Ene 28, 2024

El inmenso tesoro de La Hoya, la “Pompeya” vasca

El arqueólogo e investigador alavés Armando Llanos escribe a sus 88 años la Memoria de las excavaciones en La Hoya, dieciséis años (1973-1989) buscando la Luz de los berones que vivieron entre el 1900 a. de C. y el año 100 de nuestra era.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

ARMANDO Llanos, el ayer y el hoy en una imagen del miércoles 24 de enero.

.- ¿Cuál ha sido tu empeño en tus SETENTA años dedicado a la Arqueología?

He querido impulsar un vínculo con el pasado… Que la gente entienda.

.- ¿Por qué es importante que se entienda el pasado?

Es importantísimo, porque lo que no se conoce no se ama.

«Si tú no conoces hasta dónde llega mi trabajo, te da lo mismo que se destruya, pero si tienes conciencia de lo que aquello fue, y supone, te vas a convertir en su defensor».

LLANOS-KUTXA

CON la réplica de una kutxa excavada en el poblado de La Hoya.

LUZ en la protohistoria

Estamos los tres en el salón de su casa, en Vitoria-Gasteiz. Armando Llanos Ortiz de Landaluze, su esposa Mari Nieves Urrutia Agorreta y yo, que en este caso soy una especie de arqueólogo que “desentierra” una parte de su vida, centrándonos en el poblado de La Hoya, situado entre la Sierra y la villa medieval de Laguardia.

Julio Flor / Vitoria-Gasteiz / Laguardia

Me ha traído hasta aquí el premio que le ha otorgado la Fundación Sabino Arana, que ha querido destacar “la fructífera y meritoria labor llevada a cabo por el investigador alavés”.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

LA Fundación Sabino Arana ensalza la labor de una vida fructífera.

“Siempre me atrajo el misterio del descubrimiento del pasado, Julio, intentando poner en Luz tantas zonas oscuras de nuestra prehistoria y protohistoria. Poner en Luz el mundo antiguo”

Un mundo de berones, aquellos celtas que nos legaron el lauburu, que llevaron al arqueólogo y a la UPV a una investigación para saber si la sangre de aquellos seres humanos corre hoy, miles de años después, por las venas de los habitantes de Laguardia.

“Sus trabajos de campo y gabinete, -añade la Sabino Arana Fundazioa- seguidos de detallados estudios, prolongados durante 70 años, han permitido conocer la vida y aspectos organizativos de las gentes que habitaron el territorio alavés en los dos últimos milenios antes de Cristo, en las edades del Bronce y del Hierro”.

Sabino-2

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

RECOGIENDO este domingo el galardón de la Sabino Arana Fundazioa.

Excavando el pasado de su vida

Mientras hablamos, “excavando” su pasado, Armando me irá mostrando en su móvil fotografías del lauburu de bronce que apareció en La Hoya, así como diversas cerámicas, hermosas kutxas, esqueletos de berones que murieron luchando bajo la mirada atenta de la Sierra, junto con la fragua y la talla de espadas y puñales de hierro

Los berones de hace 4000, 3000 y 2000 años eran campesinos, ganaderos y soldados. Quizá pastores. Nadie se extrañará si digo que miles de años después, fueron unos viticultores del siglo XX, que labraban la tierra, y otros que plantaban cepas, quienes encontraron los primeros indicios de que la zona albergaba un tesoro.

Excav-La Hoya

GRUPO de Armando LLanos excavando el pasado, buscando la Luz…

.– Si tienes 88 años, y llevas 70 en el mundo de la Arqueología… tú empezaste con estas historias siendo muy joven.

Yo me formé en Diseño Gráfico. La Arqueología de hoy no se parece en nada a la de antes, no por los métodos, sino por la forma de desarrollo. Ahora hay una universidad y está todo estructurado. Pero cuando yo empecé no había nada. Yo quería formarme, y lo conseguí gracias a que fui discípulo de don Jose Miguel Barandiaran.

.- ¿Cómo así?

La Caja de Ahorros de Vitoria daba unas conferencias sobre Cultura, Patrimonio, etc., que fueron muy importantes. Uno de los invitados fue don Jose Miguel de Barandiaran, que estuvo acompañado por los arqueólogos punteros de entonces.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

EN su vivienda de Gasteiz, donde tuvo lugar la entrevista.

Con Barandiaran, Jesús Altuna, Apellaniz…

.- Aquella sería una gran conferencia.

Magnífica, hablando de sus investigaciones de entonces con Domingo Fernández Medrano, que luego sería el primer director del Museo de Arqueología.

.- Algo ocurrió entonces.

En la conferencia contó que estaba excavando en Mondragón y que si a alguien le interesaba acompañarle, él le acogería en su equipo. Al acabar la conferencia le dije que le acompañaría en Mondragón.

CON-BARANDIARAN

ARMANDO Llanos con Jose Miguel de Barandiaran. (Archivo Familiar)

.- Tendrías 18 años.

Por ahí. Así me fui a excavar con él a Mondragón. Allí nos juntamos todos los jóvenes que empezamos en Arqueología, como Jesús Altuna, Juan Mari Apellaniz, Ana María Muñoz… Allí hicimos nuestras primeras armas de Arqueología.

.- ¿Qué te atraía ya entonces de la Arqueología?

Toda la Arqueología en sí.

Ese misterio del descubrimiento del pasado, intentando poner en Luz tantas zonas oscuras de nuestra prehistoria y protohistoria. Poner en Luz todo el mundo antiguo. No sé si en mí ha sido una pasión o una fijación.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

RECIBIENDO felicitaciones por el premio de la Fundación Sabino Arana.

La necrópolis de Santa Eulalia, en Remelluri

.- ¿Qué aconteció después de la excavación del grupo en Mondragón?

En los años sucesivos conviví mucho con don Jose Miguel en las excavaciones de Álava, donde estuvimos excavando los dos y un obrero. Así que nos daba tiempo para hablar y comentar durante una semana entera, o quince días.

Nos guiaba el sumo interés de conocer algo de ese patrimonio que dejaron nuestros antepasados.

.- Barandiaran estuvo en los dólmenes de la Chabola de la Hechiera, de Elvillar, y en el de San Martín de Laguardia…

DOLMEN-BILAR

AL sur del territorio de Álava, en Elvillar. (Foto Josemi Rodriguez).

SanMartin-Nieve-1.jpg

DOLMEN de San Martín, en Laguardia, no muy lejos de La Hoya.

Prácticamente excavó casi todos los dólmenes de Rioja Alavesa.

.- ¿Cuándo empezaste a excavar tú en Rioja Alavesa?

Concretamente empecé a excavar en la necrópolis medieval de Santa Eulalia, en Remelluri.

.- En lo que hoy es la bodega de Telmo Rodríguez.

Ahí, en Labastida.

Necropolis-Remelluri

NECRÓPOLIS de sepulturas antropomorfas excavadas en roca.

Esa fue la primera intervención que hice en 1972. Parte de la necrópolis estaba cubierta. Fue una excavación de salvamento. Se trataba de conservarla y ver qué nos decía todo aquello.

Hubo resultados interesantes, sobre todo porque empezamos con algo que no se venía haciendo, la arqueología medieval. A mí me cuesta decir que fue la primera, pero si no la primera, sería de las primeras intervenciones de arqueología medieval en Álava.

Mas-Necroplis.jpg

LA necrópolis de Santa Eulalia, de los siglos IX y X, a vista de pájaro.

Con Armando Llanos al pie del cañón

.- En tus trabajos de arqueología ha sido muy importante el poblado de La Hoya.

Hombre, he vivido entregado al proyecto desde 1973 a 1989. Dieciséis años, que son dieciséis veranos excavando en Laguardia.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

ARMANDO y su equipo durante uno de aquellos veranos en La Hoya.

.- Aquellos años estabas dedicado además a tu trabajo en Diseño Editorial.

Las excavaciones no eran mi dedicación exclusiva. No lo era de ninguno de los que estábamos. Apellaniz y Altuna daban clases en la universidad. Nos entregábamos a la arqueología en los veranos, utilizando nuestras vacaciones para investigar.

.- Tu esposa Mari Nieves Urrutia entendía aquello perfectamente.

“Yo estaba con él al pie del cañón”, contesta ella, que nos acompañará durante la entrevista.

MIMO-MANOS

SUS manos miman una réplica de las cerámicas rescatadas en La Hoya.

.- ¿Os unió la Arqueología?

Jeje, ríe Armando.

“Desde que nos conocíamos hemos estado juntos, y yo tenía entonces 14 años. Así que llevamos juntos toda una vida”, responde Nieves. “Empezamos haciendo espeleología y de ahí, por los materiales antiguos que nos encontramos, acabamos en aquella conferencia de don Jose Miguel Barandiaran, que hasta entonces había estado en Sara (Francia) exiliado.

La Hoya se descubrió en 1935 por casualidad

.- Barandiaran ha sido muy importante en vuestra vida.

Con don Jose Miguel hemos tenido hasta que murió mucho contacto. Íbamos con los hijos a Ataun. Y él también vino a nuestra casa en varias ocasiones.

.- ¿Cómo estaba La Hoya en 1973?

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

RODEADO de viñedos, el que fuera poblado de Berones.

La Hoya se descubrió en 1935, como siempre, por casualidad. Los agricultores que labraban la zona empezaron encontrando vasijas, a lo que no dieron más importancia, hasta que una de las cerámicas se la llevaron al ilustrador Saenz de Tejada, de la Asociación de Amigos de Laguardia, que fue a ver la zona, percatándose de que aquello era un yacimiento arqueológico.

Hicieron entonces un tanteo, a ver qué más había, con una campaña de cuatro días. En un etapa posterior, en los años cuarenta, Gratiniano Nieto, que fue director de Bellas Artes en Madrid y jefe de la Arqueología en todo el Estado.

.- ¿Estuvo Gratiniano Nieto en Laguardia?

Tenía el permiso oficial pero no aparecía por la excavación. Quien luchaba entonces era Medrano. Hicieron una campaña, levantando una parte que luego nosotros encontramos toda revuelta. Una pena. Aquello quedó allí sin más, hasta que lo retomamos nosotros en 1973.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

FOTOGRAFÍA de los años setenta del siglo pasado.

Otras excavaciones de Álava

.- ¿Con qué os encontrasteis?

Nosotros llevábamos trabajando en la Edad del Hierro en diversas excavaciones de Álava, en Oro, en Berria, en Ayo… Teníamos un bagaje de resultados. Y sobre todo de preguntas. Pronto nos dimos cuenta que el yacimiento que podía ofrecer soluciones era La Hoya.

.- ¿En qué sentido “soluciones”?

Porque cubría todas las etapas, desde la edad final del Bronce (1900 a. de C.) hasta casi la romanización, en el año 100 de nuestra era. Todo ese momento de tránsito, de ocupación o no ocupación, con presencia de diferentes momentos culturales, todo eso se daba en La Hoya.

En otros yacimientos aparecía la edad del Bronce final, impresionante, riquísimo, pero nada más, porque de lo anterior o posterior no había nada.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

ARMANDO y Mari Nieves hace unas décadas.

.- Sin embargo La Hoya…

La Hoya tenía toda la secuencia. Allí vimos que sería el yacimiento que podría darnos alguna luz para unir lo que ya habíamos hecho.

«Hoy sabemos mucho de aquellos»

.- Viviríais momentos de gran emoción.

Sí claro. “Fijaros lo que tenemos aquí”. Primero estudiamos y revisamos los materiales que había en el Museo de las excavaciones anteriores, de Gratiniano, etc.

OTRO-PREMIO

Junto-PREMIOS

JUNTO a otros premios recibidos.

.- ¿Qué sabemos de aquellos que vivieron de 1900 a. de C. al 100 de nuestra era?

Ahora mucho.

.- Me ha dicho tu hijo que sigues trabajando en un libro sobre La Hoya que algún día verá la luz.

Estoy trabajando toda la Memoria de las excavaciones.

Aquello se complicó. Se complicó en el buen sentido. Una sociedad tienes que verla en toda su amplitud, tanto en su parte de vida diaria como en su vida funeraria, cubriendo el ciclo de las personas.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

MÁS de 500 pg. escritas de la Memoria de las excavaciones en La Hoya.

Aquellas primeras lanzas…

.- ¿Acaso al principio no encontrabais dónde estaba la necrópolis de La Hoya?

Nosotros estábamos excavando en el poblado y, efectivamente, no conseguíamos saber dónde estaba la necrópolis. Tampoco la habíamos encontrado en los poblados anteriormente excavados. Pensábamos que tenía que estar en los alrededores. Hasta que un día la encontramos.

.- ¿Cómo la encontrasteis?

Fue un fortuito. Aconteció que unos viticultores fueron a plantar viñedo, metiendo el hierro hasta el fondo, rompiendo la roca, levantando una parte importantísima de la necrópolis de La Hoya.

Gran-Espada

ESPADAS y puñales vieron la luz tras una sepultura de siglos.

.- Así que hubo una colaboración indirecta, fundamental, de los viticultores de Rioja Alavesa.

Para matarlos, jajaja. Menos mal que avisaron, porque al guarda que estaba allí en el Museo del Poblado, le llevaron unas lanzas. En cuanto las vio el hombre me llamó: “Armando, aquí ha aparecido algo importante”.

Fuimos y comprobamos que estaba toda la superficie del terreno llena de piezas, con espadas y puñales de hierro, todas bien trabajadas con motivos ornamentales, con damasquinados en plata.

.- ¡Qué gran tesoro arqueológico!

Super-Detalle

DETALLE de las empuñaduras de las armas encontradas.

La «Pompeya» del País Vasco

Total, que se nos complicó, porque hay que saber de necrópolis. Aquello se alargó dos años más, excavando el Poblado y la Necrópolis a la vez, con buenos equipo de gente.

.- Buenos equipos de gente, ¡eh!

Siempre hemos querido que aquello fuera una escuela de campo de arqueología, pasando por allí cientos de estudiantes. Hemos tenido campañas de cincuenta personas todo el mes de julio, en verano.

EL-POBLADO

RECONSTRUCCIÓN del poblado, con sus casas, sus calles, sus aceras…

.- Me dices que de aquellos sabemos ahora “mucho”. ¿Cuánto es “mucho”?

Una parte de lo que sabemos es por deducción lógica, a veces especulativa, por todo el material encontrado. Eran campesinos, ganaderos, a la vez que guerreros, porque tenían que defenderse. Era una sociedad piramidal, muy rica. Había un templo, una sauna, tiendas…

La “Pompeya” del País Vasco

HABITANTES-HOYA

ASÍ han «visto» a los pobladores de la Edad del Hierro.

.- ¿Era un centro comercial?

Lo era.

La tribu de los berones

La ventaja que hemos tenido para la arqueología es que el poblado sufrió un ataque, siendo destruido y quemado. Aquello quedó como en Pompeya, todo fijado. Entonces vas excavando y vas encontrando las habitaciones, con los objetos en su sitio.

.- ¿Cuándo se produjo aquel ataque devastador?

En el siglo II a. de C.

Esque-Leto

UNO de los esqueletos de las persona que murieron en la batalla.

.- Pero La Hoya no desapareció…

La volvieron a reconstruir sobre las propias cenizas, sin desescombrar nada. Reedificaron el poblado sobre los propios escombros. Modificando las viviendas, haciendo habitaciones más pequeñas.

“Esa fue la gran suerte para la arqueología”, incide Mari Nieves. “Al seguir viviendo allí, acabaron ofreciéndonos muchos más datos”.

.- ¿Cómo se hacía llamar aquella tribu?

La tribu de los berones.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

BESO de la Ciencia. A través de ese gesto se abraza una cultura.

El primer LAUBURU, en La Hoya!

.- ¿Sabemos qué idioma hablaban?

Eso ya es más difícil. Son gentes del mundo céltico. Berones que había en lo que hoy es La Rioja, en Navarra. Pero atención, aquí eran berones, pero al otro lado de la Sierra, en Montaña Alavesa, eran Caristios, desde Montaña Alavesa hasta el mar Cantábrico.

.- ¿Pensaban y creían unos y otros en ideas y conceptos muy similares?

Hay una parte en la que tienen similitudes. Una cosa es la tribu, y otra la etnia. Como si hablamos de vascos, pero luego nos referimos a vizcaínos, guipuzcoanos y alaveses. Hay un fondo común, pero luego cada zona tenía sus peculiaridades.

Grupo-Trabajo

TRABAJARON para rescatar y conservar lo que la Historia nos legó.

.- Imposible saber si hablaban euskera.

Eso no lo sabemos. Lo que sí es cierto es que encontramos un lauburu. El primer lauburu que se ha encontrado estaba en La Hoya. Era un repujón de bronce, una grapa a modo de Pin con dos patitas que se llevaría prendido en la ropa.

.- ¿Qué pasó el día que encontrasteis el lauburu?

Aparecieron muchos materiales. Un día aparecía una cosa, y dentro de tres días otra… así continuamente. Te puedo contar una anécdota sobre el lauburu.

Lauburu-Bronce

LAUBURU de bronce, como un pequeño guijarro que levantó un gran ola.

El «túnel del tiempo»

En aquellos días en Laguardia estaban haciendo obras en la puerta de San Juan, pavimentando y demás. Junto a la puerta un albañil hizo un lauburu de piedra, pero el alcalde lo mandó quitar. Lo curioso de todo esto es que el azar quiso que al día siguiente apareciera este lauburu de bronce al excavar en el poblado de La Hoya.

.- ¿Cuáles son tus preguntas sobre los berones, las que no tienen respuesta?

Muchas. Hay estructuras sociales que no terminas de encajar. Estás cerca, pero nos falta un punto de unión. Un poblado urbanizado, organizado con calles y aceras.

.- Como para viajar por el «túnel del tiempo» y hacerles preguntas.

“A mí me encantaría”, dice Mari Nieves.

SUS-TESOROS

UNA de las paredes de su despacho, donde sigue trabajando.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

A sus 88 años, rodeado de su mundo, escribiendo su próximo libro.

.- ¿Exagero si digo que no se entendería la Arqueología en Álava sin ti?

Bueno, no lo sé.

“Tienes razón -toma la palabra su esposa Mari Nieves-, pero Armando siempre quiere pasar desapercibido. Pero en Arqueología en Álava a Armando se le debe muchísimo, desde la época de don Jose Miguel Barandiaran, Eguren, Medrano… creando desde la sombra el Museo de Arqueología de Álava”.

MANO-METAL

RECONOCIMIENTO del Instituto Alavés de Arqueología.

Mirada a los años 1973-1989

.- Has tenido Armando el reconocimiento del mundo académico, lo que es muy importante.

“Fíjate desde cuándo íbamos a Congresos Nacionales”, recuerda su esposa.

Habíamos excavado ya en las Peñas de Oro, un lugar que por estar allí ya te habla y te cuenta cosas, en Murguía, que tú Mari Nieves estabas embarazada de nuestro segundo hijo, y excavando, y durmiendo en tienda de campaña.

.- Vistos desde el hoy, ¿cómo contemplas aquellos 16 años de excavaciones en Laguardia (1973-1989)?

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

MANOS del arqueólogo con la réplica de una kutxa junto a su corazón.

Aquel yacimiento nos dio grandes resultados físicos, qué maravilla, pero no solo. Nos dio “piezas” inmateriales, una luz muy importante para poder explicar la vida.

Es más, a veces lo inmaterial es más importante en arqueología que la materia. Ahí se explica “algo”, un “algo” muy especial. Es la conjunción de elementos lo que hace único un yacimiento. Eso fue La Hoya para nosotros.

.- ¿Qué ha sido de los Berones? ¿Hay berones en Laguardia, los hay 2000 años después en Rioja Alavesa?

“Yo creo que sí”, adelanta Mari Nieves.

VASIJA-RECOMPUESTA

REHACER, recomponer, reconstruir el puzzle del remoto pasado.

MUSEO-HOYA

Hoy se levanta un inspirador Museo con parte de aquella Luz.

El ADN de 50 vecinos de Laguardia

Mira, hicimos en su día un trabajo importante de investigación con esa pregunta que tú haces.

Verás. Teníamos una colaboración importante con Marian Martínez de Pancorbo, catedrática de Biología Celular de la UPV-EHU, directora del Banco de ADN de la universidad.

.- Te veo venir, Armando.

En La Hoya tuvimos la suerte de que en el ataque al poblado, hace dos mil doscientos años, quedaron sepultadas varias personas muertas.

LUNA-LUNAA

LA misma Luna de aquellos, asomándose hoy a la Comarca. (Josemi).

Uno de los esqueletos tenía la mano cortada, otro apareció con la cabeza cortada… De aquella Edad del Hierro no abundan los restos humanos físicos, puesto que el rito era la incineración, quedando únicamente sus cenizas en la necrópolis.

Cinco esqueletos que aún ‘hablan’

.- ¿Cuántos esqueletos encontrasteis en La Hoya?

Los correspondientes a cinco individuos. Al que le cortaron la cabeza era de impresión. Estaba el esqueleto completo sin cabeza, y cuatro pasos más allá estaba la cabeza con las vértebras que le faltaban.

Miraa-PAGANOS

DESDE la Laguardia de hoy, mirando hacia Páganos. (Josemi Rodriguez).

.- ¿Cuál fue la investigación que llevó a cabo la catedrática de la UPV?

Nos preguntamos qué relación podía haber entre el ADN de aquellos pobladores de Laguardia del la Edad del Hierro con los actuales. Si son o no son en alguna medida descendientes directos de los berones, concretamente de los del poblado de La Hoya.

.- ¿De qué manera buscasteis la respuesta?

Pedimos a los vecinos de Laguardia su colaboración, de tal manera que hicimos unas analíticas de saliva a cincuenta personas.

Y luego hicimos la comparativa con el ADN de los esqueletos del poblado. Los resultados no fueron definitivos, pero posiblemente sí que hay una relación. No dicen que sean, pero tampoco que no son. Ese estudio marcó un antes y un después en el mundo científico.

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

RÉPLICAS de las vasijas halladas en La Hoya, en su casa cual tesoros.

La Hoya y el vino de Rioja Alavesa

.- En Rioja Alavesa estabais centrados en la arqueología y las excavaciones, pero ¿cómo os llegaba el mundo del vino, toda su cultura?

Estábamos a lo nuestro, mientras Mari Nieves montaba cada verano una gran infraestructura para dar de comer a 50 personas cada día.

“Había desayunos, almuerzos, comida y cena, durmiendo luego en las aulas del Instituto de Laguardia”.

Nubes-Rostro

EN los cielos de la Comarca, las nubes dibujan un rostro que nos interpela.

.- Y los bodegueros os donaban el vino para todo el mes…

Ya, ya. El único vino que bebíamos al principio era el de uno de los obreros de la excavación, Santiago, que era de Laguardia y tenía una buena bota de vino. Aquel poseía además una bodeguita, así que terminamos comprando su vino para todas las comidas.

.- ¿Os ha gustado siempre el vino?

Entrevista a Armando Llanos, arqueólogo e investigador alavés

DE una vasija bebía todo el grupo al concluir las excavaciones en verano.

Hombre! Siempre bebimos el de Rioja Alavesa. Y seguimos haciéndolo.

“Si te apetece -me dice Mari Nieves-, te saco ahora mismo un vinito”.

.- Venga, pero antes dime una cosa, Armando: ¿conocer ese pasado te ha hecho vivir más intensamente el presente, y valorar más la vida?

No lo sé. Nunca nos hemos parado a pensar en ello. Lo que sí te puedo asegurar es que hemos vivido con intensidad cada momento. Y ahora, a nuestra edad, en la medida que podemos lo seguimos haciendo.

26 respuestas a “El inmenso tesoro de La Hoya, la “Pompeya” vasca”

  1. Jone Askartza dice:

    Agradezco inmensamente la labor de Armando Llanos, uno de los padres de nuestra cultura. Mila esker, irakasle!

  2. Antton Guridi dice:

    Qué matrimonio tan encantador. Veo en ellos a mis aitas. Zorionak Armando eta Mari Nieves!

  3. Felicidad Familiar dice:

    Qué hallazgo, tanto el lauburu (que hoy llevo al cuello), como el rastreo del ADN en los habitantes de la Laguardia actual !!!

    Zorionak, bikote!

  4. Iraultza Zaitua dice:

    Zorionak, Armando. Qué historia tan bien contada. Te mereces este reconocimiento y muchos más. Milesker!!!

  5. Miguel Larreina dice:

    Merecido homenaje y premio a Armando. ¡Cuánto debe la Comarca a sus estudios y hallazgos! En lo personal no puedo sino mostrar mi profundo agradecimiento a un hombre que me ha enseñado mucho de Rioja Alavesa.

  6. La Marijose dice:

    Creo que en Laguardia no se les ha reconocido nunca su trabajo como es debido.

  7. Jesus Mari Eizmendi Zialzeta dice:

    Armando explica claramente cómo ha llegado a ser un buen arquéologo.
    Nos relata en la entrevista lo que fue la vida en La Hoya en los tiempos de la Edad del Hierro.
    Además hay que reconocerle su magnífica dedicación a conservar lo excavado, promover y diseñar museos de Prehistoria, Edad del Hierro, etc. Sin olvidar que ha sido un incansable divulgador de sus conocimientos. También le recuerdo por su compromiso político con la cultura del Pais.
    Hoy le han homenajado con un nuevo y bien merecido reconocimiento.
    ZORIONAK eta Aurrera.
    Besarkada bana, Armando eta Nieves

  8. Pedro León dice:

    La última vez que estuve con Armando y Mari Nieves, fue en Azpeitia y en ese evento proyectaron una película en la que salía él y parte de Laguardia, posteriormente se proyectó en Laguardia….
    Esa tarde en Azpeitia nos saludamos, empezamos una conversación que sólo se interrumpió para tomar algo de la magnífica merienda que habían preparado. Como alcalde coincidí en más ocasiones con ellos y trabajé con su hija, un verdadero lujo de familia…
    No obstante, fue muchos años atrás cuando conocí a esta extraordinaria pareja, tantos veranos animando Laguardia con aquel batallón de jóvenes que año tras año acudían a proseguir con las excavaciones del Poblado de La Hoya. Contaban con nuestra admiración, una joven y dinámica pareja al frente de aquel peculiar ejército de excavadores, uno de ellos Joseba Koldo Garitagoitia se casó con mi hermana Fabiola, actualmente Gari es Alcalde de Alegría/Dulantzi. Aprovecho el Blog Rioja Alavesa para enviar a Mari Nieves y Armando un enorme abrazo.
    Pedro León

  9. Antonio Mijangos Martínez dice:

    Desde este blog me atrevo a pedir a las autoridades de Laguardia y a la Sociedad de Amigos de Laguardia un reconocimiento público a la labor desarrollada por Armando y Mari Nieves en el conocimiento de nuestras raíces, poner Laguardia en la historia de la Arqueología y el progreso turístico del pueblo. Armando hablaba de las posibilidades turísticas allá por los años setenta en nuestras tertulias de verano. Él consiguió 400.000 pts de la Diputación para abrir la primera Oficina de Turismo en el verano de 1987. Como miembro de la Sociedad de Amigos de Laguardia elaboró un proyecto del museo histórico con los materiales museísticos de la Sociedad. El museo de la Hoya se lo debemos a él y siempre animó todo aquello que fuera de provecho para el pueblo. Termino volviendo a solicitar un homenaje de agradecimiento a su labor. Eskerrik asko, Mari Nieves y Armando

  10. Miguel Larreina dice:

    Como tantos otros, me sumo a la propuesta de Don Antonio

  11. Raul Garcia Ezquerro dice:

    Por fin he podido terminar de leer el artículo, pues con tanto ajetreo no he podido leerlo del tirón. Zorionak una vez más al Blog. Un gran trabajo, que ya es en sí un homenaje a estas personas que tanto han hecho por nuestro municipio.
    Eskerrik asko, Armando, mila esker Mari Nieves, por tanto trabajo. Zorionak Armando por ese merecido premio de la Fundación Sabino Arana. Hoy sabemos más de Laguardia, sin duda, por vuestro esfuerzo.

    Recojo el guante, Antonio, y nos ponemos a pensar en cómo agradecer tanto trabajo bien hecho.

  12. Javier Fernández Eraso dice:

    Felicidades, Armando. Todo reconocimiento que se te haga es bien merecido.
    La de arqueólogo es una profesión o afición endiablada, es una pasión que te atrapa y te tiene ocupado, sin darte cuenta, años, lustros, decenios… Nada tiene que ver con la imagen que bulgariza el celuloide. Pero es también una fuente de satisfacciones, sorpresas que te empujan a rascar un poquito más y más. Siempre hay un por qué y muchas veces sin resolver. Con esto quiero decir que la labor de Armando Llanos es enorme y que sus méritos y desvelos no caben en una pequeña reseña.
    ¿Cómo resumir una vida dedicada al estudio del pasado? ¿Cómo poder plasmar en un papel las alegrías y sinsabores de una investigación lenta, complicada, que en ocasiones no nos da lo que esperamos? Pero hay personas, como Armando, que han afrontado esos retos con rigor y nos están legando un conocimiento que sin su intervención no habría sido posible.
    Armando Llanos es, sin duda, uno de los pilares de la arqueología en Álava. Sin él no se entiende la arqueología alavesa.

  13. Aitor Barandiaran dice:

    Tuve la oportunidad de compartir dos campañas de excavaciones en La Hoya en los años 80 con esta extraordinaria pareja como aprendiz de arqueólogo, con poquísimos conocimientos y con muchísima ilusión. Dos veranos maravillosos llenos de recuerdos de juventud… Maravillosos recuerdos alojados en aquel colegio ya desaparecido, bromeando con la cocinera Asunción, o realizando réplicas con el «maestro ceramista» Marigorta. Leer este reportaje me ha trasladado en el tiempo y me ha hecho recordar.
    GRACIAS ARMANDO, GRACIAS MARIASUN, POR TODOS AQUELLOS FELICES MOMENTOS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe nuestras novedades

Newsletter

Acepto que Blog Rioja Alavesa utilice mis datos para acciones de marketing

Rioja Alavesa
Hazi
Cuadrilla de la guardia