May 24, 2022

Los ojos del Olivo

Los ojos del Olivo

En el horizonte hubo Sierra, viñas, un cielo, una hilera de olivos al borde del camino.

Olivos centenarios han caminado en Rioja Alavesa de la mano campesina. En su interior, de la raíz a la hojas, habita un corazón invencible. Árbol tantas veces amado, tantas desdeñado o despreciado. Un corazón hoy expuesto al Sol.

Después de siete años soñando una entrevista imposible, por fin el Blog, con la ayuda de los sabios de Rioja Alavesa, ha tenido la fortuna de entrevistar a un olivo centenario de la Comarca. La emoción de un diálogo abierto y sincero con un olivo de 300 años.

Los ojos del Olivo

DIBUJADO por Jose Ramón Elorriaga Zubiagirre.

.- ¿ Cómo es tu corazón, Olivo?

Viejo, arrugado, con emociones. Soy un ser que no manifiesta sus sentimientos, con una coraza seca, austera… hasta fea. Soy un árbol feo de hojas bonitas. Estoy retorcido como si hubiera sufrido al nacer, acostumbrado a sufrir porque he sido el árbol pobre, pobre de solemnidad.

.- El árbol pobre.

El árbol pobre al que el riojanoalavés ha plantado entre piedras, donde no podía sembrar cereal, ni plantar cepas. Para mí eligieron la más humilde de las tierras.

Los ojos del Olivo

.- ¿Qué simbolizas en la Comarca?

Soy el testigo de la historia de Rioja Alavesa.

.- ¿Qué se cuenta en tus entrañas?

Se recuerda una historia de austeridad y trabajo duro… como duro y esforzado ha sido el trabajo del agricultor de Rioja Alavesa.

.- Siempre tan callado, olivo. ¿Qué nos quisieres contar?

El cristiano empieza la vida con aceite y termina la vida con aceite. ¿Por qué? Pues porque el aceite es algo que va calando. Es el símbolo de la fe y la entrega que va penetrando profundamente en el alma.

Los ojos del Olivo

LAS HOJAS del olivo se dibujan con sus sombras.

.- Eres mencionado en el Génesis. Una de tus ramas vuela en el pico de una paloma, representando el final del Diluvio. En el Corán, la luz de Dios se enciende gracias al árbol bendito que tú eres.

La ramita del olivo en el pico de la paloma es más que la paz. Un sabio de la Comarca me contó que cuando vuelve la paloma, después de retirarse las aguas, y toma un ramo de olivo, vuelve diciendo “el castigo de Dios ha terminado”.

Porque la paz no se impone. Antes ha de haber una reconciliación de corazones y de vidas.

Los ojos del Olivo

.- Has sido cantado por escritores y poetas en todo el mundo. Imagino tu espíritu lleno de aceitunas para que el humano moje el pan de la infancia perdida.

Ah, la infancia. Muchos mayores evocarán en la Comarca el aceite cayendo de las prensas, de un verde oscuro, y el olor del molino, pastoso, suave, aromático.

Recordarán el huesillo que quedaba después del prensado, que se usaba para calentar las estufas. Y a los monaguillos acudiendo al molino a pedir huesillos para llevarlos a las estufas de la sacristía, donde el hierro de la estufa mutaba en un rojo incandescente.

Los ojos del Olivo

.- Veo que estás atravesado de nostalgia.

Los niños acompañaban a los frailes mendicantes por las casas de los pueblos. Iban con un garrafón y un embudo. Las mujeres bajaban a la calle con una jarra de aceite. Al día siguiente el fraile marchaba feliz con su garrafón al convento.

MANO de uno de los jóvenes trujales de la Comarca.

.- Tienes tanto que contar!

Otros recordarán el pan untado en aceite y azúcar. O el huevo frito con mucho aceite en los tiempos del hambre. “Riquísimo”, decían relamiéndose los labios. “Riquiiiiisimo”

Aaah, y las oliveñas, las ramas podadas que se recogían en haces y se utilizaban, una vez secas, para comenzar el fuego en el hogar.

.- Todo vuestro ser al servicio de los seres humanos, verdad!

De nosotros los olivos no se tiraba nada. Una vez cortados, o arrancados, nos partían en trozicos y lo utilizaban para el fuego. Era la madera que más costaba arder, la que más tiempo duraba en la lumbre.

Olivo

OLIVO con luna al atardecer, en Villabuena.

.- Cuántos olivos han desaparecido en lo mejor de su producción…

Fue un tal Domecq quien impuso la dictadura del vino, ante lo cual la uva dijo “aquí mando yo”. Mis compañeros de siglos fueron orillados, casi expulsados, del paraíso de Rioja Alavesa

.- ¿Qué infundes en muchos humanos de la Comarca?

Cercanía y respeto. Los humanos me hicieron ver que yo no era un árbol como los demás.

Los ojos del Olivo

OLIVO, vigía del Ebro

.- ¿En qué sentido?

En todos los sentidos… aunque es verdad que el agricultor no utilizaba mi sombra para almorzar. No sé si mis hojas no guardan la sombra como es debido… quizá me guste dejar pasar el viento y el sol a mi través.

Pero allí estaba yo, en un rincón de la viña, junto al ribazo. Callado. Tomando nota del acontecer diario de la vida

.- Hay un refrán que dice “sin olivares, qué sería de las ciudades”.

Yo os recuerdo con mi mera existencia que la vida puede ser larga, que la vida puede ser fructífera, pero desde unas raíces de austeridad.

Los ojos del Olivo

.- Si tienes corazón, olivo centenario, tienes ojos. ¿Qué ves cuando miras profundamente a los ojos de los humanos de esta tierra alavesa?

Veo mucho amor a la tierra y poco amor a los árboles. Los árboles somos marginales y marginados. Y si no producimos, mucho más marginales aún. Veo en los hombres un inmediatismo en toda su vida. “Sólo vale lo que me produce económicamente”.

Los ojos del Olivo

CRECIENDO junto a un guardaviñas.

.- ¿Qué observas en el agricultor?

En el agricultor de hoy veo utilitarismo y menos vocación que en sus padres y abuelos. Es la gran diferencia con otros tiempos. Veo que ya no me ven necesario, porque pueden ir a los supermercados a comprar todo el aceite que quieran, y más barato del que yo produzco. Y veo un desarraigo, sobre todo en las nuevas generaciones. Vivo con la conciencia de que soy una pieza de museo, algo que ya no se quiere.

Los ojos del Olivo

.- ¿Has aprendido con el paso de los años a reír y a llorar?

Reí y lloré, pero los años me han dado impasibilidad. Ver pasar las estaciones y las vidas, dándome cuenta de que, en el fondo, estoy a la espera… como si al humano le dijera “ya vendrás”, “ahora vete, pero ya vendrás”. Creo que la gente volverá a las raíces y volverán a decir “voy a pensar, y voy a esmerarme”.

.- ¿Para llegar a ese cambio de actitud hace falta que el ser humano viva toda una vida?

A veces hace falta toda una vida. El ser humano tiene que pensar, tiene que reflexionar. Pararse en la vida no quiere decir que te has enfrentado al progreso, ni que le desprecias o rompes con él. Pararse es pensar, para luego seguir caminando. Hoy vivimos en una sociedad que va a tal velocidad que cuando llegue al final acabará diciendo “¿todo esto para qué?”.

Los ojos del Olivo

EN un rincón de la finca, amando a la viña.

.- Tienes muchos años de existencia bajo las estrellas y has visto a varias generaciones de humanos pasando a tu lado.

Somos viejos y somos capaces, como aquellos abuelos de entonces que se sentaban en el campo a comer un trozo de pan con bacalao, echaban un trago de vino y luego sacaban la petaca y se hacían un cigarrillo. Aquellos sabían pensar.

.- Cuentan que en el siglo XIX, salvo en Salinillas de Buradón, había olivos y trujales en todos los pueblos de Rioja Alavesa.

Los ojos del Olivo

Entonces éramos fundamentales para vivir. Los curas de entonces decían a los niños seminaristas de Rioja Alavesa que al volver de vacaciones a Vitoria se les llevara cuatro litros de aceite en una garrafa. Entonces un buen regalo era una botella de aceite de la Comarca.

Me río ahora al pensar, jeje, porque si se te ocurre regalar una botella de aceite te dirán “¿pero tú de qué vas?”. Por desgracia nosotros los olivos a lo largo de los siglos hemos perdido importancia.

Los ojos del Olivo

.- En Rioja Alavesa se han arrancado docenas de miles de olivos. Pero Encarna Medrano no permitió en Moreda que se arrancaran olivos para plantar cepas. “Los olivos –dijo ella- no se tocan”.

No sé, quizá la vida me ha hecho algo desconfiado. A la Encarna le preguntaría si no se tocan “por amor al olivo o porque hacen bonitos”.

Brazos-abiertos

.- En Lanciego, Ricardo Pérez de Azpillaga dice del olivo que “hay que respetarlo como a un Dios”.

Ricardo lo ha mamado. Ése ha ido de pequeñito a espigar y varear los frutos del olivo. Que eso es así, para recolectar mis olivas, mis frutos, me tienen que pegar. Varear le llaman. Fíjate, doy fruto con dolor.

Olivo-Rebrota

CUAL ave fénix, un olivo rebrota de sí mismo.

.- En Moreda se arrancaron 50.000 olivos para plantar viñas. En Yécora se arrancaron de cuajo 30.000 olivos. En Barriobusto hace pocos años se llevaron 100 olivos de un golpe…

Bien lo sé. Como bien sé que todavía hay olivos y olivares abandonados, aunque algunos se han asociado para crear conciencia, y Oyón y Moreda celebran una vez al año dos Ferias del Aceite.

.- Hubo un tiempo en el que callaron los trujales y no se recogieron las aceitunas en Rioja Alavesa.

En esta ocasión el Olivo calla… Me mira en silencio y calla como si se hubiera emocionado. Suspira sin más palabras, como si quisiera guardar de nuevo un silencio duradero, haciéndome pensar que volverá a callar para siempre.

Los ojos del Olivo

LUCES y sombras de un olivo en Lanciego.

.- Es como si fuerais el todo y la nada, la admiración y la indiferencia, la luz del alimento y el ¿desprecio?

Sé que ahora nos están resucitando a los olivos en Rioja Alavesa, pero hubo años que nos enterraron porque estorbábamos a una agricultura totalmente utilitarista, de mercado. Sin ninguna clase de sentimiento, nos orillaron y eliminaron. Llegué a pensar que no quedaría ninguno de nosotros sobre las fincas de la Comarca.

.- ¿Te ha podido pasar lo que decía el premio Nobel de Literatura, Rabindranath Tagore: “la tierra es insultada, y sin embargo ofrece flores como respuesta”?

Eso me ha pasado. Así soy yo. Y tantos como yo.

Los ojos del Olivo

PODA de un olivo centenario.

.- Fuiste despreciado, y tú has seguido dando fruto, olivas y aceite.

Soy paciente, soy de los que vivo para los demás, soy de los que entiende el sufrimiento ajeno, y siempre estoy dispuesto a vivir y a no protestar nunca. Soy el árbol silencioso que ve pasar la vida, ejércitos, culturas, distintos sistemas de producción, lo contemplo todo, y admiro lo que puedo… pero nunca digo nada.

Si me dejas vivir, vivo. Si me arrancas, muero.

.- Nunca dirás nada.

No. Vivo o muero. El hecho de haber existido, y de haber estado aquí, es algo que merece respeto. Si la historia de los hombres merece respeto, la historia de los árboles y las plantas también. El hombre no es el dueño. El hombre es el jardinero.

Los ojos del Olivo

OLIVO junto a un campo de amapolas, en Navaridas.

.- Tu historia y la historia de todos tus hermanos los olivos no va a ser ya nunca una historia agradable o armoniosa. Hay insensatez y locura, es como la vida de todos los humanos que ya no quieren mentirse.

He pasado de ser símbolo de riqueza a ser símbolo de pobreza. Aquellos que tuvieron olivos y aceite en su casas, en un tiempo pretérito, caminaban del brazo de la fortuna. Peones y jornaleros iban al molino a recoger los restos del aceite que caía, un aceite gordo, feo, que al echarlo a la sartén saltaba.

.- “El olivo nos endulzaba el hambre”, dijo el poeta italiano Emilio Coco.

Hemos sido el bálsamo sobre la herida, calmando el dolor del hambre. Media rebanada de pan te quita la necesidad. Satisface el estómago.

Abrazando-Historia

ABRAZO a su Historia. El olivo de sobra lo merece.

.- Se decía que “con hambre no hay pan negro, ni pan duro”.

Ay! Hoy sé que la mayoría de los agricultores de Rioja Alavesa miran a los olivareros actuales con una sonrisa de conmiseración, como diciendo “¡qué andan éstos queriendo recuperar un muerto!”.

.- Veo olivos en Rioja Alavesa caminando hacia el siglo XXII.

Algunos se preguntan si en el siglo XXI los olivos tenemos un lugar, incluso si tenemos una razón de ser. “Y tú dices que quieres plantar olivos en Rioja Alavesa, eso no tiene ya razón de ser”. Eso lo hemos escuchado los olivos. “¿Pero estás loco?, mira que ese espacio lo necesito para dar la vuelta con el tractor y coger el renque”. Eso dicen. Bueno, sí, nos apoyan, pero como diciendo “hay que dejar un pequeño lugar al romanticismo”.

Los ojos del Olivo

.- Sabes que la filoxera arrasó el cultivo de la viña a principios del siglo XX. Cuentan que quienes sobrevivieron mejor fueron los que tenían olivos. ¿Es oportunidad o oportunismo histórico?

Que nos dieran la espalda al olivo llegó con el tal Domecq. Aquel habló de viñedo extensivo y de miles de kilos de uva, y de dinero. Y todo aquello que estorba se va fuera. Nosotros estorbábamos. Así se cambió la orografía de Rioja Alavesa, llegaron las máquinas, se cortaron miles de árboles…

.- Pero en ti no hay reproche alguno.

No hay reproche ni desprecio alguno en mí. Ni a Domecq, ni a los Domecq del mundo.

Los ojos del Olivo

En cierta forma Domecq puso al agricultor de Rioja Alavesa en el siglo XX. Vivíamos pensando que nuestro vino era el mejor, vivíamos de nostalgias, pero no ofrecíamos entonces el mejor vino al mercado.

“Cuando tengo buen vino, los vinateros vienen a buscarme”, decían entonces los vitivinicultores. Para qué salir al mercado. Domecq nos enseñó que había que ir en busca del mercado. Su mentalidad cuajó en la Comarca porque era rentable. Al final, si todo esto ha cambiado es por la rentabilidad.

.- ¿Hacía falta que alguien dijera a Rioja Alavesa “lo que tenéis es fuente de riqueza”?

Pues sí. El Mercado nos dijo lo que debía hacerse, y las gentes riojanoalavesas lo han seguido al dictado, sin rechistar.

Los ojos del Olivo

RAMA de olivo enmarcando la viña, en Laguardia.

.- Olivo, vives sumando varias vivas humanas. ¿Queda en ti labrada la sabiduría antigua de los que nos precedieron?

Como olivo, soy lo que soy gracias a los siglos anteriores. Soy lo que soy por mi historia. No puedo romper con mi pasado. Si lo hago rompo mi vida, mi forma de ser y sentir. Ese es el gran peligro de las generaciones actuales, que hagan astillas con la memoria.

.- Hoy vienen excursionistas a ver olivos, autobuses que traen gente a los trujales. Hoy el aceite de Rioja Alavesa tiene Label vasco, y está en el Arca del Gusto.

Me da alegría y al mismo tiempo me causa indiferencia. ¿Sabes por qué? Porque toda esa gente viene a ver un museo al aire libre. Yo soy pieza de museo al aire libre. Vienen y me recuerdan lo antiguo, no me sitúan en la sociedad actual de la Rioja Alavesa que vive y palpita.

Hojas-Sierra

.- Se han plantado nuevos olivos en un total de 120 nuevas hectáreas…, en una Comarca que posee 190 hectáreas de olivos centenarios.

Ya.

.- No veo un destello de entusiasmo en ti.

Cuando esas 120 hectáreas se conviertan en 400, entonces hablarán a los turistas de “la producción actual de aceite de oliva extra virgen…”, mientras tanto tan solo seré una pieza de museo.

Es la diferencia entre el vino, que es presente y futuro, y el olivo, que somos pasado. El vino es actualidad. Yo me hundo con mis raíces en la Historia.

.- ¿De qué estamos hablando en el fondo, Olivo?

Orilla-Camino

Hablamos de Historia humilde, pero con mayúscula. Hablamos de la fuerza de lo pequeño, de un patrimonio que hemos de salvaguardar. Y valorarlo de verdad, como merece.

.- Decía Friedrich Schiller, el poeta, “que tu sabiduría sea la de las canas, pero que tu corazón sea el corazón de la infancia candorosa”.

Ojalá sea así en todo esto que te digo. Una sociedad tiene futuro cuando siente las viejas raíces y sopesa igualmente los frutos jóvenes. Los olivos somos es el reflejo perfecto de cómo tiene que ir la humanidad.

.- ¿Caben todos los sentimientos en la perspectiva de un olivo de 300 años, que ha vivido el drama y el esplendor de un pueblo?

La vida siempre se defiende, pero trabajando. La vida a la sombra no me vale. Yo canto la vida con las manos y la cabeza ocupada. A un olivo de 300 años, como yo, lo labraron con un arado romano. A mi sombra se ha comido pan negro. He visto a la gente a mi vera con su pucherico, que traían pan para untar en él, donde había dos trozos de tocino y un poco de chorizo cocido.

OLIVOS-JOVENES

CAMPO de olivos jóvenes creciendo en Kripan.

.- A un olivo como tú no se le puede venir con engaños.

Claro que no, porque pensaré en silencio “no me vengas con cuentos que aquí vi a tu abuelo pasando hambre y recogiendo las olivas para ponerlas con sal para un tiempo después metérselas en la boca”. Soy testigo indiscreto de muchas generaciones de vidas humanas.

“Ay, chiguito, chiguito, si te contara el hambre que he visto en los ojos de tu padre”, eso les hubiera dicho a algunos si hubiera podido hablar.

FINCA-OLIVOS

.- Déjame despedirte con palabras de cariño, Olivo.

Son bienvenidas.

.- Eres un pedacito de cielo plantado sobre la tierra alavesa.

Me ruborizo. Muchas gracias, amigo. Eskerrik asko.

ANTONIO-BAII

CON Antonio Mijangos, tocando el alma de un olivo centenario.

22 respuestas a “Los ojos del Olivo”

  1. Para los amantes de nuestros olivos, entrañable artículo.
    A mÍ, concretamente, se me puede pasar el tiempo observando cualquiera de nuestros olivos centenarios, y sacando conclusiones, como las leídas en el artículo, pero especialmente me parece que nuestros olivos son el ejemplo más claro del concepto que en estos momentos está tan en boga: «La RESILENCIA» (La capacidad de aguantar y recuperar sus características iniciales, después de pasado un tiempo con adversidades).
    En estos momentos, tan extraños y con noticias actuales poco optimistas para el sector vitivinícola, fomentemos esta virtud de Resilencia, que, como ya he adelantado, consiste en superar y adaptarse a situaciones adversas, con la confianza de que se saldrá adelante a pesar de todo.
    La unión de la Comarca, ayuda y hace más fácil fomentar dicha virtud.

  2. Kepa Urdangarin dice:

    Qué decir!
    Me he quedado boquiabierto, chiguito. Una maravilla. Y qué sentir… Dejadme decir varias emociones, y luego callar, como el olivo.

    Eskerrik asko!!!

  3. Aguilera dice:

    Tiene el Olivo tricentenario toda la razón del mundo. Realmente entrañable. Hay que conocer muy bien Rioja Alavesa para llevar a cabo una entrevista como ésta. Y qué fotos y dibujos más chulos. Genial.

  4. Mar Duran dice:

    Hace dos días vi un Olivo, que en sus recovecos escondía un nido.
    Anciano «roto», pero no vencido, es albergue de pájaros y es un deleite contemplarlo y degustar su aceite perenne.
    Escultura viva, Olivo, doy las gracias por tu existencia.
    A Julio y a Antonio también por descifrar y exponer amorosamente vuestra alma certera.

  5. Uno de Lapuebla dice:

    Dicen que Campo Viejo reducirá sus compras de uva este año «por el temor a más tasas en Reino Unido». No sé si nos están anunciando nuevas rebajas en el precio de la uva. Sea como sea, es mala noticia, porque eso nos puede afectar a muchos agricultores de Lapuebla, y a cosecheros de la Comarca a los que la bodega les compra el vino a granel.

    La guerra de Ucrania lo está enrareciendo todo, además de provocar un desastre humanitario. No va a ser un año sencillo, pero como dice el Olivo, hemos aprendido a resistir y a mantenernos ocupados con las manos y con la mente. Mis felicitaciones y mi agradecimiento al blog

  6. Arene Amezaga dice:

    Uno de los mensaje más rotundos que he leído en este Blog, con sabias reflexiones. Es un hermoso canto, casi un Manifiesto de la madre naturaleza.

    El Olivo no protesta, calla, todo lo disculpa y lo perdona… y sin embargo «hablando» deja claras muchas cosas. Que cada cual valore sus profundos mensajes. Valen para Rioja Alavesa y para todo lector/ra sensible al sentido de la vida.

  7. Parece que saldremos del ‘museo’ si sacamos adelante 280 hectáreas más. Llegar a 400 hectáreas de nuevas plantaciones, más 190 centenarios, 590 en total… «y aún así ni la mitad de los que fuimos», podría decir el Olivo.

    Estamos en ello, Olivo, siente nuestro aliento en tu espalda, empujando… Te aseguro que hay equipo.

  8. Neli Zaitegi dice:

    Precioso, original y profundo!!!

  9. Alberto Lanza Pérez dice:

    Me hubiera gustado estar en una esquina, callado y menudo, como una piedra más, asistiendo a la conversación. Imagino una voz lenta y grave, acompasada, en el Olivo, y otra, grave y lenta, también acompasada, en Julio. Y entre ambos las palabras, el aire libre, los recuerdos, los pesares y las alegrías. Y aprender las verdades de lo que fuimos y lo que probablemente seremos.

  10. OLIVO dice:

    CADA UNA DE VUESTRAS PALABRAS traen alegría a mi corazón olivarero. Al igual que cuando cae la nieve sobre la Comarca o surge la Luna llena en el horizonte. Al igual que cuando vemos brotar jóvenes árboles del útero eterno de la naturaleza. La entrevista ha sido un fruto en sí misma. Hace honor a la tarea, la entrega y la dedicación heroica de tantas generaciones de agricultores dedicados en cuerpo y alma al esfuerzo diario de sacar adelante a sus amados hijos. Diréis que el vino y el aceite vienen de la vid y el olivo. Y es verdad en parte. No obstante habría que anotar que ambos brotan de vuestras manos campesinas. Vino y Aceite son dos auténticas joyas que ojalá no tengamos nunca que echar en falta. El tiempo pasa sin detenerse. Mis hermanos olivos y yo mismo seguiremos cantando la paz y la reconciliación en vuestros labios tocados por el óleo divino, que ya forma parte de vuestros genes. Seguiremos alabando la vida cada vez que vuestras acciones pronuncien palabras de hermandad entre vosotros.

    Algo mágico viene ocurriendo desde hace miles de años. Si me retuerzo dentro de mi coraza es porque mantenemos, vosotros y nosotros, una hermosa alianza de apoyo mutuo. Benditos seáis todos y cada uno de los que cuidáis de nosotros ofreciéndonos vuestro aliento y vuestro amor, generación tras generación. Gracias, miles de gracias. Quisiera seguir siendo ese trozo de cielo azul plantado en la tierra arcillo calcárea de Rioja Alavesa. Me gustaría regalaros un bosque de olivos, el que ya existe desperdigado entre la Sierra y el Ebro, un humilde ejército de paz. Y aconsejaros de mil amores que bebáis el néctar de ese aceite de oliva extra virgen que iluminó vuestra infancia, el que hará suspirar la tierra entera. Ese aceite de oliva de Rioja Alavesa os llevará un destello de luz, un susurro sostenido de esperanza y de bondad, pues como bien sabéis la bondad es la única inversión que nunca quiebra.

  11. Nunilo Ceballos dice:

    Una conversación preciosa con el olivo centenario aqui, en Rioja Alavesa. En este pedacito de geografía, cuando todavía muchos con-comunitarios de Euskadi van, ahora, apenas descubriendo, con ojos de sorpresa, que eres compaisano milenario de esta tierra cargada de historia y de cultura olivarera, como especie propia y bautizada, aunque de mayor ya, como «Arróniz».

    ¡Gracias, y largos centenios de vida¡ querido amigo olivo!

    ¡Gracias, también, a los Sabios que han hablado contigo y descubierto tu interior acorazado por el paso del tiempo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe nuestras novedades

Newsletter

Acepto que Blog Rioja Alavesa utilice mis datos para acciones de marketing

Rioja Alavesa
Hazi
Cuadrilla de la guardia