Un poema puede ayudar, dos poemas ni te cuento

Sin un poema de un alemán no tendría lugar esta entrevista. Sin unos versos del guipuzcoano Jon Maia, no habría en Lanciego un aceite de oliva de nombre “Abuelari”. Un poema ayuda. Dos poemas llenan de suspiros el corazón

Jon Maia

BERTOLT BRECHT y JON MAIA, juntos en esta conversación con sus versos.

Un poema del alemán Bertolt Brecht -que buscó refugio lejos de la Alemania nazi- impactó en el bertsolari Jon Maia, que pasó de sentir vergüenza por el origen extremeño y zamorano de sus padres, a decir en verso -en la final del Campeonato de Bertsolaris de Euskadi, en 1997- que toda su familia cantaba por su boca.

“Nosotros / no hemos salido voluntariamente / eligiendo otro país. No inmigramos a otro país / para establecernos en él… / Nosotros hemos huido. Expulsados somos, desterrados. / Y no es hogar, es exilio el país que nos acoge”, dejó escrito Brecht.

Fueron unos versos de Jon Maia titulados “Munduan leku bat” (Un lugar en el mundo) los que impulsaron a Mikel Izagirre, del trujal Erroiz de Lanciego, a llamar al bertsolari para pedirle que apadrinara y pusiera nombre al primer aceite de oliva de la temporada 2019.

Jon Maia

JON MAIA cantando bertsos en uno de tantos escenarios, por todo Euskalherria.

En unos versos que olían a tomillo y laurel, Jon Maia nos cuenta la emigración de su abuela María Luisa Valderrama, que vino de Extremadura.

“Los trenes eran ríos que venían hacia el mar, hacía un norte sin olivos, más promesa que lugar”.

Versos en castellano donde se preguntaba si su abuela, que ahora ha dado nombre a un aceite de oliva virgen extra de Lanciego, era la niña aceitunera de un poema de Federico García Lorca.

“Nosotros somos tus ramas de sentimiento profundo, ¡qué más nos podía dar la tierra que unas aceitunas y un lugar en el mundo!”, concluían aquellos versos del nieto de María Luisa Valderrama.

Así que no fue un rayo, ni una helada, ni una puesta de sol, ni una bala. El detonante fue un poema del exilio. Y después un bertso tras otro, encadenados, los que crearon este idilio.

Jon Maia

EL pasado lunes, posando para el Blog en Lanciego, tras una sincera conversación.

“Quiero acercar la belleza a la vida de la gente”

“Soy el primer bertsolari hijo de emigrantes, que he hecho una carrera importante cantando bertsos de pueblo en pueblo”, nos dijo Jon Maia en una sala de catas de aceite y vino que posee en sus dependencias el ayuntamiento de Lanciego.

Sobre una mesa, mientras él hablaba y luego nos cantaba un bertso, había una cesta de olivas, y junto a ellas un aceite muy selecto al que Jon ha puesto por nombre “Abuelari”.

“El aceite tiene esa poética de evocar a mi abuela, que perdió sus olivos al perder la guerra. Ahora yo le devuelvo un aceite. Es justicia poética. Abuelari es un encuentro de culturas: la de aquellos emigrantes que llegaron a Euskadi y la cultura de esta tierra”.

Jon Maia

ABUELARI ya forma parte de la historia del aceite de oliva de Lanciego.

Con esas palabras, publicadas ayer en este Blog, nos vamos a la entrevista que mantuvimos el pasado lunes en Rioja Alavesa, con quien ha estado en cuatro finales del campeonato de Euskadi (1997, 2001,2005, 2009), que hasta los 25 años de edad no llevaba nada bien la identidad y el origen de su propia familia.

Aquel conflicto interno le duró hasta que preparando la Final del Campeonato de Bertsolaris de Euskadi, en 1997, leyó  por casualidad unos poemas de Brecht, un autor universal que tuvo que vivir muchos años en el exilio, huyendo del nazismo.

“En su poema, Brecht decía que quien tiene que dejar su tierra en contra de su voluntad, los lugares donde jugaba, su niñez, sus amigos, su familia, todo, no es solo emigrante, es también un desterrado porque no lo ha decidido libremente, obligado como ha estado por las circunstancias”.

Jon Maia

EL BERTSOLARI piensa y repiensa, y camina hacia atrás, antes de cantar los versos.

Por primera vez Jon pensó en la historia de su familia, que también se vieron forzados a dejar atrás todo lo que amaban. Nunca hasta ese día contempló a sus abuelos y padres como emigrantes o como desterrados. Claro que sabía que habían venido de fuera, pero no había pensando que había una dolorosa historia detrás de eso. Hasta ese día.

En aquel campeonato cantó en cuartos de final, luego pasó a semifinales, y entró a la Final, “que es -dice él- como llegar a jugar en el Barcelona si eres futbolista”.

“Yo que venía de una familia emigrante y llegar a la Final fue increíble. Era como entrar a la historia del bertsolarismo. Nunca en mis sueños había pensando que un día estaría entre los ocho mejores bertsolaris, donde habían cantado todas las leyendas anteriores a mí durante más de cien años”.

Gracias a ese poema de Brecht se dio cuenta de que no tenía nada de lo que avergonzarse. Al contrario.

Jon Maia

“Aunque el agua sea blanda / en movimiento / con el tiempo a la piedra más fuerte vence”.

“Cantar en el templo del Euskera, y ser bertsolari se lo debía a mi familia, que habían venido de Extremadura, y habían hecho un gran esfuerzo por integrarse, y gracias a ellos yo sé hablar en euskera y además lo utilizo en verso, y además consigo llegar a esa gran final”.

Creía que aquel bertso sería algo muy mío, muy íntimo, “pero nada más terminar el bertso, la gente vino a mí llorando, empecé a recibir cartas… la gente se quedó impactada al saber que en aquella final había un hijo de “mantxurrianos, koreanos, maketos, belarrimotzas”, como se le ha llamado a la gente que vino de otras tierras de España.

“Como salir del armario”

Jon Maia

EL LUNES EN LANCIEGO, ordeñamos palabras además de olivas de Arróniz.

.- Ya hace 22 años de aquello… Te avergonzabas de ser hijo de emigrantes extremeños y zamoranos.

Me avergonzaba. La mayoría de mis amigos no tenía ni abuelas ni padres emigrantes. Yo llevaba mal la identidad cultural de mi familia emigrante y la mía propia, nacido aquí, euskaldun, todo era una dicotomía, blanco o negro, amigo o enemigo, con todo el conflicto identitario que hemos vivido.

.- ¿Qué ideas tenías entonces?

No quería que nadie pensara que yo era de los otros. No sabía gestionar aquello. Y no conocía a un bertsolari como yo, de mi perfil, hijo de emigrantes. Así que tapaba y simulaba mis apellidos, la procedencia de mi familia… Nunca había escuchado a un bertsolari hablar en castellano.

A mí me daba vergüenza que alguien escuchara que yo hablaba en castellano con mi madre, siendo como era bertsolari. Eso era como una perversión, que la cometía yo contra el euskera. Hasta que le di la vuelta.

Jon Maia

FELICIDAD en el olivar, tras clasificarse para la final de Bertsolaris de Gipuzkoa.

.- ¿Fue una liberación darle la vuelta a todo aquello?

Fue como ‘salir del armario’.

.- ¿Tuviste que echarle coraje?

Sí. Todo lo que llevaba tapando hasta los 25 años, que fue cuando me clasifiqué para la primera gran final del Campeonato de Bertsolaris. Allí ante 9.000 personas y todas las cámaras de televisión que lo retransmitían dije delante de todos que mi familia era extremeña y zamorana. Y que yo les debía a su esfuerzo de integración el ser euskaldun y ser bertsolari.

.- Respiraste de verdad.

Aquel fue un bertso liberador, pero me di cuenta que no lo fue solo para mí, sino para mucha gente.

Jon Maia

JON Maia en 1997 en el Velódromo de Anoeta, cantando el bertso liberador.

.- ¿Te sorprendió eso?

Sí, porque no quería convertirme en portavoz de miles de personas que eran como yo. Para mí eso era sencillamente un verso de agradecimiento y de justicia a mi familia. Agradecerles su esfuerzo, del que no me tenía que avergonzar, ni acomplejar, sino que tenía que estar orgulloso y agradecido. Era una historia íntima y de mi familia.

Pero fue mucha la gente que empezó a dirigirse a mí.

.- Tú lo has dicho. Era de “justicia poética”.

Fue, no sé… para entenderme a mí mismo y entender lo que soy, y por qué soy lo que soy, se tenía que entender lo que ha sido mi familia. Eso le pasa a mucha gente. A veces no sabes cómo eres. Son muchas las cosas que heredamos. Somos en gran parte lo que hicieron nuestras madres y nuestros padres. Y lo que no hicieron, que eso también influye en nosotros.

Jon Maia

EN SUS MANOS, olivas de árboles centenarios que también invitan a pensar.

.- Tu historia es una invitación a la reflexión.

En nuestro pueblo ha sido difícil practicar miradas de empatía y bidireccionales, sin renegar de lo que piensas, ni a lo que eres. No hay una sola historia y con el tiempo te das cuenta de eso.

.- Alguien que te lea, que sea hoy un joven hijo o hija de inmigrantes extracomunitarios, puede sentirse reflejado, y hasta ayudado por tus palabras.

Llevo años dando conferencias y participando en jornadas de todo tipo. Voy a casas regionales, casas de Extremadura, de Andalucía, de Galicia, y voy a jornadas de inmigración, de integración, de convivencia, voy a ikastolas y escuelas, voy a un montón de sitios.

.- Es como una nueva militancia.

Lo hago porque estoy en una posición privilegiada al ser euskaldun e hijo de emigrantes. Todos saben quien soy y no soy sospechoso para nadie. Puedo hacer un discurso bidireccional y sé que estoy en una situación privilegiada y hablo de mí mismo, de mis vivencias, lo que cuento es mi vida y las conclusiones que he sacado.

Jon Maia

SEMBRAR, cosechar. VIVIR, recolectar. Dando y recogiendo frutos.

Eso llega a la gente, porque hablo desde la verdad que a mí me ha sucedido. No cuento teorías ni estadísticas. Eso le ayuda a mucha gente que así me lo hace saber.

.- Todo se repite con otras personas. Y todo es muy actual.

Se repiten prejuicios, se repiten clichés, se repiten estigmatizaciones, se repiten estereotipos, la mirada clasista. Siempre digo que deberíamos aprender de nuestro pasado para que no se repitan los errores en este momento de inmigración actual.

.- Dentro de tu cabeza, en el pasado tú pensabas que te rechazarían, que sufrirías el apartheid cultural… y sin embargo te encontraste con un montón de afecto.

Yo perdí el miedo a… yo qué sé… lo que pudieran decir de mí. Y hoy intento ayudar a las dos partes. Es de las cosas más hermosas que me han pasado en la vida, el poder ir pregonando este discurso. Y veo que hay mucha gente que me lo agradece.

Mi madre me dice “Jon, ¿cuándo vas a dejar ese rollo ya de manchurrianos y coreanos?, que estás aburriendo a la gente”.

Yo no tengo ningún interés en seguir, pero la gente me sigue llamando, y en este momento me doy cuenta que todavía es un discurso necesario.

Jon Maia

“PERDÍ el miedo a… yo qué sé… lo que pudieran decir de mí”.

.- ¿Cómo sientes a nuestro querido país en estos momentos?

Vivimos un momento muy adecuado, de mayor distensión, en la que es posible hablar más fácilmente de cosas espinosas que han sido tabúes hasta ahora. Hablar de aquello que sólo se hablaba antes en casa, porque lo demás era guerra.

Es un momento muy adecuado para acometer grandes dilemas que quedan pendientes, porque no debemos caer en el error de pensar que esto es la normalidad. Hay que solucionar los problemas, que no pueden quedar en standby. No pueden quedar brasas, si no se puede encender la llama otra vez.

Aceite y Vino tienen detrás una historia

Jon Maia

OLIVAS, como los humanos, de tantos colores, tod@s junt@s.

.- Empezamos, decías antes, a utilizar conceptos como la empatía.

Es un gran concepto que no lo habíamos utilizado hasta ahora. Estoy convencido de que podemos llegar a ser una sociedad excepcional gracias a todo lo que hemos aprendido, y aún podemos aprender del conflicto que hemos vivido. Hasta hace nada esa empatía era imposible. Eso nos sitúa muy bien frente a los Derechos Humanos, individuales y colectivos.

.- Sabía que venía a una especie de “Txotx! del primer aceite de la temporada en Rioja Alavesa”. Lo que no esperaba es encontrarme con alguien que como tú sitúa a la sociedad vasca frente a un espejo para mirarnos con serenidad

Con el nombre de “Abuelari” para uno de los aceites de Lanciego he querido decir que cuando comemos algo, cuando bebemos algo, no es simplemente por el hecho de consumir, no. Estás interiorizando una historia, un concepto, y hoy en día se agradece cada vez más que los productos tengan una historia.

Jon Maia

JON Maia con su Abuela, una imagen que fue portada de la revista Bertsolari.

.- Es verdad, cuántas veces al comer o beber pensamos en algo más…

Cuando le estás dando un trago a un vino, o estás probando un aceite, detrás de eso se agradece saber qué historia hay. En mi caso he creado el nombre de “Abuelari” desde mi propia historia, relacionado con mi familia, a un nuevo concepto de identidad vasca, intentando darle una profundidad y una poética al producto.

Jon Maia

EL bertsolari, el cantante, el escritor… transmitiendo valores.

.- Eres cantante de un grupo de música, bertsolari, escritor, conferenciante… ¿Va todo de la mano?

Utilizo diversas artes, medios y caminos para llegar al mismo lugar. Todos son complementarios y palpitan alrededor de la misma idea. Quiero influir en la sociedad en la que vivo, me gusta acercar la belleza de la vida a la gente, y me gusta transmitir valores, porque sueño con un mundo distinto. Todo eso me llena, me da igual que sea con un verso, con una canción, con una novela o con películas, que también hago.

 

 

.- ¿Cuál sería la traducción del bertso que nos has cantado en Lanciego?

Mi madre viene de Extremadura, mi padre viene de Zamora, antes que ellos mi abuelo y mi abuela, Gracias a que ellos han sabido enraizarse en esta tierra, yo amo a esta tierra más que a ninguna en el mundo, sé hablar en euskera, además lo puedo utilizar en verso, y por eso me corresponde a mí decir que todos cantan por mi boca.

.- Eskerrik asko, Jon!

Zuri.

 

“Te fuiste viejita, abuelita, y antes que tú el abuelo. / Hoy hay en el aire un olor, son las migas en el cielo. / Hoy huele a tomillo y laurel, no laurel de emperadores, / sino de gente del campo, del campo de tus amores”.

14 Comentarios

  1. Eskerrik asko elkarrizketagatik. Conocía la historia personal de Jon y es sin duda ejemplarizante. Creo que hay también una historia de vascos alejados del euskara que debería ir volatilizándose como los aromas de los aceites y vinos de Rioja Alavesa, de un modo natural y poético.

    Enhorabuena por el tratamiento del artículo Julio.

    04-Dic-19 · 7:26 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Antton Bastero. Un cordial abrazo.

    04-Dic-19 · 7:28 pm | Permalink
  3. M. Rafael Sánchez

    La poesía y el canto saltan las fronteras y los odios. Es la pura creación humana, la que nos hace verdaderos y bellos. Emocionante canto el de Jon

    04-Dic-19 · 8:22 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, M. Rafael Sánchez. Un cordial abrazo.

    05-Dic-19 · 1:06 am | Permalink
  5. alberto

    Tal vez, solo quizás, si acaso… vayan desapareciendo los corazones duros y las miradas prietas.
    Y poco a poco, como por descuido y con intención, mi hermano es así, sin apellidos, con tierra de otras tierras y aire de otros aires.
    Espero saber comprender el intento que hace por comprenderme a mí.

    Un abrazo, amigo Julio, siempre en el equilibrio de los sentimientos verdaderos.

    04-Dic-19 · 11:43 pm | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Alberto. Un cordial abrazo.

    05-Dic-19 · 1:08 am | Permalink
  7. Josean Larrañaga

    Me reuerda al CD “Gure lagunei”
    de Urko : Dice Txiki Paredes Manot::

    “¡Yo soy hijo de Extremadura, con mi padre fui pastor. Niño y pobre vine a esta tierra que hoy es tierra de mi amor!”

    Además, yo soy “fan” de Jon Maia.

    05-Dic-19 · 12:03 pm | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Josean Larrañaga, Urko. ¡Cuántas veces la habrás cantado! Hermoso recuerdo y por muchos años. Un cordial abrazo

    05-Dic-19 · 12:26 pm | Permalink
  9. Neli Zaitegi

    Ederra benetan!!! Una historia para aprender y una entrevista preciosa. Gracias a los dos!!

    05-Dic-19 · 1:07 pm | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Neli Zaitegi. Un cordial abrazo!

    05-Dic-19 · 1:19 pm | Permalink
  11. Carmen Sarmiento

    Una entrevista prodigiosa con un personaje excepcional ejemplo de integración de una cultura en otra

    05-Dic-19 · 6:53 pm | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Carmen Sarmiento. Me alegra tu valoración, tan gentil. Un cordial abrazo, querida colega.

    05-Dic-19 · 8:54 pm | Permalink
  13. Javier

    Me ha encantado la entrevista. Me veo reflejado en ella. Somos lo que fueron. Esta es la Euskal Herria que me interesa. La que se construye desde la fusión y la apertura. No contra nadie. Enhorabuena por el blog.

    20-Dic-19 · 6:23 am | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Javier. Un cordial abrazo.

    20-Dic-19 · 9:22 am | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL