Feb 25, 2024

Veinte años con SIETE hectáreas de viñedo

VINA-SOLAA-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

LA mayoría de sus siete hectáreas están en la viña San Ginés.

Es un soplo la vida. El tango de Carlos Gardel asegura que “veinte años no es nada”… Que se lo digan a Norberto Miguel, de Bodegas Laukote.

Norberto sabe bien que dos décadas de Bodega es mucho más que un destello, casi una vida. Un periodo errante en las sombras que el tiempo busca y te nombra…

CON-LA-FURGO

NORBERTO Miguel, íntimamente unido desde hace 20 años a Laukote.

Grandes escritores, Emily Bronte, Arthur Rimbaud, Mariano José de Larra, Gustavo Adolfo Bécquer, marcharon jóvenes, antes de los 38, mientras que a otros la vida les ha dado la oportunidad de montarse en un último tren para crear poemas de vino entre los 38 y los 58 años.

Julio Flor / Laguardia

.- VEINTE años, Norberto.

Veinte años, sí señor. Este es un proyecto de primera generación que pusimos en marcha en 2004. ¡Todo lo que hemos vivido en estos veinte años!

.- ¿Qué pasó hace veinte años?

Por entonces trabajaba en el Grupo Faustino Martínez, donde llevaba trece años, si bien siempre tuve este proyecto familiar en la cabeza. De hecho, mis padres y mis abuelos habían tenido bodega…

SOSTIENE-BARRIL

BARRIL que recoge los cuatro nombres de Laukote, y el año fundacional.

Vinos como Poemas

¡Lo que dan de sí VEINTE años y SIETE hectáreas!

Si me piden una vivencia de la vida bodeguera trenzada entre Laukote y Norberto, que yo conozca, me quedo con la angustia de la pandemia, en 2020, cuando estaba a punto de perder el mercado norteamericano, donde vendía el 90% de su producción.

Aquel día en el que se reinventó vendiendo su vino de Laguardia por todo Euskalherria. Viajando por un país “fantasma”, sin apenas coches, con todo cerrado, como si estuviera solo frente al mundo. De un umbral a otro, de puerta en puerta, creciendo en cada entrega.

LA-ENTREVISTA

UNA entrevista en ETB en 2020 ha dejado constancia de aquel momento.

“Yo estaba llorando desesperado sobre unas barricas, preguntándome qué iba a hacer con toda la cosecha. Tenía la puerta abierta de la bodega, cuando por allí pasó el periodista Joseba Fiestras, que al verme llorar me propuso una entrevista”.

“Tendrá que ser otro día -le dijo-. Ahora me encuentras en un momento crítico, bloqueado por todo lo que está pasando”.

«Vender el vino vasco en Euskadi»

Joseba le convenció para que aceptara la entrevista en directo para un programa de la tarde, para contar ese momento por el que estaban atravesando muchos otros bodegueros, con los pedidos parados, pensando en cómo iban a reaccionar.

FARALLON-SIERRA

LA SIERRA es testigo de la historia bodeguera de la Comarca.

Aquella entrevista con ETB marcó un hito en su vida. Norberto habló de “Vender el vino vasco en Euskadi”, de acudir a las casas de la gente, de “Abrir ese mercado de cercanía”.

Con sus palabras tocó alguna tecla interior, de empatía quizá, de los telespectadores vascos confinados por la pandemia en sus casas. Al terminar la entrevista Norberto Miguel tenía más de 250 mensajes de WhatsApp en su móvil.

En qué se transformaron sus lágrimas…

“Me quedé anonadado. Me pedían vino desde todas partes de Euskalherria.

Cuatro-Botles

Gau-bela

GAUBELA, «la noche» en euskera, con la luna vestida de rojo.

El-Borg

FUERON muchas las cajas que acarreó y transportó de puerta a puerta.

«Para llevarles mis cajas de vino tuve que comprarme una furgoneta, hacerme un plano, incluso un croquis de pueblos y caseríos que jamás había visitado».

“Nunca antes había llevado mi vino a Bilbao o Pamplona, ni a tantos pueblos y caseríos de Euskadi, Navarra o en cierta esquinita de la ciudad de Vitoria donde ahora tenía un pedido de 45 cajas. En seis meses había vendido toda mi cosecha”.

Aquel día de lágrimas desesperadas las palabras del bodeguero-viticultor serían el tango que los consumidores vascos estaban dispuestos a bailar. Además de un soplo, la vida también podía ser una copa de vino, un hermoso brindis, un canto contra la desesperanza.

Manos-Botles

Agroaldea en un polígono de Laguardia

Si viajamos más atrás en el tiempo vital de Norberto, en 1990 se había alejado de la bodega de su padre para trabajar en un grupo bodeguero de grandes dimensiones. Ya no son 20, sino 34 años… hasta que volvió con un proyecto personal y familiar en 2004, “viendo que había futuro en el mundo del vino”.

.- Volvemos al comienzo de estos veinte últimos años.

Entre cuatro amigos montamos en 2004 este complejo de Agroaldea, en Laguardia. Cada cual había barajado la idea de construir su bodega en diferentes lugares. Fue el Gobierno Vasco quien pensó que “Laguardia se iba a llenar de pequeñas construcciones en sus alrededores”.

EN-AGROALDEA

A las puertas de su bodega, en el polígono de Biribil, en Laguardia.

.- Así se creó Agroaldea en el polígono de Biribil, en Laguardia.

Se inauguró con bodegas de todo tipo, vascos de la zona de Rioja Alavesa, franceses, norteamericanos… Yo había pensado construir mi bodega en una pequeña viña de Laguardia… pero menos mal que no lo hicimos, porque la inversión era muy alta. Al final nos establecimos aquí, un lugar más económico y funcional.

Así creé el proyecto Laukote, que somos mis dos hijas, mi mujer y yo.

De hace veinte años a esta parte

.- ¡Los cuatro!, que por entonces tus hijas tenían 7 y 4 años.

Mujer-Hijas

NORBERTO con su esposa y sus hijas, el cuarteto de Laukote.

Al principio el proyecto se llamaba Bikote, por mi mujer Josune, de Donosti, y por mí. Fue posteriormente cuando le llamamos Laukote.

.- Vamos a dar un salto de veinte años (luego volvemos al pasado). ¿En qué se ha convertido Laukote veinte años después?

Antes te he dicho que hace veinte años veíamos futuro. Había ilusión, porque el mercado del vino era diferente, y me sentía muy a gusto haciendo mi trabajo. Pero hoy, tal como vamos, no vemos futuro. Hoy lo primero que haces cuando vienes a la bodega es rellenar papeles.

Si tienes que ir al campo, antes te tiras dos horas en la oficina, más luego una hora hablando con la gestoría, porque no se llega a todo.

Mapa-Euskalhe

.- ¿Cómo es en 2024 el mercado del vino?

Es un mercado hecho para los grandes, donde los pequeños cada vez lo tenemos más complicado. Hace 20 años el mercado de las bodegas pequeñitas era más dinámico, pero ahora a los pequeños nos exigen lo mismo que a uno grande. Y eso no puede ser.

El «mejor marketing»

Necesitamos además inversiones grandes de marketing, lo que para una bodega pequeña es imposible. El único marketing nuestro es hacer mejores vinos cada año, vinos que no son tan conocidos, cuando otros invierten dinero en prescriptores como Tim Atkin.

.- Lo cual no significa que vayas a tirar la toalla.

No, qué va. Para nada.

Name-Laukote

En estos últimos años todo se ha reforzado con nuevas ideas, nuevos proyectos muy importantes, personales y relacionados con toda la zona.

.- Háblame de esos proyectos importantes para la zona.

Mis proyectos arrancan desde que entré en el Consejo Regulador (CR) de la DOCa Rioja como miembro de ABRA, en 2019, participando en las cuestiones técnicas del Consejo. Mi ilusión se diluyó al ver que todo lo que hace el Consejo es para los grandes, y que el Consejo tapona las ilusiones de los pequeños como yo.

Hace tiempo que empecé a crear vinos jóvenes de alta gama, un borgoña, un champán, unos blancos Viura de cepas de 80 años, el proyecto Pirolo (apodo con el que se conocía a mi padre) con cepas de 96 años que solo producen tres uvas

En-Bodeg-Dos-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

Y luego tengo 1,5 hectáreas de biodinámico, que toda mi explotación es ecológica. Y así voy año a año, con este tipo de proyectitos.

Al CR se le está muriendo «la joya»

.- Recuerdo la entrevista que mantuve con el ex presidente del CR Fernando Salamero en 2021. Insistió en asegurar que el CR amparaba tanto a grandes como a pequeños.

No es así. Ellos representan al gran volumen, porque las decisiones las toma el gran volumen, las grandes bodegas, mientras los pequeños vamos allí a escuchar y a ver las injusticias que se comenten contra nosotros. Por eso al Consejo se le está muriendo la joya.

.- ¿Quién o qué es la “joya”?

La joya son todas las bodegas pequeñas y familiares. Yo hablo desde la posición de Álava.

En-Bodega

Ahí surge el enlace del otro gran proyecto que creamos en 2016 de Viñedos de Álava / Arabako Mahastiak, que estamos en el proceso final. Mi ilusión es que Bodegas Laukote esté dentro de la Denominación «Viñedos de Álava».

Esa ilusión está ahí porque esto es un negocio y aquí nadie tiene la bolita de cristal, pero cuando se crea un negocio, con los riesgos que tiene, la ilusión de prosperar es un acicate.

.- ¿Crees que Viñedos de Álava tirará para adelante, a pesar de todas las trabas? ¿Tiene o no tiene futuro?

Las trabas son impresionantes. No entendemos la gran oposición que hay del lobby del vino contra este proyecto. De hecho han intentado juntar muchas DO de España para ir en contra de Viñedos de Álava. Algo que no entiendo.

Arabako-Mahasti

UNA pintada en euskera anima en Laguardia el proyecto Viñedos de Álava.

«Viñedos de Álava» le da un plus a Rioja

Yo niego la mayor: Viñedos de Álava no rompe Rioja, sino todo lo contrario. Viñedos de Álava le da un plus a Rioja.

Lo que rompe Rioja son los precios baratos del vino, los grandes volúmenes, el pago irrisorio de la uva, las fábricas de vino, que los grandes que vienen no tengan en cuenta a la gente que vive aquí, que paga el IVA y crea familia aquí.

.- ¿Dónde está hoy el proyecto de Viñedos de Álava?

Estamos a la espera, para marzo o abril, de un sentencia que nos ampare. La justicia está siendo muy lenta. Tenemos la ilusión de que esa sentencia sea positiva.

FABU-LOSA-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

A la espera de que se despeje el panorama. (Foto Josemi Rodriguez).

Es cierto que tenemos a todo el mundo en contra, al CR, a la Diputación de Álava, y luego al Gobierno Vasco… Al principio tuvimos a favor a nuestro Gobierno, pero sufrió tantas presiones que también nos dejó de lado. Lo que ahora te digo es que somos nosotros quienes lo hacemos o quienes nos damos el golpe contra la pared.

.- ¿Qué aportaría Viñedos de Álava al panorama vitícola?

La fuerza de unos viticultores que quieren crear una nueva DO con vinos top, con vinos relacionados con el mundo de la tierra, con el ecologismo, con la sostenibilidad… Con una DO diferente de venta de vino, con otro manera de ver las cosas a través del Enoturismo.

NAVE-Bodeg

INTERIOR de su bodega en el poligono cercano a Laguardia.

Vino a granel dentro de las murallas

.- ¿De qué tipo de enoturismo hablas?

Un enoturismo de importadores y distribuidores, además del enoturista que quiere venir a pasarlo bien.

.- Volvamos atrás en el tiempo, a mucho antes de 2004. ¿Quiénes fueron tus maestros?

Mi gran maestro ha sido mi padre Francisco, que me ha enseñado el trabajo en el campo y en la bodega. Mi padre fue funcionario de la Diputación en el Chispial. Pero siempre hizo vino, primero con mi abuelo, y después él solo.

Mi padre tenía una bodega de 1800 cántaras al lado del portal de Páganos…

Viejo-Tractor

SIENDO niño, montado en el tractor, con la cercanía del abuelo Emilio.

.- Me darán ganas de empezar así esta entrevista: “El padre de Norberto Miguel tenía una bodega de 1800 cántaras junto al portal de Páganos”…

Ahí empezó todo. Lo primero que me enseñó fue el campo, la viña. Me enseñó a podar, a sarmentar… cuando tenía 16 años, a conducir el tractor. Yo me lo pasaba muy bien con él. Hacíamos vino a granel dentro de las murallas de Laguardia, la segunda casa a la derecha al entrar por el portal de Páganos.

Y luego mi madre pertenecía a una bodega más grande que la de mi padre, Solar de Ayala.

Con-Padres-DOS-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

FOTO en la bodega, con sus padres y sus dos hermanos, mayores que él.

Garrafones para los bares de Laguardia

Mi padre y yo vendíamos vino a los bares, al Velar, al Coca… Les vendíamos todo lo que hacíamos. Recuerdo que los bares nos compraban toda la cosecha, pero había que llevársela en garrafones, que pagaban a 4.500 pesetas la cántara, un dinero que hoy no se paga.

.- ¿Qué más recuerdas de aquella época?

Pues fíjate, recuerdo que había una peleílla entre nosotros para ver quién vendía la cántara más cara, una rivalidad que al negocio le venía muy bien.

Un día mi padre se animó a embotellar sin etiqueta en una casa de Laguardia que recibió mi madre en herencia, en la calle La Cárcel, nº 1, justo a la entrada por la puerta de San Juan, junto al horno Jamil. Entonces empezaron a vender vino en Palma de Mallorca, que entonces era como mandar el vino al otro lado del mundo. Iba yo muy orgulloso diciendo “mi padre vende el vino en Mallorca”.

Sierra-Casita-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

DESDE el polígono Biribil, mirando hacia la Sierra,

.- Luego estudiarías…

Yo estaba estudiando secretariado, pero cambié para estudiar Enología en Laguardia. Luego hice la mili en la Cruz Roja, aquí en Leza. Por entonces yo le ayudaba en todo a mi padre, que fue mi auténtico maestro.

Al terminar la mili me puse a trabajar en el sanatorio de Leza como auxiliar de clínica, hasta que un día me ofrecieron trabajo en la bodega de Faustino Martínez, en Campillo, donde estuve trece años.

Trece años con el Grupo Faustino

.- Primero en Oyón y luego en Laguardia. Trece años para seguir aprendiendo.

Aprendí mucho para el mundo del vino. Es una empresa enorme y con un capital del copón. Yo he visto cosas muy bonitas. Con el enólogo Miguel Ángel López Davalillo aprendí una enología moderna, puntera. “Esto ha de ser un contraste para ti, ¿eh Norberto?”, me decía.

Campillo-bodeg-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

BODEGAS Campillo, en Laguardia, donde trabajó durante 13 años.

Durante aquellos años mi madre me dejó en vida unas viñas en herencia, siete hectáreas de viñedo muy antiguo. Empecé a venderle las uvas a Marqués de Riscal, para sus vinos de alta gama. Luego le vendí mis uvas a Campillo, porque al estar trabajando no me daba para más.

.- Tendrías entonces algo más de 30 años… una edad en la que casi se puede con todo.

El caso es que decidí hacer la inversión de mi vida. Pensé que la inversión sería una nueva bodega en una viña frente a la Sierra de Cantabria… Menos mal que no lo hice, porque era una inversión brutal, una locura, pero me iba a meter a cien. Ahí estábamos los dos, mi esposa y yo.

Barril-INICIOS-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

.- Así llegamos a Agroaldea, con tu padre aún vivo.

Subirse al último tren

Tal es así que al comenzar con esta bodega me dije “voy a hacer los vinos antiguos que hacía mi padre”. Fue curioso porque los vinos de antaño eran los vinos modernos, los de autor, los diferentes.

Carta-Puebla-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

FUERO de Laguardia, de 1164, en una pared de su bodega.

Empecé con este proyecto algo tarde ya, con 38 años. Un compañero del sindicato me decía que “estaba al límite, que aquel era mi último tren”. Así que me lancé.

.- Tu primer vino tiene ya veinte años.

Mi primer vino fue el Laukote Tempranillo, y después el Laukote Vendimia Seleccionada. En 2005 hicimos un sauternes, luego un blanco Viura. Teníamos ya cuatro vinos. Años después vino el Borgoña (el Borg)…

Norber-Laguardia

.- ¿Era un homenaje al vino de Borgoña?

Era un homenaje a la gente de aquí. Yo por mis vinos estoy loco, está claro, pero el sistema y la elaboración le dan una gran categoría a Borgoña, cuando esa forma de elaborar se la había escuchado a mi abuelo y a mi padre. Hostias. Así tomé el formato del que hablaban mi abuelo y mi padre. Se empezó a llamar “Oña”, presentándolo en el restaurante Daniel de Nueva York.

Rest-Daniel-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

RESTAURANTE Daniel de New York… otro momento de estos 20 años.

Mucho corazón

.- ¡Qué bueno!

Sí, con el famoso cocinero asturiano José Andrés Puerta. ¿Qué pasó? Mira que es casualidad, 4000 botellas, y allí en Nueva York alguien me dijo que ese nombre podía estar registrado. Aquí estaba la bodega Torre de Oña. Así que cambié el nombre de un vino que entró muy bien en Washington, en Alexandria, en Springfield…

Así fue como cambié el nombre del vino y lo llamé BORG…, que ha seguido allí funcionando muy bien hasta la crisis de la pandemia.

.- Trabajas con Tempranillo, Viura y Calagraño.

Hago un “Txampam” de Calagraño de alta gama. No es cava ni vino espumoso, es un champán con el método champanoise don Perignon. Algunos vinos míos son complicados de entender.

Txan-Pan

TXANPANH de Laukote, de Basque Country.

.- Tu proyecto deriva de tu padre y de tu madre, luego está tu esposa y tus hijas. Laukote. Aquí has puesto mucho corazón.

Sí, porque mis padres han luchado mucho, lo han pasado mal, tuvieron su bodega, luego no pudieron seguir con el mundo del vino… después mi padre fue funcionario de la Diputación y hacía lo que podía con el vino. Mi madre era costurera. Ellos tuvieron tres hijos, llevándonos entre cada uno de nosotros 9 años. Entre el mayor y el pequeño nos llevamos 18 años.

Y todo con SIETE hectáreas

Mi madre me ha ayudado mucho, pero si la hubiera conocido de joven, entre ella y yo nos hubiésemos comido el mundo, como le solía decir a la Rufina.

Su-Ama-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

RETRATO de su madre, Rufina Aguillo, en la bodega.

.- ¡Así que con siete hectáreas, eh!

Será de las bodegas más pequeñitas de la zona. Mi proyecto era muy sencillo, un “yo me lo guiso, yo me lo como”. Una persona puede controlar siete hectáreas de viñedo viejo, que tiene más trabajo que uno nuevo, y yo soy el enólogo, el que vende el vino, el que viajo sin saber inglés, yes I know, el que lo reparte con la furgoneta. Me las apaño como puedo, habiendo conseguido llegar a los mercados más altos, y también he conseguido bajar, jaja, por culpa de la pandemia de 2020.

.- Subir y bajar.

Yo vendía casi el 90% de mi producción a Estados Unidos gracias al cocinero José Andrés. Antes de la pandemia mis vinos se vendían en diecisiete restaurantes de Washington. Empecé en el Jaleo. Y tal como subí, bajé. Aquel parón fue horrible, y más para mí que tenía todos los huevos en la misma cesta.

HABLA-VINA-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

Los viajes a Estados Unidos… sin saber inglés

.- ¿Qué pasó a partir de entonces?

Que empecé a buscarme la vida para vender vino en mi país, en Euskadi, lo que es muy complicado, y más viniendo de Estados Unidos con otros precios. Así tuve que bajar mis precios. En esa apuesta sigo, mientras ahora vendo un 10% de mis vinos en Estados Unidos.

.- ¿Cómo fueron aquellos viajes a Estados Unidos cuando te hiciste con aquel mercado?

Era la leche, algo increíble. Era estar catorce días a piñón fijo, pin-pan, sin parar, con jornadas maratonianas, dormía bien donde fuere porque llegaba doblado. Visitas, catas, “que viene el bodeguero Norberto Miguel”.

ESPALDAS-VINA-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

.- Dices bodeguero, pero tú te consideras bodeguero-viticultor.

Sí, exactamente. La relación tierra bodega es total. Ya te digo, con siete hectáreas yo puedo hacer las dos cosas. Y además me gustan las dos.

CIERRA-OJOSS

CERRANDO los ojos, intentando escuchar el latido de la viña.

.- ¿En cuántas botellas de vino se transforman tus siete hectáreas de viña?

Mi producción, al ser en parte biodinámica y el resto ecológica, me ha llevado algunos años hasta las 45.000 botellas, pero otros años se queda en 30.000. Este año llegaré a las 29.000 botellas.

Una parte de mis vinos no tienen contacto con la madera y otros sí están en contacto con la madera. Así me refiero a ellos.

El primer Sauternes de España

Los vinos que no tienen contacto con la madera son el Borg, de cepas de 96 años, con una elaboración borgoñesa, luego el maceración carbónica de alta gama, después la Viura fermentado en barrica, clarificado con piedra de volcán durante quince días. Una piedra que viene de Canarias, refinada aquí.

El-Isoterm-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

«TOSTADOS de Laukote», su vino más caro, un Sauternes.

Luego hago un Sauternes, que llamo “Tostados de Laukote”, cuya uva se vendimia por navidades, que empecé en el 2006, siendo el primero que lo conseguí elaborar en España, según lo que me comunicó el Consejo Regulador. Un vino muy complicado que se hace al revés, que a mí me salió de chiripa. De hecho cometí un error, y ese error lo hizo funcionar. Muy curioso. Lo presenté en Madrid con la Diputación de Álava y un cocinero que había obtenido la primera estrella Michelin de Álava.

El Consejo Regulador me lo dejó presentar como “vino experimental dulce de Laukote”.

.- Mire usted por dónde.

Tenía 520 miligramos de azúcar. Es un vino diferente que también se puede hacer aquí. Ese vino dio pié a Rioja a abrir los vinos dulces. Luego vinieron los vinos de hielo, etc.

Para el Sauternes, de seis toneladas de uva blanca sacaba treinta y seis botellitas de 33 cl. Son vinos carísimos, a 500 euros la botella, que duran por lo menos 200 años.

CAMINA-RENQUE

El paraíso de San Ginés

.- ¿Entre cuántas viñas tienes repartidas tus siete hectáreas?

En tres viñas. Una es San Ginés, donde te quiero llevar luego, una viña de Elvillar, que linda con Laguardia, de unas cinco hectáreas. Allí hay una casa donde en su día vivía una familia que atendía la viña, llamada Casa Ayala.

VINA-PP-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

Ahí tengo la parte biodinámica y la parte ecológica. Con unas cepas que van de los 69 a los 96 años.

Tenemos también un viñedo de 52 años, de 1,5 hectáreas, en El Pozo, en la zona de La Hoya, en Laguardia. Y luego tengo otra a la que quiero mucho, que es el Aguarchal, de 66 años. La estimo porque era la última viña que hacíamos para cerrar la vendimia, a la que siempre me llevaba mi padre.

RIE-ARBOL

DIRÍA que Norberto respira en San Ginés de otra forma

.- ¿Cuántos os juntabais entonces para hacer la vendimia?

Dieciséis personas. Entre ellas estaban dos médicos de Vitoria con sus familias. Recuerdo lo bien que vendimiaban aquellos. Sus hijos tenían mi edad. Siempre hacíamos la fiesta de fin de vendimia en el Aguarchal.

Barbos y cangrejos en un río entre viñedos

.- Así que el paraíso está en San Ginés, junto al río San Ginés.

Ah, bueno, recuerdo que durante la vendimia, mi padre Francisco, Paco, me llevaba a las 5 de la mañana en un tractor muy antiguo que remolcaba un carro moderno donde transportábamos doce comportones. Al llegar a la viña, lo primero que hacía mi padre era dejar el tractor, preparar unos anzuelos con 20 palos con su correspondiente gusano para coger barbos del río San Ginés.

veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

AHÍ sigue el río, con agua; pero sin barbos ni cangrejos.

.- ¡Qué dices!

Entonces había barbos. Por mi parte yo preparaba la carne en los reteles para capturar cangrejos. De igual manera él preparaba unos “cepillitos” para capturar unos tximbos, pajarillos que eran riquísimos, algo que hoy está prohibido.

En otro sitio preparaba unas trampas para perdices y otras para conejos.

De todo aquello hoy apenas queda nada en el río. Ahí sigue bajando el agua, pero ya no hay un ser vivo.

 La ‘Pepita de Oro’

SU-MANO

.- Contempla imaginariamente tus siete hectáreas en el conjunto de las 13.500 hectáreas de Rioja Alavesa. ¿Qué son esas SIETE hectáreas para ti?

Una pepita de oro de todas las que hay. Una. Y está claro que la pepita de oro tiene más valor cuanto más ahínco pongo yo para sacar todo esto para adelante.

.- ¿Es un trocito del alma de esta Comarca?

No lo dudes. Es un trocito del alma. Y como soy un bodeguero-viticultor pequeñito todavía lo siento más así como tú lo dices. Más que el que tiene 50 hectáreas, que lo verá desde otro punto de vista.

SUBIDO-MURO-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

Aquí hay otros muchos viticultores con 13, 18 o 20 hectáreas. Toda esa gente está peleando por su viñedo sabiendo que es su pepita de oro. Espero que siga siendo así, y que la situación no nos lleve a que todo el mundo quiera vender, ahora que el relevo generacional no llega porque los hijos no quieren meterse en este negocio ni a tiros.

SENTADO-PIEDRA

«Lucharé mientras pueda»

.- ¿Qué edad tienen tus hijas?

Una tiene 27 y la otra tres años menos. A ver. Maider, que es la pequeña, es enfermera y trabaja en San Sebastián. Le encanta el mundo del vino para disfrutarlo. Y Maialen, la mayor, trabajó en una bodega, sabe del mundo del vino, pero ella estudió Leiner (Liderazgo Emprendedor) en Mondragón. Ella va en otro carril. Así que me quedo solo y no quiero pensar en ello.

CASA-AYALA-veinte-años-con-siete-hectareas-de-viñedo

CASA Ayala, hoy abandonada, en otro soplo de vida habitada.

.- Un día te jubilarás.

Lo haré cuando estas piernas no puedan andar por la viña, cuando no pueda saltar de depósito en depósito, como todo el mundo.

El relevo generacional aquí está muerto. Las políticas que hay aquí están echas para los grandes. El pastel se lo llevan otros. Así que lucharé mientras pueda. Está claro que defenderé mi pepita de oro con ahínco para impulsar a la buena gente de mi país. Lo sacaré adelante mientras pueda… Y sanseacabó.

24 respuestas a “Veinte años con SIETE hectáreas de viñedo”

  1. Carlos Estecha dice:

    Norberto es admirable. Un luchador de intenciones verdaderas.
    Hablar con él, te trasmite seguridad y orgullo. Este es un modelo a seguir que yo comparto.
    Preciosa entrevista de JULIO y NORBERTO.

  2. Arene Amezaga dice:

    Esa línea de afectos bien trazada por la familia. Abuelos, padres, y ahora los Laukote. Hermosa historia.
    Ojalá ese mercado de proximidad siguiera funcionando para que Euskadi abra la puerta de par en par a los vinos vascos.

  3. Antton Guridi dice:

    De qué manera el azar puede transformar unas lágrimas amargas en la dulzura de una lucha sin cuartel por la empresa que tienes entre manos. Pedazo de entrevista. Zorionak!

  4. Miguel Larreina dice:

    ¡Qué bonita entrevista!¡Qué habilidad del periodista de sacarle a Norberto esa frase de «Yo estaba llorando desesperado sobre mis barricas…»!
    ¡Qué bien expresa esta confesión la angustia que han vivido y viven en soledad cientos de viticultores y cosecheros alaveses! Norberto salió del hoyo del 2020, pero otros muchos aún están en él.

  5. Victor dice:

    Adelante Norberto con tu trabajo, con tu tesón, con esa tradición familiar.
    Para mí no hay otro vino que Laukote, cada sorbo me sabe a tierra, lluvia, …, y a esa tradicional y auténtica forma de hacer las cosas aprendida de los abuelos.

  6. Antonio Mijangos Martinez dice:

    Bien, Norberto. No haces vino en cadena, ni en serie. Tu vino es artesano, botella a botella, con vocación, convicción, con cuerpo y alma. Tienes fama de buen bodeguero, serio en tu trabajo, meticuloso en el cuidado del vino, que los cuidas como si fueran tus hijos. He gozado leyendo la entrevista. Me ha traído buenos recuerdos de tus padres y abuelos, de vuestra cueva de la plazuela de San Juan, de uno de los primeros tractores que hubo en Laguardia

    !Adelante, Norberto! Recuerda el salmo, tan poético: «el que sembró con lágrimas, cosecha entre cantares».

  7. Alberto Lanza Perez dice:

    Emocionante la vuelta al principio de todo. De la venta casi en exclusiva lejos, muy lejos, a la venta aquí cerquita, al lado de nuestra puerta. Y la vuelta al vino de su padre, al antiguo, que ahora es un vino moderno, de autor.
    No está nada mal sentir que todo se desarrolla en su casa, ilusionado con el proyecto de Viñedos de Alava, prestigiando la labor de los pequeños bodegueros-viticultores, el alma verdadera de la Comarca.
    He descubierto un hombre con sueños reales que hace un vino estupendo… Que no es más que el sabor de esta increíble Comarca.
    Mucha suerte Norberto, y un abrazo muy fuerte a todos sus compañeros en este viaje

  8. Fernando Martínez-Bujanda dice:

    Acabado de leer el artículo, mi resumen sobre Norberto es el siguiente:
    Vocación, constancia, profesionalidad, y mucho, mucho amor a la vitivinicultura.
    Qué gozada leer a un gran Vitivinicultor, aunque no esté de acuerdo en alguno de sus comentarios, pero su dedicación y su compromiso con su trabajo supera mis pequeños desacuerdos.
    Ánimo, Norberto!!!!

  9. Begoña Tudela dice:

    La gozo, como le pasa a Antonio Mijangos, con las entrevistas del Blog, pero las conversaciones con las pequeñas bodegas me resultan heroicas. Tirar del carro de siete hectáreas, y tú solo para todo, apoyando Viñedos de Álava, saliendo del pozo de la pandemia, representando a ABRA en el Consejo Reguladora. Ellos no lo saben, mejor que no lo sepan, pero son héroes que emocionan e iluminan los caminos de la vida.

  10. Jon Artetxe dice:

    No me entra en la cabeza que se demore tanto la resolución judicial sobre Viñedos de Álava. La justicia lenta no es justicia. Dan ganas de preguntar ¿qué está pasando aquí con Viñedos de Álava? Que les dejen ser, por amor de Dios. Que impere la Democracia, la Ley y el libre respeto a las Empresas que buscan su prosperidad. Y que resuelvan, por favor, que hagan su trabajo. Se trata de bodegas pequeñas que buscan otro camino. O estoy confundido y se trata de otras cuestiones. De cuáles. Y por favor, si es como dice Norberto, qué gran pena y qué enorme decepción que el Gobierno Vasco, ¡nuestro Gobierno!, se haya dejado doblar el brazo por diferentes presiones para dejar de amparar lo que emerge con pureza en nuestro País.

  11. Norberto Miguel dice:

    Agradezco todos los comentarios que se han hecho respecto a la entrevista que Julio me ha hecho, y aprovecho para que divulguen el consumo de nuestros vinos kilometro 0.
    Eskerrik asko

  12. Emilio Aguillo dice:

    Cómo bien dice Jon Artetxe, una Justicia lenta no es Justicia.
    Llevamos 20 meses esperando que dicten sentencia de la primera Demanda que interpone el Consejo Regulador de la D.O. Ca. Rioja al Gobierno Vasco por tramitar la solicitud de ABRA para la creación de la D.O.P. Viñedos de Álava Arabako Mahhastiak.
    La importancia de esta primera Demanda es debido a que se ha supeditado todo el procedimiento contra Viñedos de Álava al resultado de esta primera Demanda; es decir, seremos, o no seremos en función de si él TSJPV da la razón o no, al Gobierno Vasco.
    No quiero entrar en detallar las fases judiciales habidas, por lo farragoso que son tanto los procedimientos como el lenguaje jurídico, pero resumiendo, para que todo el mundo entienda la situación actual, los únicos perjudicados de esta demora en el tiempo son los interesados en la creación de Viñedos de Álava; ganando tiempo esperan conseguir que nos aburramos, cansemos, arruinemos, jubilemos, o muramos.
    Calculan, que siendo como creen que somos, pocos y pequeños, el desanimo aparecerá más pronto que tarde, y que muerto el perro, se acabo la rabia.
    Es por eso que le decimos a quien corresponda, que el descontento con la situación actual no se apaciguará con el tiempo, más bien es justo lo contrario, el descontento crece con el tiempo; y que demorar una respuesta a si el G.V. ha hecho bien o no su trabajo aparentemente nos perjudica, pero realmente nos beneficia, sigan ignorándonos, continúen despreciando al sector, como decía D. Camilo José Cela «En este país, quien resiste gana»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe nuestras novedades

Newsletter

Acepto que Blog Rioja Alavesa utilice mis datos para acciones de marketing

Rioja Alavesa
Hazi
Cuadrilla de la guardia