Laguardia, Saint-Emilion, Ribeira Sacra: estrategias para la excepcionalidad (II)

Con motivo del 20º aniversario de la proclamación de Saint-Emilion como primer Paisaje Cultural Vitícola declarado Patrimonio Mundial inicié una serie de trabajos en torno a la vieja Hermandad de Laguardia como propuesta sólida para alcanzar ese reconocimiento de la UNESCO que hoy continúo con un análisis comparativo de nuestra Comarca con la Ribeira Sacra.

Ribeira Sacra

Miguel Larreina González.

El pasado mes de abril el Consejo de Patrimonio Histórico español aprobaba la candidatura de Ribeira Sacra para ser proclamada en el año 2021 por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Aún cuando en el dossier de la candidatura gallega, al igual que en la suspendida candidatura catalana del Priorat, se adereza el paisaje vitícola con una larga serie de valores monumentales y culturales, lo cierto es que el sector vitivinícola de la D.O. Ribeira Sacra se convierte en la estrella de la Candidatura.

Como ya hemos comentado en otros artículos, España es el país más vitícola del mundo y sin embargo, a diferencia de Francia, Italia, Portugal, Alemania, Hungría, Suiza, no tiene ninguna región vitícola reconocida como Patrimonio Mundial. De conseguir el galardón Ribeira Sacra se daría otra gran paradoja: una de las Denominaciones de Origen más recientes, uno de los viñedos más diminutos de España, uno de los más inaccesibles al enoturismo, se haría con el preciado galardón.

Ribeira Sacra

EL país más vitícola del mundo sigue sin tener un paisaje cultural vitícola Patrimonio Mundial.

¿Tiene posibilidades ciertas el paisaje cultural vitícola de Ribeira Sacra de conseguir el galardón en 2021? ¿Cuáles son los puntos fuertes y los hándicaps de la candidatura Ribeira Sacra? ¿Estamos ante otra propuesta endeble como Priorat o la Denominación Rioja? ¿Qué pasa si no lo consigue Ribeira Sacra? ¿Propuestas sólidas como la de Laguardia-R. Alavesa deben permanecer silenciosas durante años a la espera de acontecimientos mientras otros viñedos del mundo siguen trabajando sus propuestas?

Hace dos años señalé en este blog las debilidades de la candidatura “Priorat” y avisé del error que suponía quedarnos en “stand-by” sin seguir trabajando las posibilidades de nuestro Paisaje Cultural, muy superior al catalán. En su momento no fui bien entendido por algunos que veían erróneamente una competencia de vinos, pero hace un año el suspenso de los evaluadores de UNESCO a la candidatura catalana me dio la razón.

Hoy igualmente, veo que la candidatura de Ribeira Sacra es un “gigante con pies de barro” que nos puede hacer perder mucho tiempo si nos quedamos parados.

Ribeira Sacra

Es indudable la belleza de ciertos tramos del Miño y el Sil, pero UNESCO no premia solo fotogenias. Es ciertamente notable la presencia de viejos monasterios en esta Galicia profunda, pero UNESCO repite difícilmente sus galardones y este tipo de patrimonio religioso ha sido muy premiado en otras comarcas europeas.

Así mismo, las pequeñas viñas gallegas en laderas muy inclinadas tienen una fuerza paisajística innegable, pero grandes masas de viñedos en laderas imposibles ya han sido premiadas por UNESCO en Portugal, Italia, Suiza o Alemania. ¿Qué Valor Universal EXCEPCIONAL argumentan esas viñitas de Ribeira Sacra frente a las de Laguardia o las del Alto Douro premiado en 2001?

Ribeira Sacra

EN 2001 el viñedo en ladera del Alto Douro portugués fue declarado Patrimonio Mundial.

Por otro lado, además de valorar los aspectos positivos y originales de una candidatura, los evaluadores de ICOMOS-UNESCO se fijan en los aspectos negativos y en las críticas internas surgidas en la propia región, capítulo donde Ribeira Sacra presenta grandes hándicaps de hacer caso a la prensa gallega o a la propia descripción del Gobierno gallego en el Decreto 166/2018 por el que se declara Bien de Interés Cultural (BIC) el paisaje cultural de la Ribeira Sacra. Los más destacables se refieren a la enormidad del Bien Cultural, a sus límites poco claros, a su desvertebración, a la lejanía causante del despoblamiento acelerado, a la pérdida de su paisaje histórico por las grandes infraestructuras hidroeléctricas,…

A diferencia de la Hermandad de Laguardia, de Saint-Emilion o de tantas comarcas vitivinícolas, Ribeira Sacra no es ni ha sido nunca una unidad política, administrativa o histórica. Las tierras que se incluyen hoy bajo ese nombre pertenecen a dos provincias (Lugo y Ourense), a varias comarcas históricas diferentes, a cinco Zonas Vitícolas, a una veintena de ayuntamientos y cientos de parroquias. La distancia desde la punta norte por Porto Marín hasta el límite sur por Manzaneda es, si vamos por las carreteras bordeando Miño y Sil, de unos 180 km y supone más de tres horas en coche, casi diez veces más tiempo del que nos implica ir de Laguardia o Saint-Emilion a cualquier punto de sus jurisdicciones.

Ribeira Sacra

Otro inconveniente es que la Ribeira Sacra no tiene unos límites claros, pues la Candidatura pretende el reconocimiento del máximo valor cultural para una extensión de 18.000 hectáreas de Paisaje Cultural más 32.000 hectáreas de Zona de Amortiguamiento y un área anexa de monasterios y demás bienes culturales en el resto de las 298.000 hectáreas que conforman el territorio de la Ribeira Sacra; es decir, se trata de una región tan extensa como Álava o toda la Denominación Rioja. En cualquier región de esas dimensiones la oferta de patrimonio religioso, en lo que se refiere a monasterios, ermitas y grandes templos, no desmerecería de la propuesta gallega.

Por otro lado, el propio nombre “Ribeira Sacra” identificando a la comarca es, además de consecuencia de un error de transcripción, mucho más moderno de lo que la mayoría puede creer, mucho más moderno que “Laguardia”, “Rioja” o tantos nombres de comarcas o denominaciones vitivinícolas. Y tiene también el nombre mucha menos espiritualidad de la adjudicada por el vulgo, especialmente desde que dos estudiosos del tema demostraron que el nombre original no venía de “Ribeira sacra” como erróneamente se interpretó, sino de “Roboyra sacra”, haciendo alusión al inmenso robledal que ocupa una parte de la región.

Ribeira Sacra

Sin duda una de las mayores debilidades de Ribeira Sacra es su despoblamiento acelerado. Por eso en el mencionado Decreto 166/2018 del Gobierno gallego se incluye, entre otras medidas urgentes de cara a la declaración como Patrimonio Mundial, “la necesidad de elaborar un plan de dinamización socioeconómica de Ribeira Sacra fundamentado en la recuperación económica y demográfica”. Un brindis al sol, una declaración de intenciones imposible de cumplir dada la descripción que hacen los estudiosos de la comarca: “Un mundo rural en retroceso demográfico suicida”.

Un periódico local recogía recientemente la imparable realidad: “La Ribeira Sacra ha sufrido con mayor intensidad la debacle demográfica que desde hace décadas se ensaña con el mundo rural gallego. Su localización, entre las provincias de Lugo y Ourense, en el interior del interior, hace de este territorio uno de los más perjudicados por la caída de la población, el envejecimiento y la emigración juvenil. Lo cierto es que Ribeira Sacra se encuentra entre las zonas más afectadas por la sangría demográfica”.

Ribeira Sacra

RIBEIRA Sacra, una tierra perdida y difÍcilmente accesible.

“En el interior del interior”. Esa definición de la Ribeira Sacra nos da pie para analizar otro de los importantes hándicaps de esta Candidatura: su inaccesibilidad. España tiene un millón de hectáreas de viña (una cifra casi mil veces mayor que la diminuta D.O. Ribeira Sacra), así como un centenar de apelaciones y varios cientos de comarcas vitícolas singulares y de bello paisaje. Entre todas ellas, es Ribeira Sacra una de las de peor accesibilidad para turistas y enoturistas por su lejanía y por sus malas carreteras, y éste es un factor que debiera considerar especialmente el Consejo de Patrimonio.

Sirvan como prueba las comparaciones siguientes referidas a la población que puede acceder en menos de dos horas en coche a Laguardia o al Mirador del Sil en Vilouxe. En el caso de Laguardia, en ese entorno próximo vive una población de más de 6 millones de personas (incluyendo la Comunidad del País Vasco y sus vecinas de La Rioja, Navarra, Cantabria, las provincias de Burgos, Soria, Zaragoza, la frontera de Francia), más otros tantos millones de turistas y enoturistas. En el caso de ese mirador del Sil, se incluyen en el radio de acción considerado dos millones gallegos, ninguna de sus Comunidades vecinas de Asturias , Castilla y León, y tiene un número de visitantes potenciales un 60% inferior.

Ribeira Sacra

Pero, sin duda, uno de los mayores inconvenientes de Ribeira Sacra para argumentar la posesión de un Paisaje Cultural Excepcional es la pérdida y alteración irreversible de su paisaje histórico por las grandes infraestructuras hidráulicas creadas en los últimos ochenta años. Cuarenta grandes centrales hidroeléctricas, grandes embalses, enormes presas de más de cien metros que subieron el nivel de los ríos en muchos tramos (enterrando pueblos enteros, cubriendo las mejores tierras de labor dedicadas a huerta y viña e impidiendo los procesos tradicionales de pesca), grandes líneas de tensión recorriendo toda la Ribeira Sacra para dar salida a la energía generada, …

Ribeira Sacra

El propio Decreto 166/2018 relata duramente lo acaecido en Ribeira Sacra con las centrales eléctricas: “En el momento de su construcción generaron un gran impacto visual y aún son visibles las huellas de las canteras necesarias para acumular el material de los cientos de miles de toneladas precisas para sujetar el empuje del agua. Mayor impacto supuso, sin embargo, la amortización de los valles que, desde entonces, permanecen como un paisaje fosilizado bajo el agua. Por otra parte, más profundo que esta huella resulta el trauma de perder en vida el hogar por una fuerza y poder extraños”.

Ribeira Sacra

El recurso que venía sosteniendo un territorio que ofrecía cereal, salmón y lamprea, fruta, castaña y un poco de vino de pronto quedó en segundo lugar frente a una novedad tecnológica: el potencial hidroeléctrico. “La percepción del espacio, las comunicaciones, la forma de cultivo y la forma de vida del territorio se vieron sometidas a una profunda transformación”. Pero llegado a este punto, el Decreto 166/2018 da un absurdo giro y nos propone como argumento de “Valor Universal Excepcional” precisamente el drástico cambio de valores que trajeron las mastodónticas centrales hidroeléctricas

Ribeira Sacra

Obviamente ese giro argumental no se sostiene. No es posible, por ejemplo, que los grandes tendidos eléctricos que en Haro y en tantos lugares son considerados negativamente para argumentar la excepcionalidad paisajística, en Ribeira Sacra se conviertan en aspectos positivos.

La prensa recoge cotidianamente la oposición interna a ese contrasentido y así nos cuenta que el diputado Antón Sánchez ha presentado una Proposición en el Parlamento gallego en la que denuncia que, al mismo tiempo que el Gobierno gallego ha solicitado a la UNESCO la inscripción de esta zona en la lista de Patrimonio Mundial, está autorizando proyectos que perjudican claramente su candidatura, o que la Plataforma Stop Eólicos ha presentado un informe a la UNESCO, criticando con dureza “la instalación de 27 aerogeneradores de gran porte e innumerables tendidos eléctricos de media y alta tensión, atravesando el territorio y modificando sin remedio uno de los paisajes más singulares de toda Galicia”

Ribeira Sacra

Bajo mi punto de vista, otro punto flaco de la Candidatura es la magnificación de la viña en el Paisaje Cultural de la Ribeira Sacra, algo que sin duda será detectado por los evaluadores de UNESCO cuando visiten la zona el año que viene para su análisis exhaustivo. Han convertido la viña en la imagen icónica de la candidatura: “nada resulta más impresionante y magnífico que el gran telón de las laderas muradas, la construcción menuda, pausada e ininterrumpida, de los bancales de viñas de las laderas, de sus bodegas,…”

Ribeira Sacra

HACEN de la viña la imagen icónica, aunque la viña no es la esencia de Ribeira Sacra.

Pero los evaluadores van a ver lo que hay, lo que ve cualquiera que patee con calma la comarca gallega y haga algo más que un pequeño paseo en catamarán por enclaves especialmente escogidos. Va a ver una joven y minúscula Denominación de Origen (apenas 1.200 hectáreas de viña) que se reparte en cinco zonas bien distintas y distantes, esparcidas por un territorio tan grande como toda Álava, teniendo por tanto una intensidad de cultivo cien veces inferior a la de la Hermandad de Laguardia o la Jurisdicción de Saint-Emilion.

Ribeira Sacra

Van a ver los evaluadores que no es cierto lo que declara el dossier: “la viticultura, una actividad esencial en la candidatura a Patrimonio de la Humanidad de la Unesco por la interacción humana en el paisaje y el uso tradicional que el hombre ha hecho de la tierra a lo largo de los siglos”. No, el vino de Ribeira Sacra suponía una minúscula producción para autoconsumo, no era como el Ribadavia, no tenía nombre, no hizo historia, al menos no más historia que los diez mil enclaves vitícolas anónimos de Europa. No, este vino no hizo la comarca, no hizo los Monasterios, fueron los monjes, o mejor sus siervos, los que fueron obligados a crear esos pequeños viñedos para abastecer a los monjes.

Van a ver los expertos de ICOMOS en los libros de la región que los monasterios y los nobles explotaban el territorio mediante un sistema de foro que vinculaba una familia por tres vidas prorrogables. En esos contratos se establecía la proporción en orden de importancia que cada producto (cereales, legumbres, pescados, castañas o vino) debía tener en la renta, evidenciando que los terrenos de la “bocarribeira”, los mejores y más rentables, se dedicaban a centeno o trigo, productos fundamentales de la dieta y del pago de las rentas, mientras que algunas laderas próximas a las aldeas se trabajaban en “socalcos” para plantar frutales, vides, olivos o castaños.

Ribeira Sacra

Van a ver que esos idílicos “socalcos” suponen cada vez un porcentaje menor en la vendimia de Ribeira Sacra, que esas heroicas parcelitas se van abandonando cada vez más al jubilarse los viejos viticultores, que los fotogénicos “socalcos” están a menudo junto a las presas y los tendidos eléctricos, perdiendo parte de su romanticismo. Van a ver que el vino “Ribeira Sacra” de 2021 sale mayoritariamente de esas grandes viñas recién plantadas en zonas llanas por grandes empresarios.

Ribeira Sacra

LOS evaluadores de UNESCO van a ver esta viña en su paisaje real.

Los evaluadores de ICOMOS-UNESCO no se conforman con leer folletos publicitarios o con un viaje en catamarán, son expertos que estudian a fondo las Candidaturas y a los que no se les puede dar gato por liebre. Ello nos obliga a todos en España a cuidar muy mucho los Paisajes Culturales Vitícolas que presentamos a examen.

6 Comentarios

  1. Amaia Urreisti

    Un documentado artículo que da a conocer a fondo la candidatura del paisaje vitícola Ribeira Sacra a Patrimonio Mundial de la UNESCO. Y más que todo eso, al hacerlo con una actitud crítica, señala los puntos débiles de esa Candidatura, y alerta -aviso a navegantes- de cómo no debe fraguarse una propuesta para optar a tan alto galardón internacional

    20-Ene-20 · 9:07 am | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Amaia Urreisti. Un cordial abrazo.

    20-Ene-20 · 9:10 am | Permalink
  3. F. Bujanda Ciordia

    La crítica a la candidatura a la Ribera Sacra a Patrimonio Mundial de la UNESCO, vuelvo a insistir en un comentario anterior, solo la entiendo si sabemos leer más allá de lo escrito, y los planteamientos realizados en el documentado artículo, nos los aplicamos nosotros para la Vieja Hermandad de Laguardia.

    20-Ene-20 · 10:15 am | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, F. Bujanda Ciordia. Saludos cordiales

    20-Ene-20 · 12:16 pm | Permalink
  5. Miguel Larreina

    Gracias a los dos. Coincido plenamente con ambos, especialmente con Fernando. Hay que entenderlo así como dices. Estudios comparativos como éste, el de Saint EMILION, Priorato, etc., son muy engorrosos y difíciles. Corren el riesgo de malinterpretarse se los leen lectores accidentales o desconocedores de lo que es un Paisaje Cultural Vitícola con Valor Universal Excepcional como el que nosotros proclamamos. En realidad necesitaba hacer estas comparaciones previas para tocar el tema próximo

    20-Ene-20 · 8:32 pm | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Miguel Larreina. Esperamos el próximo con entusiasmo. Salud y Saludos!

    20-Ene-20 · 8:41 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL