Moreda y Oyón: dos grandes misterios desvelados

El nombre de nuestros pueblos no es un tema casual o caprichoso, se llaman como se llaman por razones concretas, hasta tal punto que si los estudiamos bien podremos saber no sólo porqué los llamaron así, sino quiénes los fundaron y porqué escogieron vivir en esos lugares.

La aportación que hago hoy sobre los nombres de Moreda y Oyón aclara una incógnita mantenida durante seis siglos y es un hallazgo muy importante para reescribir la Historia.

Rivo-1

RIVO Moreta arriba.

Miguel Larreina González. Doctor en Ciencias.

Los filólogos y toponomistas que estudian esa ingente materia onomástica tienen una difícil tarea pues el número de nombres es casi infinito. Como ejemplo, podemos hablar del libro “Araba/Alava: los nombres de nuestros pueblos” de Salaberri, en el que aparecen más de 500 nombres analizados, una veintena de ellos de Rioja Alavesa. Si además se incluyera la toponimia menor, la tarea se complicaría tremendamente pues sólo en Rioja Alavesa hay cientos de topónimos diferentes como nos demostró el gran trabajo de González-Salazar.

Hemos de reconocer que Rioja Alavesa-Sonsierra es una región difícil pues, por un lado, hay muchos y “raros” topónimos y, por otro lado, su pertenencia a Navarra cuando surgieron esos nombres y su posterior paso al País Vasco y La Rioja tras una compleja compartimentación de la comarca en los albores de la Edad Moderna, ha hecho que los actuales especialistas, tanto navarros como riojanos o vascos, no la hayan estudiado globalmente, propiciando que pervivan viejos errores como los que se refieren a Moreda y Oyón que hoy aclaramos.

Comencemos con el estudio de Moreda de Álava, cuya primera referencia (“Rivo Moreta”) es de un documento del Monasterio de San Millán (el Becerro galicano) conocido como “Voto de Fernán González”, en principio fechado en el año 939 pero se demostró que en realidad se hizo dos siglos más tarde. Dicho documento enumera todas las comarcas naturales y así cuando habla del “rivo Moreta” se refiere a todo el valle desde las tierras de Labraza hasta el Ebro, como cuando habla de una veintena de “rivos” citados en el documento.

Rivo-2

RIVO Moreta abajo. Al fondo, Viana.

Llorente, en su libroNoticias Históricas de las tres Provincias Vascongadas” (1.807) nos dice que en la Alta Edad Media la comarca “Rivo Moreta” tenía una jurisdicción mucho más grande que la actual, lo cual es lógico puesto que desde los comienzos del reino de Pamplona (siglo IX) hasta principios del siglo XIII no existían las villas aforadas de Viana y Labraza, extendiéndose “Rivo Moreta” por parte de sus jurisdicciones, incluyendo sin saberlo, porque estaba arruinado y enterrado, el famoso asentamiento prerromano de Varia (la Custodia).

El Voto de Fernán González nos da también el nombre de los vecinos de “Rivo Moreta”, así habla del “valle de Ullone” y la “Subserra” por occidente, de Maraignone por el norte y de la Berrueza por oriente. Es significativo que el descriptivo trabajo de los monjes emilianenses distinga y separe en lo que hoy consideramos como una unitaria Sonsierra varios enclaves diferenciados como Buradón por occidente y Ullone y Rivo Moreta por oriente. Es obvio que ambos extremos eran puntos geoestratégicos y ecológicos importantes y diversos que a los poderosos de la época (Mº San Millán y Catedral de Pamplona) les interesó diferenciar.

Recordemos que no había en la Edad Media (ni por supuesto anteriormente) barrera física ni política reseñable dentro de la comarca “Rivo Moreta”, no había el dualismo Álava/Navarra que vemos hoy en Moreda y aledaños, todo era Reino de Navarra. Como tampoco había el dualismo Álava/La Rioja que vemos hoy entre Oyón y sus aledaños de la orilla norte del Ebro (Valparaiso, monte Cantabria, Munilla…), todo era valle de Ullone, todo era Navarra.

Mapa-Topo-Bai

MAPA Topográfico de Moreda-Oyón-Viana.

Pensemos por otro lado que Ullone y Moreta eran en el siglo XI un paso obligado para los peregrinos, monjes, nobles y comerciantes que van desde Navarra hacia Nájera y Burgos y que deben utilizar el puente de Assa porque este aún no se había roto ni se había construido el puente de Logroño. Observen también que estaban los “moretanos y ullonenses” cerca de Estella (unas 5 horas a pie por el Camino Real o Camino de Santiago), no en vano fueron parte de la Merindad estellesa durante toda la Edad Media.

Moreta y Ullone estaban sobre todo muy cerca de su vecina “Berrueza”, tanto que, cuando había problemas de plagas en las viñas y olivares de Moreda y Oyón en los siglos XVI-XIX, los regidores municipales mandaban un hombre a caballo a la basílica de San Gregorio de Sorlada y en un santiamén se presentaba allí para adquirir el agua bendita necesaria. O se iban en romería anual a la Virgen de Legarda (Mendavia). Quiero decir con esto que Moreda y Oyón no solo estuvieron muy unidas a una Viana situada “a tiro de piedra”, sino que antes que se fundara esa villa los vínculos con los pueblos occidentales de Navarra fueron abundantes.

A la hora de interpretar un topónimo extraño debemos atenernos entre otras cosas a lo que podía resultar más llamativo, más singular, para esas primeras familias que decidieran asentarse en “rivo Moreta”. Muchos filólogos españoles siguen a Hubschmid y sostienen que la raíz prelatina MOR con significado de “montón de piedras” o de “peñasco, cima” explicaría muchos topónimos como Moreda, Mora, Morata, Moratilla, Moratín, Moraza, Moratalla, Moraleda, Moraña, Moreira, Morell, Morilla,… Pero ocurre que las piedras no tienen una incidencia especialmente importante en el paisaje de nuestro “rivo Moreta”.

Otra teoría facilona y muy extendida entre nosotros vincula el nombre de Moreda y similares con fitónimos vinculados a la morera o a la mora. Importantes escritores como Caro Baroja, bien es verdad que sin profundizar en nuestro “Rivo Moreta”, sugirieron el siglo pasado que las “moreda”, también la nuestra, son palabras romances que proviene del latín MORUS. Salaberri les corrige parcialmente y es tajante en su consideración sobre nuestra Moreda: “Es un derivado de mora que en este caso quizás no designara el fruto de la zarzamora, sino la zarza misma. El sufijo locativo-abundancial -eda es habitual en topónimos como cereceda.

Rivo-4

HUBO balsas junto a Moreda.

¿Rivo Moreta querría decir “el río de las zarzas” o “el río de las moreras”? Si absurdo es el primer fitónimo, el segundo tampoco se sostiene. Son razones botánico-agronómicas las que me hacen descartar lo de MORERA, pues el árbol Morus es una planta exótica, no natural en el país, que se implantó en esta zona en los albores de la Edad Moderna, muchos siglos después de la aparición de “ Rivo Moreta”. Argumentar que a finales del siglo XVI había una morera en Moreda para alimentar con sus hojas a los gusanos de seda (como en tantos lugares de media Europa…..) y que por eso se llama así este pueblo, es absurdo.

Topónimos menores como “las Moreras” de Oyón, o “la Moreda” junto a Laguardia y tantos otros similares son recientes. Miren lo que decía de Laguardia el Diccionario de Madoz en 1850: “siendo también considerable la industria de la seda a que últimamente se han dedicado, como también al cultivo de la morera, de que se han plantado más de 30.000 estacas”.

La existencia de varias Moredas en Asturias y Galicia ha llevado a algunos defensores de la génesis de Moreta desde morera a pensar que nuestra villa pudo formarse por gentes de aquellas Moredas lejanas y absolutamente diferentes desde el punto de vista agroganadero, que al ver alguna morera en este árido punto del valle del Ebro decidieron quedarse aquí y llamarle también Moreda, como su tierra natal. Teoría gallega poco creíble por muchas cosas, entre ellas porque la dirección absolutamente mayoritaria en los siglos X-XII no era de occidente a oriente (de Galicia a Navarra), sino a la inversa, de Francia y Navarra hacia Galicia.

Así que sería más creíble que el nombre MORETA nos lo pusieran esas decenas de miles de franceses que pasaron por aquí procedentes de lugares con nombres muy parecidos: una localidad MORET sur Loing al sur de París repleta de lagunitas, el Etang de MORETTE por Normandía en una zona también plena de estanques, una aldea MORETTE por Grenoble con 4 estanques, una villa llamada MOREZ casualmente en una zona de estanques por el Lago Leman, otra villa de la Borgoña llamada MOREY junto a un gran estanque, varios arroyos MORET por el centro de Francia (Marly-sur-Arroux, Montmort-Lucy,…), un paraje MORET por la Dordogne (Le Fieu) repleto de pantanos,…

Rivo-5

MORETTE, Morez, Morey están vinculadas a estanques y lagunas.

La pista francesa que acabo de exponer ya apunta a una génesis acuática del nombre Moreta, a que estamos en realidad ante un hidrónimo, a que Moreta no va de rocas (mor) ni de plantas (morus). Apoya también esta teoría el hecho de que el Voto de Fernán González no dice Moreta como dice Lucronio o cualquier otra localidad en singular, dice “Rivo Moreta”. ¿Qué nos quisieron decir con ese hidrónimo?

Para responder a esa pregunta vamos a suponer que igual no eran franceses los que nos legaron su nombre, igual no hay que ir tan lejos, igual hay que buscar la explicación en la Cuenca de Pamplona zona que tuvo en el siglo X una explosión demográfica colonizando los territorios próximos, llevando su lengua y su toponimia.

Estudiando la cuestión vemos que en zona vascófona durante el medievo hay muchas aldeas y lugares que tienen nombre derivado de MOR, a veces con fonética parecida a Moreta. Así tenemos en el cercano valle del Ega la localidad de Murieta, en Treviño tenemos otro Murieta, además de Muriaran, Murilachi, Moranda,… el despoblado de Murabe en Cigoitia, Moraga en Subijana, Muraga en Delica, Morasabel en Contrasta, Morondo en Catadiano, Morabea en Cicujano, Morasolo en Lana … incluso tenemos un arroyo Moreta en el nacedero del Oja, por Ezcaray,… Respecto a los Murieta citados, conviene decir que Mitxelena, apunta a una forma más arcaica en base a la cita “ipsa ecclesia de Morieta (1087), apuntando que no habría dificultad mayor para admitir el origen de Morieta-Murieta desde Moreta.

Pero es un topónimo muy extendido en zona vascófona (“Morea”) el que nos da la clave para explicar el origen de nuestra Moreda, siendo Oroz Arizcuren en 1970 quien primero indicó que el significado que mejor conviene a las MOREA de la cuenca de Pamplona es el de “terreno pantanoso”. Posteriormente Iraburu Mathieu estudió “in situ” 36 Moreas y se fijó en que todas coinciden en ser hoyadas, depresiones, en las que se forman frecuentemente lagunas más o menos grandes, temporales o permanentes, concluyendo que Morea fue un hidrónimo vasco muy extendido en la Edad Media con significado de laguna, charca, pantano, manantío, una vasconización del topónimo “mora” que el profesor Du Cange incluye en su Glossarium infimae et madiae latinitate, con significado de “locus palustris, acuaticus” .

Rivo-6

HUBO muchas balsas y lagunas en la Sonsierra.

Es decir, que Morea era para los vascoparlantes de la Alta Edad Media lo mismo que expresaban los castellanoparlantes de los siglos siguientes con los conceptos “laguna” y “paul” (del latín palus) muy abundantes en Rioja Alavesa: “la laguna” de Salinillas, Villabuena, Laguardia y Viñaspre, “las lagunillas” de Villabuena, Navaridas y Elciego, “los lagos” de Elvillar, “el lagonazo” de Oyón, “la Paúl” de Samaniego, Páganos, Lanciego y Moreda, “El prado de la Paul” de Laguardia, “La Pau” de Laguardia, las Paulejas de Navaridas, Elvillar, Cripán, Viñaspre, Lanciego y Yécora, “la Pedul de Labraza, “la Poleja” de Oyón, …

Ahí, junto a esos enclaves raramente húmedos se instalaron nuestros antepasados hace mil años e incluso hace tres mil años. Fijémonos en los castros más importantes de la región (La Hoya en Laguardia, Varia en Viana, San Cristóbal de Moreda, Castejón en Navaridas…) y veremos que se instalaron junto a un complejo lagunar. También los agricultores alaveses y navarros del medievo que se deciden a instalarse en esta comarca lo hacen en puntos que tienen una o varias lagunas muy próximas al lugar donde instalan la aldea. Muchas de esas masas de agua se desecaron total o parcialmente en la Edad Moderna como evidencia el “Libro de Acuerdos” de Laguardia, contándonos como se desecó el pantano de la Paul en 1539 con el fin de convertirlo en un prado para llevar a pacer a sus ganados.

Rivo-7

BALSA de Las Cañas, con Oyón al fondo.

¿Estaba marcado realmente el paisaje de Rivo Moreta por numerosas lagunas y charcas? La primera pista nos la da la topografía del lugar y las actuales balsas de Viana. La segunda pista nos la da el nombre “Varia” del castro berón que está hoy en tierras de Viana a un kilómetro de la actual jurisdicción de Moreda, nombre que tiene una génesis clara desde la palabra vasca “Ibaria” que significa casualmente “tierra inundable, vega, zona pantanosa”. La tercera pista nos la da la toponimia de Viana y Moreda: El Paulazo, la balsa, Las cañas, La Paul de Sorteban, la Poleja de Oyón, la viña de la Paúl en Moreda… En realidad este último término parece que se ha sustituido en los últimos siglos por el término “la viña de la villa”, tras desecarse la balsa y plantarse la viña municipal allí, pero topográficamente, tanto este pago, como su vecino de “el prado” apuntan a unas balsas justo debajo de Moreda.

Por cierto que los argumentos que utilizo para “Rivo Moreta” son aplicables a nuestra hermana de Morieta-Murieta, donde aún quedan vestigios de balsas endorreicas (Jimeno Jurío en “Nafarroako Toponimia” recoge el topónimo de “la balsa de Murieta”) y ciertamente la topografía de la villa del Ega tiene ciertos paralelismos con nuestra Moreda, por ser un hondón que recoge diversos arroyos. Tal vez le ocurre lo mismo al Moratea” de Uxue terreno aguanoso y que hace suponer a Salaberri, aquí sí que lo ve claro, que sea un derivado de morea ‘balsa con manantío’, aceptando incluso esta opción también para nuestra Moraza.

En definitiva, fueron las extrañas y abundantes lagunas y no las comunes zarzas, ni las exóticas moreras ni un muy lejano negocio de cría de gusanos de seda lo que llamó la atención a los repobladores de ese lugar “Rivo Moreta” hacia el año mil y les animó a quedarse allí. “Rivo MORETA” de “more” más el pluralizante vasco “eta” significa “Río de las LAGUNAS”, así de simple y así de claro. Y el nombre no lo pusieron ni gallegos ni franceses lejanos, lo pusieron vecinos de la Cuenca de Pamplona o de Tierra Estella.

Rivo-8

PAISAJE característico de la comarca Rivo Moreta.

¿Que a alguno le extraña que haya toponimia vasca en esta zona oriental de Rioja Alavesa? Pues que se fije en esos topónimos vascos silenciados que rodean Moreda y Oyón, que vean los topónimos del monasterio de Biurko (“vadillo”) o la aldea de Esquide (“bosque de tilos”) o el nacedero de Conchaval (“Ocon-zabal”) aguas arriba de Oyón o la aldea de Munilla (“colinita”) aguas abajo, o que vean los topónimos aguas arriba de Moreda de los lugares de “Gorribusto”, Zerrán y “Labartza”, de los afluentes “Larren” y “Zampeo” o del Val de Barón (“Ibar on”) que se suma a los anteriores para dar el hoy llamado río “Perezuelas”.

Y ya que estamos hablando de los topónimos vascos que rodean a Oyón, vamos a investigar de donde viene su nombre. Empiezo diciendo que Oion-Ullone aparece en la Historia con nombre propio hace unos mil años (¡qué gran ocasión aprovechar el milenario para publicar por fin el libro de Manolo González!). Surge el poblado en un cruce de caminos, caminos del norte que vienen de tierras alavesas y caminos del este que vienen de la Navarra nuclear.

La iglesia de Ullone aparece citada por vez primera en 1027, cuando da este lugar a la Catedral de Pamplona el rey de Pamplona Sancho III el Mayor, el gran impulsor del Camino de Santiago y de la villa de Nájera, donde celebró Cortes y Sínodos a los que concurrían los nobles, magnates, obispos y abades de sus extensos dominios. Fue también en ese tiempo cuando se hizo el puente de Assa, lugar por donde pasaba el Camino, pues hasta un siglo después no se haría el puente de Logroño. No es de extrañar que en el 1062, el obispo de Nájera ceda al obispo de Pamplona una “domus pausatoria” o villa de descanso de Oyón, muy necesaria en ese trajín permanente de eclesiásticos y nobles entre Pamplona y Nájera.

Rivo-9

OYÓN aéreo.

Con esos considerandos históricos, vayamos al posible origen del nombre. Distintos autores sugieren una posible génesis vasca de Ullone, bien desde “oian” (bosque), desde “uli on” (buena villa), desde “oi on” (pasto bueno). Descarto esas propuestas pues el entorno de Ullone en el año mil era un secarral impropio para pensar en topónimos que hablaran de verdes pastos y frescas selvas. Una prueba de la aridez reinante en nuestra zona fue esa larga sequía bien documentada que trajo una nube de langostas que devoraba los cultivos hasta que el enviado del Papa, San Gregorio Ostiense, la solucionó, según cuenta la leyenda.

Ciérbide apunta a un imposible desde el latín “fóvea” y Salaberri en su libro tiene claro que “Oyón y también otros con la misma terminación, son antrotopónimos con base en un nombre personal … tendremos que partir de Ulius, es decir, de (fundus) ulioni”. En definitiva, Ullone sería “la propiedad de un tal Señor Ulius”, de igual modo que sostiene que Elciego la fundó el Sr. Ercius, Samaniego el Sr. Samanius, Viñaspre el Sr. Asper, Lanciego el Sr. Lancius, Escuerna el Sr. Scornius, Navaridas el Sr.Navarius, Armentarana el Sr. Arventius, …

Ya hemos comentado aquí en varias ocasiones la etimología vasca de muchas aldeas de Rioja Alavesa que desmiente esa voraz antroponimia latina criticada por autoridades como Román del Cerro: “De esta falta de verificación adolecen muchos de los trabajos basados en interpretaciones antroponímicas que convierten a los topónimos en meros indicadores de supuestos propietarios…”. Para evitar esos errores, aconseja se inspeccione el topónimo “in situ” para comprobar la realidad físico-funcional del lugar, pues sin este requisito de verificación cualquier hipótesis se convierte en mera especulación y deja de ser científica”.

Rivo-11

SE levantó la iglesia de Ullone junto a una gran fuente.

Siguiendo esos sabios consejos, propongo a los lectores a que piensen en el paisaje que vieron unas gentes procedentes de Pamplona que hacia el año 1.000 miraran el valle de Ullone desde la Sierra o desde el Ebro. ¿Qué vieron en ese punto concreto que les animó a instalarse? ¿Qué tenía ese lugar que no tenían los alrededores? ¿Cuál es la razón de que se quedaran en la parte más árida del reino de Pamplona en el momento más cálido de la Historia?

El significado de Ullone es la clave que encierra la explicación a nuestras preguntas. Inspeccionando el lugar “in situ”, meditando sobre qué tiene de diferente sobre los alrededores, qué era reseñable de este lugar en tiempos antiguos la respuesta brota fácil: es el agua freática muy superficial y accesible lo que distingue este lugar del resto de la comarca. Y de entre los topónimos relacionados con el agua accesible llegamos sin dificultad a la palabra “OJO” como expresión de “fuente, agua que brota,” concepto que en las lenguas romances de la Península y Francia en los siglos X-XI se dicen Oll, Ull, Ollo, Ulló y similares.

Nuestro Oyón, como los abundantes Oyón, Ollón, Hoyón de los cercanas aldeas de Araico, Ozana, Muergas y S. Esteban, (Condado de Treviño), así como los Ollo de las también cercanas aldeas de Ollo-goiena y Ollo-barrena bajo la Sierra de Lokiz aluden al “ojo”, palabra que en toponimia expresa bien un agujero en el monte como el que hay en Lokiz o más frecuentemente alude a una fuente de agua. Refuerza mi propuesta hídrica el hecho de que Nieves Sánchez en su trabajo sobre la toponimia del vecino Treviño encuentre muchos topónimos que aluden al agua: Arroyo de Ollón, Caños de Oyón, Fuentecilla Ollón, Pozo Ollón.

En definitiva, tenía Oyón algo muy valorado en ese momento, tenía un potente “aguadojo”, una buena fuente de la que manaba constantemente agua fresca y abundante. ULLONE es la GRAN FUENTE. Como ocurre a menudo en toponimia, el nombre de ULLONE es el mensaje, lo que quisieron proclamar en todos los confines del reino, porque, como nos dirá el célebre peregrino Picaud un siglo después en su famoso Códex Calixtinus, la mayoría de las fuentes del Camino entre Los Arcos y Logroño eran en el verano insalubres y mortales para las caballerías. Fíjense que el tema era importante que ocho siglos después, cuando Madoz en su célebre Diccionario Geográfico tiene que describir Oyón, ensalza su saludable fuente.

Rivo-12

ULLONE en el año mil era la zona más árida del Reino de Pamplona.

Resalto el hecho de que en esta ocasión, el nombre de Ullone, no lo puso el pueblo llano vascoparlante que andaba instalándose por los alrededores (Biurko, Munilla, Eskide, Moreta, Aratz, Assa, Legarda, Lizagorria…), el nombre lo puso excepcionalmente el rey de Navarra o el Obispo de Pamplona y lo pusieron en romance navarro, en la lengua oficial de la Corte, con un concepto hídrico entendido por todos, pues estaba dirigido a esa gran ola de peregrinos y comerciantes del sur de Francia que iban hacia Burgos, León y Santiago.

Pero un día del siglo XII una riada rompió el puente de Assa, se construyó el puente de Logroño, al poco se levantó Viana y los caminantes dejaron de pasar por Moreta y Ullone. La “Gran Fuente” ya no era de interés “internacional”, tan solo local. Siglos más tarde “la fuente Vieja” que saciaba la sed de los oyoneses fue sustituida por otros aportes de agua, desapareció la causa del nombre original, como pasó cuando se desecaron las balsas cerca de Moreda, y cualquiera se sintió con la libertad de inventarse una etimología y una historia.

Como verá el lector, he seguido en mis investigaciones lo que nos enseñó el especialista Galmés de Fuentes: “el “principio metodológico esencial… a tener en cuenta, al analizar cualquier problema de toponimia, es el hecho de la racionalidad de su nomenclatura. Es decir, que el hablante, creador de la toponimia, es mucho más racional de lo que a veces pensamos, y así, lo mismo que llama al pan pan y al vino vino, al monte le llama monte y a la peña peña… etc., pero siempre haciendo referencia a cualidades físicas reales. Ahora bien, los topónimos, en su evolución o por el desuso de la lengua que les dio origen, pueden hacerse opacos, y es entonces cuando tiene lugar la reinterpretación “. En efecto, los “moretanos” y “ullonenses” de hace mil años fueron muy sabios a la hora de escoger un lugar para vivir y ponerle el nombre adecuado, acertaron de pleno.

Rivo-10

LANGUIDECIÓ la fuente que dio nombre a un pueblo hace mil años.

Como conclusión, ante la contundencia y la lógica de los argumentos aquí expuestos, espero que nadie se empecine en seguir hablando de un inexistente señor Ulius para explicar el nombre de Oyón, o convierta a Moreda en un absurdo zarzal. Espero que los responsables de esos municipios así como las gentes sabias que como Manolo González, Fernando Mtz-Bujanda, Paco Ibáñez, José Ángel Chasco, Ruth Marañón, Elías García,…, trabajan por difundir y mantener la cultura, la historia y el patrimonio de estas comunidades sean conscientes de la importancia de estos hallazgos y me apoyen en esta romántica batalla que mantengo en contra de la desmemoria y el desinterés.

(Continuará).

16 Comentarios

  1. Antonio

    Gracias a mi buen amigo Manolo Gonzalez Pastor he leído esta investigación y me parece relevante. Además, conviene destacar que me parece de mayor importancia todavía que se trabaje sobre el patrimonio cultural de estos pueblos arrinconados de Álava. Repito, ARRINCONADOS.

    Mi agradecimiento por ello a Miguel Larreina y a cuantos le han ayudado en este trabajo de investigación, y a mi amigo Manolo por habérmelo hecho llegar.

    09-Feb-21 · 7:11 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Antonio. Saludos cordiales

    09-Feb-21 · 9:04 pm | Permalink
  3. Dalmacio Martin

    Muy interesante.

    No debemos olvidar qué éramos, de dónde venimos, del nombre del pueblo donde vivimos y los usos y costumbres de nuestros antepasados

    09-Feb-21 · 9:57 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracia, Dalmacio Marin. Un cordial abrazo

    09-Feb-21 · 10:35 pm | Permalink
  5. F. Bujanda Ciordia

    Muy interesante, curioso y documentado artículo sobre los nombres de MORETA (Moreda) y ULLONE (Oyón).

    Para querer un pueblo es fundamental conocerlo, y este artículo nos abre todo un pozo cultural de los dos pueblos estudiados a través de los estudios toponímicos y los motivos que llevaron a sus nombres.

    Me quedo con ganas de poder leer el siguiente artículo para seguir aprendiendo, seguir queriendo más a mi pueblo, en definitiva a Rioja Alavesa, y tener la oportunidad de divulgar las enseñanzas obtenidas.

    10-Feb-21 · 7:50 am | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, F. Bujanda Ciordia. Saludos cordiales

    10-Feb-21 · 3:54 pm | Permalink
  7. Fco MARTÍNEZ DE CAÑAS

    Gracias Miguel por este Artículo largo y minucioso que nos haces sobre los nombres de nustros pueblos de Rioja Alavesa y las razones por las que escogieron vivir allí algunos de nuestros antepasados. Muchas gracias. Saludos para todos/as.

    10-Feb-21 · 10:49 am | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Francisco Martínez de Cañas. Saludos!

    10-Feb-21 · 3:55 pm | Permalink
  9. Carlos Estecha

    Excelente artículo, Miguel. Te felicito por el profundo estudio realizado.
    Y gracias al Blog por haberse convertido en nuestro periódico vital.

    10-Feb-21 · 10:19 pm | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Carlos Estecha. Un cordial abrazo

    10-Feb-21 · 11:52 pm | Permalink
  11. Miguel Larreina

    Gracias por vuestro apoyo en esta difícil pero grata tarea. El estudio toponímico de Rioja Alavesa no es tarea para lingüistas lejanos, debe hacerse aquí y con un enfoque científico, desde las concretas características agronómicas, ecológícas, topográficas e históricas de cada lugar. Cada obscuro topónimo desvelado es un logro, un eureka, una explícita visión de un territorio y de sus potencialidades en aquel lejano momento en que se instalaron en él. En su conjunto, la toponimia mayor de Rioja Alavesa nos evoca y resume en unas pocas palabras el antiguo paisaje que vieron los repobladores hacia el año mil. Ellos eran agricultores y ganaderos de Álava y Navarra mayoritariamente y en todo caso dejaron sus pueblos natales por hambrunas, por superpoblación, …para sobrevivir. Venían a la aventura y se instalaban en estos lugares concretos y deshabitados dejándose llevar por su intuición, acertando en la mayoría de sus elecciones como Moreda y Oyón. Llegaron con sus hoces, sus layas, sus azadas y se pusieron a desbrozar, a limpiar, a quemar, a roturar, …a plantar y a vivir.

    11-Feb-21 · 11:00 am | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Miguel Larreina. Salud para continuarlo!

    11-Feb-21 · 11:04 am | Permalink
  13. Manolo González

    Muchos son los autores que han debatido el nombre de Oyón ante la pregunta: ¿De dónde proviene, que persona le dio este nombre y en qué año fue? Cada uno de sus autores con la autoridad que les acredita ha expuesto su parecer en su estudio pero, Miguel Larreina ha sido quien con su estudio laborioso y en profundidad ha aportado datos que son muy difíciles de debatir.

    Sin duda alguna, después de haberlo escrito en cantidad de cuartillas dando el parecer de éstos estudiosos, reconozco que este trabajo de Miguel es el que verdaderamente ha dado con el traste de los demás estudios, erigiéndose en el verdadero nombre y dando razones más que convincentes de una milenaria realidad.

    Mi enhorabuena a este ilustre escritor por haber dado tanto a Oyón y a Moreda con este artículo al que yo me siento orgulloso de que salga publicado en mi próximo libro de Oyón en un capítulo la tesis expuesta por Miguel.

    Gracias Miguel y reitero enhorabuena por querer tanto a Rioja Alavesa.

    11-Feb-21 · 3:48 pm | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Manolo González. Saludos cordiales.

    11-Feb-21 · 3:57 pm | Permalink
  15. Miguel Larreina

    Gracias Manolo. Tu gran trabajo de tantos años sobre Oyon me animó a investigar sobre su nombre y de ahí salió esta propuesta de LA GRAN FUENTE, cargada de argumentos, de lógica, de historia y de romanticismo. Es muy importante para un pueblo saber cómo y porqué surge en la Historia Felicidades adelantadas por ese milenario y la publicación de tu trabajo que en breve será una realidad.

    11-Feb-21 · 5:13 pm | Permalink
  16. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Miguel Larreina.

    11-Feb-21 · 7:52 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter