Feb 21, 2024

Crítica al Decálogo Agrario Vasco

 

Estimada Arantxa Tapia,

Tras leer el decálogo “Compromiso de las Administraciones de Euskadi con el Primer Sector” que publicó para responder a las protestas de los agricultores y ganaderos vascos, no puedo menos que trasladarle mi crítica.

No tanto para que mejore el citado Decálogo en este momento, sino para que en las próximas semanas, con más calma y tras escuchar a los afectados, elabore un nuevo decálogo agrario que sirva de base al Programa Electoral, tanto de su partido como de los otros partidos vascos.

Miguel Larreina González. Doctor en Ciencias

F-1

LA Consejera de Desarrollo Económico y la Diputada de Medio Ambiente.

Baso mi petición en la trascendencia del momento, con una grave crisis que va ya para cuatro años en muchos subsectores del agro vasco, así como en el hecho de que estamos entrando en dos procesos electorales clave, el vasco y el europeo, en los que es vital que los próximos parlamentarios vascos tengan las ideas claras sobre la magnitud de la crisis agraria vasca, sobre la problemática concreta que afecta a nuestros agricultores y ganaderos, sobre las medidas que se han tomado y las que se deberían tomar inmediatamente en la próxima legislatura.

Para resaltarle la magnitud de la crisis agraria, copio aquí unas palabras del Arzobispo de Pamplona, Florencio Roselló: Hoy lo correcto es luchar por los derechos de los agricultores. Los agricultores no están solos, la Iglesia está y quiere estar con ellosSus protestas nos interpelan y nos llevan a estar con ellos. Como Iglesia pido a las instancias responsables que asuman responsabilidades, que generen no solo cauces de diálogo, sino también vías de solución”.

F-2

Es por esa gravedad del momento que me atrevo a sugerirle que traslade la agricultura vasca a los programas electorales. ¡Quién mejor que usted para eso, tras llevar doce años dirigiendo la política agraria vasca! Yo no sé si seguirá usted en el cargo otros cuatro años más o tomarán el testigo otros actores, de su partido o de otro, pero en cualquier caso le ruego que elabore y haga público esos diez mandamientos agrarios para que los que la sucedan no tengan que empezar de cero. Los agricultores vascos no se pueden permitir un año sabático por el parón electoral y de arranque del nuevo Gobierno.

Paso a continuación a comentarle los errores que he detectado, pero antes quisiera centrar el tema copiando las declaraciones de tres personas muy cualificadas y objetivas describiendo bien el decálogo bien la situación en la que estamos. Por ejemplo, Manfred Nolte escribía : “Asistimos a la reacción de unos ciudadanos arrinconados que luchan por la supervivencia y que han estallado ante un olvido reiterado, tanto de las instituciones como de la sensibilidad social, y que quieren ser escuchados”.

F-3

Edurne Basterra, presidenta de UAGA, valoraba así el procedimiento empleado para elaborar el decálogo: “Lo primero que tendrían que haber hecho antes de sacar este decálogo era escuchar al sector. Lo suyo hubiera sido hacer una reunión con el sector agrícola/ganadero de Euskadi. Invitar a todo el mundo y escuchar. Y a posteriori haber sacado un decálogo bien trabajado. ¡Hay que trabajar más! Como siempre, llega mal y tarde”.

En Rioja Alavesa, que supone el 25% de las explotaciones agrarias profesionales de Euskadi y que tiene una problemática vitícola muy grave (por precios ruinosos de la uva, el fraude del Vino de Mesa, etc.), las críticas a su decálogo han sido muchas y duras, incluso desde las mismas filas del nacionalismo, sentimiento mayoritario en la comarca: “Es un decálogo hueco, con palabras colocadas hábilmente para resultar convincentes, pero el documento resulta vacío de propuestas concretas y efectivas”.

Hago mías en buena medida las palabras de las tres referencias citadas pero cito a continuación otros errores que he visto tanto en el texto como en la puesta en escena del “Decálogo”, por cierto muy diferente del que montó a las pocas horas el Ministro Planas con las tres Organizaciones Agrarias en las que se vio todo lo que no se vio en Vitoria: diálogo con el sector, trabajo en común, rueda de prensa conjunta… Los lectores del Blog saben que no me gusta nada este Ministro por lo mal que está llevando la DO Rioja, pero ese día dio a nuestras autoridades una lección magistral.

F-4

LOS CINCO primeros puntos del Decálogo.

Entonces el primer error que señalaría sería la puesta en escena. Allí no vi viticultores ni otros agricultores, no vi ganaderos, vi a una ingeniera industrial, una tecnóloga de los alimentos, un economista y una licenciada en Humanidades. Tampoco vi alaveses, cuando Álava representa el 60% de la superficie agraria útil de Euskadi o el 53% de las explotaciones agrarias profesionales, y sí vi urbanitas de Bilbao, San Sebastián o alrededores.

Me pareció una escenografía fría, forzada, sin empatía alguna hacia el colectivo afectado. ¿Cómo no se organizó una reunión de agricultores con la Consejera o el mismo Lehendakari, como si hizo el President de la Generalitat de Cataluña o tantos presidentes autonómicos? Y ojo que la aportación al PIB de la agricultura de Barcelona es inferior a la de Álava, no se trataba de magnificar nada, solo de expresar un afecto por un colectivo que se lo está pasando muy mal

critica-decalogo-agrario-vasco

El President de la Generalitat con agricultores catalanes.

El segundo error es que ni en el título del decálogo ni en el texto veo la palabra agricultor o ganadero, solo se habla reiteradamente del Sector Primario o Primer Sector. Sorprende este olvido o rechazo del agricultor y del mundo rural vasco cuando precisamente el sentimiento nacional vasco nace de esa admiración y añoranza por esa sociedad rural que ha conservado y trasmitido de generación en generación muchos de los valores que conforman la cultura vasca y nuestro patrimonio etnográfico.

El tercer error es un clásico en nuestro País: echar la culpa de nuestros fallos a los otros, a Madrid o Bruselas. Así en el preámbulo del decálogo se lee: “como en su día reclamamos las Instituciones Agrarias de Euskadi, ni Bruselas, ni el MAPA, contemplaron que las regiones hubiésemos podido tener nuestro propio plan estratégico, el cual nos habría permitido una mayor autonomía de actuación y una gestión más cercana y eficaz para atender las demandas y problemáticas de nuestro primer sector”.

¿A qué viene ahora echar la culpa a terceros, cuando lleva el Gobierno Vasco gestionando nuestra agricultura casi cuarenta años, cuando este equipo concreto lleva gestionando la PAC doce años? Por ejemplo, cuando Bruselas y el Ministerio dicen que “los agricultores y agrupaciones de agricultores son los principales beneficiarios de las ayudas agroambientales” y ustedes se inventan una imprecisa descripción de agricultor (“persona física o jurídica, titular de explotación agraria”) pues están posibilitando que las personas jurídicas, las sociedades mercantiles, se hayan llevado estos años buena parte de esas ayudas.

Con-Pancarta

En varios artículos publicados en este blog, bajo el título “Agricultura, palabra tabú”, ya demostré algunas verdades referidas a las “ayudas” al Desarrollo Rural: son “compensaciones” europeas gestionadas por Gobierno Vasco, mal repartidas entre agricultores e industria agroalimentaria, desigual entre Territorios Históricos con claro perjuicio para Álava, discriminatorias con los pequeños, especialmente injustas con colectivos concretos como el de los viticultores y cosecheros alaveses,… Así que no volvamos a engañarnos buscando siempre los culpables fuera.

El cuarto error lo veo en la redacción de la mayoría de los compromisos, como en el segundo, en el que se lee: “Nos comprometemos a simplificar y facilitar el proceso de gestión y tramitación de ayudas para el sector primario, garantizando un acceso equitativo y eficiente a los recursos disponibles”. Pero ¿cómo?, ¿es que con toda la infraestructura gigantesca de personal y medios de la Administración Agraria Vasca no todos los agricultores y “agricultores” estaban teniendo un acceso equitativo a los recursos?

Sin agricultores el País se muere

O en el compromiso 7º, en el que se dice: Nos comprometemos a establecer un programa de ayudas que sea estable, adaptativo y responda eficazmente a las necesidades específicas de cada sector del ámbito agrario”. ¿Quiere decir esto que por fin los viticultores del sur del País Vasco van a tener un programa de ayudas adaptado a sus peculiaridades? ¿Por fin se les va a tratar igual que a otros subsectores si hablamos por ejemplo de las ayudas a la Producción Integrada?

O siguiendo en el punto 7º, cuando habla del Compromiso Específico de “Priorización de la explotación familiar: “Elaborar una Ley de Agricultura Familiar que focalice el apoyo en las explotaciones de carácter familiar, reconociendo su papel crucial en el tejido rural y en la conservación del paisaje agrario”. ¿Quiere decir esto que la comarca de Euskadi con más explotaciones de carácter familiar, como es la de los viticultores y cosecheros, va a ser por fin protegida y mimada como se merece?

PARA-PORTADA-critica-decalogo-agrario-vasco

Un quinto error puede ser el de no mencionar el Medio Rural y la función de los agricultores y ganaderos en mantener la estructura del País: “Este decálogo refleja el compromiso con quienes, día a día, no solo trabajan la tierra, sino que mantienen vivas nuestras tradiciones…”.¡No sólo las tradiciones, los agricultores mantienen el País”! Comentaba esta y otras funciones de los agricultores y ganaderos en el artículo de la semana pasada que titulé “Sin Agricultores el País se muere”.

Y no es exagerado el título que puse porque el País Vasco es muy pequeño, muy poblado y muy especial porque tiene un 70% de su territorio muy poco poblado. Tiene unas 640 entidades locales, casi 600 de ellas en el despoblado mundo rural, con una media de menos de 200 personas por población. Esa peculiaridad vasca hace que los agricultores y ganaderos jueguen una función de sostén del País que no se ha puesto en valor ni se paga como es de justicia..

El sexto error está vinculado al anterior y viene expresado en el décimo compromiso, llamado Empoderamiento del Primer Sector: “Nos comprometemos a fortalecer el sector primario vasco, asegurando que tenga una voz potente y decisiva dentro de la estructura administrativa de Euskadi”. ¿Hemos tenido que llegar a esta dramática situación de los agricultores expresada en las tractoradas para que se le reconozca el derecho a ser oída su voz?

F-7critica-decalogo-agrario-vasco

“Con estos compromisos, las Administraciones de Euskadi reafirman su apoyo y respaldo al Sector Primario, reconociendo su papel fundamental en la estructura económica vasca, en el sostenimiento de nuestro territorio y en la preservación de nuestro patrimonio natural y cultural,…. Nuestra visión es asegurar un sector agrario rentable, sostenible, y valorado por la sociedad, y capaz de adaptarse a los retos de futuro”.

Me gusta esa frase final del decálogo, es como una declaración de amor, pero me pregunto ¿Hemos tenido que esperar doce años para escuchar esta traca final? ¿Es creíble este cambio radical de discurso? Hay un modo rápido de verificarlo: comprométase usted y estimule a su partido o a los futuros mandatarios gubernamentales, a algo tan simple y lógico como la creación en el próximo Gobierno de un Departamento de Agricultura independiente, …

…e implique desde ya mismo también a las Diputaciones a ese simple cambio de nombre, ni tan siquiera de personas, algo muy sencillo: los Departamentos se llamarán de “Agricultura y XXX”. En ese XXX final cada Institución ponga lo que le dé la gana, Medio Ambiente, Turismo, Sostenibilidad, Medio Rural, Verde que te quiero verde, Alimentación,… Lo que quieran, pero lo primero debe ir una referencia explícita a los Agricultores y Ganaderos.

A propósito de esto me viene a la mente una frase del Diputado General de Álava que trató recientemente de justificar la desaparición del independiente Departamento de Agricultura en base a que estaba cansado de ver en la anterior legislatura cómo el Departamento de Medio Ambiente discutía reiteradamente con el Departamento de Agricultura por mil roces y para evitarlo no se le ocurrió mejor cosa que apagar las brasas con gasolina y fundir ambos departamentos en uno, poniendo a una medioambientalista al frente de la fusión. ¡Kafkiano!

critica-decalogo-agrario-vasco

Y también sería una buena señal de que están entendiendo lo que está pasando en el campo alavés que representa casi el 54% de la agricultura profesional vasca (y más en concreto entre los viticultores alaveses que suponen por sí solos el 25% del total) si ponen en sus candidaturas para las próximas elecciones autonómicas a agricultores y viticultores alaveses (o a sus cónyuges e hijos) dirigiendo la política agraria vasca. Ya les toca a los del sur tras doce años de donostiarras y bilbaínos organizándoles la vida.

Si no se vuelve al tradicional Departamento de Agricultura, siempre me quedará la duda de que el compromiso final tan bien redactado en su Decálogo es producto del susto, del miedo que les dio un día de mediados de febrero de 2024 ver a cientos de tractores cada uno por su cuenta y riesgo avanzando decididos al centro de Vitoria, hasta aparcar justo enfrente de Gobierno Vasco.

FINAL-AL-critica-decalogo-agrario-vasco

Para terminar y si me lo permite, en una segunda parte de esta carta le trasladaré la problemática concreta de los viticultores y cosecheros alaveses, los errores de gestión cometidos con ellos en estos años y las propuestas de solución o aminoración de la crisis.

Le adelanto que una de las cosas que le voy a pedir es que invite a una reunión urgente a los responsables de las Consejerías de La Rioja y Navarra para exigirles a ellos, al Ministro, y especialmente al Presidente del Consejo Regulador, que se acabe de una vez por todas con esas decenas y decenas de millones de litros de vino de mesa que todos los años se producen en el ámbito de la DO Rioja y salen al mercado hundiendo a nuestros viticultores y pequeñas bodegas familiares.

 

Atentamente,

22 respuestas a “Crítica al Decálogo Agrario Vasco”

  1. Juan Aguilera dice:

    Estos días he escuchado y leído críticas duras para con el Decálogo citado en el artículo, valorando como «aire frito» lo allí apuntado por nuestras instituciones.
    La crítica de Larreina es tan contundente como respetuosa con la flamante consejera del Gobierno Vasco. Todos somos mayorcitos y la Democracia se asienta y fortalece en esta libertad de decir las cosas como es debido, com rigor y conocimiento, metido como está el articulista en las tripas del Agro vasco hasta el corazón.
    Milesker, Larreina eta Julio Flor.

  2. Kepa Urdangarin dice:

    La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, tiene uno de los Departamentos más apasionantes, y, se me antoja, más difíciles del Gobierno de Euskadi. Entiendo que debe ser muy complejo gobernar todas esas materias.

    Aquí se la critica, para lo bueno y para lo malo, en los asuntos de agricultura y ganadería, donde todo se ha ido complicando en estos años hasta llegar al hartazgo de las movilizaciones y las tractoradas. Quizá no han estado bien aconsejados, a lo peor el cansancio de tantos años ha hecho mella en parte del equipo. No lo sé. Hay que tomar nota y hacer las cosas de otra manera, con mucho más diálogo, bien centrados en la dimensión de la crisis agraria, reflexionando hondamente sobre el futuro del Campo, que son muchos datos, y miles de familias vascas a las que agradecer inmensamente su tarea.

  3. Begoña Tudela dice:

    «Como Iglesia pido a las instancias responsables que asuman responsabilidades, que generen no solo cauces de diálogo, sino también vías de solución”. No puedo estar más de acuerdo con el obispo Roselló. Y puestos a mirar el árbol genealógico, ¿quién no tiene un abuelo agricultor en su familia que nos acerca a sus reivindicaciones?

  4. Reconozco que el título del artículo, puede predisponer, a unos y a otros, a la lectura de dicho artículo.
    Por experiencia personal, cuando me ha tocado enfrentarme a alguna crítica, he experimentado una gama de emociones intensas, de frustración, enojo, negatividad,… Y aunque estas emociones iniciales no deben ser minimizadas, ni ignoradas, para mi se han convertido, en mi vida, como una oportunidad de crecimiento, cuando las he escuchado en actitud activa, las he reflexionado y he tomado una forma de actuar que me ha hecho avanzar hacia los objetivos que me había trazado.
    Es importante establecer metas realistas y concretas, que nos permitan medir nuestro progreso y mantenernos motivados para seguir mejorando.
    Para mí, al decálogo le faltan realidades concretas, fácilmente medibles, además de tener un lenguaje muy tecnificado, impropio si pensamos en el público al que va dirigido, que lo hace frío y distante.
    Pero tenemos casos concretos de medidas realistas y concretas, desde la Administración, que merecen la pena resaltar, como es la Campaña «Soy Rioja Alavesa, y mi etiqueta lo dice todo». Me parece muy interesante y con una carga de profundidad atrayente.
    Por lo que, otra actuación concreta y muy oportuna, en estos momentos de crisis estructural del sector de Vino tal como se apunta en el artículo de Miguel, es trabajar de manera urgente por la desaparición de los vinos de mesa que se produzcan en la DOC Rioja.
    Reflexión, negociación, todos a una, es la única solución.

  5. Victoria Cañas dice:

    Confieso mi cariño por Miguel Larreina, cualquier exceso puede ser disculpado.

    Autorizo sus palabras porque siempre se ha desvelado por los intereses de los agricultores de esta especial y privilegiada comarca de Rioja Alavesa.

    Reúne Miguel Larreina rigor por sus conocimientos, brevedad en sus exposiciones y el ingrediente imprescindible no huye de la sencillez y naturalidad con la que hablamos los viticultores, actividad que desarrolla un ingenio de nivel bastante elevado.

    Gracias Miguel porque esta joya de Rioja Alavesa merece que se tenga en cuenta a sus orfebres.

  6. Antonio Mijangos Martínez dice:

    Agradezco que en el Blog Rioja Alavesa se publiquen artículos informativos, de crítica serena, de opinión. Ayudan a pensar, a cotejar nuestras opiniones con otras, a dialogar. A mí me vienen muy bien. Se aprende más con una crítica constructiva que con unos aplausos halagadores. Escuchando se aprende mucho, escuchando se gobierna mejor.
    Cuando leí el decálogo agrario del Gobierno Vasco, pensé que era un decálogo de buenas intenciones. Y las buenas intenciones cuando se quedan en el papel o son solo palabras o no sirven para nada. Los agricultores necesitan proyectos concretos que respondan eficazmente a sus necesidades. De buenas intenciones están llenos los infiernos.
    Gracias Miguel por tus aportaciones que a todos sirven, enseñan a tener una opinión libre y bien pensada y a no comulgar con ruedas de molino

  7. Dalmacio Martín dice:

    Lo has bordado, querido amigo Miguel.
    En tu anterior artículo, hablabas de cómo antaño el diputado o consejero de agricultura era un agricultor.

    De unos años acá, pocos agricultores hay en el Parlamento Vasco o en la Diputación, comparando con aquellos años pasados.

    Esa pérdida es muy importante, porque, los que están, no solo se olvidan de un sector vital, sino de la despoblación de nuestros pequeños pueblos.

    Llegan las elecciones vascas, como bien indicas, y veremos por nuestra Álava, candidatos que ofrecerán promesas que no cumplirán.

    UN abrazo

  8. Alberto Lanza Perez dice:

    Hay cosas de este artículo que no comparto, pero esto es anecdótico, puesto que la esencia del diálogo es contrastar diferentes visiones.
    Y en esto quiero incidir: que en un medio como el Blog Rioja Alavesa se abra a la puerta a la discrepancia, a la otra forma de ver las cosas. Muchas felicidades, Julio , porque a veces el pago de la honestidad y la libertad suele ser muy elevado.
    Y ahora la Consejera , o alguien de su equipo puede valientemente dar su opinión.
    No creo que la esencia de estas conversaciones sea el tener la razón absoluta o ganar a un adversario imaginario.
    La esencia es resolver los problemas de nuestra gente.
    A ver si hay suerte.

  9. Miguel Larreina dice:

    Gracias a todos los que me escribís en el blog o lo hacéis por otros medios, por vuestros apoyos y también por vuestras críticas veladas o no tan veladas, como las de mis hijos Iñaki y Mikel que me echaron un pequeño chorreo ayer noche. Yo también hubiera preferido callarme pero no he podido. La magnitud de la crisis en la que están entrando muchos viticultores alaveses me impide callar, aunque sobra decir que no tengo nada personal contra Arantxa Tapia, mujer a la que admiro por sus valores extra-agrarios.
    En todo caso, ahora toca callar unos meses porque entramos en Campaña Electoral en unas horas o días.

  10. Pablo dice:

    Eskerrik asko a todo lo que tan bien comentas. Le llevo dando vueltas mucho tiempo y te agradezco mucho que gente como tú sea capaz de refrescar trasparentemente lo que muchos estamos pasando, eskerrik asko 🤗🍷

  11. Francisco Mtz de Cañas dice:

    Gracias Miguel por este artículo tan valiente. Se pueden decir las cosas más alto, pero NO más claras.
    En cuanto al decálogo, a mi entender, es un documento con un lenguaje hueco, farragoso, con palabras rebuscadas y vacío de contenidos concretos. Da la impresión de que ha sido redactado por urbanitas mal aconsejados.
    Al Diputado General de Álava, le reitero la necesidad de volver al tradicional nombre y espíritu de aquel Departamento de Agricultura, Ganadería y Montes, que contribuyó en su día al bienestar de Álava en general y de Rioja Alavesa en particular, poniendo para ello al frente del mismo a agricultores, ganaderos y viticultores a dirigir la política agraria alavesa.
    Saludos cordiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe nuestras novedades

Newsletter

Acepto que Blog Rioja Alavesa utilice mis datos para acciones de marketing

Rioja Alavesa
Hazi
Cuadrilla de la guardia