Una de esas noches estrelladas de Ávila

Desde este enero de frío de 2019 volvemos al cálido verano de 2018 en Ávila, a Bodegas Fuentegalana, en Navahondilla, donde el campeón de España de Sumilleres, Jon Andoni Rementeria, nos aconsejó catar los vinos de Cristina Carrillo.

Cris-Olivo-Vina

CRISTINA Carrillo en una de sus últimas viñas, de Garnacha, donde conviven cepas y olivos.

Ella es la peón de bodega, la comunity manager, la enóloga, la bodeguera…

“Tienes que beber los vinos de Cristina”. Esa frase que yo había escuchado en la voz de Jon Andoni Rementeria, también la habían escuchado distribuidores extranjeros en ciertas ferias de vino. Un belga o un inglés que ahora llevan para esos países los “vinos de Cristina”.

Pero tan hermoso como eso es que ella ha conseguido con mucho esfuerzo que sus vinos de Ávila se beban en Ávila.

Cristina es la cabeza visible de Fuentegalana, aunque esa bodega de Ávila es un proyecto familiar, donde su padre, Juan Ramón, lleva amando y, por tanto, cuidando sus viñas, ampliando ese patrimonio, casi desde que nació. Lo más curioso es que ha alternado su trabajo como ingeniero de montes -también es aparejador- con la viticultura.

Cris-c-Ramon

HERMOSA imagen de Ramón y Cristina, los dos imprescindibles de Fuentegalana, en Ávila. 

Juan Ramón Carrillo, el padre de Cristina, es un campesino que se hizo ingeniero… o un ingeniero con alma de campesino. Algo que mamó de su padre Severo y de su abuelo Eugenio “el manazas”.

Situemos el lugar con precisión. Estamos en el pueblo abulense de Navahondilla, de 200 habitantes. Son las 18:30h. del jueves 9 de agosto de 2018. Hoy, en pleno invierno, en enero de 2019, volvemos al cálido verano de Ávila, donde reina el granito y su majestad la Sierra de Gredos.

Esos días de agosto en Navahondilla comenzaban a enverar las uvas en las viñas más cercanas a la bodega.

Envero-Ramon

LA MANO de Juan Ramón, con uno de los racimos más enverados de las viñas.

Me acompaña hasta la finca de Fuentegalana mi querido amigo Agustín Collado, que gozará como yo de la hospitalidad de Cristina y su familia. Venimos para llevar a cabo esta entrevista. Creemos que acabaremos sobre las 20:30horas, como mucho. De hecho, la cena nos espera en Navamojada, otro pueblo de Ávila, pero la cordialidad de esta familia, que acabamos de conocer, nos retendrá gustosamente hasta casi la media noche…

Una de esas noches estrelladas de Ávila.

Noche-de-Avila

ESTRELLAS como techo nocturno sobre la Sierra de Gredos, en agosto.

Había llamado por teléfono a Cristina desde Euskadi porque el campeón de España de Sumilleres, el vasco Jon Andoni Rementeria, me lo aconsejó; ya que venía a pasar diez días de agosto a Ávila. Jon Andoni hizo lo propio, diciéndome “Tienes que beber los vinos de Cristina”, destacando la calidad de sus vinos, la diferenciación, y el buen precio de sus caldos.

Aquí estamos ahora, entre viñedos, a unos 700 metros de altitud sobre el nivel del mar, a unos 430 kilómetros de Rioja Alavesa. Enciendo la grabadora, pero antes de preguntarle nada, Cristina ya ha empezado a decirnos: “Esperad, esperad, que yo os cuento”.

.- ¿Qué nos cuentas, Cristina?

Estáis en el viñedo de Fuentegalana que dio nombre a la bodega. Estamos en Navahondilla, un pueblo muy pequeñito del sur de la provincia de Ávila, que en su día fue pedanía de Cadalso de los Vidrios, de Madrid. Estamos en una zona fronteriza. Cadalso es Madrid, Navahondilla es Ávila, pero estamos al lado de Almoroz, que es Toledo.

Por eso muchas veces nos referimos a Gredos, porque nosotros tenemos la Sierra de Gredos al otro lado del cerro Guisando.

Cris-entre-Cepas

CRISTINA entre sus cepas, bajo ese azul denso de Ávila, muy cerca de Gredos.

“Es como si hubieseis entrado en otro mundo”

.- ¿Qué diferencia a tus viñas de las viñas de los alrededores?

La diferencia de esta finca respecto a Cadalso, que está a 7 kilómetros, o respecto al Tiemblo, es que estamos en un microclima. Tras la rotonda de Cadalso es como si hubieseis entrado en otro mundo. Nosotros tenemos la variedad de Albillo aquí, pues bien, el Albillo en Cebreros lo comienzan a vendimiar la semana que viene, de hecho estos días de agosto lo están vendimiando en Almoroz (Toledo). Sin embargo nosotros no lo recogeremos hasta la primera semana de septiembre.

Cris-Bodega

DELANTE de la bodega, junto a la cual tuvo lugar esta entrevista para el Blog Rioja Alavesa.

Aquí tenemos una diferencia de temperatura entre el día y la noche de 15 grados. Aquí baja tanto la temperatura por la noche que con respecto a nuestros vecinos tenemos una diferencia de 5 grados.

.- Así que hemos “entrado en otro mundo”. Suena muy bien.

Siii. Mi padre es de Cadalso, que está a 800 metros de altitud. Esto nuestro está a 700. Muchas noches salimos de Cadalso, miramos la temperatura (allí 18 grados), y siempre hay una diferencia de 5 grados (aquí 13 grados). Nos pasa lo mismo con Cebreros y con El Tiemblo. Esta climatología nos sirve a nosotros para tener mucho frescor. Es lo bueno de esta viña, el frescor, que al final en los vinos de esta zona son de 14,5 grados, las garnachas son 15 grados… Se agradece esa frescura.

.- ¿Qué particularidades os otorga ese “frescor”?

Que aquí vendimiamos muy tarde. El año pasado se vendimió en condiciones normales, pero este año aún no ha empezado a enverar la uva, y estamos a 9 de agosto!

Mano-de-Cris

LA SYRAH en la mano de Cristina, aún sin enverar del todo.

.- Cuéntanos qué estamos viendo desde aquí…

Esta viña que tenemos delante era a finales de los años 70 una viña pequeñita de 3 hectáreas. Era una viña de mi abuelo Severo Carrillo. Yo ya había nacido. Era una viña de Garnacha y Airén, que fue castigada por la yesca y hubo que quitarla entera.

Cuando mi padre Juan Ramón heredó la viña decidió sembrar una nueva viña y ponerla en espaldera (en 1982), que aquí era todo viñedo viejo en vaso. Su padre le dijo “¡Cómo vas a poner toda la viña en espaldera!”. La viña está mal puesta, porque en vez de ser norte-sur, está situada entre el este y el oeste.

En aquella época éramos socios de la cooperativa de Cadalso y llevábamos la uva a la cooperativa del pueblo. Por entonces mi padre llevaba el viñedo los fines de semana. Trabajaba en Madrid y veníamos aquí los fines de semana.

Ramon-vina

CRISTINA es baluarte de la bodega / Juan Ramón es un amor muy antiguo por las Viñas.

.- ¿Cuál era la idea de tu aita en 1982?

Sembrar una variedad que le diera mucha producción para llevarla a la Cooperativa. Por eso plantó cariñena, pero esta es una zona muy fría, y la cariñena es una variedad de ciclo largo. ¿Qué ocurría? Que aquí no terminaba de madurar con respecto al tiempo que la recogían los demás en Cadalso.

A finales de los 90 se decidió por la Syrah, una variedad de ciclo medio. De la poda del marqués de Griñón se trajo la madera y empezó a sobreinjertar, colocando dos púas por si no salía una. Tuvo un 99% de éxito, porque agarró todo.

Así que todo lo que vemos ahora delante de nuestras narices es Syrah. Detrás de esta viña vemos otra, con diferente orientación, una viña que se compró más tarde. La verdad es que vimos que funcionaba muy bien. La Cooperativa nos compraba toda la uva. Y gente que empezaba a elaborar con Garnacha siempre nos compraba algo de Syrah, estimando que era un buen ensamblaje.

.- ¿Cuándo entras tú en acción?

Cris-Cepas-II

Cuando mi padre se prejubiló lo tuvimos ya aquí en la viña a todas horas. Compró la viña de más arriba, que son otras tres hectáreas, que estaba abandonada. Allí puso casi todo Syrah, un poquito de Merlot y el resto de Cabernet. Al otro lado de la carretera plantó otra viña con un amigo, en una pendiente.

Aquí estamos a 690 metros de altitud, y en la viña de arriba subimos a 720 metros. Te cuento esto porque hay una diferencia de maduración de 15 días entre una viña y otra. Y están al lado ¿Por qué? A la viña que tiene la orientación este-oeste le cuesta más madurar.

.- Así de hermosa es la Naturaleza, sometida a mil pequeñas leyes. Sigue sigue…

Primero vendimos la uva a la Cooperativa, y cuando éstas bajaron el precio, empezamos a vender a bodegas que empezaban a funcionar.

Pero de repente nos encontramos con siete hectáreas de viñedo, y que estábamos gestionando tres viñas de tempranillo, todo en el municipio de Navahondilla. Y luego en el municipio de San Martín de Valdeiglesias, habrá otras cuatro o cinco hectáreas de Tempranillo, todo en espaldera.

Syrah-Sol-Va

AL caer la tarde de agosto de 2018, se abrió aquel Syrah formidable de 2010.

Esta finca se llama Fuentegalana -que da nombre a la Bodega- porque tiene un manantial enorme, con cinco pozos, todos comunicados entre sí.

.- ¿Cómo y cuándo te implicaste tú en el proyecto de tu padre?

Yo soy química de formación, pero acababa de aprobar unas oposiciones en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, con un horario muy bueno porque trabajo solo por la mañana. A mí me molaba elaborar vino.

Hice un Master en la Escuela Politécnica de Madrid, en Agrónomos, de Viticultura y Enología. De este mismo master son también Comando G., Maite Sánchez de Arrayan, Paola Medina, Raventós, etc.

El Master lo hice en el 2006, después de lo cual me fui a hacer unas prácticas a Argentina durante un mes y medio, a la bodega Marco Real, de un navarro. En septiembre me vine a la bodega que tienen en Navarra, y luego me vine aquí, donde aún no teníamos ni bodega ni nada.

Saca-Vino-II

TRAS la conversación, Cristina Carrillo se convirtió en la perfecta anfitriona.

.- Confiesa: ¿cómo fueron los comienzos?

Empezamos en el garaje de casa, montando unos depósitos y en unas barricas.

.- En el garaje, ¿eh?

Sí. Lo hicimos con la vendimia de 2007. Madrid tiene su DO, la gente de Toledo elaboraban como Méntrida, mientras Ávila no tenía nada. Las cooperativas que había por aquí eran cooperativas que no estaban adscritas a nada.

Empezamos a brujulear con Dani Ramos y con Rubén Díaz, que elabora en Cebreros, el mayor ‘conseguidor’ de viñas de Cebreros. Un bodeguero que ha luchado mucho porque salga su pueblo Cebreros adelante.

.- Estabais buscando un lugar para elaborar cada uno vuestros vinos.

Sí. Entre los tres nos pusimos a buscar un sitio donde pudiéramos elaborar y sacar adelante los vinos como Castilla León, que es lo que nos estaba amparando a nosotros. Al final empezamos a elaborar con la cooperativa de El Barraco. Allí estuvimos entre el 2008 y 2010 elaborando vino. Cada cual llevaba sus cosas.

Bottle-Toros

TOROS DE GUISANDO, uno de sus nombres más emblemáticos.

.- Los tres en la misma Cooperativa, que se os quedaría pequeña con el tiempo…

Nosotros elaboramos Syrah, que era lo que principalmente teníamos, algo de Merlot y algo de Cabernet. Nada más. El Tempranillo lo vendíamos todo. Empezamos con vinos de Crianza. Mientras mi padre y mi madre se entregaron a la viña. No trabajamos en Ecológico, pero podemos decir que en realidad todo es Ecológico.

Soy de la opinión de que el campo no tiene techo y hay que intentar trabajar siendo lo más respetuosos que podamos con el campo y las viñas… Claro que si un año nos viene con unos mildius horrorosos, sin dejar de llover, y tengo que echarle cobre y un producto sistémico, lo echamos porque no me queda otra.

.- Por lo que cuentas, todo parte de tu padre, que es un enamorado de su viña, y os ha metido en la historieta a todos los demás.

Ramon-Agus-Lejos

JUAN Ramón y Agustín pasean al atardecer por una viña de Garnacha en vaso. 

Su amor y su pasión a la viña es muy evidente. Total, que desde Navarra me vine a Ávila para hacer la vendimia. Y al año siguiente me planto yo sola con mi vendimia. Al principio llamaba a mi asesora, la de Tafalla, en Navarra, Roser Girbau, que es catalana,  para plantearle mis problemas. Son los de Marco Real, y los que elaboran el patxaran Etxeko.

Yo empecé trabajando de bodega para adentro, hasta que me di cuenta que no puedes concebir una bodega sin salir a las viñas.

.- ¿De qué manera una enóloga como tú pisa el campo?

Por ejemplo, ahora que empieza el envero realizo la poda en verde para ver con qué me quedo. Antes de la vendimia pruebo la uva todos los días para ver cómo está. Los chicos se vuelven locos. “Cristina, ¿ya empezamos?”. “No, todavía no”.

Nosotros somos siempre los últimos en vendimiar. Aquí nos podemos plantar en el 10 de octubre y puede empezar la lluvia, entrar la botritis, y ojo, que la Syrah es muy sensible a la botritis, pues tiene una piel muy fina.

En principio teníamos esto, elaborando en la Cooperativa de El Barraco, que está a 30 kilómetros. Hasta que hicimos la inversión para construir la bodega. Mi padre es ingeniero de montes, pero también es aparejador. Decidimos hacerla aquí, a pie de carretera, y jugamos con dos niveles. De tal manera  que podemos jugar con la gravedad y estar más frescos.

Bottle-Ramon

LA VIÑA de Ramón, dedicado al aita. Garnacha que beberíamos el día anterior a la entrevista.

.- Tu padre es un hallazgo, por lo que cuentas…

Es el jefe. Al final no dejamos de ser una familia que nos hemos metido en este embolado, pero sin subvención ni financiación, y todo lo que vamos haciendo es poco a poco. Así que le hemos puesto toda la imaginación del mundo.

A finales de 2010 empezamos la construcción de la bodega, siendo la de 2011 la primera añada que hicimos aquí. Siete años ha hecho ya… Aquí estamos tan encantados como perdidos de la mano de Dios.

.- ¿Qué os ha dado tener por fin una bodega?

Cris-dentro-Bodega

CRISTINA en la planta inferior de la Bodega de Navahondilla.

Mucho trabajo, pero también mucha tranquilidad. En El Barraco estábamos cinco bodegas, que íbamos creciendo, achicando los espacios. Ahora estamos a pie de viñedo, tengo mi casa al lado, me levanto por la mañana y veo las viñas, desayuno y me vengo a la bodega a ver qué tengo que hacer.

Soy Kilómetro Cero. Cojo la uva y la meto a la bodega inmediatamente.

.- Lejos de aquí se escucha mucho hablar de la Garnacha de Gredos.

Bueno, cuando estábamos en esas, empezó el boom de la Garnacha, que entonces no teníamos. En ese sentido hemos encontrado por parte de otros productores que nos decían que ellos iban por un lado, y nosotros por otro, al elaborar variedades foráneas. Me parece estupendo que la Garnacha funcione, pero ¿no será más fácil que vayamos todos de la mano para que la zona de Gredos funcione mejor?

Entrada-Bodega

LA enóloga y bodeguera a la entrada de la Bodega.

“La bodega empezó siendo un hobby que al final se ha convertido en un trabajo entusiasta”.

.- Al final Cristina, cada cual hace su camino.

Hay que decir que nosotros no vivimos de la bodega. Cada uno de mis hermanos, profesionalmente hablando, tiene su historia. Mis padres su profesión. Y la bodega empezó siendo un hobby que al final se ha convertido en un trabajo entusiasta porque le echas muchas horas.

.- Me suena esa historia del hobby que se convirtió en una pasión.

Un día me llamó mi padre para decirme: “Oye, Cristina, que los Truchas, unos de Cadalso, que son muy mayores, ya no bajan a la viña, y me han ofrecido sus fincas”. “Papá, si estamos vendiendo uva, ¿para qué queremos más viñas?”. “Es una viña de Garnacha, muy cerquita de nosotros”. “Papá, que es mucha viña…”. Era una viña de más de ochenta años, destrozada la pobre, de unos señores que apenas la cuidaban. Está en vaso y nos costó recuperarla un par de años.

Cris-c-Aita

CRISTINA Y JUAN RAMÓN entre viñedos, muestran su mutua admiración.

.- Así se va haciendo historia, poco a poco.

No contento con eso, mi padre me contó otro día que “buá, Cristina, hay otra viñita aquí en Navahondilla, superguapa”. Y yo remisa a ello. “Cristina, la viña es una preciosidad”. Así nos metimos en el mundo de la Garnacha. El primer año fueron 400 botellas, y ya el último año (tercero de elaboración) hemos sacado 3000 botellas.

.- ¿Cómo va vuestro mercado de vino?

Poquito a poco. Pero ya tenemos a dos personas a nuestro cargo. Hemos ido viendo lo que va y lo que no. He comprobado que el Syrah funciona muy bien, el Cabernet es un capricho, y la Merlot es una variedad que aquí no cuaja. Lo que hicimos fue volver al sobre injertado, que nos mola mucho. Para conseguir vino blanco pusimos Albillo, una variedad de aquí. Con el problema que la vendimia del Albillo es la primera, en agosto.

.- Anoche bebimos tu vino “La viña de Ramón”, de Garnacha, que se llevó unos cuantos piropos.

Alegría que me das. Pero sigo con el Albillo, la variedad blanca que se llevaba a Madrid como uva de mesa, muy dulcecita en boca. La gente le mete algo de madera, o hace unos Albillos más oxidativos, muy natural.

Bottle-Soplon

BOTELLA de “El Soplón” de Albillo Real, única entre sus hermanas abulenses.

.- ¿Qué pasó con el Albillo?

En una feria, Roberto Oliván, de Tentenublo, de Rioja Alavesa, me habló de unas barricas de castaño que a él le funcionaban muy bien, más baratas, y me dio el contacto. Es curioso porque aquí estamos rodeados de castaños. Es una simbiosis perfecta entre la viña, la planta, la uva, y el árbol principal de la zona.

Aquel año hice la crianza del Albillo en la barrica de castaño, 500 botellas, que a la gente le gustó. “Este es el camino”, me dije. Decidí seguir con barricas de castaño, así me diferenciaba del resto de las bodegas que elaboran con Albillo, todos del mismo estilo. El año siguiente elaboramos más. Y en el 2017 más aún.

Por mi parte, yo me fijé en aquella viña de la ladera, que veis al fondo, una viña de Garnacha. Es la viña de un señor de Cadalso, de dos hectáreas de Garnacha… En total, a fecha de hoy tenemos 18 hectáreas de viñedo.

Cris-Vina-Vaso

PRIMERO fueron tres hectáreas, luego 7, más tarde 13 y ahora 18 hectáreas de viñedo…

.- Le tomaste el relevo a tu padre.

Jajaja. En el 2016, mi padre había cogido otra viña de Garnacha, porque le había llamado una señora que había fallecido su marido en un accidente laboral. Llegaba la vendimia y no sabía qué hacer. Es una viña muy guapa de dos hectáreas de Garnacha, que da muchos kilos. Una viña superchula.

.- Tú tienes alma de viticultora, Cristina.

Sí. Antes podaba las viñas, ahora no. Pero me encanta meterme en la viña, hacer mis podas en verde, vendimio lo justo porque estoy en bodega ‘recepcionando’ la uva, pero el campo engancha. Y la bodega no te digo.

Yo soy química, pero no de la rama de biología. Cuando empecé el Master me acuerdo que tenía hambre de conocimiento. Hoy en día soy peón de bodega, comunity manager, la enóloga y la bodeguera… y en mis ratos libres me dedico a la química, en la ciencia de la construcción.

Saca-de-Barrica

CON QUÉ satisfacción da a catar todos sus vinos, algunos aún sin presentar.

– ¿Acabarás dejando tu trabajo en Madrid y dedicándote a esto en exclusiva?

Por ahora no, porque lo puedo compatibilizar. Tengo un trabajo muy jugoso como funcionaria y se puede compatibilizar esto con aquello. No sé si al final lo dejaré, porque es cierto que viñas y bodega cada vez me requieren más tiempo. De hecho, este año me he cogido unas semanas de excedencia. He de ir a ferias, al extranjero… ya veremos.

.- En la vinoteca de Mena (en Barco de Ávila) vi al menos cuatro vinos tuyos.

Al principio empezamos con una sola marca porque hacíamos solo vinos de crianza. Empezamos a buscar un nombre para los vinos, que queríamos fueran un reflejo de esta tierra, pues estamos muy cerca del monumento de los Toros de Guisando. Así que llamamos a los vinos Toros de Guisando, en Syrah, o de  Cabernet -que no siempre se sacaba- y un coupage.

Bottle-Gredos

SIERRA DE GREDOS -aún sin DO- presente en sus etiquetas.

Al siguiente año, con un Tempranillo hicimos otro vino que también llamamos Toros de Guisando joven. Era un poco lío. Luego nos cargamos al Merlot, y al coupage, y vimos que aquí había un potencial para vinos monovarietales. Así que sacamos el Syrah y el Cabernet como Toros de Guisando. Y buscamos un nombre para el joven. Mi hermano Álvaro se encarga del tema de las etiquetas y leyó una leyenda…

.- Vamos con la leyenda.

Dicen que donde están los Toros de Guisando es el centro de la península Ibérica (de España y Portugal). Son unas esculturas verracas (cerdos sementales) de la época celta (del IV o III a. de C.). En frente hay un monasterio, y dicen que es una zona con mucha fuerza telúrica, la fuerza de la tierra.

Toros-Guisando

24 SIGLOS de leyenda y escultura: los Toros de Guisando, cerrados el día de la entrevista.

Así pusimos al vino joven el Vino Telúrico. Y sacamos un rosado (homenaje a los navarros de los que aprendí) del sangrado del Syrah, al que llamamos Telúrico Pink (para mi padre de los mejores vinos).

.- Y cuando sacasteis el Albillo Real…

Ah, sí, a la gente de Cadalso les llaman soplones, porque en Cadalso de los Vidrios había muchas fábricas de vidrios, y los llaman así por razones obvias.

.- Vosotros no sois de Ávila, pero en todas las etiquetas pone Navahondilla (Ávila).

Nava-Hondilla

NAVAHONDILLA, el pueblo de 200 habitantes, donde Cristina ha sembrando tantos recuerdos.

Es verdad. Al final esta tierra de Ávila nos ha ganado. Somos su mejor embajador, porque nunca había viajado tanto este pueblo como con nuestra bodega.

.- Cuando sacasteis la Garnacha, lo mismo

Buscamos una imagen más moderna en una botella borgoñona, en las que se ve nuestra viña y con el modelo de una imagen de mi padre en la viña, dibujé con acuarela a mi padre. Y le llamamos La viña de Ramón. Es nuestro chateau con la variedad autóctona. Esas son nuestras marcas.

Entre tantas variedades, también tenemos un poco de moscatel de grano menudo, unos 600 kilos, y algún año lo hemos sacado como Telúrico Gold. Somos bodegas pequeñas que coincidimos en ferias diversas, bodegas que estamos en punta, sin ser las bodegas más conocidas de Ribera o de Rioja, y entre todas nos ayudamos.

C-aita-Bodega

CON su padre en la bodega, que no estuvo presente durante la conversación con el Blog.

.- ¿Qué has aprendido fundamentalmente de tu padre, de la viña y la bodega?

De mi padre he aprendido el amor al campo, a tus raíces, y esa lección que dice que si queremos mantener un paisaje tenemos que mantener vinos que lo reflejen y lo muestren.

Mi padre Juan Ramón lo ha mamado porque su padre era viticultor. Y la destiladora de Cadalso era de su abuelo. Si ha estudiado todo lo que ha estudiado, él se lo agradece a su padre y a las viñas de su padre.

.- De alguna manera -no me lo habías dicho hasta ahora-, cuatro generaciones de vuestra familia están vinculadas a las viñas.

Cris-PP

“MI padre poda por el ciclo lunar… lo que tiene su magia y su misterio”.

Exacto. Tenemos unos conos que eran de una bodega de mi bisabuelo Eugenio. Nosotros todos hemos vivido en Madrid, y veníamos aquí los fines de semana. Yo de niña jugaba a baloncesto con el colegio, y mi padre ya me decía: “mira Cristina nosotros nos vamos al pueblo y nos vamos a la viña”. Yo me quedaba con mis abuelos, los padres de mi madre, que son de Madrid.

Al final dejé el baloncesto y me vine aquí con mis padres, y acabas amando la viña, que mi padre poda por el ciclo lunar, y te lo cuenta y te lo trasmite. Y eso tiene su magia y su misterio.

.- He visto en tus botellas que no estáis en DO alguna, y además del nombre del pueblo, he visto una A mayúscula de Ávila Auténtica… nada más

Ávila Auténtica es una marca de calidad que surgió hace seis años para amparar a todos los productos de Ávila, no sólo el vino. Están las Judías de la Moraña, las alubias de El Barco de Ávila, los quesos del Tiétar… Y luego se han embarcado en las Casas Rurales, o en un Restaurante, que todos ellos tienen que tener productor de calidad de la marca de Ávila.

Esa marca nos lleva a Ferias, sea al Salón Gourmets, o con Fenavin, y nos mueven bastante… Pero nosotros somos vinos de Castilla León, que no es una DO, sino una indicación geográfica.

RAmon-Agus-sol

LOS últimos rayos de sol de aquella tarde, los pasamos conversando en la viña.

.- ¿Hablamos de sueños, Cristina?

Sí claro, hablemos de sueños.

.- Para los próximos diez años, por ejemplo.

Jo, que esto se estabilice. Aunque gracias a Dios se autofinancia y no tengo que pedir créditos. Pero que salgamos adelante y sea reconocida la bodega.

.- El campeón de España de Sumilleres, el vasco Jon Andoni Rementeria, me dijo en Bilbao que si quería conocer una bodega de Ávila, viniera a conocer a Cristina Carrillo.

Me hizo mucha ilusión cuando me lo dijiste.

.- Según él vuestros vinos son baratos para “lo formidables” que son.

Sí, pero hay que venderlos, ese es el problema, porque cuando tú llegas con vinos de bodegas que no conoce nadie a un precio elevado, y con variedades que no son las de la zona -aunque para mí este Syrah que lleva aquí arraigado 20 años es de la zona- …

Brindan-Blog

CRISTINA Y JUAN RAMÓN brindan por Rioja Alavesa y toda su gente.

.- Cuéntale a un noruego en un minuto qué es Fuentegalana

Fuentegalana es un viñedo familiar que ha surgido de una persona que nos ha trasmitido su ilusión a su mujer y a sus tres hijos, a mis hermanos Ana, Álvaro y a mí. Le diría que nuestro las cepas crece en un microclima dentro del oasis de Gredos, con nuestro frescor nocturno y mañanero, con un suelo de granito que hace vinos muy finos que expresan totalmente la tierra. Estamos en zonas castellanas y los castellanos somos recios, y los vinos también son un reflejo de esa personalidad.

.- ¿Ávila bebe Ávila?

Nosotros hemos conseguido que Ávila beba nuestra Ávila. Nos ha costado mucho, ¿eh? Porque Ávila es zona de vinos, pero la gente sólo bebía el Ribera, el Rueda o el Rioja.

Cierto es que los vinos de Ávila eran hace años infumables porque eran vinos muy alcohólicos. Aquí la gente vendimiaba después de fiestas, y si la uva estaba en 16, 17 o 18 grados, pues tira para adelante. Eran vinos muy recios, muy potentes, y costaba beberlos aquí.

.- ¿Miráis hoy de tú a tú a denominaciones como Priorat, Rias Baixas, o Rioja?

Les miramos con respeto, pero creo que muchas bodegas de Ávila estamos haciendo vinos que compiten en calidad y precio con vinos de Denominaciones de Origen muy consolidadas.

Rioja-Alavesa-James

EL viaje fin del Master lo hizo a Rioja Alavesa, donde Cristina tiene varios amigos.

Entrar en Ávila con nuestros vinos, que Ávila beba a Ávila, nos ha costado mucho. Y significa muchas cosas. Pero hoy en Ávila vendo muchísimo vino, y fíjate que no tengo Garnacha apenas. En Ávila capital venderé al menos 5000 botellas, y el resto se lo lleva Madrid, Estados Unidos, Bélgica o Inglaterra.

.- ¿Qué nos dices de Rioja Alavesa?

Cuando hicimos el viaje fin de Master nos fuimos a Laguardia, que estuvimos comiendo allí unas pochas con almejas increíbles. El paisaje es maravilloso. Conozco a dos personas que están elaborando vinos en Laguardia. Conozco también a Carlos Fernández, de Labastida. Es una zona espectacular, súper chula.

.- ¿Qué crees que hay que conseguir entre todos en este país?

Que la gente joven disfrute con el vino. Me refiero a la gente de más de 30 años, o gente de mi edad, con 42 años.

Julio-Cris-Ramon

EN CONTRAPRESTACIÓN, brindé con ellos por los vinos de esa Ávila Auténtica.

.- Por ahí viene Juan Ramón.

Sí, ahí viene el jefe. Le han operado en junio de la espalda y va poco a poco. Pero a los 15 días ya tuvo que venir aquí a la viña, porque si no revienta.

.- ¡Juan Ramón, ayer bebimos el vino que lleva tu nombre, lo compramos en la vinoteca de Barco de Ávila!

Fantástico.

.- Hoy nos han hablado muy bien de ti.

¿Quién os ha hablado tan bien de mí?

.- Una tal Cristina Carrillo.

Te acabo de conocer y no haces más que darme buenas noticias. Jajaja.

10 Comentarios

  1. Amaia Urreisti

    Algo tiene el vino. Un hechizo muy especial. Algo que engancha. Una magia. Algo. En todas las tierras, las gentes viticultoras de él se prendan. Como les ha ocurrido a la familia de Cristina Carrillo. Hay que tocar la tierra, la viña, pasear entre los renques. Entrar hasta el fondo de la bodega. Recoger el alma peregrina en una botella que se bebe cerca, o en la distancia. Algo tiene. Algo muy hermoso. El vino.

    10-Ene-19 · 8:41 am | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Amaia Urreisti. Algo, sin duda. Un sortilegio. Comunicación pura. Nos enraíza con la tierra y con los cielos. Algo. Saludos!

    10-Ene-19 · 8:57 am | Permalink
  3. Jon Mancisidor

    Un lujo de detalles, dignos de ser alabados. Al final resulta un curso acelerado sobre la viticultura en Ávila, de la que tanto he escuchado (de oídas) hablar últimamente.

    Tan sólo una cosa: Que nos da cochina envidia, porque a cualquier lector nos encantaría además poder catar esos vinos en bodega. Sería ya el no va más.

    10-Ene-19 · 10:24 am | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Jajaja. Muchas gracias, Jon Mancisidor. Ojalá fuera posible, ampliar la experiencia sensorial para lectoras y lectores del Blog. Habrá que afinar mucho y conseguir que bebamos de sorbo en sorbo entre líneas. Saludos y un abrazo.

    10-Ene-19 · 10:28 am | Permalink
  5. Gracias Julio por la entrevista que me hiciste, el resultado es un reportaje precioso y creo que se entienden un poco mejor los vinos de Ávila y, en general, de la Sierra de Gredos.

    Gracias por los bonitos comentarios en este Blog. A los que quieran venir a la Bodega a conocernos y probar nuestros vinos, en la web tenemos una pestaña donde podéis preguntarnos sobre las visitas.

    Un abrazo

    10-Ene-19 · 12:11 pm | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Cristina. Saludos para tu madre -que nos atendió estupendamente, y en silencio preparó una inesperada cena- y para tu padre. Un abrazo.

    10-Ene-19 · 12:15 pm | Permalink
  7. Isolina Garizurieta

    Frente a tanta crispación, grisura e incertidumbre a nuestro alrededor, es un placer leer la entrega de personas con tanta pasión, amor y compromiso con la Naturaleza y su tierra. Bello reportaje, bello relato, entrañable testimonio de cómo avanza y se consolida un negocio familiar.

    !Una gozada de personajes, miradas y paisajes naturales y humanos!. Gracias.

    10-Ene-19 · 4:02 pm | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Isolina Garizurieta. Saludos cordiales.

    10-Ene-19 · 6:21 pm | Permalink
  9. Jon Andoni Rementeria

    Me alegro que me hicieses caso, Julio, en conocer el trabajo que está realizando la familia Carrillo. Yo conocí su proyecto hace muchos muchos años. Y ahí han seguido siempre evolucionando a mejor.

    Una gozada de familia, y una gozada de vinos.
    Felicidades Julio por este artículo, está muy interesante. Y felicidades a la familia Carrillo por elaborar estos grandes vinos .

    10-Ene-19 · 7:53 pm | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Jon Andoni. Tienes buen olfato como campeón de sumilleres que eres. Un abrazo.

    10-Ene-19 · 10:07 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL