Abr 26, 2022

Rioja Alavesa, paisaje bíblico

El nuevo libro “EL OLIVO Y LA VID, dos cultivos emblemáticos de la Biblia y Rioja Alavesa”, se venderá a 5,00 € a través de las parroquias de la Comarca para el Programa de Ayuda a los Refugiad@s de Ucrania. Saldrá de imprenta en dos semanas. Confiamos que estará listo para la Feria del Aceite de Moreda, que se celebrará el próximo 14 de mayo.

El olivo y la vid

Fernando Martínez-Bujanda. Ingeniero Técnico Agrícola.

Es un honor y un placer, como oyonés y riojano-alavés, presentar la publicación de dos pequeños trabajos realizados por un gran amigo y colaborador de Ziordia Solidario, el Profesor Emérito de Teología Bíblica en la Facultad de Teología del Seminario de Vitoria, Santos Ros, alavés enamorado de Rioja Alavesa y sus productos.

Versan los trabajos en torno a las continuas referencias que hacen los escritos bíblicos sobre dos cultivos y sus productos respectivos: el Olivo y el Aceite / la Vid y el Vino.

El olivo y la vid PORTADA del nuevo libro que está por llegar y ser celebrado como merece.

Vid, olivo y trigo, regalos de Dios

Según nos cuenta Santos en el prólogo del libro, “la idea de escribir sobre estos temas “el olivo y el aceite en la Biblia” y “la viña y el vino en la Biblia” surgió de manera imprevista. Recibí el obsequio de una botella de aceite Ziordia acompañada de una nota explicativa del proyecto solidario de Cáritas con los Mayores del Mundo Rural, y en esa nota se afirmaba que “el olivo, sagrado en Grecia, ha tenido un espacio importante en la Biblia”.

“Tal afirmación despertó mi curiosidad por descubrir qué es lo que se decía en la Sagrada Escritura acerca del olivo y su fruto, la aceituna, de la que se extrae el aceite -añade Santos Ros-. Puse por escrito los hallazgos de mi investigación y me pareció oportuno compartirlo con Fernando, el amigo que me había regalado el aceite, el cual estaba implicado en la labor solidaria realizada por el aceite Ziordia”.

El olivo y la vid

Con este artículo pretendo resaltar las semejanzas entre lo recogido por Santos Ros de la Biblia y nuestra Rioja Alavesa; por ejemplo, el amor de los judíos por su tierra y el amor de nuestros viticultores por la suya. “Sin tierra, viña y olivares, qué sería de las ciudades”. O cómo en la Biblia se habla de la trilogía vino-aceite-trigo como un regalo de Dios, el mismo paisaje que como todo riojano alavés he tenido la inmensa fortuna de disfrutar.

Dentro de la similitud con el paisaje que se nos describe en la Biblia: “un país de montes y valles que bebe el agua de la lluvia del cielo,… yo daré a vuestro país la lluvia en el tiempo oportuno, lluvia de otoño y de primavera, y tú podrás cosechar tu trigo, tu vino, y tu aceite.”

El olivo y la vid

En efecto, ese paisaje árido y seco, “mediterráneo”, que caracteriza a mi villa natal (Oyón) y a los pueblos cercanos (Labraza, Moreda, Yécora, Lanciego,…), esas pequeñas colinas ocupadas por la vid, olivos y almendros, salpicadas de eriales en los que pastaban nuestras cabras y ovejas, lo imaginaba muy similar al que me evocaban los escritos de la Biblia o a ese paisaje coqueto y minúsculo que recreaban los belenistas todas las Navidades.

En esta selección de fotos realizada por Miguel Larreina se ha querido destacar ese terreno pobre, árido, pedregoso, alternando zonas de pendientes con llanuras, donde el viñedo es el gran cultivo y, por lo tanto, se le destina el mejor de los terrenos, llanuras con fondo o terrenos con una buena orientación y preciosos carasoles. Para el olivo se destinan esas terrazas en las que difícilmente sería arable otro cultivo.

Y allí donde todavía el subsistir era más difícil, o donde se quería aprovechar un margen o un rincón, se ponía el almendro. Y hablando de las almendras de nuestra comarca, cómo no voy a recordar las almendras tostadas que vendía mi abuela Basi, con aquel envoltorio tan particular, donde llevaba escrito: “Soy almendra tostada, de lo bueno lo mejor, probadme con atención, y luego podréis decir, qué buenas son, las almendras tostadas de Oyón”.

El olivo y la vid

Contemplar estos olivares me lleva a pensar en las diferentes generaciones de antepasados nuestros, olivicultores que han trabajado con cariño, y mucho esfuerzo estos olivos para poder llevar a casa un producto único en Euskadi, y con una calidad extraordinaria. El trabajo de las diferentes familias de olivicultores, han llegado a adaptar a las condiciones agroclimáticas de Rioja Alavesa una variedad como es la ARRONIZ, que se ha aclimatado a un cultivo anual muy corto, entre nuestras heladas de primavera y otoño.

Detrás de todo esto veo a cuadrillas de gente mayor y mozos, pasando mucho frío en los diferentes trabajos de acollamiento (dar cobijo con tierra al tronco), quitar berguizos (renuevos de los olivos), a la gente con sus dediles en la recogida de las olivas. Pero también veo a cientos de familias como la mía degustando el primer aceite de la cosecha con sus huevos fritos, pues Oyón olía a aceite en los meses de la moltura de la oliva.

Veo también un paralelismo entre la trascendencia del aceite en la Biblia, y la importancia del aceite en los años posteriores a la filoxera en nuestra zona. “El aceite ha quitado mucha hambre en este pueblo”, decían en Moreda. “Aceite abundante, buen año adelante”, “Hacendado con olivos, un año en terciopelo y tres en cueros vivos”, y también “Casa del padre, viña la del abuelo y olivar del bisabuelo”.

El olivo y la vid

Igualmente, los cuidados al viñedo que nos narra la Biblia hace casi tres mil años son similares a los que actualmente practican los viticultores alaveses. Como nos describe el texto del profeta Isaías, todo empezaba con la plantación de la viña, preferentemente en lomas fértiles. Luego se removía o cavaba bien el terreno y se quitaban las piedras, con ellas se construía alrededor una cerca para protegerla del ganado y también una choza para guarecerse ante el mal tiempo.

“Una viña tenía mi amigo en un fértil otero. La cavó y despedregó y la plantó de cepa exquisita. Edificó una torre en medio de ella y además excavó en ella un lagar” (Is. 5,1-2). Pocas citas hay en la Biblia que me hayan hecho pensar más en la actuación de nuestros viticultores de Rioja Alavesa, especialmente de nuestros cosecheros y su actuación social.

El olivo y la vid

Proyectos sociales y solidarios como el de Temporerismo de UAGA, el Buzón del Fraude, o la Campaña de Cáritas con las personas que vienen a ayudar en labores como podas en verde o vendimia me han hecho pensar que, gracias a la sensibilización de dichos proyectos, en una aplastante mayoría de las explotaciones agrícolas de Rioja Alavesa se practica un trato acorde con una sociedad acogedora e integradora.

Esta manera solidaria de relacionarse intenta conseguir una uva limpia, tanto desde el punto de vista agronómico, como desde el punto de vista social.

Una aplastante mayoría de los cosecheros de Rioja Alavesa se parecen más al pueblo que ha recibido el honor de cuidar la viña con esmero, responde en su cuidado y trabajo, y de esta manera puede ver que el fruto de justicia, de verdad y de paz, da sus frutos, sus logros y el sentido de su vida.

El olivo y la vid

Con este librito hemos querido resaltar nuestro bellísimo paisaje, rendir un homenaje a nuestros dos productos estrella como son el Vino y el Aceite, pero especialmente a toda nuestra gente viticultora y olivicultura de la Comarca, a la actual y a toda la que nos ha precedido.

Sin su trabajo y tesón difícilmente podríamos gozar del prestigio y de la calidad de estos dos manjares de nuestra tierra: el Aceite y el Vino de Rioja Alavesa.

36 respuestas a “Rioja Alavesa, paisaje bíblico”

  1. Asun Eguren dice:

    Gracias Julio y Fernando, un artículo precioso, poniendo en valor nuestra comarca. Un fuerte abrazo

  2. Antonio Mijangos dice:

    Admiro la vid y el olivo por su humilde apariencia, por su sensación de pobreza, de sed y vejez, por el verdor de sus hojas y la excelencia de sus frutos. Cuando contemplo una cepa vieja, oscura, arrugada pienso en la fuerza de su interior, en su vitalidad escondida que explota en primavera. En todos nuestros pueblos debería existir un monumento dedicado a la vid y al olivo. Simbolizan la vida dura de nuestros antepasados, sus negros inviernos entre nieve, sus almuerzos y meriendas en las bodegas o sus tragos junto a la ropa en el campo. Gracias por traerlos al blog, Fernando. Y a ti, Julio, que eres poeta, te reto a que les hagas una entrevista, poniendo al sol su corazón.

  3. Francisco dice:

    Un paralelismo inspirador y un trabajo cultural, social y solidario a imitar

  4. Amelia dice:

    Felicidades por el cariño a tu tierra, familia y trabajadores que tan acertadamente transmites

  5. Mikel Burzako dice:

    Rioja Alavesa, un paisaje privilegiado que primeramente debemos saber reconocer como algo especial y con raíces históricas.
    Seguidamente como un entorno que tenemos la oportunidad de vivir y/o conocer.

    A partir de ahí y del necesario reconocimiento de todo lo que conlleva la cultura ancestral del vino y del olivo, el respeto a todo ello, el cariño y la devoción por todo lo que implica.

    El futuro medioambiental y sostenible de culturas ancestrales parte del conocimiento, respeto y cuidado de sus raíces pasadas.

  6. Emilio Barco dice:

    Gracias Fernando por dar a conocer otro proyecto solidario y por tu permanente defensa de la diversidad, en todos los ámbitos y no solo en el paisaje. Leeré el libro mientras mojo pan en aceite aromatizado qué preparo con tomillo, laurel y ajo; y lo acompañaré de un vino de mi pueblo en la ribera donde todavía seguimos cuidando olivos centenarios.

    Un abrazo
    Emilio Barco

  7. Desde APRORA es un placer ver cómo nuevamente y a iniciativa de Fernando se resalta la comarca, sus cultivos, su paisaje y también su paisanaje. Es sobre todo por sus gentes, las actuales y las que nos legaron este lujo milenario, por el que seguimos trabajando, recuperando lo posible e impulsando nuevos proyectos. Gracias Fernando, Gracias Julio.

  8. Sonsoles dice:

    Gracias Fernando por este bello texto, lleno de humanidad, sencillez y de gratitud hacia tu tierra y sus gentes, que tanto apreciamos y queremos

  9. Jesus Mari Eizmendi dice:

    Zorionak a Fernando y Julio. Una importante aportación. Nos enseñáis y ayudáis a ser sensibles sobre el paisaje con olivos y vides humanizados en nuestro ama-lur.

    Mila esker, eta agur bero bat.

  10. Álvaro Gastón dice:

    El afán pedagógico de Santos y la ilusión de Fernando, unidos en armonía son inspiradores. Sobre esos cimientos construimos la Araba de los siglos venideros.
    Gora San Prudentzio

  11. Miguel Larreina dice:

    Gran idea la de Fernando de publicar este trabajo que nos permite resaltar ese paralelismo entre dos tierras duras y pobres pero muy ricas en Historia, productos agrarios y capital humano.

  12. Nunilo Ceballos dice:

    Querido amigo Fernando: parece que has leído en lo profundo de mi corazón las vivencias que en él albergo acerca del cultivo de los olivos y las viñas, pues formaron el paisaje primero que contemplaron mis ojos extasiados de niño aquí, al lado, en mi Moreda natal.

    En mi memoria perduran el olor del aceite y el sonido quejumbroso de la prensa de viga en la planta baja de la vivienda, trujal señero y centenario… Y qué voy a decirte sobre la evocación del paisaje de Rioja Alavesa, que en mí, desde siempre, ha provocado la Palestina Bíblica. ¡Muchas gracias por un regalo tan grande y bonito!

  13. Un gran trabajo el realizado en este libro. Es maravillosa la defensa y puesta en valor que se hace del olivo y la vid. Gracias Fernando y equipo por ayudar a dar a conocer lo mejor de nuestra querida tierra.

  14. Eduardo Terroba dice:

    ¡Qué recuerdos! El olivo y el viñedo han estado siempre presentes en mi vida. De hecho soy propietario de olivos, pero no de la tierra donde se asientan, ya que antaño en alguna ocasión las peonadas no se pagaban con dinero (que no había), se adjudicaba la propiedad del olivo hasta la muerte del árbol. También tenia oído en casa, que a mi abuela materna la operaron por una cántara de aceite en tiempos de la posguerra ¿Que el olivo y la viña han quitado mucha hambre? Miles de familias damos fe de ello. Gracias de nuevo a los escritores, fotógrafos, cronistas y divulgadores de tan bellos recuerdos y sobre todo… gracias a tan solidario fin.

  15. Arene Amezaga dice:

    Que el mundo del Aceite y del Vino encuentren fundadas razones para la Solidaridad, dice mucho y bien de Rioja Alavesa. No sé porqué otros sectores miran para otro lado con la que está cayendo. El mercado no lo es todo, ni mucho menos. La humanidad sí lo es.

    Zorionak!!!

  16. Gracias por todos vuestros comentarios. Verdaderamente me ratifican en mi amor a esta, mi tierra, y me ayudan a seguir valorando el viñedo y el olivar de Rioja Alavesa.

    Solo pido dos deseos:

    Respecto a nuestro pequeño cultivo del olivo, que nuestra Administración lo ayude, lo cuide y lo proteja, porque su pequeñez de extensión hace fácil y poca costosa su ayuda. Tenemos ejemplares que son verdaderas catedrales de la naturaleza y que embellecen, sobremanera, el paisaje de Rioja Alavesa.

    Respecto al viñedo, sugeriría que lo antes posible Rioja Alavesa fuese conocida en el mundo vitícola por un label de tipo «VENDIMIA EXCELENTE Y SOSTENIBLE», donde se tuviera en cuenta una uva respetuosa social y medioambiental, saludable y sostenible, que garantice una cadena de valor justa y eficiente, ayudando al asentamiento de la población en la Comarca.

  17. Estefanía dice:

    Felicidades por este trabajo, muestra de la pasión por Rioja Alavesa! Tierras y pueblos donde siempre hay un lugar para cada cual, sin importar el rango ni el linaje, construyendo un paisaje armónico.

  18. Blanca Martinez-Bujanda dice:

    Gracias Fernando, por tu impulso continuo a proyectos solidarios y por el amor a tu tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe nuestras novedades

Newsletter

Acepto que Blog Rioja Alavesa utilice mis datos para acciones de marketing

Rioja Alavesa
Hazi
Cuadrilla de la guardia