Las tierras estéticas del alma

EL CAMINANTE DEL ALMA avanza sobre sus botas, entre viñedos de Rioja Alavesa, en busca de un amanecer radiante con el deseo de contemplar el “momento naranja claro”, uno de los más exquisitos goces estéticos del verano. Lo que no sabe es que volverá a cruzar su vida con la del Artista. Ni imaginar puede la increíble Aventura que les espera.

Este marzo de 2020 soñamos con sentir el  próximo VERANO… imaginando su mano cálida, contemplando el milagro de los racimos madurando en las viñas.

El-NARANJA

EN busca del… “MOMENTO NARANJA CLARO”.

El Bochorno y la Fresca (I)

José Ramón Elorriaga Zubiagirre *

La prensa y la radio de estos días advertían con cierta machaconería que la ola de calor había llegado batiendo récords de temperatura, sumiendo al país en un vaporoso paño con la naturaleza tostándose al sol, incluidos los humanos. Hoy se superarían los 37 grados y los paseos por el campo debían ser prudentes y con el itinerario calculado.

El-Arranque-BAI

MANUSCRITO del relato, que arranca de esta manera…

Para las siete menos cuarto de la mañana mis botas avanzaban entre viñedos de Zieko, camino de Cerro La Horca. Con el poderoso sol de frente la visión era dificultosa, pero aún así ponía en alerta la atención porque dentro de unos instantes se produciría el maravilloso fenómeno lumínico propio de esos días:

Un amanecer radiante, ofreciéndome uno de los más exquisitos goces estéticos del verano. En semejantes condiciones de tiempo y fechas, también puede darse en los atardeceres, pero es algo menos vibrante que el que se produce al amanecer, porque las tardes de un día bochornoso suelen despedirse con cierta bruma en los fondos del valle.

Torres-San-Andres

LA CAMINATA se inicia en Zieko, donde sobresalen la torres de San Andrés.

Por ello prefiero este momento. Le llamo “momento naranja claro”. En la paleta se consigue con cinco partes de amarillo y una de carmín. Dura poco tiempo y por sus características lumínicas se parece al “destello verde o rayo verde” que ocurre en el horizonte instantes después de que el sol se asoma o poco antes de su despedida, con duración de algún segundo.

Nací y me crié a la orilla de la mar, invirtiendo largos ratos de los atardeceres queriendo distinguirlo desde la galería de mi casa, o en la playa de Arrigunaga, en la línea del horizonte marino.

Creí ver, en más de una ocasión, ese fugaz rayo de la refracción de la luz, pero es realmente difícil, y quizás la responsable siempre fue la ilusionante sugestión.

Montanas-Montanas

El “momento naranja claro” tiene más duración y cubre unos cuantos minutos. Se produce cuando en esta época el sol inicia su levantada en el horizonte y la luz cegadora impregna los planos más superficiales del paisaje. Fundamentalmente ocurre en primavera y verano, aunque el resto de estaciones también tiene sus propias riquezas cromáticas en amaneceres y atardeceres.

Caminaba concentrado en poner los sentidos a punto para disfrutar del momento, cuando en el ángulo de una viña que hacía de alturita, tuve la fortuna, para cualquiera lo sería, de encontrarme de sopetón con el inconfundible micro escenario del prodigioso Artista.

.- Buenos días Caminante -me dijo-, estaba pensando que cualquier día de estos me encontraría con usted, y así han querido los astros que ese día sea hoy, cuando usted se encuentra emocionado esperando el fenomenal “momento naranja claro”.

dibujo-bajo-tunica

LA MAGIA de la manta azul celeste en un encuentro anterior con el Artista, en 2017.

Buenos días recordado Artista -le contesté-. Efectivamente estoy esperando que se tiña todo con el color más cálido y embriagador de la gran paleta que el Sol nos ofrece permanentemente

.- Siéntese cómodamente y lo contemplaremos juntos, me contestó.

Se hallaba recostado distendidamente sobre una manta azul celeste que yo conocía personalmente de una increíble experiencia vivida con ella y su dueño.

Pude distinguir la consabida botella de vino de Rioja Alavesa, junto a una elegante copa de cristal. También reconocí dos ánforas de cuello alargado con sus respectivas asas.

Botella-Vino

Me senté sobre la manta y al poco comenzó el feliz instante tiñendo toda la naturaleza de un predominante color naranja claro.

Observamos en silencio el universo vegetal que nos rodeaba, sentimos la embriagadora atmósfera del tono naranja claro con evoluciones hacia cremas, azules prusia, violetas y carmines.

Hermoso e inimitable regalo de la naturaleza.

A veces he pensando que ese frágil momento de color podría ser la fuente de inspiración para que los artistas plásticos, músicos, danzantes, actores y otros, creasen obras con ese momento para representar un sosegado instante del preludio de la creación de la naturaleza.

Cuando el Sol se aupó un poco más, el color fue girando hacia la diferenciación de los objetos y las distancias. Comenzaban a predominar verdes amarillentos, ocres, rosas y azulones oscuros.

Vinas-Vinas

Pasado el momento, nos contemplamos para reconocernos mejor. El Artista vestía de color fucsia, entonando adecuadamente con el momento vivido. Sobre la cabeza oscilaba el pon-pon de una especie de gorro de dormir, amarillo limón.

Iniciamos la conversación con la soltura que nos proporcionaban los anteriores encuentros; aunque ante su presencia yo seguía sintiendo una combinación de incertidumbre y hasta desasosiego.

Para mí era un ser mágico y prodigioso que en anteriores ocasiones ya me había transportado a dimensiones emocionales que podían considerarse siderales, más propias de atmósferas existentes fuera de nuestro planeta.

Se congratuló de que volviésemos a vernos y de que siguiese dedicándome a cultivar las tierras estéticas del alma.

Ser-Magico

PARA mí era un ser mágico y prodigioso…

.- Sabe Caminante –me dijo- sigo explorando lo sutil y sublime de esta querida Rioja Alavesa que el paso del tiempo terminará difuminando hasta que inevitablemente desaparezca por el básico carácter líquido que acompaña a todas las existencias. Entonces su recuerdo solo podrá alcanzarme hurgando en las mismísimas nubes del cielo.

Cuando doy con alguno de los elementos etéreos que representan momentos cósmicos inauditos -prosiguió-, de una belleza singular que invade todos los sentidos, lo experimento con la sensibilidad más despierta y elevada que poseo, abrazándola con todo el amor que tengo a la vida y sus maravillosas manifestaciones.

Este enamoramiento ha conseguido que lleve toda la vida atesorando estos instantes prodigiosos, almacenándolos en la que yo llamo “la cueva de lo sublime”, cada uno de ellos envuelto en una poderosa experiencia estética como la que acabamos de gozar los dos.

Le diré que en “la cueva de lo sublime” también atesoro el “momento naranja claro” y que me encuentro ahora aquí cumpliendo otra adquisición. De este modo cuento con verdaderos tesoros adecuadamente clasificados, en cuyo interior guardo tiempos de la vida acaecidos en esta generosa y bella tierra.

¿Sabe? -continuó-, hoy me encuentro aquí con la misión concreta que le expondré.

Bochorno-DETALLE

TESOROS tan especiales del verano le lleva al Artista al CONOCIMIENTO.

Para entonces yo ya sabía que me correspondería vivir otra inimaginable experiencia, volviendo a sentir la misma sensación palpitante que en otras ocasiones.

“Seguro que volveré a conocer algo único e increíble”, pensé.

.- Aquí donde me ve -continuó-, permanezco desde ayer sin otra compañía que este delicadísimo vino con el que me deleito en pequeñas dosis, festejando la existencia de todo lo bello.

“El asunto por el que permanezco aquí durante horas y en actitud tan contemplativa tiene una explicación sencilla que usted podrá comprender perfectamente. Bien sabe lo especialmente peculiar que es la climatología de este amoroso rincón que también a usted le tiene prendado.

“Pues bien, por estas fechas siempre nos acompañan dos fenómenos naturales de efectos transcendentales en la vida y comportamiento de la naturaleza y los habitantes de Rioja Alavesa.

“Como ambos no siempre se dan con la intensidad que vivimos estos días de Agosto, he decidido aprovechar los actuales para vivir inmersos en ambas situaciones, que como le he dicho siempre se dan sucediendo el uno al otro.

Torres-DETALLE

TAN SUGERENTE conversación tuvo lugar mientras la gente dormía en Zieko.

Hasta este momento no podía imaginarme a qué momentos se refería, y permanecía sentado junto a él, expectante.

.- Usted sabe -añadió-, porque ayer ha podido vivir con toda su crudeza los 38 grados de temperatura ambiente en las horas centrales del día, que a lo sufrido se le conoce desde siempre como “bochorno”.

“Ese ambiente, achicharrante hasta la parálisis que habitualmente procede del sudeste, aniquilando la vitalidad de todo lo que respira hasta reducirlo a ritmos de supervivencia.

“Como ejemplo vio que las viñas se humillaban, rindiendo la parra ante el implacable calor y que desaparecieron los pájaros de la vista. El ambiente era similar al de un premonitorio desastre en el que el calor acabara por prender fuego a la vida.

Ramas-de-Vina

LAS RAMAS de viña, en el bochorno de agosto, arropaban a los racimos…

“Los habitantes se encerraron entre las gruesas paredes de piedra de sus casas, atrancando ventanas y ventanucos en cuyos alféizares los humildes geranios y surfinias sobrevivieron gracias al riego de madrugada.

“Con el “bochorno” la vida de los pueblos se paraliza y pone en marcha los recursos de supervivencia y selección de la flora, fauna, e incluso humana. Tremendo momento que también expresa la grandeza de la naturaleza y las inexorables leyes que la rigen.

“Esta tierra de Rioja Alavesa ha conocido periodos no muy lejanos en los que el calor arrasó los campos y dejó sin agua los manantiales, tiempos en los que la sequía produjo hambruna y miseria, llegando a despoblar aldeas, arruinando los cultivos y el pastoreo.

“También ha conocido años de fríos extremos en los que igualmente se hizo imposible la supervivencia de cosechas, animales y personas.

Ahora recordaba el día de intenso calor que había vivido y cómo tuve que refugiarme en el domicilio durante toda la jornada para evitar el tremendo sufrimiento del bochorno. El pueblo quedó desierto y la naturaleza totalmente mustia y apagada.

.- Pues bien! -exclamó-. Yo viví intensamente el enorme sofoco sirviéndome un momento coleccionable, esperando algo impaciente estos dos que le suceden y son igualmente maravillosos: el anochecer y la madrugada.

“Son los tiempos en los que los astros quieren reconfortarnos después del esfuerzo, enviándonos a ritmo lento y creciente “la fresca”.

“Hace su aparición cuando el tórrido sol se apaga amagando con otro “momento naranja claro” y una neblina vaporosa que allana y difumina los relieves del terreno.

“Cuando la Sierra de Toloño inaugura rosas y violetas, un tímido oleaje de nubes blanquísimas comienza a interpretar un vals en el cresterío. Entonces aparece discretamente “el Cierzo”, ese viento flojo del noroeste originado por la diferencia de presión entre ambas zonas de la cordillera, que divide el clima atlántico del mediterráneo.

El-Cierzo

Pensé en ese milagro que en los pueblos se espera como la bendición del día y la naturaleza lo recibe con susurros de agradecimiento y cierto baile de todo lo que sea espigado o posea hojas.

.- El Cierzo -continuó- cumple en esta tierra una función vital absolutamente necesaria por la supervivencia y el especial carácter de la agricultura vitícola, y por consiguiente de los habitantes de los pueblos.

“El calor diurno y la refrigeración nocturna, junto con el agua, son el ciclo básico del desarrollo de la viña en verano y son los solemnes representantes de la peculiar riqueza climatológica de esta tierra donde crecen espléndidos viñedos.

“Los pueblos se desentumecen del “bochorno” con “la fresca”, y ésta llega a su apogeo de madrugada. De este modo, animales, vegetales y personas quedan capacitadas para enfrentarse a otro fatigoso día de “bochorno”.

Paleta-Colores

En ese momento que amanecía serenamente me hice consciente de lo que estaba escuchando por boca del Artista y giré el rostro hacia la brisa. Volví a sentir lo que para mí ya es un código marcado a fuego: la inhalación de una gloria de aire enriquecido por una atmósfera tibia, fresca y empapada de aromas.

El Artista reposaba sobre la manta en actitud relajada y reflexiva, igual que yo. Con él estaba acostumbrado a los silencios entre episodios fantásticos por entender que pronto volvería a sorprenderme narrando alguno de ellos.

Miró las ánforas y me preguntó si me habían extrañado, queriendo conocer su contenido.

“Sí!, me parecen muy curiosas -le contesté- para estar aquí, pero siendo suyas seguro que cumplen una función especial. Recuerdan a las que antiguamente se utilizaban para guardar multitud de productos, incluso cenizas de los antepasados”.

OJO-codorniz

.- Efectivamente -confirmó-. Anteriormente le he comentado que cuento con “la cueva de lo sublime” donde almaceno cosas y fenómenos etéreos que los individuos, en general, no pueden percibirlas más que ensayando posturas anímicas muy especiales.

“Entre otros tesoros guardo momentos envueltos en experiencias estéticas intensas, vividas en los mismos lugares donde sucedieron. Vienen a ser partículas imperceptibles que modelaron la existencia de los antepasados, como ahora modelan este mismo momento, en el paisaje donde ellos vivieron.

“El tiempo que permanezco en este lugar tiene como objeto hacerme de una porción de partículas del “bochorno” y de “la fresca”, sellando las ánforas herméticamente cuando se hayan rellenado y transportarlas hasta la “cueva de lo sublime”.

“Como puede ver -señaló-, una de las ánforas está ya cerrada porque terminé su relleno con el “bochorno” de ayer, cuando asomó “la fresca”. Comprenderá amigo mío que resultarán dos valiosísimos testimonios envueltos con la emoción vivida por nosotros, como también vivieron “el bochorno” y “la fresca” nuestros antepasados.

Arbol-Arbol-RAIZ

Yo entendía que lo que me contaba tenía un poderoso componente mágico, lleno de sensibilidad existencial y que el Artista venía a ser la personificación de un místico que coleccionaba expresiones bellas y etéreas de la vida, con la misma vocación del que colecciona otros tesoros de la naturaleza material.

Para ese momento yo era, nuevamente, consciente de que estaba junto a alguien con dotes extraordinarias para vivenciar los cósmico y espacial, también con capacidad para ilusionar a otros y hacerles sentir algo tan increíble como a mí me estaba sucediendo.

Mi estado era similar al de una criatura que espera nuevas y felices sorpresas… que sucederían a continuación.

Codorniz-ONE

LA PERDIZ guió a su pollada por la sombra de las cepas.

.- “El bochorno” lo viví intensamente ayer, solo y acompañado del canto de las cigarras y alguno lejano de perdices guiando a la pollada por la sombra de las cepas.

“El momento fue duro e intenso, la tierra quemaba y las ramas de la viña se recostaban una sobre otra arropando a los racimos ya enverados. Cuando el tremendo calor rellenó por completo el ánfora, lo envolví con el goce estético que me produjo la experiencia de vivir al límite en medio de viñedos, temiendo que ardiesen mis ropas.

“Sellé cuidadosamente su boca etiquetando el contenido como “Bochorno Rioja Alavesa 2018” con envoltura de emoción titulada “Cuando el sol baña la tierra con la más poderosa de las energías”.

Bochorno-2018

“La otra ánfora, como puede apreciar, está aún abierta a pesar de que ya ha entrado “la fresca” de la noche y ahora está entrando la riquísima de madrugada.

“Sin embargo se me ha ocurrido que, puesto que aún durará cierto tiempo la vivificante presencia, y dado que tengo el honor de contar con su apreciada compañía, viviremos una pequeña experiencia para captar ciertos matices específicos que “la fresca” con su brisa produce de madrugada en la tierra y pueblos de Rioja Alavesa.

Su planteamiento me dejó más que perplejo porque ahora temía que me propusiese algo muy normal para él, pero posiblemente muy temerario par mí.

.- La emoción con la que ya cuento para envolver las partículas de “la fresca” -explicó-, que se hallan dentro del ánfora, quiero refrescarla con una experiencia aérea que la haga aún más valiosa.

Experiencia-Aerea

UNA EXPERIENCIA aérea !

Cuando dijo “aérea”, yo desconocía la dimensión del significado porque realmente lo que entraba en las ánforas, a la vista de un neófito en materias elevadamente científicas o sobrenaturales, no era ni más ni menos que aire.

Me asusté todavía más cuando el Artista con una plácida y serena sonrisa me dijo: “No tema y saboree un poco de este vino, usted y yo vamos a realizar un viaje extraordinario de mis facultades sensoriales, dominando la situación hasta el punto que llegará a gozar igual que un servidor”.

.- Empecemos! -dijo a continuación-, “la fresca” se retirará pronto ante el nuevo desarrollo del “bochorno”.

Me hizo levantar colocando botella, copa y ánforas en la mitad de la manta prodigiosa. Se tumbó cuan largo era en uno de los extremos de la manta, con la cabeza y brazos fuera de ella y rodó enrollándose hasta donde reposaban los objetos.

Tinajas-Bottle

TINAJAS, botella de vino y la copa en la mitad de la manta voladora…

A continuación me indicó que realizase la misma operación con el otro extremo y, curiosamente, en ese momento comencé a sentir la especial energía de su poderosa influencia electromagnética, igualmente que en otra maravillosa ocasión.

Hice mi enrollamiento para quedar como dos cartuchos humanos con los objetos en el medio, perdiendo el miedo y el sentido de lo anormal. A partir de ese momento gocé de un estado de emocionante euforia, propio de la influencia del Artista.

Me guiñó un ojo diciéndome “Viva intensamente disfrutando “la fresca” vespertina sobrevolando Rioja Alavesa”.

La manta comenzó a elevarse suavemente. Mis capacidades físicas y sensoriales estaban llenas de extraordinaria energía y todo empezó a parecerme fantástico y disfrutable. La luz intensa señalaba el preludio del “bochorno”, pero aún sentíamos “la fresa” y el ánfora podía seguir recogiendo sus partículas.

Sobrevolando-RA

SOBREVOLANDO Rioja Alavesa!

Nos elevamos suavemente sobre viñas y senderos hasta planear sobre los tejados de Zieko y las torres de la parroquia de San Andrés.

Las chimeneas estaban mudas, las golondrinas y vencejos efectuaron todo tipo de vuelos rasantes y fisgones a nuestro alrededor, preguntándose sobre el extraño artilugio que atravesaba sus territorios de caza.

“La fresca” cubría el pueblo. La mayoría de las casas tenían las ventanas abiertas e imaginábamos a los moradores durmiendo ligeros de cubrimientos, absorbiendo su inigualable efecto refrigerante.

Jilguero-Alaves

LOS JILGUEROS acompañan el vuelo del Artista y el Caminante.

Alguien madrugaba para regar el patio, otros los tiestos de ventanas y balcones, se escuchaba el sonido de escobas en callejas y portalones. Yo pensaba en los míos y sonreía por el milagro de verme volando sobre ellos sin que tuvieran las más remota idea.

Algún motor de tractor retumbaba en un garaje donde cargarían agua para tratar la viña. Un grupo de perros regresaba de las correrías alrededor del pueblo. Nadie en las calles. Tranquilidad y silencio.

Igualmente, nosotros en silencio y ojeando el ánfora que se rellenaba de “la fresca” en el despertar de Zieko. El Artista, abierto en la contemplación, empapándose de emociones, puntualmente me señalaba algún detalle.

Sobre-Vinas

SOBREVOLANDO viñas de Rioja Alavesa.

Un bando de palomas cruzó rozándonos camino de San Vicente. “La fresca” bañaba al pueblo y a sus vecinos, para enfrentarse de nuevo al “bochorno” del sudeste que volvería a marcar el comportamiento de personas y naturaleza con su implacable calor.

La verdad que el vehículo en el que viajábamos era de lo más cómodo y silencioso por lo que enseguida me habitué a volar en él como si lo hubiera hecho toda la vida. Vivía la extraordinaria energía que multiplicaba mi capacidad sensorial, e incluso podía sentir que yo también me estaba alimentado de partículas de “la fresca”.

La altura a la que nos desplazábamos era la adecuada para pasar lo más desapercibidos posible y el tono azul celeste de la manta nos mimetizaba con el cielo. Avanzábamos ligeros porque la mañana se nos venía encima y aún debíamos recorrer considerables distancias.

El Artista imprimía la velocidad suficiente para que el vuelo permitiese una visión sentida del espacio que recorríamos. El ánfora se rellenaría con los efluvios que emanasen de los pueblos, viñas, campos, cordillera y ríos.

Fresca-2018-ABAJO

LA ‘FRESCA’ iba llenado el ánfora … de pueblos, viñas, campos, cordillera y ríos.

Abandonamos Zieko, donde los vecinos aún remoloneaban en las camas, ajenos a nuestra aventura. Algunos perros de las casetas del campo mantenían con sus ladridos restos del duelo acontecido a lo largo de la noche, para acabar finalmente rendidos, durmiendo abatidos por el calor y las moscas.

Llevaba poco tiempo en “la nave” y ya estaba completamente adaptado al vuelo y la brisa que me empequeñecía los ojos. Sobrevolamos tierras de Rehoyos, la Moraleja, Lagunillas, Carralciego, Cantarranas, Los Ventriles, el Alto del Ramo, con grandes viñedos rotulando el suelo y algún árbol despistado de la familia de la encina, higuera, olmo, fresno e incluso pino. Todo muy trabajado, de un tono verde esmeralda.

Vuelo-TINAJAS-BAI

Igual que en Zieko, Mañueta daba las últimas vueltas en la cama, mezclándose el barrido de alguna escoba con cantos de gallo y el arranque de algún tractor.

Por la carretera, tan solo la camioneta del panadero.

 

*Todas las ‘imágenes’ utilizadas han sido realizadas o creadas por el autor del texto.

CONTINUARÁ…

12 Comentarios

  1. Piti Alfaro Drake

    Qué alegría el retorno del Caminante!!
    Remanso mágico de paz en estos tiempos tan duros.

    24-Mar-20 · 9:19 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Piti Alfaro Drake. Mantengamos todo lo que sea posible, y más, esa magia y esa paz. Un cordial abrazo.

    24-Mar-20 · 11:44 pm | Permalink
  3. Sara Macias

    Me atrae ese ojo de perdiz, al igual que lo cósmico, la exploración de lo sutil y lo sublime… Qué decir de esa cueva de tesoros conquistados desde la sabiduría del arte. Enhorabuena al artista. Se intuye una vida entera detrás, la auténtica aventura humana

    24-Mar-20 · 11:50 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Sara Macias. Un cordial abrazo.

    24-Mar-20 · 11:59 pm | Permalink
  5. Jon Artetxe

    Más de uno lo pensará, pero se hace necesario que algún día el Artista lleve al Caminante hasta su Cueva de lo Sublime. Y que allí le muestre, nos muestre, sus tesoros.

    Y una mirada más particular: quizá la vida, sintetizada, pueda ser Bochorno y Aire fresco (ay del que sólo tiene Bochorno, por Dios). Dolor y placer. Angustia y serenidad. No obstante, lo que el mundo sufre hoy con la pandemia no es más que el propio infierno que hemos creado entre todos. Sí, sí, nos lavamos las manos varias veces al día como Pilatos, pero…

    Un cuento como éste es la Fresca. Un buen vino en forma de palabras. Se agradece entre tanta redundancia informativa y tanto virus.

    24-Mar-20 · 11:57 pm | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Jon Artetxe. Saludos cordiales.

    25-Mar-20 · 12:01 am | Permalink
  7. Kepa Urdangarin

    ¡Qué gran oportunidad encontrar en ESTOS MOMENTOS un relato como éste! Es como aliarse con la imaginación para contar una historia de otra manera, muy personal, sí, pero al servicio de la comunidad.

    Ello no significa que la escritura deba estar al servicio de una idea, ni que ha de ser siempre oportuna, pues puede, y a veces es saludable, ser inoportuna. No es el caso.

    Eskerrik asko, Caminante!

    25-Mar-20 · 9:48 am | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Milesker, Kepa Urdangarin. Un cordial abrazo.

    25-Mar-20 · 9:52 am | Permalink
  9. Miguel Larreina

    Gracias Caminante por volver en estos momentos tan tristes y duros. Hoy más que nunca Rioja Alavesa necesita soñadores, poetas, artistas.

    25-Mar-20 · 10:13 am | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Miguel Larreina. Poetas como Blas de Otero cuando dejó escrito (como si lo hiciera para tiempos como éstos):

    NECESITO PAZ para seguir luchando
    contra el miedo, para brindar en medio de la plaza
    y abrir el porvenir de par en par,
    para plantar un árbol
    en medio del miedo,
    para decir «buenos días» sin engañar a nadie,
    «buenos días, cartero» y que me entregue una carta
    en blanco, de la que vuele una paloma

    Un cordial abrazo.

    25-Mar-20 · 11:00 am | Permalink
  11. Iñaki Elorriaga

    En la visión de lo imaginario, tu prosa acompañada del arte pictórico que acompañas, ayudas a estar sin estar en estos singulares momentos que vivimos.
    Eskerrik Asko, Joserra

    04-May-20 · 10:27 am | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Iñaki Elorriaga. Un cordial abrazo.

    04-May-20 · 1:32 pm | Permalink

One Trackback/Pingback

  1. […] (La I parte fue publicada el pasado 24-Marzo-2020 en la sección Viñedo de Palabras – Puedes leerla haciendo clic aquí) […]

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter