La historia de un libro de Historia

“Laguardia decimonónica”, de Emilio Enciso Viana, estuvo a punto de ser publicado por un grupo numeroso de laguardienses que quisieron vender el libro antes incluso de que hubiera sido publicado, para financiar una edición independiente e impulsar su difusión.

Portada-Libro

NARRA la Historia del XIX, pero en torno a esta obra se trenzó lo que hoy desvela el Blog.

“Laguardia decimonónica” relata los vaivenes políticos del siglo XIX en Laguardia, y por extensión en Rioja Alavesa, en lo que tiene que ver con la Guerra de la Independencia y las Guerras Carlistas… 

para acabar centrándose en la vida religiosa, las comunicaciones, los mesones, el vino, la cultura, etc., de la villa que nombró al autor del libro, en 1987, por unanimidad, “Hijo Adoptivo de Laguardia” en reconocimiento a sus “méritos y servicios”.

Portada-Libro (1)

FOTO de la portada: el siglo XIX que se va, y el XXI que llega en los ojos de la joven.

“Gracias, laguardienses -dice el autor en el prólogo que dedica al ayuntamiento y al pueblo de Laguardia-. Sois excesivamente bondadosos conmigo, sobrevalorando las pequeñas actuaciones que, como sacerdote y como historiador, he podido desarrollar a favor de nuestro pueblo”.

“Laguardia decimonónica” fue finalmente publicado por la Diputación Foral de Álava en 1987, si bien cinco años antes se corrió la voz en Laguardia de que la institución foral rechazaría la edición del libro por la cercanía ideológica que su autor había mantenido en tiempos pasados con el Régimen anterior.

Generosa iniciativa popular

Nevada-Pueblo

NEVAZO. La metáfora de retirar la nieve en silencio para que otros caminen por sus calles.

Al tener conocimiento de que la publicación del libro corría peligro, la Sociedad de Amigos de Laguardia, de la que forman parte gentes de diferentes ideologías, le ofrecieron en 1982 a su autor Emilio Enciso Viana la financiación popular de su publicación, una iniciativa que el religioso rechazó.

Se trataba de vender el libro “Laguardia decimonónica” antes incluso de que fuera publicado.

Titulo-Obra

EL libro acabó siendo publicado por la Diputación Foral de Álava en 1987.

“Le dijimos que nuestra ayuda consistiría en darle un dinero por un número importante de ejemplares vendidos de antemano: “Don Emilio -le propusieron-, hablamos con una editorial y, antes de publicarlo, nosotros empezaríamos a vender su libro” ”, esas fueron las palabras de la propuesta, según han revelado ahora al Blog.

Pero el protagonista de esta historia rechazó el ofrecimiento. “Don Emilio pensó equivocadamente que queríamos quitarle la paternidad de la obra… pero cuando le dijimos que el libro sería suyo y solo suyo, en el fondo vimos que el rechazo tenía otra razón de ser, pues con su mirada de aristócrata nos veía de “otra forma”, ya que nuestros padres habían sido los criados del suyo”.

Vendimia-Uno

FOTOGRAFÍA de una antigua vendimia en viñas de Laguardia.

¿Por qué un sector importante del pueblo se puso de acuerdo en publicar el libro de Emilio Enciso, en 1982, a pesar de haber comulgado con el Régimen Franquista?

“Don Emilio siempre ha sido muy valorado porque se le consideraba amante de Laguardia, un hombre muy capacitado que normalmente era atento y muy simpático con la gente… mientras no le saliera ese puntito de aristócrata, pues en esos momentos lo fastidiaba todo”.

Emilio-Enciso-Viana

EMILIO Enciso Viana, sacerdote e historiador, autor de “Laguardia decimonónica”.

Jesus-Enciso

JESÚS Enciso Viana, hermano de Emilio, un laguardiense que llegó a Obispo de Mallorca.

“El padre de Don Emilio había sido un buen comerciante, propietario de la única tienda de textil del pueblo, además de muchas tierras de viñedo. Ya en el siglo XIX los Enciso habían detentado un fuerte poder económico, muy metidos en política, estando presentes en las Guerras Carlistas, siendo monárquicos isabelinos, no Carlistas”.

Toma-Laguardia

LAGUARDIA tantas veces tomada militarmente, tantas veces liberada.

Las Guerras Carlistas van a ser precisamente el fundamento de la obra “Laguardia decimonónica”, a las que el autor dedica un total de 64 páginas. La Guerra de la Independencia ocupa 29, y los temas más eminentemente locales de Laguardia se llevarán un total de 45 páginas.

Guerra de la Independencia

“Todos conocemos aquellos episodios dramáticos y heroicos, escritos con sangre a través de toda España. El Dos de Mayo, Los Sitios de diversas ciudades, las batallas encarnizadas, las guerrillas…”, escribe en su libro a la hora de contar la proclamación de José Bonaparte y la Guerra de la Independencia el autor de “Laguardia decimonónica”.

“Lo que a veces no apreciamos -prosigue Emilio Enciso-, ni valoramos bien, es el sacrificio callado y oculto de muchas localidades rurales, donde el pueblo se encontraba agarrotado por unos pocos afrancesados que, apoyados por las tropas napoleónicas, no les dejaban respirar, les estrujaban y les obligaban a abastecer con el producto de sus campos a los enemigos de su Patria”.

Parte-Guerra

‘PARTE de Guerra’ de 1811, publicado en francés y castellano.

“Les quedaba únicamente el recurso de las guerrillas, que no estaban al alcance de la mayoría de sus habitantes. Este es el caso de Laguardia y de toda la Rioja Alavesa”.

Cinco páginas más allá, contará que “Situado en Logroño el Ejército español, quedan frente a él en primera línea francesa Laguardia y Lanciego, donde también hubo tropas galas acantonadas”.

Destrucción de las murallas de Laguardia

Abordando la figura de Francisco Fernández de Castro, Marqués de Barriolucio, un noble navarro que comandó un importante grupo de guerrilleros, Emilio Enciso afirma que Barriolucio “fue muy duro con Laguardia. Consideró al pueblo como afrancesado y lo trató como a enemigo, dejando un recuerdo muy desagradable. Pero lo que llegó más al alma de los laguardienses fue que mandó destruir sus murallas”.

Murallas-1

MURALLAS de Laguardia. Una de las fotografías que ilusstran la publicación.

“Los laguardienses, que consideraban sus fortificaciones como consustanciales al pueblo, trataron de impedirlo y enviaron a Nájera una comisión “a suplicar al Marqués para que mandase cesar en la demolición de las murallas. No consiguieron nada”.

“La dureza del Marqués llega hasta el extremo de obligar al Ayuntamiento a pagar a los obreros que trabajaban “en el rompimiento de murallas”. Se pagaron 150 jornales a razón de dos reales cada uno y la comida consistente en pan, vino y carne”.

Rioja Alavesa y las acciones guerrilleras

“La Rioja Alavesa se prestaba a las actividades guerrilleras. La sierra de Cantabria estaba muy poblada por árboles, sobre todo robles y encinas. Un tupido bosque descendía por las laderas, y se prolongaba por el valle ocupando muchas de las tierras hoy cultivadas. Estaba entrecruzado por senderos y atajos estrechos e intrincados, difíciles de utilizar por quienes no fuesen del país”.

Moneda-Napoleon

IMAGEN de José Bonaparte, acuñada en moneda.

“Por otro lado, la Rioja Alavesa era un puente entre las Vascongadas y Castilla. Su posesión tenía un gran valor estratégico para las maniobras de los Ejércitos regulares. Por eso los franceses demostraron mucho interés en poseerla y colocaron guarniciones en las plazas fortificadas de Logroño, Laguardia y Labastida… “

“… pero los guerrilleros eran los dueños del campo riojano alavés; y entraban y salían con facilidad en sus pueblos, de donde se abastecían”.

Rivalidades entre los pueblos

Muralla-2

Abordando en el libro las Guerras Carlistas, el autor cuenta que “una de las consecuencias funestas de la primera Guerra Carlista fue el recrudecimiento de los resquemores, recelos y antipatías hacia Laguardia por parte de los pueblos que habían sido aldeas suyas”.

“El fuero dado a Laguardia por Sancho el Sabio de Navarra en 1164 -cuenta más adelante- determinaba que su jurisdicción comprendiese desde lo que hoy es el límite con la provincia de Navarra hasta Buradón, y desde Lagrán hasta el Ebro. Erigidas en villas poco después San Vicente de la Sonsierra y Labraza, quedó limitada la jurisdicción de la Villa laguardiense a las aldeas comprendidas entre el río de Samaniego y el límite actual de Navarra y el de la nueva villa de Labraza”.

Carlistas-1

LAGUARDIENSES que destacaron en el carlismo local.

“Para su gobierno este territorio denominado “Villa y Tierras” se dividió en tres tercios: el tercio de Laguardia con su Puebla de Labarca y su barrio de Laserna; el tercio de Samaniego integrado por las aldeas situadas en la parte occidental; y el tercio de Cripán (sic) que abarcaba las situadas a la parte oriental”.

“Es ley de la vida que en estas transformaciones se produzcan forcejeos y roces. Hay intereses encontrados. Cada uno defiende los suyos. Son inevitables los desagarrones”.

Última etapa de las Guerras Carlistas

Carlistas-2

OTRO grupo de carlistas de Laguardia. (Del archivo de Emilio Enciso)

Cuenta Emilio Enciso que al entrar las tropas liberales en Laguardia el 8 de octubre de 1874, se encontraron con un pueblo sin autoridades, con la alcaldía vacante.

“En diez meses se nombran sucesivamente cuatro Alcaldes. El primero se niega a aceptar y, obligado por la fuerza, en cuanto puede, lo deja. El segundo desaparece sin llegar a tomar posesión. El tercero ejerce la alcaldía en interinidad y, cuando se le nombra en propiedad, se niega a aceptar. Por fin, al cabo de diez meses, se encuentra uno que acepta el cargo”.

Zumala-Karregi

ZUMALACÁRREGI, general en jefe de las tropas carlistas del Norte.

“Laguardia era un pueblo ingobernable. En una año había cambiado de mano cinco veces. Tensiones, recelos, odios, ruinas, bancarrota económica, hogares deshechos, derramamiento de sangre… Todo esto separaba y enfrentaba a los vecinos unos con otros”.

El adorno de la vanidad

En la parte final del libro, en lo que Emilio Enciso llama “Otros datos de mi fichero”, habla de la clase media, los artesanos y los obreros agrícolas de Laguardia en el primer tercio del siglo XIX.

“Con la abolición de los mayorazgos, la importancia social de las familias hidalgas sufrió un rudo golpe. Algunas de ellas muy arraigadas, respaldadas por una buena hacienda y dotadas de una cultura que les permitió acceder a profesiones influyentes, mantuvieron su prestigio social”.

Estampas-Pueblo

DOS estampas de la Villa, publicadas en el libro de Emilio Enciso Viana.

“Otras familias habían mirado su hidalguía como un adorno para su vanidad pueblerina, pero no habían tenido inconveniente en dedicarse a negocios y a la artesanía, y habían compartido con los Infanzones servicios y arrendamientos de alcabalas y tiendas”.

“Los avatares de la guerra les habían acostumbrado a la igualdad en el levantamiento de las cargas, y a una solidaridad que en muchas ocasiones les había obligado a contribuir más, puesto que poseían más. Se había ido haciendo a que, para vivir, no les bastaba heredad; había que trabajar”.

Comportas-Vendimia

COMPORTONES con uva, de aquellas vendimias del XIX y  principios del XX.

“Hubo Hijosdalgo que no supieron aprender esta lección. Les parecía que el trabajo era poco honroso para un noble. Sólo la clerecía y la milicia eran propias de su estado. Bastó el transcurso de un par de generaciones con sus correspondientes herencias, para reducirlos a una situación de estrechez económica, e incluso al peonaje en no pocos casos”.

“A estos han de añadirse los Hijosdalgo, con más hipotecas que hacienda, y tanta hambre como vanidad. Constituyeron los más serviles criados de los caciques políticos a cuyas puertas acudían mendigando cargos para poder vivir…”

San-Juan-Exterior

SAN Juán en la Laguardia del XXI. Iglesia y muralla a la la luz del ocaso.

Son pinceladas de la obra de Emilio Enciso, un libro de lectura fácil que much@s laguardienses atesoran en sus vitrinas, y que también puede encontrarse en las sociedades del pueblo y el museo “Abadía de Morata”, de Fausti Ayala.

“Laguardia decimonónica”, un relato de Historia que cinco años antes de su publicación -en 1982- tomó cuerpo incorpóreo de noticia, de esas “noticias no contadas” que aún corren con el viento por el interior de sus murallas, más abiertas que nunca en estos tiempos de paz.

22 Comentarios

  1. ANTONIO MIJANGOS

    Julio,

    He leído con interés el artículo sobre D. Emilio Enciso. Te doy no solo el visto bueno, sino el sobresaliente. Sabes decir las cosas. Sabes contarlas.

    Mi primer recuerdo infantil de D. Emilio son sus sermones en la Novena de la Virgen de Los Reyes. Los niños íbamos antes para guardar sitio a nuestros padres que acudían a oír sus sermones. Era un gran orador que sabía captar la atención del auditorio. Comenzaba siempre con referencias históricas de la iglesia o del pueblo.

    Era el historiador de Laguardia más documentado y nos deleitaba con sus historias publicadas año tras año en el programa de fiestas. A él se debe no solo la publicación de “Laguardia en el siglo XV” y “Laguardia decimonónica”, sino el tomo primero dedicado a la Rioja Alavesa del “Catálogo Monumental” que la Diócesis de Vitoria ha ido publicando desde 1967 en colaboración con la Diputación Foral de Álava.

    Cualquier investigador tendrá que beber de las fuentes del archivo de Don Emilio si quiere conocer la historia de nuestra Rioja Alavesa.

    02-Ago-20 · 10:04 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Antonio Mijangos. Hay una frase del gran escritor Graham Greene en la que confesaba que intentaba “comprender la verdad”, aunque el hecho de hacerlo comprometiera su ideología. La vida está abierta a las superaciones si en ella palpitan buenos sentimientos, hacia una comarca, o hacia la gente que la habita. Como bien apuntaba el gran pensador alemán Martin Niemöler “el amor al prójimo no conoce límites ideológicos ni confesionales”. En esa frase anida el espíritu de los Derechos Humanos y la convivencia.

    Un cordial abrazo.

    02-Ago-20 · 10:41 pm | Permalink
  3. Kepa Urdangarin

    Siento ganas de escribir que hemos superado (que nuestra civilización así parece haberlo hecho) sucesivas guerras que han asolado a los nuestros durante al menos 150 años de Historia.

    Escribir que hemos dejado atrás rencores, dictaduras, violencias varias. Quiero sentir esta ilusión. Ojalá sea cierto. Ojalá trabajemos por una paz y una justicia duraderas.

    La historia que rodea este libro de Laguardia me ha hecho pensar. Me sigue haciendo pensar, y sentir.

    Eskerrik asko!!!

    02-Ago-20 · 11:10 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Kepa Urdangarin. Ojalá. Un cordial abrazo.

    02-Ago-20 · 11:14 pm | Permalink
  5. Jesús Mari Eizmendi

    Muy interesante las pinceladas del libro de Emilio Enciso que nos ofreces. Me han gustado las importantes referencias a Graham Greene y a Martin Niemoler.

    Nos das lecciones de humanismo y convivencia. Mila esker

    02-Ago-20 · 11:54 pm | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Mila esker, Jesús Mari Eizmendi. No es mi intención dar lecciones. Los hechos, la Historia, la cotidianidad observada… nos lleva a la reflexión compartida. Además, como dijo en cierta ocasión el escritor Arturo Pérez Reverte, “dispongo de una hermosa biblioteca”. En ella también se puede leer la vida.

    Un cordial abrazo.

    03-Ago-20 · 12:18 am | Permalink
  7. Rafael Goikoetxea

    El resumen del libro “Laguardia Decimonónica” es una ventana para que algún historiador de lo global vea en lo local una fuente de investigación. Nos sirve para conocer un poco más y mejor esa parte de Euskadi. Es viñas, vino, olivos, aceite, cereal… y es Historia cercana, un patrimonio amplio, cultural.

    03-Ago-20 · 7:43 am | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Rafael Goikoetxea. Saludos!

    03-Ago-20 · 8:03 am | Permalink
  9. Lea Madariaga

    Rioja Alavesa me sigue sorprendiendo. Es una caja sin fondo de vitalidad.

    Son las personas y anécdotas que pueblan nuestra historia y dicen mucho de lo que somos, y como respiramos socialmente… Personas y anécdotas que nos construyen como Comunidad, desde la pluralidad, sin prejuicios, y, por si fuera poco, desde la investigación histórica.

    03-Ago-20 · 7:48 am | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Lea Madariaga. Soy el primer sorprendido de todo lo que habita la Comarca. Te agradezco que lo veas y lo señales. Un cordial abrazo.

    03-Ago-20 · 8:04 am | Permalink
  11. Miguel Larreina

    Diputación Foral de Álava publicó con gusto, esmero y excelentes fotografías este extraordinario trabajo realizado por Emilio Enciso muchos años antes. Fue una de mis obras de referencia para comprender la Comarca y para adentrarme en su extraordinaria Historia. Tanto este libro como su trabajo sobre la Laguardia del siglo XVI figuran en un lugar de honor en mi amplia biblioteca sobre la Comarca. Nunca percibí por parte de nadie en Diputación ningún impedimento ideológico a la difusión de este pionero en la investigación histórica de Rioja Alavesa que vivió, como todos sus coetáneos, en esa época franquista, pobre y obscura.

    03-Ago-20 · 9:26 am | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Miguel Larreina. Tú no lo percibiste, pero “algo” debió ocurrir cinco años antes de la publicación del libro “Laguardia decimonónica” (finales de 1987) para que en el pueblo se le hiciera la oferta que hoy desvela el Blog. Por cierto, según esas mismas fuentes, el trabajo que tú sitúas en el siglo XVI, era del XV. “Laguardia en el siglo XV”… Pero no perdamos la perspectiva: lo más importante de todo esto es que le hayamos rescatado del pasado, y hoy 3 de agosto haya laguardienses preguntando por sus libros, interesados en leer su obra (y muchos otr@s buscando una fotografía de quien es uno de los Hijos Adoptivos de Laguardia)

    Saludos cordiales.

    03-Ago-20 · 9:59 am | Permalink
  13. Miguel Larreina

    Revisa tus fuentes, Julio. El trabajo de Enciso versa sobre el siglo XVI, la Edad Moderna, no en vano se titula “Laguardia en el Siglo XVI”.

    03-Ago-20 · 3:15 pm | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    En el título de libro tienes razón, el equivocado era yo. Efectivamente es “Laguardia en el siglo XVI”. Muchas gracias, Miguel.

    03-Ago-20 · 5:04 pm | Permalink
  15. Miguel Larreina

    Acepto tus disculpas Julio. Ciertamente tenía yo razón y no es especialmente meritorio. Es que yo me he leido muchas veces ese librito de Enciso como otros cientos y cientos a lo largo de mi vida, especialmente libros de Historia de la región, materia en la que me he convertido en un estudioso y divulgador a base de dedicarle buena parte de mi tiempo libre. Por eso es importante tu rectificación de un comentario ciertamente desafortunado, máxime si se lo dedicas a un colaborador altruista que ha escrito en el blog más de cien articulos, un tercio de ellos versando sobre la Historia comarcal. De algún modo, has puesto en duda la veracidad de todos esos artículos precedentes, ya que confundir el siglo XV con el XVI sería como para un periodista confundir la V con la B.
    En todo caso, un abrazo desde Iparralde

    03-Ago-20 · 5:32 pm | Permalink
  16. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Miguel. Tienes una forma de decirlo que parece que hasta la mayor de las virtudes ha de pedirte disculpas. No he puesto en duda la veracidad de tus artículos. En absoluto. Pero a ver si los demás hemos de evaluarte por tus más de cien artículos, y tú a mí -que dirijo día a día este Blog desde hace años- por una línea escrita en un comentario (que por cierto ya he corregido). Por eso te pido templanza. Es verdad, tú has escrito los más de cien artículos y yo he sido el editor de todos ellos. Pero volviendo al asunto que ahora nos concierne, habrás leído en el comentario de Antonio Mijangos -anterior al tuyo- cómo dejaba por escrito que el título del libro era “Laguardia en el Siglo XV”. Evidentemente le di credibilidad a ese título escrito por él. Al insistir tú, he buscado y encontrado el libro en Internet. No me cuesta nada reconocer lo obvio, en este caso la verdad, que el libro se titula efectivamente “Laguardia en el siglo XVI”. Si aceptas esta razón como suficiente, la explicación dejará las cosas en su sitio, sin más aspavientos. Se puede fallar, y reconocer que se hizo. Es tan humano. No saquemos las cosas de quicio.

    Para restañar “heridas”, te diré que leer cientos y cientos de libros a lo largo de una vida, teniendo en cuenta el bajo nivel de lectura actual, tiene su mérito. De esa cultura tuya nos hemos beneficiado con tus artículos en el Blog que dirijo. Una cultura que debiera servirte para evaluar más serenamente las virutas de la existencia.

    Disfrutad de Iparralde.

    04-Ago-20 · 11:53 am | Permalink
  17. ANTONIO MIJANGOS

    Me siento culpable del error mecanográfico al escribir XV y no añadir la I resultando siglo XVI. Pido perdón por mi error y os animo a los dos, Julio y Miguel, a que sigáis trabajando por la Rioja alavesa, como hasta ahora

    04-Ago-20 · 4:53 pm | Permalink
  18. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Antonio Mijangos. Emocionas. Un abrazo, estimado amigo.

    04-Ago-20 · 4:57 pm | Permalink
  19. F. Bujanda Ciordia

    Donde habites, no cohabites, y por eso no pensaba, tampoco yo, meterme en esta historia, que no pelea, entre dos personas que lo que les une es el amor y el trabajo por Rioja Alavesa.

    Estoy seguro que tanto Miguel como Julio saben que esto no es más que un pequeño desencuentro en una búsqueda de la historia de nuestra comarca, y siempre pensando los dos en un mismo fin, la enseñanza y la transmisión del conocimiento, teniendo en cuenta que la transmisión de saberes entre generaciones es un acto de nueva convivialidad.

    Lo más importante es que reine el afecto y el respeto, y eso estoy seguro que ha existido y existe.

    Nadie es imprescindible, pero todos somos importantes, y en Rioja Alavesa, diría que fundamentales.

    05-Ago-20 · 8:00 am | Permalink
  20. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, F. Bujanda Ciordia. Un cordial abrazo.

    05-Ago-20 · 3:28 pm | Permalink
  21. Jesús Mari Eizmendi

    Hoy 5 días más tarde, leo la polémica entorno al libro de Enciso. Mi comentario era sobre las pinceladas de historia en Laguardia en el siglo XIX. Las vi interesantes, pero no seguí leyendo los comentarios del blog en ese día; y hoy me encuentro con un debate sobre las formas.

    Me da la impresión que el entorno de la pandemia ha generado cierta presión en los bloggers, además en un entorno complejo con dos escritores atareados se ha ionizado el ambiente.

    Estoy de acuerdo con el comentario de Fernando Martinez Bujanda.

    Agur beroak biontzat, biotz-biotzez.

    10-Ago-20 · 9:39 pm | Permalink
  22. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Jesús Mari Eizmendi. Un cordial abrazo.

    12-Ago-20 · 7:03 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter