La Comarca de los Abrazos

Niñas y niños bielorrusos llevan de la mano de la solidaridad y el abrazo desde hace veintiséis años a un gran parte de Rioja Alavesa.

Niños de Bielorrusia

NIÑOS bielorrusos junto al albergue de temporeros de Leza, en 2018.

Si con las uvas de la Comarca se elaboran grandes vinos, un pequeño grupo de diecisiete niños de Bielorrusia acogidos en nuestros pueblos siembra con su presencia un año más la solidaridad entre la Sierra y el Ebro.

Durante 26 años, un total de 75 niñ@s bielorrusos han venido y han vuelto a sus pueblos de Babrusk y Minsk, que distan más de tres mil kilómetros de la Comarca. La convivencia de estos años, los abrazos, los juegos, las emociones… ha acercado aquellas tierras a las nuestras como nadie pudo imaginar

Niños de Bielorrusia

EL grupo de este año 2019 en una mañana veraniega de piscina en Leza.

El amor que dieron a nuestros Niños de la Guerra en el pasado -hoy por ti, mañana por mí- con amor se paga. Mientras el mundo muera de pobreza, guerra, orfandad o exilio, la solidaridad será más que necesaria. Vital.

Llevo esa ideea en mi mano escritora cuando acudo a la cita con Jose Luis Aldazabal, ex alcalde de Navaridas tras la Dictadura, y desde hace 26 años entregado -entre otras tareas sociales- a estos niñ@s a los que tantos ayudan en la Comarca.

El Gobierno Vasco financia los audífonos de los niñ@s sordos de Bielorrusia, la Diputación de Álava entrega 4.000 euros, la Cuadrilla de Laguardia-Rioja Alavesa les organiza 4 excursiones playeras a Bizkaia y Gipuzkoa, pero además están los Ayuntamientos, restaurantes, bodegas y particulares de Izaki (Ser humano), la ONG de Agurain de la que forma parte Aldazabal.

Niños de Bielorrusia

VEINTISÉIS años lleva Jose Luis Aldazabal entregado a la acogida de niñ@s bielorrusos.

Hemos quedado junto a la piscina de Leza, donde en esta mañana veraniega disfrutan de lo lindo los bielorrusos, junto a otros niños de Leza. Conozco a Jose Luis de la entrevista colectiva que llevé a cabo, el pasado mes de marzo, a los alcaldes de Rioja Alavesa de aquella primera legislatura de 1979, tras la Dictadura.

Donde está, Jose Luis se hace notar. Su sentido del humor. Su entrega y solidaridad, su bonhomía y sinceridad, su personal manera de ser y sentir, de explicarse atropelladamente, de entregarse.

Me cuenta para empezar que pasadas las 6:00h. de la mañana estaba despuntando en una viña antigua de su hijo Luis, a la cual no tiene acceso con la máquina despuntadora… así que “voy yo con la espada igual que Águila Roja”.

Niños de Bielorrusia

ALDAZABAL (tercero por la izq.) en la conversación del Blog con los alcaldes, el pasado marzo.

.- Amanecer en la viña a esa hora tan temprana, ¡menudo gozo!

En la gloria, en una viña a esa hora tan temprana se está en la gloria trabajando. Fíjate que estando en la viña se me ha curado lo de la pata; lo de la cabeza ya no, jajaja. Pero no estamos grabando ¿verdad?

.-Jajaja

Si lo sé no te lo cuento, por Dios.

.- ¿Qué has hecho hasta las 12 del mediodía que nos hemos visto?

Entre las 6 y las 10 de la mañana he estado en la viña, despuntando. Después he tenido que atender llamadas: para organizar una recepción de los niños y niñas con la Diputación, para llevar a los chavales a la clínica Baviera (para que les miren los ojos), y otra llamada a otra clínica para mirarles la boca. Luego he tenido que cerrar para mañana los coches que llevarán a los chavales a comer a Elciego.

Niños de Bielorrusia

CHERNOBYL y las ruinas de la ciudad. El accidente nuclear ocurrió el 26 de abril de 1986.

Hace ya 33 años que explotó el reactor número 4 de la Central Nuclear de Chernobyl, en la ciudad ucraniana de Pripyat. Sin embargo, un 70% de las partículas radiactivas emitidas por la central durante el accidente acabaron en territorio bielorruso. Como consecuencia del desastre, 135.000 bielorrusos fueron evacuados de sus hogares y reubicados en otros lugares, y muchos se vieron afectados por la radiactividad.

Niños de Bielorrusia

MÁSCARAS de gas abandonadas, en la Zona de Exclusión de Chernobyl.

Niños de Bielorrusia

LA CIUDAD ucraniana de Pripyat tuvo que ser abandonada.

Desde 1990, miles de niños y niñas bielorrusos han pasado sus vacaciones en España, gracias a la solidaridad. Actualmente la cifra anual se acerca a los 900, de los que en Álava habrá 70 niñas y niños. De esa cifra, un total de 17 txikis están en Rioja Alavesa.

A los 17 niñ@s de Bielorrusia de la Comaraca hay que añadir otros 14 más, todos ellos (31) bajo la responsabilidad de la ONG Izaki (Ser humano) de Agurain, de la que forma parte Jose Luis Aldazabal, que lleva 26 veranos entregado durante cuarenta días a “sus” niños.

Niños de Bielorrusia

NO deja de sonar el teléfono de Jose Luis…

.- ¿Cómo se inició en la Comarca esta historia de solidaridad con las niñas y niños bielorrusos?

El año pasado hicimos 25 años de solidaridad. La conexión llegó aquí porque Tomás, un cura de Elciego, fue a visitar al hospital Txagorritxu a Santiago Ibañez, el presidente de la ONG, al que habían hecho un trasplante de riñón.

El cura le comentó que él ya sabía quién podría -por mí- mover el asunto de los niños de Bielorrusia en Elciego. Así iniciamos esta aventura un grupo de siete personas. Comenzaron viniendo siete niños… que todavía estoy viendo la escena. En mi casa estuvo una niña de 10 años que ahora ya es madre de familia, y tiene una hija.

.- ¿Qué sabíais de aquellos pequeños de entonces?

Eran de familias económicamente muy humildes. En uno de mis viajes a Bielorrusia pude comprobarlo (los servicios de su pueblo eran letrinas situadas en la calle). Así que para ellos ver el agua potable saliendo de los grifos de nuestras casas fue una enorme sorpresa.

Niños de Bielorrusia

JUGUETES abandonados en un hogar, en la Zona de Exclusión de Pripyat.

.- ¿Cómo contaste a la Comarca aquel proyecto? ¿Cómo les implicaste?

Me dediqué a hablar en todas las parroquias de Rioja Alavesa sobre la catástrofe de Chernobyl y cómo afectaba a la vida de tantos niños en Ucrania y Bielorrusia. Y de un año a otro pasamos de 7 a 49 niños.

Podían venir desde los 7 añitos a los 17, y los distribuimos de punta a punta de la Comarca: Oyón, Moreda, Yecora, Elvillar, Laguardia, Labastida, Lanciego, Elciego, Navaridas, Leza… toda Rioja Alavesa.

.- Con el tiempo ¿seguís siendo “los siete magníficos de Rioja Alavesa”?

De los siete que empezamos, quedamos tres. Yo pensaba en un grupo de niños desfavorecidos por cualquier circunstancia. Y me hablaron de niños y niñas sordos, o sordomudos. Algunos de mis compañeros… no me decían que estaba loco, pero sí que me podía el corazón. Y empecé a mirar la posibilidad de acogerlos en un lugar más amplio con sus profesoras bielorrusas. Así hablé con UAGA.

Niños de Bielorrusia

SON muchos los aeropuertos españoles en los que vuelan abrazos, y alimentan.

Este verano tenemos 17 chavales aquí en el Albergue de Temporeros de Leza, más 14 (en la zona de Agurain e Idiazabal), son 31, más el de mi casa 32…

.- ¿Es importante para ti que exista esta solidaridad de Comarca?

La mayoría de la Comarca los agasaja… pero también hay un sector mínimo a los que les estorba, no entiendo porqué. Yo siempre he interpretado que la caridad no tiene categorías. A mí me ha tocado esta circunstancia, y en esto soy útil. Como soy útil en el hospital de Leza visitando a gente que se encuentra sola, o estoy en una asociación de Elciego que a los abuelos les llevamos la compra, o les ayudamos como bien podemos a salir a la calle o ir a jugar la partida.

.- ¿Quién te educó en la solidaridad, José Luis?

Yo le he visto a mi abuelo paterno quitar las piedras del camino y ponerlas donde no estorbaran, cuando los caminos eran de tierra y él iba de Navaridas a Villabuena.

Mis padres murieron jóvenes, pero me enseñaron que todos somos iguales a los ojos de Dios, en eso creo, y en que debemos tratar de ayudar al débil y al necesitado.

Niños de Bielorrusia

FORMAN un gran grupo (foto de este martes en Leza), llamados a ser amigos para siempre.

.- Esto no es algo de los últimos 25 años, sino de toda tu vida, entonces.

Yo de estudiante fui delegado de curso, luego con 21 años fui el presidente de la APA de la Escuela de Elciego, y con 27 de la APA de Formación Profesional en Laguardia. Tenía 22 años cuando murió mi padre, en 1978, y me tuve que hacer cargo de una hermana. Y luego, claro, como sabes, fui alcalde de Navaridas con 23 años.

.- ¿Dirías que Rioja Alavesa es una comarca solidaria?

En lo que a mí respecta, salvo una minoría, a nosotros nos han ayudado muchísimo.

.- ¿Qué sabes de Bielorrusia?

Niños de Bielorrusia

ESTA central nuclear sembró el pánico… y la solidaridad.

Está el accidente nuclear que les marcó. Todavía 33 años después hay radiactividad… Así que la salud es muy importante. Vienen para recuperar durante 40 días el tono vital y fortalecer su salud. Aquí les miramos, la boca, la vista, y les ponemos los audífonos.

Los que están aquí oyen gracias a los audífonos (los 17). Algunos tienen ese problema de falta de audición por efectos de la radiación.

.- En estos años, ¿ha habido alguna historia que haya llamado tu atención?

Hay un caso en Elciego de una monitora, que se llama Natalia, que se enamoró del hijo de mi mejor amigo y se casó con él, con Enrique, y hoy tienen tres niños.

.- A lo largo de estos años, ¿cuánta gente de la Comarca se ha implicado, y cuántos Ayuntamientos, Bodegas, hosteleros…?

Niños de Bielorrusia

NIÑ@S de Bielorrusia nadando y disfrutando en la piscina de Leza.

Institucionalmente están todos los ayuntamientos implicados. Nos dejan gratis la piscina, o hacemos una actividad. Sobre restaurantes y bodegas, te puedo dar una relación amplia de apoyo, desde uno de cinco estrellas hasta el garito del pueblo… No sé, en Elciego haremos 15 comidas. En Leza lo mismo…

“La solidaridad cuesta, si no cuesta no es solidaridad” (Vicente Ferrer)

La solidaridad tiene un coste. Aquí muchos se estiran el bolsillo. Asociaciones, municipios, bodegas, restaurantes… Este año ya tengo cubiertas un total de 35 comidas o cenas fueran del albergue.

.- ¿Hablamos de emociones, José Luis?

He viajado en seis ocasiones a Bielorrusia, a las dos ciudades de los niños. Allí han representado para mí una obra de teatro, he comido y cenado con ellos, sus madres han tejido un jersey para mi mujer… y todos los niños me han vuelto a abrazar de esa manera.

Niños de Bielorrusia

ALDAZABAL con dos bielorrusos en Leza.

.- ¿Y aquí?

Aquí la llegada y la despedida son terriblemente emocionantes. Llegaron el pasado 2 de julio y se marchan… cuando cumplan 40 días de estancia.

.- No te he dejado terminar sobre las emociones que sentiste en tu viaje a Bielorrusia…

El día que llegué me puse a correr como un loco por los pasillos del colegio buscando a los niños. Alboroté el colegio entero.

A algunos hacía tiempo que no los veía. A uno que estuvo aquí con 10 años, por fin lo volví a ver allí con 17… ¡No sabes qué abrazos me daba! También me he llevado tristezas pues me contaron que el año pasado murió un joven de 21 años de leucemia.

Niños de Bielorrusia

UNA foto con ellos en 2018, acompañado de Elena Ivanova e Iñigo Franco.

.- ¿Qué te han enseñado los niños y niñas del Este?

Cariño, mucho cariño. Y si me permites, me han enseñado amistad y lealtad. El otro día cuando fui a Salinillas de Buradón, donde estuvieron los primeros días, todos me querían dejar su cama para que yo me echara una siesta. En la piscina de San Vicente de la Sonsierra me quedé un rato dormido y me desperté con 15 cabezas alrededor mirándome.

Cada vez que les llevó a una playa, o una ciudad de Euskadi, son diecisiete abrazos, por eso al visitarles en Bielorrusia me emocioné muchísimo, pero es que aquí, tanto cuando llegan como cuando regresan, me quedo luego que no me ubico, estoy como atontado echándoles de menos…

.- Las despedidas son duras, bien lo sé.

Sobre todo de aquellos que no van a volver, porque tienen que dejarle su sitio a otros. El abrazo de la llegada es formidable. Es un abrazo tras otro.

Niños de Bielorrusia

LA Guía de Turismo, Elena Ivanova, de Ucrania, en una imagen con dos niñas de Bielorrusia.

.- ¿Cuántos Jose Luis Aldazabal hay en Rioja Alavesa?

A título de “échame una mano y me ayudas con esto”, hay unos cuantos. Pero “la carne con espinas no gusta, la carne tiene que tener hueso”. ¿Me entiendes? Hay que coordinar restaurantes, hay que mover coches para llevarlos aquí o allá, hay que coordinar médicos… que este mes de julio haré una media de 15 viajes a Vitoria.

.- ¿Estás en esto un poco solo?

La gente responde, y a mí no me cuesta nada pedir favores, porque son para los niños y niñas. Tengo una lista de siete coches que no me fallan nunca, de Elciego, de Navaridas, alguno en Leza. Sé que si toco la campana todo el mundo viene a apagar el fuego, pero hay que tener el campanario funcionando.

.- Encontrarás a otros formidables como tú.

Mejores que yo. El Centro de Audífonos de Euskadi (CADE), la doctora Nieves… hay mucha gente que no quiere salir por ningún lado, y que lo hace por amor al arte. A mí me toca dar la cara.

Niños de Bielorrusia

LOS SIGNOS hablan por sí mismos, la alegría preside las vacaciones de los txikis.

Y me tiene que dar tiempo a meter una horas en las viñas… tengo además cuatro nietos, familia, una esposa… La mayor sufridora de todo es mi esposa, Mari Mar, porque el marido desaparece, al mayor de los nietos, de 5 añitos, le encanta jugar con los bielorrusos. Y mis hijos se implican en todo lo que haga falta.

.- Háblame de esas despedidas.

Se agarran a ti y se ponen a llorar el 90% de los niños, y las monitoras igual.

Hay dos o tres niños que no tienen familia. Los sordos están en dos colegios de lunes a viernes. Allí trabajan con cada niño, hay una profesora para cada tres, les enseñan el lenguaje de los signos, y luego tienen que enseñarles matemáticas, historia, geografía…

.- ¿Tú has aprendido a decir palabras con las manos?

Niños de Bielorrusia

EN 2018 los niñ@s me regalaron esta campanilla, hecha por ellos, que conservo con cariño.

Bastante tengo con aprenderme los nombres, jajaja. Pero me ven la sonrisa, las ganas de jugar con ellos, me ven la actitud. Ese es un lenguaje universal.

.- Y a los abuelos de Elciego, o a los enfermos del Sanatorio de Leza, donde te encontré en una ocasión, ahora los ‘abandonas’ durante 40 días.

No me queda otro remedio, Julio.

.- ¿Sabe la Comarca entera que están aquí los bielorrusos, que Jose Luis anda loco de un sitio para otro como si fuera el padre de una gran familia numerosa?

Niños de Bielorrusia

HASTA la Sierra sabe que los txikis de Bielorrusia están entre nosotros.

Lo saben, sí, claro que lo saben. Son muchos los que palpitan, además de saberlo, con los sorditos de Bielorrusia.

.- ¿Qué es lo que más les gusta de todo lo que hacen y ven?

La playa les encanta, las fiestas de los pueblos, un partido de futbito de vez en cuando, el parque de Igeldo, la amistad con otros niños, comer y cenar en lugares distintos, hacerse fotografías… Lo agradecen todo, todo, una cereza, un melocotón, un helado, un caramelo, una sonrisa… Todo!

.- ¿Aprecian el Paisaje del Viñedo?

Sí, sí. A todos los subo a Herrera, y todos han pisado viñas, y desde el Balcón de la Rioja han visto el Paisaje, que su país es como la palma de la mano, llano muy llano.

Niños de Bielorrusia

MIRAR desde Herrera, a vista de pájaro, la Comarca entera…

.- Saben que tenemos dos lenguas oficiales, una de ellas el euskera, un idioma antiguo pre indoeuropeo…

Saben. En el albergue de Leza han puesto la ikurriña y la española el día de la Fiesta.

.- Antes has hablado de “caridad”. ¿Lo que tú haces es “caridad”?

Voy a explicar lo que quiero decir. Justicia es dar a cada uno lo suyo, Caridad es darle lo tuyo. En ese sentido lo digo, aunque igual no es bueno hablar de caridad. Lo único que te digo es que lo damos todo por los niños y niñas.

.- La solidaridad es mejor invento humano que crear una ciudad en la luna.

Niños de Bielorrusia

ALDAZABAL organiza la jornada de cada día con las monitoras bielorrusas

Lo primero son los médicos, y si tengo que quitar horas de sueño las quito. Y si tengo que buscar otro coche que necesito, lo busco. En este mes y medio pierdo siete kilos, porque es mucha tralla. Este año con el pie no puedo, pero el año pasado jugaba al futbito con ellos.

.- ¿Qué necesitamos hacer en Euskadi, además de lo que se hace?

En los pueblos tenemos muchas cosas que hacer. Hay que apoyar más a las personas mayores que no tengan familia, sacarles de casa, llevarles la compra, darles vida y conversación (en cada pueblo puede haber siete u ocho personas así), sacarles al sol del mediodía. Llevarles al sanatorio o a jugar la partida.

Niños de Bielorrusia

UN grupo de niñas juegan a las cartas sobre la hierba de la piscina de Leza.

Con tres personas que hagamos esto en cada pueblo, con tres personas implicadas en esto, daremos felicidad. Una solidaridad municipal para la que hay que estar dispuesto. La felicidad, Julio, ¡la felicidad!

Maria Sokorenko, la joven intérprete bielorrusa

Es el segundo año que Maria Sokorenko, de 22 años, viene a Rioja Alavesa como intérprete. La del año pasado fue su primera experiencia en Euskadi, pasando el verano en el albergue de Leza con los niñ@s.

.- Maria, ¿qué significa un verano así para los niños y las niñas?

Niños de Bielorrusia

UNO de los niños se acerca nadando para saludar al fotógrafo.

Estos cuarenta días aquí son increíbles. Van al médico, juegan, comparten la vida con otros niños, pueden hablar, comunicar y descansar, comen otras comidas y sobre todo, disfrutan. Ellos ven, como vemos nosotras, que toda la gente nos ayuda. La experiencia es increíble.

.- ¿Qué les parece este Paisaje lleno de viñas, y un hermoso ramillete de pueblos bajo esta montaña?

Saben que estos pueblos son famosos por sus viñedos, por su cultura, sus tradiciones. Que aquí hay muchos lugares de interés. Hemos visitado otros muchos lugares de interés en el País Vasco.

Niños de Bielorrusia

EL PARQUE del Monte Igueldo, de Donostia, un lugar que les encanta.

.- ¿Tenías ganas de volver?

Siii, claro que sí.

.- ¿Para qué?

No sé… Veo cómo los vascos ayudan a nuestros niños y eso es lo principal, que los niños disfrutan y se sienten queridos. Cuando estamos en Bielorrusia siempre dicen, una y otra vez, “¡al año que viene volvemos!”.

.- ¿Cómo pasan allí el resto del año?

Ocho niños son de Babrusk y estudian juntos en esa ciudad. Y otros ocho son de Minsk, del mismo colegio.

Niños de Bielorrusia

CON las manos juntas, Maria Sokorenko da gracias a toda Rioja Alavesa.

Cortamos la conversación porque Aldazabal viene a despedirse. Pensaba comprar el pan en Leza, pero al final lo comprará en Elciego. Aprovecha para invitarme a la fiesta de este año con los niños en Lapuebla de Labarca, el próximo 25 de julio. Se lo agradezco y, cómo no, le doy un fuerte abrazo.

Maria Sokorenko –ya sin grabadora de por medio- me dice señalándome con el dedo, evidenciando que esto es muy importante: “Queremos dar muchas gracias a toda Rioja Alavesa, y especialmente a Jose Luis Aldazabal, al que queremos muchísimo”.

Luego, hablando con Floren Franco, el aita de Iñigo Franco, uno de los artífices con UAGA del albergue de Temporeros de Leza, me cuenta que los niños se han podido instalar en el Albergue porque los viticultores que tenían a los temporeros alojados en él, los han hospedado en su casa.

Es solidaridad sobre solidaridad en la Comarca de los Abrazos.

12 Comentarios

  1. Miguel Larreina

    ¡Un abrazo solidario y agradecido, Jose Luis, desde el somnoliento Cantábrico estival! Eres grande, muy grande, y con tus actos solidarios y generosos haces aún más grande a esta diminuta Rioja Alavesa. Mil gracias por ello.

    16-Jul-19 · 5:34 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Cuánta razón llevas, Miguel! Un abrazo cordial y muchas gracias por tus prontas palabras, tan despiertas.

    16-Jul-19 · 6:00 pm | Permalink
  3. Joseba Fernández

    Gran persona donde las haya, encomiable el trabajo hecho durante todos estos años con estos niños y niñas Bielorrusos, y lo mejor sin esperar nada a cambio. Un abrazo Jose Luis Aldazabal!!

    16-Jul-19 · 6:55 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Joseba Fernández. Un cordial abrazo.

    16-Jul-19 · 10:08 pm | Permalink
  5. Una preciosa historia con la colaboración de mucha gente solidaria. En Labastida también.

    16-Jul-19 · 8:51 pm | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Dioni. Un cordial abrazo.

    16-Jul-19 · 10:09 pm | Permalink
  7. Kepa Urdangarin

    Esta historia real que sucede durante el sueño de 40, de 100 noches de verano, en Euskalherria y tantas otras partes del Estado español, nos llena de esperanza. Nos hace creer en lo mejor de nuestra gente, entregada a los niños y niñas de un sinfín de lugares, Ucrania, Bielorrusia, Rusia, Campamentos de Refugiados Saharauis, Colombia… Sé de lo que hablo. Es tan real como la vida misma defendiéndose, sacando lo mejor de nosotros, retomando la fe en el ser humano. Nos hace creer en nuestro país, en Rioja Alavesa y sus gentes, en un mundo distinto que sí es posible. Estos sentimientos son verdaderamente patrimonio de la verdadera humanidad. Gentes como Jose Luis Aldazabal hacen lo que es de justicia hacer. De eso se trata, de hacer lo que cada uno puede. Yo también te doy simbólicamente un abrazo, Jose Luis, por las niñas y niños, y -si he entendido bien- por los enfermos del hospital de Leza, y las personas mayores del Elciego. Necesitamos más Aldazabal, y más solidaridad, con todo, para con nosotros, y para el Planeta. Afecto, respeto y Derechos con todos los seres vivos del Universo.

    Zorionak!!!

    16-Jul-19 · 10:57 pm | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Kepa Urdangarin. Besarkada haundi bat.

    16-Jul-19 · 11:04 pm | Permalink
  9. M. Rafael

    Gracias a esos héroes auténticos, como Jose Luis Aldazabal, es posible la certeza de que en el ser humano habitan el pensamiento, la emoción y la acción que hacen posible la solidaridad y entrega hacia quienes necesitan nuestra ayuda, no sólo nuestras palabras

    17-Jul-19 · 12:05 pm | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Rafael. Las tuyas también son importantes. Un abrazo desde Euskadi.

    17-Jul-19 · 12:54 pm | Permalink
  11. Fernando m. Bujanda

    Hacer una buena labor puntual puede ser hasta fácil; ahora bien, cuando esa labor perdura en el tiempo, está solo en manos de personas de una valía altísima, de un espíritu solidario encomiable, de un corazón que no les cabe en el cuerpo, como es el caso de José Luis Alazabal

    ¡Qué gran labor, y qué ejemplo de altruismo!

    Tuve la suerte de conocer el proyecto, hace muchos años, a través de la ONG Izaki, y me alegro un montón de tener en Rioja Alavesa como abanderado de los principios de dicha ONG, a José Luis Aldazabal.

    17-Jul-19 · 7:57 pm | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Muchas Gracias, Fernando m. Bujanda. Un abrazo.

    17-Jul-19 · 10:12 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL