Labrar la viña como se hacía antiguamente

Recuperan en la Comarca ritmos centenarios que se abandonaron hace más de 40 años.

Con las nuevas generaciones hay una vuelta atrás en el tiempo. Una mirada sobre la manera en que bisabuelos, abuelos y padres labraron las viñas con el mulo o la mula.

Por fortuna, no han desaparecido las caballerías, ni los correajes, ni los collarones, ni el forcate del que tira una sola caballería…

En Rioja Alavesa son ya unos cuantos los vitivinicultores que han recuperado el uso de animales para la agricultura. Han vuelto los mulos a las viñas de cepas antiguas, que aún les recuerdan –si es que las cepas tuvieran memoria-. Es una práctica más ecológica, más versátil, más natural. No contamina. Y da prestigio.

Mula-envinas

EN los 70 cambiaron las mulas por el  tractor… si bien algunos conservan la tradición.

Además de revalorizar el precio de los vinos, ya que el precio de esa botella que alberga un vino elaborado con uvas de tierras labradas con mulo, como se hacía antiguamente, multiplica el precio de unas cepas tratadas con ese delicado… ¿romanticismo?

Se ha vuelto a escuchar en las viñas el “arre mulo”, “sooo”, “tira”, junto con los chasquidos de la lengua agricultora y los silbidos. El hierro de la reja ha vuelto a entrar en la tierra tirado por un mulo, más suavemente, con la fuerza precisa, como se ha hecho toda la vida.

En el silencio del campo alavés se escucha la voz del labrador sin motor que la silencie.

Dos mulas en un viñedo de Laguardia

FOTOGRAFÍA en blanco y negro, como si fuera una imagen de hace cuarenta años, o más.

La tierra está ahora más esponjosa y ufana. Que las ruedas del tractor aplasta y no deja respirar de igual manera. El agricultor contratado para estos servicios tiene una mano en las riendas del pasado, la otra en el arado de un nuevo futuro. Ha vuelto el suave sonido de la tierra al abrirse con ruidos naturales, entre hileras de cepas.

Desde algún lugar de la Sierra, San Isidro el labrador sonríe y bendice los campos.

8 Comentarios

  1. Fernando m. Bujanda

    Muy interesante, lo importante es que luego se sepa valorar todo el esfuerzo del viticultor en lograr un producto sano, limpio y ” gustoso”.

    21-May-18 · 7:16 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Fernando. Me dan ganas de decir Amén. Dicho queda. Saludos!

    21-May-18 · 8:13 pm | Permalink
  3. Alberto

    Ciertamente sorprendente.
    ¿Sabrá el vino distinto?
    Y los catadores…¿Seremos capaces de descubrirlo?…sería maravilloso que sí…

    21-May-18 · 10:02 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    La “Diferenciación” es palabra clave en Rioja Alavesa. Lo hacen por el inmenso amor que sienten por la tierra, las viñas y el vino. El negocio está tomando además una buena orientación, son muchos los que en el mundo entero quieren que se haga un buen vino, y quieren comprarlo cuando saben que se respeta el Medio Ambiente y la Sostenibilidad. Muchas gracias, Alberto. Saludos!!

    21-May-18 · 10:22 pm | Permalink
  5. karmele

    Qué buena decisión la de los vitivinicultores y qué agradable compañía la del mulo entre los viñedos. Me gusta especialmente como amante de las palabras que soy, que términos como collarones, correajes o forcate sigan siendo actuales en el uso. Esas palabras ya no estarán dormidas en los libros o nostálgicas en la memoria de los viejos labradores que seguro que aunque digan “para qué tanto trabajo” se van a alegrar mucho en el fondo con esta vuelta a los orígenes de lo que fue su labor durante tantos años.

    22-May-18 · 8:19 am | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias por tus palabras, Karmele. Saludos cordiales.

    22-May-18 · 11:33 pm | Permalink
  7. José Angel Chasco

    Bonita estampa que nos recuerda el trabajo de antaño de nuestros padres y abuelos.

    A ver si también cunde el ejemplo en el trabajo manual del viñedo y vemos a los jóvenes vitivinicultores de Rioja Alavesa coger más la azada o morisca y quitar la hierba de las renques sin utilizar tantos herbicidas y otros productos agresivos con la tierra y el medio ambiente.

    En Moreda para agarrar bien el mango de la morisca utilizaban el cerato, producto preparado con cera y aceite.

    Este tipo de trabajo, más respetuoso con la naturaleza, tendría que estar mejor remunerado y el vino obtenido ser compensado con un mayor precio. De vez en cuando es bueno volver a los orígenes y no olvidar las estampas campestres de nuestra niñez.

    22-May-18 · 6:58 pm | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, José Ángel Chasco. Se nota todo el trabajo que has venido realizado para los Atlas Etnográficos. Enhorabuena. Mis saludos!

    22-May-18 · 11:35 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL