.

“Esto es único, Julio. Proviene de un fenómeno geológico que es un inselberg, una palabra nórdica que significa isla solitaria, que se da en pocos sitios del mundo. Se trata de un montaña que emergió y arrastró los suelos del interior de la Tierra”.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

CADALSO junto a la montaña madre que explica los suelos.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

HASTA aquí nos hemos venido para contemplar el INSELBERG.

Pero de quienes verdaderamente quiero hablar con él es de sus viticultores. De esas históricas cepas humanas que hoy tienen más de 70 años.

.- Aseguras que ¡el 70% de los viticultores de la Cooperativa tiene más de 80 años!!

Así es.

Ochenta y Noventa años

.- Quiero pedirte que me hables de algunos de ellos.

Tenemos a Salustiano Cordero, que con 95 años cava las cepas y hace su trabajo en el campo como uno más. Y con su huerta y con todo. Hay otro viticultor que se llama Juan, que con 89 años ara las viñas con su tractor.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

ALLÍ DONDE muere una cepa se planta un olivo.

.- No vayas tan deprisa, detente un poco más en cada uno de ellos. Son el alma y la memoria de la Cooperativa. Y esta parte me resulta de sumo interés.

Realmente aquí nosotros funcionamos así. Yendo a sus viñas, cumpliendo su misión.

.- Me has hablado de varios viticultores muy mayores. De Salustiano me contabas también que sus nietos no le llevaban al campo.

No le llevaban, no. Así que un día me dijo que tenía las cepas sin podar. “Pues yo te llevo a la mañana temprano, y luego te busco a la hora de la comida”. Y así hicimos, y el hombre con su Sintrom y con todo, tan contento, al poder podar sus viñas.

.- Habías quedado con él en la gasolinera, y cuando llegaste a las 8:00h de la mañana, él ya te estaba esperando.

Descubre-Cepa

DESCUBRIR las cepas, y con ellas a los viticultores que las miman.

Allí estaba con su hatillo, con su azuelita, sus tijeras de podar, y algo para comer y beber. Eso es algo general.

.- Será usual aquí en la Cooperativa de Cadalso de los Vidrios.

A otro se le ha muerto su burrita, habiéndose comprado una carretilla para llevar las cosas. En un principio le convenció al nieto, con el que hizo un trato. “Yo te pago una furgoneta y tú me llevas al campo todos los días”. El nieto mantuvo su palabra hasta que tuvo la furgoneta.

.- Qué pájaro.

Su nieto mantuvo tan sólo un mes la palabra. En vista de lo cual, se ha comprado una carretilla donde echa sus útiles de labranza y va poco a poco, empujándola despacito, hasta la viña.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

PEQUEÑO racimo de Garnacha camino de la Vendimia…

.- Y estaba Aniceto, que ha seguido bebiendo su vinito en las comidas hasta el último suspiro y cuidando sus viñas hasta sus 88 años.

Así ha sido, por increíble que parezca.

Hasta 6,5 millones de kilos

Hay otro mayor, que ya murió. Fue el maestro de la escuela en Cadalso, Eugenio Muros, una eminencia que siguió cuidando sus viñas casi hasta cumplir 90 años, a pesar de que perdía dinero.

Eugenio fue presidente de la Cooperativa durante once años. Con él se vivió el momento más boyante de la Cooperativa, llegando a recepcionar 5,5 millones de kilos de tinto (Garnacha) y casi un millón de uva blanca de Albillo.

Colegio-Eugenio

EL expresidente de la Cooperativa que dio nombre a la escuela de Cadalso.

.- En su mayoría gente que ha dedicado su vida a las viñas, enfrentado mil problemas, que nunca conocieron la depresión… Siendo ahora cuando quizá la padezcan por vez primera.

Se deprimen en estos tiempos, cuando ven que ya no pueden hacer lo que tienen que hacer. Cuando ven que su campo se desatiende, cuando ven que sus fuerzas les abandonan, cuando ven su soledad y la soledad de sus viñas.

Mira esas viñas, entre altos pinares -me las muestra desde el coche en marcha-, creciendo en un lugar donde casi no hay suelo, un palmo como mucho de tierra sobre una losa viva. Es viticultura heroica, y ellos son sencillamente héroes.

Vinas-Piedras

.- La mayor parte de los socios ha vivido con una gran humildad toda su vida laboral.

Brutal, sí. No porque ellos hayan querido, sino porque la vida no daba para más. Era una vida muy difícil para criar a sus hijos, a los que han sacado para adelante con dignidad. La mayor parte de sus hijos han estudiado, ninguno de los cuales se dedicarán a la viticultura.

.- Y ahora ven que sus viñas están condenadas a desaparecer.

Piensan que sus viñas dejarán de existir. Por eso lo pasan fatal. Es cuando les entran sus angustias, sus miedos. Y muchos de ellos, a los que nunca les he conocido enfermos, me confiesan:

“Ricardo, tengo depresión porque no hago más que pensar en mis viñas. No me preocupa morirme, sino que mis viñas van a desaparecer conmigo”, me dicen.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

DOS golondrinas sobrevuelan la Cooperativa.

.- Creo comprenderles muy bien.

Mira Julio, yo me he hecho cargo de veinte de sus hectáreas, pero no puedo llevar más. Mi viñedo es un viñedo en plena producción. Y muchas de estas viñas que voy recogiendo es porque tienen para mí esa parte afectiva. Las acepto para que no se pierdan. Las mantengo por el potencial genético que atesoran.

.- ¿Y qué ocurre?

Que escasamente puedo podarlas y labrarlas.

Según das, recibes

.- Esas viñas con sus dueños, ya desaparecidos, eran unas viñas mimadas. Y contigo, tan liado como andas, serán otra cosa.

La-Cepa

Con ellos esas viñas funcionaban, dando una buena producción de uvas. Y como yo les hago lo mínimo, ya no responden igual. No sé, no sé…

Quizá sea hablar demasiado, pero tengo la sensación de que esas cepas con su dueño al lado, han estado muy vivas. Y cuando su dueño desaparece, desaparecen con él. Parece una tontería…

.- No lo es.

Tus lectores dirán que esto es una entelequia. Una extraña simbiosis. Porque esto no es fácil de razonar ni de medir. Cómo esas viñas que hasta ese momento se han desarrollado bien, en cuanto que su propietario desaparece, ellas empiezan a desaparecer con él.

.- ¿Qué eres tú para ellos, para todos tus viticultores de la Cooperativa?

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

CON tres de los quince vinos que elaboran en la Cooperativa de Cadalso.

Soy ‘el de la Bodega’. Para ellos yo soy el último recurso. Ellos saben que si vienen y me dicen que no quieren dejar perder la viña, ni que se abandone, a mí me duele igual que a ellos. Pero soy Ricardo, el de la bodega, porque saben lo interiorizada que tengo la bodega, y consideran que gracias al esfuerzo que llevo, la bodega sigue funcionando.

.- Sabes que Juan Carlos Sancha dice en Baños de Río Tobía que “antes la cepa y la viña que el ladrillo y la bodega”. Pero tú defiendes tu bodega a capa y espada.

Bodega y Viña son complementarios. Pero yo no podría elaborar estos vinos sin esta bodega.

Deposito-54

.- ¿Por qué?

La sangre y la vida de estas personas del pueblo es la que ha creado este edificio y la que ha creado este viñedo. Yo no considero al edificio un ser muerto. En él hay tanta vida como en el campo.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

.- Explícate, por favor.

Después de tantos años la flora, la unidad bacteriana, microbiológica, que hay dentro de la bodega es de tal magnitud que bajo ningún concepto uso levaduras seleccionadas porque le quitarían la personalidad a los vinos. Todo está impregnado de esa vida, las paredes de los depósitos, los techos…

La importancia de la Bodega

.- ¿Químicamente es así?

Es así de real, como te lo cuento. Además, ni el viñedo podría sobrevivir sin la bodega, ni la bodega sin el viñedo. Han sido tres generaciones las que han dado su esfuerzo y su vida para mantener las dos cosas.

Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años

RINCÓN de la bodega, donde duermen algunos de sus vinos.

.- Todos estos “últimos de Filipinas”, los viticultores entregados del Cristo del Humilladero, los que están en primera línea de playa, los que se van yendo poco a poco… Muchos comenzaron con la bodega en 1957.

Gente que no conocían otro negocio ni otra vida salvo el viñedo. Ellos lo han perfeccionado hasta límites increíbles.

.- ¿Se formaron algunos de ellos en Viticultura?

Hay de todo. Hay gente con su buena formación, pero que luego han vuelto a sus raíces, a otro tipo de vida. La mayoría tiene estudios básicos, alguno es analfabeto, pero los hay que se han cultivado y han aprendido a vivir de ese su entorno.

.- ¿Les ha sorprendido el avance de la Bodega en estos últimos 20 años de sus vidas?

Tinaja-500

TINAJA de 530 años, regalo de los herederos del Palacio de don Álvaro de Luna.

Lo mío ha sido un viraje muy lento. Hoy la bodega está diferente. Se creó para producir graneles y ahora es una bodega puntera, en el sentido de producir delicatessen. Si tu coges una vara de mimbre y la doblas a una gran velocidad, la partes. Pero si la vas doblando despacito, la vara es flexible y no pasa absolutamente nada.

.- ¿Tienes algún vino predilecto entre los quince?

Cada uno tiene su historia.

Palacio-Villena

PALACIO de Villena (s. XV), también de don Álvaro de Luna, en Cadalso.

.- ¿Y tú, viticultor, qué sabes de tus viñas?

Cuando tú has cultivado tus viñas, año a año, y llevas conviviendo con ellas durante tanto tiempo, llega un momento que las conoces perfectamente.

Aquí las producciones son mínimas, de kilo o kilo y medio de uvas por cepa. Bueno, pues yo sé la que me va a dar dos kilos, o la que me da 50 gramos. Sabes la que debes de podar de una forma, o la zona de 100 metros cuadrados que se va a helar

Otra-Cepa

.- ¡Qué bien las conoces!

Hermoso y Duro

Conozco cada cepa, cada rincón, incluso hasta sabes en qué sitio hay un lagarto grande, o uno chico, y eso, aunque parezca una tontería, siempre es así. No es que el lagarto sea eterno, pero ese tipo de lagarto tiene allí su hábitat y vuelve a criar al año siguiente. Y sabes en qué sitio hay una lechuza, o unos conejos, y en qué árbol nidifican ciertos pajarillos. Es un mundo muy bonito. Y también muy duro.

.- Muy duro.

Porque tienes que vivir de algo, y tienes que comer. Y viene una helada, o apenas tienes agua, o se produce un incendio, como hace dos años.

Incendio-2020

HUELLA, en los árboles, del incendio de 2020.

Pero está la fábula de todo esto, la novela de todo esto. Las dos partes caminan unidas. Y hay que elaborar con esmero un vino que se vende maravillosamente bien. Y todo lo contrario. Este un mundo que tiene dos caras.

.- Me han llamado la atención los nombres de los vinos, y los dibujos que van en cada etiqueta.

En la bodega funcionamos también a base de colaboraciones. Estoy rodeado de gente que ve esa parte bonita del vino y cada cual pone su granito de arena.

En-Sus-Manos

Hay un chico, que es diseñador, que ni siquiera me deja que ponga su nombre, y constantemente me hace esos dibujos para las etiquetas desde hace once años.

.- ¿Y los nombres de vuestros vinos?

Los nombres de los vinos es mi parte personal. Uno se llama Ladrón de Sueños, porque me ha robado muchos sueños hasta que lo he conseguido hacer. O Plenilunio, una zona del pueblo con la particularidad de que tres parejas de cuervos aparecen al llegar la luna llena. O Nigromante, porque a veces cuando elaboro los vinos es como si mi abuelo me los soplara al oído. “Hazlo así, Ricardito, así”.

Nigro-Mante

.- ¿Qué está siendo la Cooperativa Cristo del Humilladero para ti?

El viaje vital de un buen grupo de personas que gracias a ellos hemos llegado hasta aquí. El Cristo del Humilladero es el patrón del pueblo. Más allá de eso, algunos han denigrado las palabras “Vino de cooperativa”, que tienden a identificar con un vino malo. Pero nuestros vinos son excepcionales.

.- ¿En qué momento está la DO Madrid?

La DO Madrid nació un poco descolocada. Engloba cuatro subzonas, con vinos muy diferentes. La ventaja que tenemos es que el presidente de la DO, Antonio Regilón, está trabajando muy duro, dando un sentido a todo para que sea conocida en Madrid. No digo fuera de Madrid, que siendo un mercado tan apetecible, lo tenemos lleno de Riojas, Riberas y Ruedas. Así que somos más conocidos fuera de España.

DO-Madrid

.- ¿Qué sabes de Rioja Alavesa?

Que es una zona de grandes vinos de España. Rioja Alavesa es la vida para el vino y el vino para la vida. Aquí somos residuales, unos locos enamorados de nuestro viñedo, pero con grandes dificultades. Y sin embargo allí estáis en una posición dominante porque hay continuidad entre padres e hijos. Y hay ilusión y colaboración.

Tenéis de quien aprender, de quién mejorar, de quien estudiar.

Mientras lo nuestro es intuición, sentido común, y agilidad y supervivencia. Si en Rioja Alavesa no sois capaces de seguir viviendo del vino, es para mataros, porque tenéis una ventaja bestial sobre nosotros. Lo vuestro es otro mundo.

Belleza Excepcional

RIOJA ALAVESA en una imagen de Josemi Rodriguez Martinez.

.- ¿Qué tienes en la cabeza para los próximos diez años?

Tengo una idea muy clara: poder vivir de lo que amamos. No hay cosa que me quite el sueño salvo eso.

.- Habéis dado ahora un pelotazo con el vino “Cómo no te voy a querer”, en homenaje al Real Madrid.

Eso es fruto de una de nuestras maravillosas colaboraciones, que hace ese vino en honor del Madrid, que va a tener un recorrido bestial. De todos los que han entrado a colaborar con nosotros han surgidos cosas muy buenas, como con Daniel y Fernando, de Comando G, o como la enóloga María Larrea de CVNE, en Rioja Alavesa.

COMANDO-G

RICARDO con Fernando y Daniel, de Comando G.

.- Qué decir del Marqués de Griñón, con quien has mantenido una amistad.

Don Carlos Falcó ha sido un gran hombre. Le he conocido durante 20 años y lo único que puedo destacar de él es su enorme ilusión. Un ser humano que murió a los 87 años. Parecía que iba a vivir eternamente. La última vez que le vi, unas semanas antes de morir, me habló de un proyecto inminente con el que quería elaborar productos cosméticos a partir del aceite de oliva que tenía en una finca de Malpica de Tajo, en Toledo.

CON-LIBRO

CON el libro «Entender de Vino» que le dedicara Carlos Falcó.

.- A través de él conociste a Andreas Kubach, de Península Viticultores.

Efectivamente. Con quien hoy colaboramos. Le conocí cuando era casi un niño, con 19 años. Hacemos un vino que se llama Cadalso, un gran vino. Hemos hecho un protocolo de trabajo y lo llevamos a cabo año a año. Andreas es una bellísima persona.

.- ¿Cuál es el nivel de colaboración con CVNE y con María Larrea?

Estuvimos haciendo unos años el vino “Curvas de Gredos”, un vino riquísimo que ahora mismo no lo hacemos. Con María Larrea, con Juan Carlos Sancha y con los demás me quito el sombrero. O con Daniel Ramos, de Ávila, que le conocí cuando acababa de volver de Australia, que vivíamos casa con casa en Almorox, haciendo él unos vinos maravillosos.

Senala-Piedras

ESPACIO donde se homenajea a los seis suelos de Cadalso.

Tierra y Sangre

.- ¿Te sorprende que con 200.000 kilos de uvas salgan de Cadalso 15 vinos y un vermut?

Para nada. Es un trabajo exhaustivo cepa a cepa, parcela a parcela, en un suelo con seis zonas edáficas y tres zonas climáticas. Se podrían hacer más vinos, que son vinos de taller, vinos de autor, con producciones de 500 botellas, de 1.000, de 2.000, de 5.000 botellas.

.- Al final, ¿cuántas botellas son, sumando todos los vinos y las colaboraciones con terceros?

Nuestras unas 50.000 botellas, y luego están los vinos terceros con los que llegaremos a las 140.000 botellas tranquilamente. Del que más botellas sacamos, 8.000, es un Syrac que hacemos, en colaboración con Quim Vila, de Vila Viniteca, con el nombre Agrícola de Cadalso.

Se-explica

«IMAGINA que casi todo lo que ves, antes era viña»

Hay un momento que Ricardo apela a mi imaginación. “Mira bien todo esto, Julio. E imagina que casi todo lo que ves, antes era viña. Todo muy bien cuidado, cuando se estaban metiendo en la Cooperativa más de 6 millones de kilos de uva. Cuando ahora se meten apenas 200.000 kilos”.

Todo vino lleva su parte oculta. La tarea del blog es intentar desvelarla para que forme parte de un rico patrimonio. A veces las etiquetas son un guiño a las partes encubiertas.

“Lapis enterrae”, dicen en pequeño algunas botellas de la Cooperativa de Cadalso, que significa Piedra y Tierra. Pero el título quería ser otro “Tierra y Sangre”, porque, según dice Ricardo, es lo que ha provocado la tierra aquí, no tanto sudor, sino sangre. Y sueños, y estrechas colaboraciones, y buena gente.

Seis-Tierras

LOS dos de acuerdo en dedicar la conversación a Aniceto.

Buena gente a la que Ricardo y yo queremos dedicar la entrevista. Gente como ANICETO Mangas, vitivinicultor de Cadalso de los Vidrios que murió el pasado 12 de junio en el hospital Juan Carlos I de Madrid, plenamente lúcido, suspirando por sus viñas.

10 respuestas a “Cuando los viticultores sobrepasan los 80 años”

  1. Antton Guridi dice:

    Impresionante! Y tanto que admirables viticultores de leyenda. Si no es porque lo leo en este blog, no lo creería. Cuentan todos ellos a partir de ahora con mi admirada emoción

  2. Lea Madariaga dice:

    Son admirables. Y Un maravilloso modelo difícil de seguir. Con todo en contra y con una fuerza inimaginable. Para mí son una lección de Vida…. A la fuerza ahorcan, es decir que a veces hacemos lo que hacemos por pura necesidad. Que no queda más remedio. ¿Es eso? Estoy segura que ellos no se dan importancia alguna.

  3. Antonio Mijangos dice:

    La entrevista me ha hecho recordar a la generación de mi padre, cuando se regaban las cepas con sudor, cuando no había horas, ni retiro para el vinicultor que vivía y moría como injertado a la cepa, cuando a las viñas no se les explotaba y exprimía. Eran otros tiempos y otros agricultores. ¿Nostálgico? No, simplemente agradecido porque fueron capaces de sembrar lo que ahora estamos recogiendo.

  4. Neli Zaitegi dice:

    Quė cierto y quė bueno que así lo reconozcamos. Gogoratu: «Izan garelako, gara eta garelako izango gara» / somos la continuidad de nuestros antepasados y el modelo de nuestros descendientes. Ahora nos toca ser buenos antepasados para las próximas generaciones como dice Román Krzanaric en su libro «El buen antepasado» o cómo pensar a largo plazo en un mundo cortoplacista.

  5. Alberto Lanza Pérez dice:

    Este blog es una fuente increíble de descubrimientos. Me ha emocionado la entrega de Ricardo. Creo que es el verdadero sentido del viticultor, el apego a la tierra, a la labor y a los resultados de todo ello.
    Hace poco narrabas el viaje de vuelta de Victoria Cañas para entregarse a su bodega y al Elciego, y ahora hay un montón de «viejos» que siguen luchando por sus viñas, entregados, haciendo de ello el sentido de sus vidas. Naturaleza y raíces, un motor de vida.
    Efectivamente, seguir viviendo cono si tuviéramos todo el tiempo por delante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe nuestras novedades

Newsletter

Acepto que Blog Rioja Alavesa utilice mis datos para acciones de marketing

Rioja Alavesa
Hazi
Cuadrilla de la guardia