“La Cooperativa facilita la vida a sus agricultores”

 

Foto-Interior

IÑIGO Rubio en el interior de la Bodega.

El ingeniero industrial Iñigo Rubio lidera en Labastida, a sus 36 años, un proyecto cooperativo vitivinícola muy especial, con diecinueve trabajadores y ochenta socios, con 300 hectáreas de viñedo bastindarra y casi dos millones de botellas anuales para un total de trece vinos…

Nave-Barricas

No será una entrevista sencilla. Con amabilidad, pero resultará una conversación en la que someto a Iñigo Rubio al “tercer grado” informativo. No conozco a fondo lo que ha pasado en la cooperativa “Unión de Cosecheros de Labastida” durante sus 57 años, pero tengo la tranquilidad de haber realizado las preguntas necesarias. Y de haber obtenido sinceras respuestas.

Pregunto y repregunto queriendo saber de qué manera se asienta en el s. XXI, en Rioja Alavesa, un negocio vitivinícola cooperativo de larga travesía, con sus tormentas, su mar tranquila, sus puertos de beneficio y mar en calma, los enfrentamientos y motines a bordo, los abandonos o el cambio de una parte de la tripulación o de todo el personal directivo…

Corazones cooperativos de Labastida

Salon-Reuniones

Converso con Iñigo como si me contara la historia de una aventura marina que viene atravesando el Océano, incluso más, que intenta la dificultad de un duro viaje del mundo cooperativo en el agitado planeta de los negocios. Él no es el armador del buque, pero sí el capitán, elegido para intentar lo imposible, con ilusión y firmeza, procurando conseguir lo posible.

Iñigo Rubio es, a sus 36 años, el pequeño de cuatro hermanos. Nacido en Labastida, tiene entre sus referentes a don Manuel Quintano, el pionero que también intentó, hace más de 230 años, lo imposible: cambiar la concepción de los vinos, revolucionando los valores enológicos de Rioja Alavesa, ayudando al nacimiento del nuevo “Rioja”, llevando a cabo en 1786 un viaje iniciático de Labastida a Burdeos.

Miles-Davis

INESPERADAMENTE, el músico Miles Davis irrumpirá en un momento de la conversación.

Ni Miles Davis ni Manuel Quitano, pero…

.- Sinceramente no sé bien cómo presentaros, Iñigo, porque “Bodegas y Viñedos Labastida” fue en sus orígenes la “Unión de Cosecheros de Labastida”, luego llegaron con fuerza los vinos Solagüen y ahora…

Nos ocurría a nosotros cuando llegué a la Bodega. Levantábamos el teléfono y no sabías si decir “Bodegas Labastida” o “Bodegas Solagüen” o “Unión de Cosecheros de Labastida”, que es nuestra razón social. En cualquier caso, no se trata de esconder nuestro origen cooperativo.

Decidimos registrar y darnos a conocer como “Bodegas y Viñedos Labastida” porque actualmente estamos englobando dos proyectos enológicos muy diferentes. Uno lo comercializamos con la marca Solagüen, y el otro con la marca Manuel Quintano.

La-Entrevista

DOS botellas “Manuel Quintano” sobre la mesa durante la entrevista.

.- Están vuestros vinos Solagüen, está Manuel Quintano, está…

Enológicamente tenemos dos proyectos bien diferenciados. Uno más tradicional, con Solagüen, aunque lo hemos cambiado mucho en los tres últimos años, que en exportación lo hacemos con otros dos vinos: Montebuena y Castillo de Labastida.

Y el otro es un proyecto de reciente creación, que acaba de ver la luz en el mercado, que es la gama de vinos Manuel Quintano, un proyecto más especial, trabajado con más detalle.

.- ¿Cuál fue el embrión de todo esto, el origen del proyecto cooperativo?

Estamos en una época en la que nos va a tocar volver a esos orígenes. Resumiéndolo diría que llegaron a la conclusión de que “la unión hace la fuerza”.

BODEGA-ANTIGUA-III

BARRICAS en la antigua bodega (que sigue siendo suya), también situada en Labastida.

Debemos ver el mundo con una imagen global, hablando más unos con otros, buscando el interés común, para sacar adelante proyectos que de manera individual serían complicados.

.- ¿A qué año nos tenemos que remontar para hablar de los inicios?

La constitución de la cooperativa de Labastida fue en 1964. Surgió como una fuerza unida para luchar contra ciertas fluctuaciones del precio de la uva.

.- ¿Con cuántos agricultores se puso en marcha?

Arrancaron 24 socios de Labastida, Salinillas de Buradón… y poco después se incorporó también alguno más de Briñas.

BODEGA-ANTIGUA-II

DEPÓSITOS de vino de la bodega antigua.

.- ¿Qué etapa cubrieron aquellos?

Estuvieron juntos unos 25 años en un proyecto más cooperativo que el actual. De 1964 a 1990, en los que la bodega hizo una apuesta importante por elaborar vinos de mayor valor añadido, embotellando sus vinos.

.– ¿Qué cambios enológicos y vitícolas se produjeron entre los 80 y los 90?

En los años 80 incorporaron una embotelladora a sus instalaciones. Diría que fue el propio viñedo quien demandó el cambio, porque el potencial de las parcelas de Labastida han ido marcando y anunciando que se podía conseguir un proyecto propio, dignificando al máximo sus vinos. Así nacieron en un principio los vinos de Castrijo.

Inigo-Rubio

IÑIGO RUBIO, Director de la Bodega, posando para el Blog en octubre de 2019.

.- ¿A cuántas crisis se ha enfrentado la Cooperativa?

Podríamos decir que ha habido dos crisis importantes. Una a comienzos de los años 80, en la que hubo mucha oferta y poca demanda de vino, con lo que el producto se abarató muchísimo. Fueron años complicados para las cooperativas que comercializaban sus vinos a granel. De ahí que se apostara por el embotellado de los vinos.

LABASTIDA-Acuarela-Uno

LABASTIDA pintada en una acuarela de Joserra Elorriaga Zubiagirre.

.- ¿Y la otra crisis?

La otra surgió en 2006, cuando desde mi punto de vista se hizo una inversión desproporcionada…

.- Tú aún no estabas dentro del proyecto, claro.

No. Yo me incorporé mucho más tarde. Pero volviendo a aquella inversión, por más que le doy vueltas no la termino de entender, cuando el agricultor suele ser bastante conservador. Aunque del 92 al 2004 se vivieron años estupendos para el proyecto cooperativo.

En la bodega antigua se hizo una inversión que, como socios, nos llevó diez años, incorporando una nueva nave de elaboración, para meternos después en un monstruo de una bodega nueva, construyéndola en año y medio, endeudándonos con los agricultores y con las entidades.

BODEGA-ANTIGUA-I

UNA fotografía más de la bodega antigua.

.- Quince años más tarde, mirando hacia atrás… ¿cómo fue aquella inversión?

Ahora es fácil decir que fue una equivocación, pero sí diría que fue una acción apresurada. Se podía haber hecho una bodega, pero sin endeudarnos tanto en tan poco tiempo.

.- ¿Cuándo y cómo te incorporas tú al proyecto?

En 2016. Hoy me defino como responsable de bodega, o director de bodega. No podemos tener la figura de un gerente que sea socio cooperativo, porque en los Estatutos se dice claramente que un socio no puede ocupar el puesto de Gerente, pero hoy me ha tocado ocupar esta silla.

.- En la práctica vendrías a ser el gerente de la bodega.

Sí.

Fachada-Dos

PARTE DE LA FACHADA de la nueva “Bodegas y Viñedos Labastida”.

.- ¿En qué momento te incorporas?

Me incorporo en un momento en el que la bodega estaba a punto de anunciar un preconcurso porque la confianza del socio agricultor estaba muy baja. Me incorporo al Consejo Rector tres años antes, en el 2013, firmando un pacto de socios con dos nuevos compañeros de viaje: la cooperativa Dcoop, con sede en Antequera; y Hazilur, un fondo que promueve el Gobierno Vasco para impulsar a las empresas del sector Primario.

.- ¿Se deshace con ello el proyecto cooperativo?

No. Seguimos siendo cooperativa, con dos acreedores a los que les debemos dos préstamos a largo plazo, que son nuestros socios andaluces Dcoop y el Gobierno Vasco.

.- Te incorporaste entonces en una situación muy delicada.

Bodegas-Vinedos-Bai

Así fue, muy delicada. Con un plan de negocio en el que no participé, ya que entonces estaba en otro sector y en otro país trabajando, concretamente en Airbus, en Alemania. Gobierno Vasco se comprometió a renovar el equipo directivo, con la sorpresa de que yo fui uno de los propuestos.

.- ¿Con cuánta ilusión aceptaste aquel reto?

Fue una decisión que me costó muchísimo tomar. De hecho, a nivel familiar no fue bien acogida, sobre todo por mi padre, que había sido socio fundador y llevaba años desvinculado del proyecto. Me tocó sentarme delante de mucha gente para despedirles, y decirles cosas incómodas. Gente que me les encuentro los jueves de ‘pintxo pote’ en Labastida.

El-Tolono

.- ¿Cómo abordaste una tarea tan difícil?

Haciendo lo que mi formación profesional me pedía. La verdad es que me hice cargo de la bodega en una mala situación, y desde 2017 hemos conseguido darle la vuelta en la parte económica, llevando cuatro ejercicios cambiando los números de color, generando cierto beneficio y cierta capacidad de devolución de la deuda contraída.

.- ¿Cuál es hoy la situación de la Bodega?

Ahora mismo, en esta etapa de pandemia, no generamos lo suficiente para devolver toda la deuda en el plazo que se nos pide. Pero si cuando llegué debíamos más de 6 millones de euros a los Bancos, ahora les debemos 4,3 millones. Ese sería el resumen.

.- Te preguntaba por la ilusión, a pesar de todos esos pesares…

Acepté el reto con mucha ilusión, intentando lo imposible, porque sólo así se consigue lo posible.

Labastida-detras

.- ¿Cuánta gente está implicada en el proyecto?

Hoy somos diecinueve compañeros, diecinueve trabajadores y ochenta socios.

.- ¿Sobraba mucha gente?

Sí, sobraba mucha gente…

Senal-Vino

EL VINO ha dejado una señal sobre el roble de una de sus barricas.

Al final, una de las tendencias que han tenido los proyectos cooperativos en el País Vasco ha sido la de acomodarnos. He conocido varios proyectos cooperativos vitivinícolas en el que el enólogo es el que comenzó. Yo pensaba que en este proyecto tenían que estar los que mejor lo iban a hacer y los que más vamos a aportar. Si no era así, había que buscar nueva gente, yo el primero.

.- ¿Cómo ha reaccionado el socio?

En ese sentido el socio se ha quedado tranquilo, pues ha visto que se han tomado decisiones, algunas bastante arriesgadas… Hemos cambiado al Enólogo, hemos cambiado a la Dirección de Calidad, se ha cambiado la Gerencia, toda la parte Comercial se ha renovado…

.- ¿Fueron decisiones tuyas?

En-Sillon

Sí, aunque tenemos ese apoyo del Gobierno Vasco y de la Cooperativa Andaluza Dcoop, la gestión es autónoma.

.- ¿Dirías que ‘Bodegas y Viñedos Labastida’ es clave hoy en día para el futuro de la villa?

Proyectos como el nuestro son esenciales para que Rioja Alavesa tenga una viabilidad clara y rotunda, para ser una comarca sostenible, donde los jóvenes podamos comprarnos una casa y quedarnos a vivir, donde seamos capaces de atraer a otros colectivos que se queden a vivir en la Comarca.

En ese sentido el proyecto cooperativo tiene una mayor representación que la de la bodega familiar, porque hoy la situación de mercado que hay es muy competitiva en cuanto a la adquisición de hectáreas de nuevos viñedos,  ya que el precio de algo más de 100.000 euros la hectárea de viñedo resulta inviable para muchos jóvenes emprendedores.

TRACTOR-AZUL

VIÑEDOS vecinos de la bodega, donde emerge un tractor azul. (Archivo Blog).

.- Si atendemos la filosofía de lo que es un proyecto cooperativo, ¿dirías que el vuestro lo es verdaderamente, que lo sigue siendo?

El nuestro es un proyecto cooperativo, pero un proyecto cooperativo no va reñido con hacer productos de mucha calidad. De los defectos hemos intentando hacer virtud en los años complicados que vivió la cooperativa, cuando no pudo pagar las cosechas a sus socios, algunos de los cuales fallecieron y no tuvieron una continuidad generacional. Otros causaron baja por necesidad.

.- ¿Por qué del “defecto, virtud”? ¿En qué sentido lo dices?

Porque hoy tenemos 300 hectáreas entre nuestros socios, cuando antes llegamos a tener 560. Eso nos permite dedicarle hoy más tiempo a los vinos y sacar proyectos de mayor calidad.

Vinedo-Terraza

VIÑEDOS trabajando para la Cooperativa, formando hermosas terrazas.

Estamos trabajando al detalle todo el proyecto enológico. Para la gama ‘Manuel Quintano’ destinamos nuestras mejores 50 hectáreas de viñedo, con depósitos más pequeños, pisados y remontados manuales, sin levadura comercial… Y en Vendimia hay días que tenemos entre 14 y 15 depósitos abiertos, con calidades diferentes.

.- Eres un gestor, pero no un gestor cualquiera, sino un gestor con alma bastindarra. ¿A qué compromete tener un vino con el nombre de Manuel Quintano?

Esa identidad acarrea una responsabilidad extra al proyecto. Don Manuel Quintano fue un clérigo natural de Labastida. Su hermano Diego y él visualizaron que el vino francés duraba más tiempo y en mejores condiciones que el vino riojano. Diego le pidió a Manuel que marchara a Burdeos para investigar cómo se elaboraban aquellos vinos.

FOTO-1

DICEN que es Manuel Quintano, pero es su hermano Diego, el mayorazgo de los Quintano.

.- Tuvo el importante apoyo de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, lo que le dio una dimensión de país al viaje.

A su vuelta, Manuel importó el despalillado, la separación del raspón de la valla, el azufrado y la crianza en madera de los vinos. Como casi todo adelantado a su época, nadie es profeta en su tierra, cada vino de municipio tenía un precio, los agricultores no le secundaron porque la nueva metodología resultaba más costosa, tardando por la crianza más tiempo en traducirse en dinero.

.- Sus vinos fueron de mayor calidad. La Bascongada lo valoró como el “vino más delicioso” de Rioja Alavesa.

Manuel  Quintano dejó este proyecto cuando le nombraron deán de la catedral de Burgos, hasta que enfermó. Entonces quiso venir a fallecer a Labastida, y como aquí somos un poco rebeldes y algo rencorosos, no se lo permitimos, falleciendo en Llodio.

Foto-3

CASA de la familia Quintano, situada en el centro de Labastida. (Foto Miguel Larreina). 

.- ¿Con qué criterios hicisteis los nuevos fichajes de la Bodega?

No contraté a nadie que ya conociera. Todos han sido, como Javier Cereceda, nuestro actual enólogo, gente con buen currículum. En su caso venía de elaborar los vinos de Telmo Rodríguez durante nueve años en Toro, Rueda… los blancos que hacen Pablo y Telmo por allí, permaneciendo por entonces el resto del año aquí en Lanciego.

De Javier Ruiz de Galarreta, en la parte comercial y la exportación de vinos, está clara su profesionalidad. El resto han sido cambios menos transcendentales. Con ellos hemos revolucionado todo el proyecto de la cooperativa.

.- ¿Qué se mantiene de lo que antes había?

El viñedo, que es lo fundamental, pues si quieres hacer un buen vino, lo tienes que hacer con buenas uvas.

Enologo-Coop

EL ENÓLOGO Javier Cereceda dando a catar vino de la Bodega. (Archivo del Blog).

CON-DIPUT

CON el Diputado General de Álava, Ramiro González, y con Javier Ruiz de Galarreta, en 2019.

.- Tú vienes de una familia con viñedos en Labastida.

Mi madre es profesora, y mi padre trabajó en una entidad financiera. Lo que sí teníamos es viñas. Hoy en día entre mi padre y mis hermanos están sacando adelante unas viñas de la familia que eran de mi abuelo, y unas cuantas más que mi padre fue añadiendo hasta contar 15 hectáreas.

.- ¿Esas quince hectáreas forman parte del proyecto de Bodegas y Viñedos Labastida?

Sí, por lo que mis hermanos también son socios.

.- ¿Cuál es tu formación?

Ingeniero industrial. Estuve unos años en una aeronáutica de Miranda de Ebro para marchar después a un proyecto en Portugal y de allí me fui a ‘Airbus’ en Alemania.

Airbus-Germany

IÑIGO dejó los proyectos de Airbus, para navegar en un mar de viñedo.

.- Como alejándote del mundo del vino… ¿Quién te iba a decir que acabarías volviendo con 32 años?

Así ha sido… ¡Quién me iba a decir que volvería para meterme de lleno en el mundo del vino!

.- ¿Cómo te has sentido en todo este tiempo?

Estoy a gusto, pero tampoco esperaba que la situación fuera tan mala como me la encontré. Sabía que aparecerían cosas al ‘levantar el felpudo’, pero no tantas. Quiero ser sincero. Hoy por hoy tenemos una vía de continuidad real en la que si todos tenemos un pelín de paciencia, saldremos adelante.

.- Al principio has recordado aquella idea motriz de que “la unión hace la fuerza”.

Sí, porque desde 2020 estamos gestionando la Cooperativa atendiendo los valores que las cooperativas mantienen en su ADN, valores que hoy son más necesarios que nunca.

Rueda-Prensa

IÑIGO Rubio en una reciente Rueda de Prensa, en estos tiempos de Pandemia.

.- Desde donde estamos vemos los depósitos de vino. ¿Qué es lo que tenéis ahí abajo?

Ese es el diamante de esta bodega. Podemos cambiar la imagen, las etiquetas, las personas, contratar a gente con más ganas, pero el mercado cada vez es más exigente y solo con buen producto, con buen vino, vamos a sacar el proyecto adelante.

.- ¿En estos años, como Director de Bodega, qué nuevo Iñigo Rubio ha aflorado?

En mí ha surgido una nueva persona de 2016 hasta el 2020. Y en el 2020, con la COVID, se ha visto reforzado aún más porque ha sido una cura de humildad para todo el mundo. Creo que nos ha hecho ver el comportamiento de las personas de una manera más solidaria.

Siento que hablando más entre nosotros podemos conseguir más cosas. Eso tiene mucho que ver con un proyecto cooperativo como el nuestro. La componente social se ha tenido que compaginar con una gestión eficaz y rentable.

Junto-Barrica

EN QUÉ medida los retos hacen de nosotros “nuevas personas”…

.- ¿Tu corazón es más cooperativista a medida que pasa el tiempo?

Sin duda. Yo venía de un mundo más frío. Ahora, lo que hacemos en Labastida, sólo lo podemos hacer aquí. Hasta no estar dentro de la bodega no me había parado a reflexionar. Otras actividades las puedes deslocalizar. Pero lo que hacemos aquí, solo lo podemos hacer en Labastida y en esta bodega.

.- Siendo un mazazo global para el mundo entero, afirmas que en esta coyuntura de la COVID tú has aprendido cosas.

Todos hemos cambiado durante este dichoso 2020, pero a mí el proyecto cooperativo me ha hecho ver determinadas cosas en lo profesional y en lo personal…

Mira, Julio, yo soy músico, además de un gestor profesional. Como músico toco la trompeta, y hay un profesional muy bueno que es Miles Davis, de jazz. Pues bien, hay un vídeo muy especial.

.- Acabas de acelerar el corazón de la entrevista. A ver, cuenta.

Sobre-Rocas

¿QUIÉN no sueña con afianzar un proyecto sobre rocas sólidas?

En ese vídeo aparece improvisando un solitario con el bajista Herbie Hancock. Hay un momento que en uno de esos acordes del bajista que se notan mucho lo da de manera equivocada, sonando mal, pero Miles Davis se para y comienza a improvisar con notas que compaginaban con la nota errónea que había dado su compañero.

.- De la “necesidad, virtud”, de un nota errónea, un reto superado.

Yo no soy Miles Davis, pero mi responsabilidad es soportar lo que ocurra e intentar afrontarlo de la mejor manera posible. La única manera de hacerlo es tener una mente abierta e intentar vivir las situaciones confrontándolas. Es lo que nos ha tocado vivir en este proyecto.

Miles-II

EL músico norteamericano de Illinois (1926-1991) ha dejado huella.

.- ¿Cómo lo ve hoy tu aita?

A pesar de los años que han pasado, no comentamos nada. Yo creo que está orgulloso de mi tarea, y le encantaría que sacáramos el proyecto adelante. No sé, seguro que piensa que si alguien lo consigue, mejor que ese sea su hijo.

.- No sabemos si él lo duda. ¿Y tú? ¿Dudas que vas a poder con este reto?

Yo no lo dudo. Va a ser más duro que lo que esperaba, pero vamos a poder sacarlo adelante.

TECHO-II

SOBRE el techo de la bodega, bajo la atenta mirada del Toloño.

.- ¿Qué significará sacar el proyecto adelante?

Un proyecto cooperativo vitivinícola como éste se ha de basar en facilitar la vida a sus socios y sus agricultores.

Ahora nos tocan unos años en los que el 95% de los compradores de uva no lo van a tener como uno de sus principales objetivos. Nosotros sí. Con eso me conformo.

B-Labastida

“SE TRATA de facilitar la vida a sus socios y sus agricultores”.

.- Lo imagino, pero dime en qué se traducirá ese “facilitarles la vida a los agricultores”.

Que cobren a un precio digno sus uvas para que vivan dignamente del cultivo de la vid, además de que nosotros eliminemos deuda, saneemos la situación de la bodega, etc.

.- Has navegado en la adversidad y la dificultad que supone despedir a gente… Pero ¿qué es lo más hermoso que te ha pasado en estos cinco años?

Es curioso, pero lo más hermoso que me ha pasado es que ya llevaba tres años en la bodega y no dejaba de aprender cosas y más cosas. Tres años aprendiendo algo todos los días. En bodega y en el campo, porque cuando he acompañado a nuestro técnico al campo, no he dejado de aprender.

Barrica-Castrijo

“CASTRIJO”, fue el primer vino del proyecto cooperativo en Labastida.

.- ¿Cuál es el carácter diferenciador de vuestros vinos?

Nosotros elaboramos 13 vinos diferentes que comercializamos con las cuatro marcas que hemos comentado. Cada uno tiene su aporte diferente de madera y todos tienen un equilibrio perfecto para que el consumidor lo acepte como un vino sencillo y fácil de beber. Y todo ello con nuestro origen como seña de identidad.

.- Las bodegas están actualmente inmersas en una especie de “revolución verde”.

Nosotros podemos decir que tratamos de hacer los vinos más naturales posibles. Tenemos un técnico de campo, César Castro, que es de lo poquito que mantuvimos, que ha realizado un trabajo muy duro para estudiar la trazabilidad de los suelos, con mil muestras de los suelos de Labastida, intentando demostrar cómo un suelo lleva a una u otra tipología de vinos.

.- Aquí está uno de los viñedos más apreciados, valorados y premiados, como es Las Beatas. ¿Hay otras ‘Las Beatas’ en Labastida?

Vinedo-Muros

CEPAS y muros de Las Beatas, el viñedo mejor valorado de Labastida.

Hay pocos viñedos como ése, porque Pablo y Telmo llevan muchos años haciendo las cosas bien. Estamos en una zona privilegiada. De las cuatro zonas que hay en Labastida, simplificando mucho, una de las zonas que mejor se comportan es en la que está ‘Las Beatas’.

La otra zona es la parte trasera del monte que cubre la Granja de Remelluri, que se llama Valderremelluri, donde nosotros tenemos bastantes viñedos.

.- Que ninguno de los vinos se ponga celoso, pero entre todos ellos ¿cuál es para ti la joya de la corona?

Por cómo nació, y lo que supone, y la historia que hay detrás, yo me quedo con el “Manuel Quintano, selección particular”, de una selección de parcelas que se lleva haciendo 30 años de una manera muy artesana. Desde hace unos años lo hemos llevado a una botella de vino.

SELECC-PARTICULA

“MANUEL Quintano, selección particular”, su vino predilecto.

.- ¿Cuál es el que más y mejor se vende?

A nivel nacional nuestro Solagüen crianza, y en exportación tenemos un semicrianza que lo estamos comercializando como Montebuena, otro término de Labastida donde están los lagares rupestres mejor conservados de Rioja Alavesa.

.- Sabía que venía a entrevistar a Iñigo Rubio, lo que no sabía es que estaría con un músico seguidor de Miles Davis.

Así es. Mira quién era Miles Davis, un músico que transformó un fallo. Alguien con una idea clara: en cualquier situación que tengas, haz que emerja algo constructivo.

22 Comentarios

  1. Antton Guridi

    Muy interesante la entrevista, por muchas razones. No entro a valorar la labor realizada por el director de Bodega. Pero por haber trabajado en mis comienzos en una cooperativa, sí quiero decir que entiendo que en estos proyectos -éste arrancó en los años 60- entran socios que no tienen espíritu cooperativo alguno. Esas personas resultan en algún momento un lastre, pues no se han enterado del proyecto en el que se embarcan. Es muy importante saber en qué “modelo de negocio” está uno.

    Les deseo todo el acierto del mundo.

    11-Abr-21 · 6:59 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Antton

    11-Abr-21 · 7:05 pm | Permalink
  3. Kepa Urdangarin

    El blog Rioja Alavesa o el arte de la entrevista. Otras son más fáciles… Soy un lector de algunas bitácoras como esta vuestra, de libros de Historia, Viajes y de Biografías de grandes figuras. En el caso que hoy nos ocupa, hablo del arte de la entrevista porque consigues con pocas pinceladas meternos en ese barco de difícil travesía haciendo que la conversación sea atractiva e inspiradora. Y que además se hable de Labastida y Rioja Alavesa. Cuánto mérito!

    Imagino que el padre de Iñigo Rubio estará contento. Suerte para Bodegas y Viñedos Labastida.

    Eskerrik asko!!

    11-Abr-21 · 7:36 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Kepa

    11-Abr-21 · 7:43 pm | Permalink
  5. Maite Ramírez

    Aupa, Iñigo!! Bonitas y acertadas palabras, pienso que es muy necesaria esa unión y esa fuerza conjunta para sobrevivir, más hoy y más en el mundo del vino. Seguro que con tu fuerza, el trabajo de tod@s y tesón, lo vais a conseguir.

    11-Abr-21 · 8:09 pm | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Que así sea, Maite

    11-Abr-21 · 8:41 pm | Permalink
  7. José Manuel

    Muy buena gente Iñigo. Un currante nato convencido y poniendo en práctica, cuando puede, que “la Unión hace la fuerza”. Con Labastida por bandera y luchando para que el legado de Manuel Quintano siga adelante… Y mejore en la medida de lo posible. Es una persona que se ha sabido rodear de un equipo de grandes profesionales con el mismo objetivo.

    Un abrazo grande!!

    11-Abr-21 · 8:14 pm | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Hermosa bandera, Labastida, José Manuel

    11-Abr-21 · 8:46 pm | Permalink
  9. Pedro

    Iñigo, el gran capitán que ha sabido rodearse del mejor equipo y que llevará a buen puerto este proyecto en el que están embarcados muchos vecinos del pueblo, con lo que ello supone. Este proyecto tiene una gran fortaleza que no es otro que el maravilloso viñedo de Labastida.

    Zorte on, Iñigo.

    11-Abr-21 · 9:12 pm | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Pedro

    12-Abr-21 · 12:47 am | Permalink
  11. Joseba Fernández

    Gran director para una gran cooperativa. Enhorabuena por la entrevista!!!

    11-Abr-21 · 10:44 pm | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Joseba

    12-Abr-21 · 12:59 am | Permalink
  13. Anónimo

    No estoy de acuerdo con lo que se traslada en esta entrevista. Como socia de esta cooperativa debo de decir que nos deben mucho dinero y que de esta manera no podemos ser competitivos, cuando otros agricultores del pueblo ya han cobrado hasta la cosecha de 2020.
    Lo seguimos pasando muy mal y la nueva gerencia tampoco endereza el rumbo.
    Mal ejemplo es, si buscamos la calidad, que la familia del entrevistado venda sus mejores uvas a Roda y las otras las meta en Solaguen.

    Un saludo.

    12-Abr-21 · 7:54 am | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    No nos gusta publicar anónimos. Cada comentario de lectoras y lectores debería estar sustentado por su nombre y apellido. Con ello el Blog no cuestiona lo que se dice, sino que hace una defensa en pro de la claridad para que las afirmaciones de cada cual se respalden como es debido.

    12-Abr-21 · 8:58 am | Permalink
  15. Carlos Tierra

    Bueno no cabe otra que felicitar el gran esfuerzo que está haciendo, personal sobre todo, por sacar adelante esos grandes y notables cambios!!! Duro es el momento que estamos viviendo todos los de nuestro sector! Pero con buena letra y despacito saldremos todos adelante.

    Lo pasado, pasado está, y ya no se puede juzgar, hay que seguir por el camino de la calidad y hacer pueblo entre todos, tanto dentro de cada bodega como entre todas las bodegas.

    Felicidades Iñigo y equipo, porque como siempre digo: sin equipo no hay nada !!!!💪🏻💪🏻💪🏻💪🏻

    12-Abr-21 · 9:43 am | Permalink
  16. Blog Rioja Alavesa

    Subrayo lo que dices, Carlos: “seguir por el camino de la calidad y hacer pueblo entre todos, tanto dentro de cada bodega como entre todas las bodegas”.

    12-Abr-21 · 9:46 am | Permalink
  17. Antonio Mijangos Martinez

    Iñigo: La he gozado como un niño chapoteando en el agua. Me ha traído a la memoria recuerdos y experiencias pasadas de mi relación con cooperativas. Lo que escribo son ideas que me ha suscitado la lectura de la entrevista.

    La Cooperativa facilita la vida de los agricultores, dices al comienzo. La unión hace la fuerza, dices más tarde. Es verdad, pero no es fácil convencer a los agricultores que la unión es rentable con una buena gestión y espíritu solidario. Nos han faltado capitanes que gobiernen la nave con mano firme sin dejarse dominar por los caprichos individualistas de la tripulación. Y nos ha faltado también la educación de los socios en el espíritu cooperativista. El fracaso del Cooperativismo en nuestra zona ha estado en las personas. Los socios deben convencerse de que, para que una cooperativa funcione, no basta la buena voluntad, sino el conocimiento de técnicos en los que confiar y a los que vigilar.

    No se trata de esconder nuestro origen cooperativo, dices, pero vosotros habéis sido capaces de dar nuevos pasos hasta el embotellado y el mercado, otras se quedaron en la elaboración y venta en común. Para eso, dijeron algunos, “lo hacemos por separado y ganamos más”, y así las cooperativas se fueron muriendo.

    Dices que el agricultor es conservador a la hora de invertir. Pero lo es cuando tiene miedo a un futuro incierto, que no depende de él, sino de otros que están con él. ¡Qué difícil es el lema cooperativista: “Trabaja según tus capacidades y recibe según tus necesidades!”.

    De tus palabras saco la conclusión de que no se puede llevar una cooperativa con criterios capitalistas del beneficio y rendimiento económico, sino del servicio a la vida de los agricultores. No vale construir una gran empresa sobre la pobreza de sus socios.

    ¿Y de cara al futuro? No lo presentas muy halagüeño. Dices que hay que volver a las raíces: La Unión. Con nuevas fórmulas y proyectos, pero con el mismo espíritu de ayuda mutua, de cooperación. ¿Ves futuro a las pequeñas bodegas familiares, sin un entramado de ayuda entre ellas? Yo, al menos, no. Como siempre, el pez grande, si se le deja, se comerá al chico.

    Eskerrik asko, Iñigo.

    12-Abr-21 · 11:43 am | Permalink
  18. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Antonio!

    12-Abr-21 · 11:47 am | Permalink
  19. Quería agradecer todos vuestros comentarios, así como las muestras de cariño hacia nuestra Bodega y Labastida en general.

    Antonio Mijangos me hace una bonita y difícil pregunta que no puedo dejar de contestar.

    La situación no es fácil. Creo que no hay que tener miedo, pero sí mucho respeto. Nos toca vivir una época en la que trabajando más, y luchando por hacerlo mejor, conseguiremos salir hacia adelante, pero va a ser duro. Nos quedan unos meses durante este 2021 todavía muy difíciles.

    Llevamos en nuestro ADN una serie de valores que, como siempre han estado ahí, nosotros mismos no los hemos valorado en su justa medida, pero la solidaridad, el interés común frente al personal, la igualdad, la transparencia, las decisiones democráticas, el esfuerzo compartido, la responsabilidad social, son sólo algunos de los valores que van ligados a un proyecto como el nuestro.

    Con más o menos ayudas, apoyo de las instituciones, etc., tenemos que tener claro que hay que prepararse para hacerlo mejor. Trabajando más, seguramente tendremos menos recompensa, pero es la única salida. Este 2021 es un año duro para las Bodegas y, sobre todo, para el viticultor, pero mi respuesta es que sí, sí que se puede salir, y un proyecto cooperativo bien liderado, ahora puede ayudar.

    Señalar que de tu conclusión de que no se puede llevar una cooperativa con criterios capitalistas del beneficio y rendimiento económico, yo creo que la componente social se debe compaginar con una gestión eficaz y rentable. Las compañías se crean para ganar dinero; en este caso puede redundar en los propios socios agricultores, pero no se nos puede olvidar esto: debemos asegurar un futuro rentable en nuestros negocios.

    Por último, y haciendo referencia a todos los comentarios, añadir que se están sorteando dificultades personales derivadas de la apuesta por la viabilidad del proyecto. Como ha indicado Antonio, el fracaso del Cooperativismo en nuestra Comarca ha estado, en muchas ocasiones, en las personas, y en el sentimiento de propiedad y de empresa de sus socios, y Labastida, creo que ha sido un claro ejemplo de ello.

    12-Abr-21 · 11:00 pm | Permalink
  20. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Iñigo.

    12-Abr-21 · 11:27 pm | Permalink
  21. Jesús Mari Eizmendi

    La entrevista refleja lo que se comenta: la larga travesía de la Cooperativa con sus tripulantes.

    En los año 70 y 80 se trataba de defender a los ‘tripulantes’ para no estar en manos de lo compradores de uva. Para ello tuvieron apoyo institucional; además, dieron el paso de crear marca y elaborar crianzas reconocidos. En los años 90 cambió la situación y hubo tripulantes que vieron la oportunidad de navegar solos.

    En estos momentos, después de la crisis, la Cooperativa lleva un buen rumbo para defender los intereses de los tripulantes que continúan.

    Estoy de acuerdo con lo que dice Carlos Tierra y lo remarca Julio Flor.

    Eutsi Iñigo eta jarraitu horrela lortu dezu zure helburua.

    16-Abr-21 · 11:43 am | Permalink
  22. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Jesús Mari

    16-Abr-21 · 12:32 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter