Rogando a San Gregorio por los viticultores

Hago una pausa en mi personal crónica sobre el coronavirus en Rioja Alavesa para elevar un ruego en el día de su onomástica a San Gregorio, personaje muy venerado por nuestros viticultores durante siglos por defenderles de los peligros que les acechaban. 

Pensando en esta vendimia 2020, dirijo mi ruego tanto al santo como a los actuales responsables de nuestro viñedo.

Foto-1

LA milagrosa cabeza de plata que contiene reliquias de San Gregorio Ostiense.

Miguel Larreina González.

Corría el año 1039. Hacía poco que había fallecido el gran rey de Pamplona Sancho el Mayor, cuyo territorio se extendía por casi toda Euskal Herria, y parte de las tierras aragonesas, riojanas y burgalesas. La Península llevaba años sufriendo una gran sequía que periódicamente empujaba desde Al Andalus a un ejército alado de miles de millones de langostas que devoraban a su paso toda la vegetación que encontraban.

Las viñas, mieses y huertas del Reino de Pamplona peligraban. Se informó del desastre y la hambruna al Papa Benedicto IX quien nos envió a San Gregorio, obispo de Ostia, para resolverlo; y al parecer consiguió reducir la plaga de langostas. Al poco tiempo Gregorio murió en nuestras tierras y, siglos después, sus restos fueron encontrados y se instalaron en la Basílica de San Gregorio de Sorlada, pueblito navarro que está a tres leguas de Moreda y Oyón.

La fama milagrera del Santo en su lucha contra las plagas más dañinas (como langosta, pulgón y oruga) durante los siglos XVI-XIX fue enorme. Muchos ayuntamientos de Navarra, Álava y alrededores se gastaban sus buenos dineros todos los años en traer a sus pueblos el agua que había pasado por las reliquias de San Gregorio; incluso en años especialmente difíciles se traía la propia calavera del santo en su funda de plata.

Foto-2

LA langosta antaño temida no es la “plaga” que hoy quita el sueño a nuestros viticultores.

Josu Erkoreka en su blog nos recuerda la gran devoción que le tenían incluso los baserritarras y chacolineros de Bermeo… En el siglo XVIII la reputación del Santo llegó hasta los hortelanos murcianos o los aceituneros de Jaén. “Viajas más que la cabeza de San Gregorio”, decían nuestros abuelos. Pero por diversas razones, entre ellas la cercanía a la basílica de Sorlada, San Gregorio tuvo una especial relación con Rioja Alavesa y sus viticultores.

Manolo González en su inédito libro sobre Oyón nos cuenta esa especial devoción: “En casi todos los pueblos de Álava, era una práctica muy común traer agua desde el santuario de San Gregorio de Sorlada y bendecir con ella los campos o animales a cuya práctica se añadía la de traer la propia cabeza o brazo del santo y bendecir con ella los sembrados o ganados en casos de gran epidemia.

José Ángel Chasco también nos habla del hábito anual de aceituneros y viticultores moretanos: “El alguacil de Moreda iba montando a caballo hasta San Gregorio de Sorlada, desde donde traía el agua bendita que el cabildo eclesiástico de Moreda, después de misa, arrojaba por los campos de la jurisdicción. También se ponían cruces de madera por los campos”.

Foto-3-Dalmati

¿VOLVEREMOS a ver las preocupadas caras de los viticultores de antaño que pintó Dalmati?

Esto se hacía todos los años, con una gran parafernalia y fervor, con misas, procesiones, romerías,… Hay que entender que hasta finales del XIX se interpretaban las plagas, enfermedades y desastres meteorológicos como castigo divino por sus muchos pecados y de algún modo esa mentalidad fatalista y estoica grabada en el cerebro humano durante miles de años aún perdura en el siglo XXI.

Tal vez al vivir solo de la viña, al alimentar a su prole todo un año solo con esos pocos cientos de cántaras que rendían sus cepas, se forjó un vínculo especial de los viticultores de Rioja Alavesa con San Gregorio y otros santos protectores que se conmemoran en los días clave para la viña como son finales de abril y principios de mayo: San Marcos contra las heladas tardías, la Cruz de mayo y San Gregorio contra plagas y enfermedades, San Isidro,…

La devoción a San Gregorio entre nuestros viticultores se puso en evidencia en el siglo XVI, cuando el vino se revaloriza, pero es posible que fuera una realidad anterior, medieval, como lo indican las cofradías y ermitas dedicadas a este santo. Creo que, de algún modo, la fama de la Basílica de Sorlada creció paralelamente al auge del negocio del vino, único producto valioso y abundante que podía permitirse el gran desembolso que implicaba traer el agua o la cabeza del santo.

Foto-4

DESDE la ermita del Cristo se bendecían las viñas de Labastida todos los años.

Los lugares habituales desde los que los clérigos de cada pueblo esparcían el agua a golpe de hisopo eran la iglesia principal de cada localidad, la propia ermita de San Gregorio y desde otros sitios estratégicos de la jurisdicción llamados “el Conjuro”, “las Cruces”,… lugares desde donde se divisaban la mayor parte de los campos de cultivo, A cada uno de estos puntos se debía llevar una gran cruz en procesión, dejándola allí, clavada en la tierra.

“Se echa el agua de San Gregorio por las heredades por los daños que hace el gusano, para aplacar la plaga del coco que andaba en las viñas, contra la langosta y el pulgón,…”. El ritual exigía para hacer las ceremonias de la langosta llevar un caldero con agua y un brasero con brasas, arrojando al agua un puñado de langostas que el sacerdote pisaba y quemaba durante la ceremonia.

Algunos de estos conjuros decían así: “Os conjuro, expulso, Belcebú (demonio), jefe y guía de todas las langostas, para que al momento y sin dilación alguna salgáis de este término y de todos los términos de esta localidad y expulséis totalmente todas las langostas… que devastan y comen los frutos de la tierra y los ahoguéis en el profundo del mar o los oprimáis en sus propios lugares, los pisoteéis, aniquiléis y exterminéis totalmente”.

Foto-5

LA basílica de San Gregorio dio durante siglos apoyo moral a los viticultores de Rioja Alavesa.

Oh malditas langostas que estáis en los términos de este lugar, yo os conjuro y ordeno que no comáis en adelante, ni dañéis en lo más mínimo las mieses, siembras, árboles, viñas o hierbas, que hay en este término…, sino huid inmediatamente y salid del sobredicho término…”. Así clamaba el sacerdote desde algunos cerros señalados de Rioja Alavesa mientras pisaba con el pie algunas langostas.

Cada 9 de mayo, día de San Gregorio Ostiense, entre las viñas de Rioja Alavesa retumbaba esta plegaria colectiva: “Oh Dios que otorgaste al bienaventurado Gregorio, especial gracia contra la peste de langostas, concede propicio que cuantos devotamente gozamos de tus beneficios, por sus méritos y oraciones seamos liberados de la corrosión y destrucción por ellas de nuestros frutos y animales…”.

En resumen, San Gregorio se proclamó poco a poco durante los siglos pasados en protector de la viticultura, responsable supremo de una vendimia feliz y garante de los ingresos de las familias de viticultores. Así que la Basílica de Sorlada además de convertirse en un centro espiritual de primera magnitud, también se convirtió, de algún modo, en una gran Consejería de Agricultura de la época.

Foto-6-autoridades

HOY las esperanzas de nuestros viticultores están puestas en las autoridades.

En el siglo pasado esta Basílica de Sorlada perdió su brillo y su papel estratégico en la región, hasta el punto que hoy aparece como un fantasma en ese desierto poblacional que es la Berrueza. Invito a los políticos vitícolas que no lo conozcan a que se pasen unos minutos por la basílica y reflexionen en el silencio y soledad que impera en ese cerro sobre las consecuencias de un cambio de paradigma.

La reputación de San Gregorio, la necesidad de su agua bendita, decayó cuando mejoraron los tratamientos fitosanitarios y cuando los políticos diseñaron un acuerdo socioeconómico que se llamó DO Rioja. Un acuerdo entre dos importantes colectivos: un gran número de agricultores dueños del viñedo por un lado y, por otro lado, unos pocos pero grandes bodegueros que venderán embotellado el fruto de ese viñedo. Con ese contrato social llamado DO Calificada la vendimia estaba garantizada.

Foto-7-cosecha

POR el bien de Rioja Alavesa, no devaluemos el trabajo y dignidad de nuestros viticultores.

En mayo de 2020 nuestros viticultores no están deprimidos por las langostas, no temen que las plagas del viñedo amenacen un alto porcentaje de su vendimia. Temen tan solo que el virus de la avaricia e insolidaridad de anónimas sociedades, ante la pasividad de gestores y burócratas, imponga estrategias mercantiles que supongan la misma destrucción de la vendimia que ocasionaban las langostas.

16 Comentarios

  1. Karmele

    Que ni San Gregorio ni todos los santos de la corte celestial quieran que esa destrucción suceda.

    Es una historia muy bonita la de San Gregorio y su bendita cabeza viajera. Las creencias populares nos llaman mucho la atención porque nos parecen como una cosa de niños ahora que nos creemos que hemos avanzado tanto como para no confiar nuestra suerte a ritos ni milagros.

    Por mi parte tengo que confesar que en momentos de indefensión total como este que estamos viviendo, y otros también importantes, me encomiendo por si acaso a alguien, sea Dios, santo o a mis padres que hace tiempo perdí. El desbarajuste que nos está tocando es como para agarrarse a un clavo ardiendo, ya fuera de que se sea o no creyente.

    Os vais a reír… pero a mí me ha venido a la cabeza Sodoma y Gomorra con esta pandemia.

    Gracias por la bonita historia de San Gregorio y su estrecha relación con Rioja Alavesa. La basílica en el lugar donde está ubicada, es maravillosa. Me quedé con las ganas de ver Ostia cuando fui a Roma. Por ver la playa. Ahora si fuese, le rezaría a San Gregorio, claro que sí.

    07-May-20 · 8:09 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Karmele Uriarte. Un cordial abrazo.

    07-May-20 · 9:13 pm | Permalink
  3. José Ángel Chasco

    Me uno a la petición que Miguel Larreina hace este año a san Gregorio para que la langosta de la avaricia y de la insolidaridad de anónimas sociedades no devalúe el trabajo y la dignidad de los viticultores. Mensaje digno de aplaudir y de tener en cuenta.

    Cuando uno visita la basílica de San Gregorio de Sorlada en lo alto del monte se encuentra con un templo religioso sorprendente por sus dimensiones y por los edificios adyacentes que tiene. Merece la pena visitar la basílica y ver la grandiosa portada barroca que posee y las pinturas murales del interior del templo. En el exterior encontramos un Humilladero en donde se conjuran los campos y una vista panorámica bellísima.

    San Gregorio está en un alto/ y Sorlada en una cuesta/, si San Gregorio se cae/ a Sorlada me la pesca, dice el refrán por esas tierras. La historia parte desde Logroño, donde aún se conserva en la Rúa Vieja la llamada capilla de san Gregorio.

    El por qué se levantó este grandioso templo en plena naturaleza nos viene explicado por una leyenda, que narra cómo al fallecer san Gregorio en Logroño sus discípulos pusieron el cuerpo dentro de una caja y ésta sobre una mula, por mandato del maestro, para que fuera enterrado en el lugar en donde la mula parase. Exhaló la mula junto a la ermita de san Salvador de Piñalba, una loma próxima a Sorlada en Navarra, en la cual Dios quiso que fuese enterrado y se construyera una basílica en su memoria y culto.

    Leyendas similares se repiten por otros muchos lugares de culto: san Fausto en Bujanda o san Prudencio en Monte Laturce (Clavijo). Estos santos, una vez fallecidos, también fueron transportados por caballerías hasta los lugares en donde, al perecer los animales, se construyeron templos de culto y de veneración a dichos santos.

    A mediados del siglo XVIII la villa de Laguardia y su comarca quisieron nombrar a san Gregorio como patrono de la la Villa y Tierra de Laguardia. Así, según acuerdo del concejo de Moreda, celebrado el 13 de abril de 1765, se decidió ir a la Junta de Laguardia, a la reunión de procuradores de las villas de la comarca, con el propósito de elegir y nombrar por patrono y en su defecto por compatrono con san Millán al glorioso san Gregorio, obispo de Ostia, cardenal y bibliotecario apostólico, guardándose su fiesta el 9 de mayo. Se dice que tiene este santo la basílica en el reino de Navarra, sobre los pueblos de Mues y Sorlada.

    Además, del relicario cefaloide del santo guardado en el santuario de San Gregorio de Sorlada, era llevado también por los pueblos en ocasiones el brazo del santo conservado en el monasterio benedictino de San Jorge de Azuelo.

    Los lugares para conjurar a buenos temporales contra las tormentas que podían destruir los viñedos estaban ubicados, además de en pequeños montículos de los campos, en los pórticos de entrada a las iglesias. El más grande y bello de Rioja Alavesa lo tenemos en Elciego. Se halla formado por una galería de siete arcos rebajados que se hallan sobre el pórtico y entre las dos torres laterales del templo parroquial de San Andrés.

    Este conjuratorio fue construido entre los años 1553-1564 por el cantero Domingo Emasabel. Los curas en días de nublados y tormentas utilizaban dicha galería como lugar conjuradero contra los malos temporales, para proteger los campos y viñas desde la Cruz del tres de mayo hasta la cruz del catorce de septiembre.

    Precioso artículo etnográfico de Miguel que ya no va a poder leer la etnógrafa Gurutzi Arregui (1936-2020) fallecida esta semana. Discípula de don José Miguel de Barandiaran, investigadora, escritora y secretaria de los Grupos Etniker de Euskalerria. Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad de Deusto ha coordinado durante más de treinta años la investigación, redacción y publicación de los ocho tomos del Atlas Etnográfico de Vasconia, además de ser autora de tres tomos sobre las Ermitas de Bizkaia, libros sobre José Miguel de Barandiaran, etc…

    Comprometida con la sociedad y cultura vasca gustaba de leer los artículos de este Blog. Rioja Alavesa y profesaba una gran admiración por su Director. Gurutzi, goian bego. Muxuak desde Rioja Alavesa.

    08-May-20 · 1:46 am | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Qué bien completas o complementas los temas que como investigador etnográfico has estudiado a fondo. Muchas gracias, José Ángel Chasco.

    Por otra parte, es de justicia ese pequeño homenaje que rindes a la figura de tu colega Gurutzi Arregi, a quien he tenido la fortuna de conocer y tratar por mi responsabilidad en este Blog. Hasta en dos ocasiones mantuve tanto con Ander Manterola -al que ya conocía- como con ella sendas entrevistas. Conservó intacta, diría, su pasión investigadora hasta sus últimos momentos. Se lo mencioné en una ocasión, y su respuesta fue “mantengo la misma pasión por la Etnografía que la que sentí el primer día, incluso más”.

    Así que un fuerte abrazo para los suyos, y para esa gran familia de los que formáis parte los grupos Etniker. Goian bego, admirada Gurutzi.

    Un cordial abrazo.

    08-May-20 · 1:21 pm | Permalink
  5. Miguel Larreina

    Gracias Karmele por tu reflexión. Realmente estamos viviendo un momento muy duro en medio mundo, especialmente grave en esos sectores como las hostelería, el turismo y el vino que viven de nuestro carácter social, de nuestra necesidad de convivir y compartir. A Rioja Alavesa la crisis le toca por todos los frentes, sin duda va a ser la comarca vasca más afectada por este tsunami o este ‘chernobil’.

    Pero te aseguro que los viticultores, cosecheros, hosteleros de esta comarca no son como los de Sodoma y Gomorra. Aquellas gentes perecieron por su orgullo, por sus ganancias abusivas, por su acumulación excesiva de propiedades, según dice la Biblia. La mayoría de las gentes de esta comarca nada tienen en común con aquellos, son trabajadores honestos que sostienen con su esfuerzo esta difícil comarca y que ahora necesitan nuestra ayuda y solidaridad.

    08-May-20 · 11:26 am | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Miguel Larreina. Saludos!

    08-May-20 · 1:11 pm | Permalink
  7. Miguel Larreina

    Gracias, José Ángel. Muy interesante la aportación que haces del intento de proclamar a San Gregorio copatrono de la Hermandad de Laguardia.

    08-May-20 · 1:44 pm | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Miguel.

    08-May-20 · 4:36 pm | Permalink
  9. Karmele

    No, claro, con lo de Sodoma y Gomorra me refería a un castigo general, a nivel mundial, por tanto egoísmo y mal hacer que hubiera desembocado en este “castigo” del que, si alguien tuviera que salir indemne, sería en primer lugar la buena gente de Rioja Alavesa.

    08-May-20 · 3:33 pm | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Aclarado. Gracias, Karmele.

    08-May-20 · 4:38 pm | Permalink
  11. Miguel Larreina

    Ya sé de tu afecto por estas gentes, Karmele. Me he permitido hacer una broma con esa comparación y de paso resaltar las dificultades que está pasando la Comarca. Un abrazo

    08-May-20 · 5:06 pm | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Miguel.

    08-May-20 · 9:31 pm | Permalink
  13. ANTONIO MIJANGOS

    Dice la leyenda que San Gregorio vino como enviado papal, desde Roma, para solucionar algún problema intraeclesial y, le encantó tanto la Rioja, que se quedó. Muy venerado tuvo que ser entre nuestros antepasados para quedar inmortalizado en el retablo mayor de la iglesia de Santa María de los Reyes en el remate del mismo, a la derecha del Crucificado.

    Hubo una ermita dedicada a San Gregorio a la izquierda de la carretera a Logroño, en el término llamado Castejones, en un altozano donde existen unos almacenes. Esta ermita fue propiedad de la familia Ballesteros de Laguardia que la adquirió en la subasta organizada en 1810 por el Ayuntamiento, cuando expropió todos los bienes a las cofradías para poder alimentar a las tropas francesas estacionadas en el pueblo, o de paso a otros lugares. Pero esto es otra historia.

    09-May-20 · 6:20 pm | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Antonio Mijangos, por llevarnos de una historia a otra. Un cordial abrazo.

    09-May-20 · 11:16 pm | Permalink
  15. Miguel Larreina

    Gracias, Antonio, por ubicarme con precisión en Castejones la vieja ermita de San Gregorio. Desconocía el lugar exacto en que se hallaba y ciertamente es un lugar ideal para controlar y bendecir esas tierras bajas de Laguardia.

    10-May-20 · 11:16 am | Permalink
  16. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Miguel.

    10-May-20 · 12:39 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter