Homenaje en Elvillar a dos ilustres de su Historia

En días como éstos…

Dolmen-Sol-Iglesia

AMANECE en las viñas de Elvillar, donde el Pasado se conjuga con el Presente…

Podríamos recordar la extraordinaria tarea humanitaria llevada a cabo en Elvillar por el sacerdote Anastasio Arrinda Albisu, que entre 1939 y 1940, recién terminada la Guerra Civil, salvaguardó la vida de sus feligreses, poniendo la suya en peligro.

Anes-Seminario

CUANDO Anastasio Arrinda (a la izq.) era seminarista (1935), y no sabía la que se avecinaba.

De igual manera, en esa misma localidad, podríamos traer a la memoria al también sacerdote que le substituyó, Francisco Martínez de Bujo, quien entre 1941 y 1961 fundó dos Cooperativas, la de vinos y la de cereales, para ayudar a los pequeños agricultores, a la vez que impulsó en Elvillar la Formación Profesional.

Foto-Bujo

FRANCISCO Martínez de Bujo, en 1940, recién ordenado sacerdote. (Foto Schommer Koch).

Dos ejemplos éticos que el Ayuntamiento de Elvillar reconocerá y homenajeará el próximo 20 de junio de 2020, con una fiesta muy especial, en la que se conjugará la Memoria Histórica, subrayando los comportamientos humanos que, sin medida, y en forma de hechos, ofrecen con sus vidas un servicio a la comunidad en la que viven y trabajan.

Hoy nos centramos en Don Anastasio Arrinda Albisu -conocido como Don Anes en Deba, donde fue párroco durante más de 50 años-, ya que este homenaje conjunto que Elvillar llevará a cabo en junio comenzó a organizarse pensando en Don Anes cuando un grupo de personas nos reunimos el pasado mes de enero en la localidad riojano alavesa con el alcalde, Enrique Perez Mazo, y una parte importante de su corporación municipal.

Preparando-Homenaje

EL pasado mes de enero, se empezó a preparar en el Ayuntamiento un doble Homenaje.

Fue allí, cuando desde el Ayuntamiento se propuso sumar en ese Homenaje la figura de Don Francisco Martínez de Bujo, lo que a todos los presentes les pareció muy bien. Otro día hablaremos de Francisco Martínez de Bujo, a quien muchos recordarán… si bien la figura de Don Anes Arrinda -teniendo en cuenta que han pasado 80 años- queda más alejada en el tiempo.

Lo notorio de estas dos historias es que rescatamos del olvido a dos seres humanos de una pieza, con una gran sensibilidad social, que han dedicado su existencia a salvaguardar vidas, a impulsarlas, a crear las condiciones laborales para que otros prosperen…

No cabe mayor solidaridad que la de aquellos congéneres -en este caso, Arrinda y Martínez de Bujo- que fueron consecuentes con su credo, que puede resumirse en lo que ellos mismos difundieron: “Ama a los demás como te gustaría que te amaran a ti”, intentando superar la fragilidad humana en mitad del miedo a una Dictadura.

Fiesta-Vendimia

FIESTA de la Vendimia de Elvillar en 2018. La que se prepara también será memorable.

La jornada festiva del sábado 20 de junio incluirá numerosos actos, dentro del interior de la iglesia de Elvillar, así como en la plaza del pueblo, contando con la participación de diversos colectivos de Deba y Elvillar, como el Coro Aitzuri de Deba, la Banda de Música de Deba, el grupo Gure Kai dantza taldea que bailará la San Roke Dantza con el grupo de Bilarko dantza taldea de Elvillar…

Se celebrará además una comida popular, todo un reto para los organizadores de Elvillar, ya que sólo desde Deba se prevé una asistencia cercana a las 400 personas, que viajarán desde la noble Villa costera en seis autobuses, al menos.

La huella indestructible de Elvillar

Todo este hermoso asunto comenzó con un artículo publicado en el Blog Rioja Alavesa por el debarra Alex Turrillas Aranzeta, un humanista amante de la Historia y la Literatura, que titulamos “La huella indestructible de Elvillar”, el 4 de octubre de 2018.

Retrato-Arrinda

ARRINDA siempre tuvo presente Elvillar, donde solo pasó un año de su vida como sacerdote.

Anastasio Arrinda Albisu fue párroco de Elvillar durante sólo un año, de 1939 a 1940, pero esos meses le acompañaron durante el resto de su vida, hasta que murió el año 2004 en Deba”.

Ese fue el arranque del artículo, en el que Alex Turrillas comenzaba diciendo que conoció a don Anastasio Arrinda -Anes para los más cercanos- a los pocos días de su nacimiento. “Desde entonces, hasta el día de su muerte, el 20 de mayo de 2004, nuestra relación fue absolutamente cercana”.

Gracias a Don Anes Arrinda, todos los chicos de Deba supimos dónde se encontraba Elvillar”, donde él permaneció como cura párroco tan solo un año… pero la marca de la villa riojanoalavesa debió ser profunda”.

Arrinda-c-Autor

ANES Arrinda con el autor de aquel primer artículo, firmado por Alex Turrillas Aranzeta.

Es curioso cómo una breve estancia en un lugar, en un entorno agradable y con una gente maravillosa, puede marcar una huella tan indeleble en una persona.

“Anes fue toda una eminencia: autor de numerosas obras sobre historia,  etnografía e incluso literatura infantil. También fue un gran lingüista, no en vano ostentó el cargo de presidente de la Academia Popular de la Lengua Vasca Euskerazaintza”.

En Comentarios de aquel artículo del Blog, el entonces alcalde Gerardo Olano Medran, daba las gracias “por hacernos conocedores de una parte de nuestra historia reciente”. “A mí, en principio -reconocía Gerardo Olano- el nombre de Anastasio Arrinda no me sonaba; pero he preguntado a personas mayores y creo que tenemos ante nosotros a una persona a la que Elvillar le tiene mucho que agradecer”.

Alkate-Lujanbio

MAIALEN Lujanbio junto al entonces alcalde Gerardo Olano, en la Fiesta de la Vendimia 2018.

Aquel comentario del Alcalde, me llevaría a emprender una investigación periodística de llamadas telefónicas y viajes durante tres meses. Encuentros e intercambios de información con Alex, en Deba, y con algunas gentes de Elvillar.

Elvillar tuvo un ‘Ángel de la Guarda’ entre 1939/1940

Tres meses del primer artículo, el 13 de enero de 2019, el Blog publicó el artículo Elvillar tuvo un ‘Ángel de la Guarda’ entre 1939/1940”, fruto de nuestras pesquisas:

“Héroe ético en tiempos de guerra y postguerra, el párroco de Elvillar de 1939 a 1940, don Anastasio Arrinda Albisu, salvaguardó la vida evitando los fusilamientos de algunos vecinos”, así comenzó este segundo artículo del Blog. 

Lo que sigue a continuación recoge una parte de lo publicado entonces… que ahora refrescamos:

Aldaba-Iglesia

ALDABA de la puerta de la Iglesia de Elvillar, donde se juntaron las manos de Arrinda y Bujo.

“Fueron varias las ocasiones en las que el sacerdote intervino y medió, bien para paralizar ciertas detenciones en el momento que éstas se producían, o bien para obtener días después con sus desvelos una posterior liberación sin cargo alguno para los detenidos.

“Don Anastasio Arrinda fue un Ángel de la Guarda de carne y hueso de las gentes de Elvillar… perteneciente a una familia que provenía de la localidad vasca de Lazkao, al sur de Gipuzkoa”.

Entonces contamos que nada más leer el primer artículo de Alex Turrillas -que se puede localizar en este Blog-, aquella misma noche me llamó el viticultor de Elvillar, César Bermúdez, para decirme que tenía “la piel de gallina”, emocionado porque creía que el cura Anastasio Arrinda era la persona que, según le había contado su padre Luis, había salvado de una muerte segura a varios convecinos de Elvillar.

CÉSAR Bermúdez nos contó con la piel erizada lo que se hablaba en su casa del padre Arrinda. 

Al día siguiente, el viticultor de Elvillar habló con su madre, después de lo cual me llamó de nuevo para confirmar lo que me había contado. “Sin decirle yo el nombre del sacerdote que intervino, mi madre me asegura que aquella persona se llamaba “Anastasio Arrinda” ”.

En los 90 se planteó su nombre para una calle de Elvillar

El padre de César, Luis Bermúdez Olano, propuso hace tiempo -cuando en los años 90 fue teniente alcalde del PNV en Elvillar-, que ese Ayuntamiento pusiera a una calle nueva el nombre del cura Anastasio Arrinda. La propuesta no tuvo el seguimiento debido. “Tampoco dejó mi padre nada por escrito, ni se levantó acta de esa propuesta”, nos contó César Bermúdez.

.- Tu padre se refería a Anastasio Arrinda

Sin duda. Él fue quien consiguió con sus desvelos, como contaba mi padre, que tras la Guerra Civil, “la convivencia fuera más fácil al no haber habido muertos en Elvillar”.

Mila-Engracia-Candil

LA MILAGROS Y LA ENGRACIA nos iluminaron el camino…

El 5 de octubre de 2018 le pregunté por teléfono a la nonagenaria de Elvillar, Engracia López Gil, archivo viviente de Elvillar, lo ocurrido en aquel tiempo oscuro de la llamada Guerra Civil.

Engracia fue precisa: “Los que pararon aquel fusilamiento de las cuatro o cinco personas que ya se llevaban presas, fueron mi padre José Gabriel López Gil, el cura párroco Anastasio Arrinda Albisu y el médico de entonces, Daniel García Atance, que se había casado con la maestra Teófila Villanueva”.

“Recuerdo bien a don Anastasio -prosiguió Engracia, que en 1939 tendría 14 o 15 años-, porque fui muy amiga de dos primas del cura: Paulina Albisu, que era de Lazcano, y María Luisa Arrinda, que era de Lekeitio… Por cierto que Anastasio Arrinda tenía otro hermano, un tal Donato Arrinda, que fue cura en Lapuebla de Labarca”.

Padron-Elvillar

PADRÓN de Elvillar de 1939, donde aparece Arrinda y parte de su familia.

Tiempo después me llamaría Alex Turrillas desde Deba para contarme que otro hermano de Anastasio había muerto en la Guerra, en el Frente, en un pueblo de León. “Pero esto no es todo. El propio Anes fue a buscarlo a León en una camioneta, lavó el cadáver y lo trajo de regreso con él hasta Lazcano, donde estaba la familia”.

Alex me contó que a Don Anes le desterraron a Elvillar porque “en el fondo sabían que era nacionalista vasco”, y volvió a recordarme que Luis Arrinda, el hermano de Anastasio, había sido gudari de las tropas republicanas, muriendo en el frente de batalla, en Villamanín (León).

“Su hermano Luis le había enviado una carta desde el Frente, contándole que le daba pena no asistir a su ordenación como cura por motivos de la Guerra… Diez días después del envío de aquella carta, matarían a Luis Arrinda en el campo de batalla”.

Don-Anes

DON ANES en el pueblo costero de Lekeitio, donde nació en 1912. 

La cuestión es que Anastasio Arrinda estaba a punto de cantar misa cuando estalló la Guerra Civil, teniendo que dejar de momento el Seminario para volver a casa de la madre, en Lazkao. Estando allí, entraron los llamados nacionales en el pueblo, el ejército de Franco y los falangistas. “Nos tiramos todos al monte -cuenta don Anes en su diminuta autobiografía- y nos pescaron como a peces en una red”.

De soldado a capellán

A él le llevaron preso a Pamplona, donde le dieron un fusil, le movilizaron  y le enviaron al Frente de batalla. Le faltaba muy poco tiempo para ser ordenado sacerdote, cosa que ocurrió entonces. “De un día para otro pasé de ser soldado a ser capellán”, cuenta en esa pequeña autobiografía.

Elvillar-Azul

ELVILLAR 2020 prepara un homenaje a la salvaguarda de la vida y los Derechos Humanos.

Para reconfirmar todo, y darle un última vuelta de tuerca a la investigación, tiempo después hablé con Milagros Fernández Pérez, vecina y amiga cercana de Engracia López Gil, que me ofreció un testimonio que reforzaba aún más lo mencionado en ciertos aspectos.

.- ¿Cómo se llamaban tus padres, Milagros, los que imagino te contaron la mediación del cura en estos asuntos?

Mi madre se llamaba Casimira Pérez García, y mi padre Miguel Fernández Villa. Ambos murieron con 94 años. Los dos conocieron a Don Anastasio cuando eran jóvenes. Por cierto que Don Anastasio estuvo acogido en casa de una hermana de mi madre, Natividad Pérez García. ¿Qué te parece?

Alcalde-Joana

ALCALDE de Elvillar, Enrique Perez Mazo, y la concejala de Cultura Joana del Hoyo.

“Esta gente que hizo lo que tenía que hacer les tenemos que seguir reconociendo su tarea, una gran parte de la misma realizada en tiempos muy difíciles” escribió al día siguiente, el 14 de enero de2019, el lector Jon Mancisidor.

El texto de Jon, me hace recordar lo que dejó escrito el premio Nobel de Literatura en 1915, el francés Romain Rolland: “Un héroe es aquel que hace lo que puede, entre muchos otros que no lo hacen”.

En boca de las abuelas y abuelos de Elvillar

Don-Barandiaran

DON Jose Miguel de Barandiaran enseñó euskera a don Anastasio Arrinda. 

Para finalizar, de aquel artículo de enero de 2019, me emocionó la carta que dirigió Ana al Blog, un texto que recuerdo ahora de forma íntegra:

“Qué gusto leer sobre este cura del que tantas veces hemos oído hablar en cada casa de Elvillar de boca de nuestros abuelos y abuelas.

“Mi abuela, Esperanza Peciña, vecina de Elvillar y que este año (2019) cumplirá los 99 años, cuenta aún a día de hoy con todo detalle y emoción cómo este cura, Don Anastasio Arrinda, salvó la vida de su hermano Desiderio Peciña.

Pueblo-Elvillar

LA FIESTA del 20-J será una oportunidad para el hermanamiento entre Deba y Elvillar.

“Cuenta que un día su hermano y otro joven de Elvillar, Pedro Fernández (conocido desde siempre por Pedrito, y que en la actualidad tiene 103 años!!) volvían de Logroño de vender corderos y cuando llegaron a la plaza del pueblo les estaban esperando con una camioneta para llevarles presos. Les llevaron a los dos al Ayuntamiento y allí se personaron rápidamente avisados por las familias el cura Don Anastasio y el Sr. Pepe (el padre de “la” Engracia): “De estos respondemos nosotros” cuenta mi abuela que dijeron en el Ayuntamiento. Y les dejaron libres.

“Como anécdota, mencionar un detalle que siempre cuentan del incidente: Pedrito llevaba un buen abrigo de paño y en el Ayuntamiento, uno de los franquistas le dijo: “Buen abrigo llevas, pero no va a llegar a Las Conchas de Haro”… Gracias a la intervención de esos dos hombres nunca se los llevaron en aquella camioneta, ni ese abrigo acabó en alguna cuneta por Las Conchas de Haro”.

Atar-Caballerias

ARGOLLA sujeta a una casa de Elvillar… como agarrarse a la Memoria.

Es de justicia el merecido y emocionado homenaje que ahora le brinda el Ayuntamiento en pleno de Elvillar a Don Anes (Lekeitio, 1912 – Deba, 2004), cuya magnitud intelectual y moral ha sido ejemplo y referente para todos los que han tenido la inmensa suerte de recibir el fruto de una vida entregada a los demás.

 

CONTINUARÁ…

18 Comentarios

  1. Carlos Estecha

    Excelente trabajo de investigación. Es casi un guión para una buena película.
    Enhorabuena.

    15-Mar-20 · 11:36 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Carlos Estecha. Un cordial abrazo.

    16-Mar-20 · 12:38 am | Permalink
  3. Maider Elkoro

    En el contexto de todo lo que está pasando, de lo que estamos viviendo con el asunto de la pandemia global, la historia del padre Arrinda es una pura inspiración. Qué gigante.

    Por una parte pienso que hoy no hace falta que nadie entregue su vida por otro… aunque en este caso, por otra parte, hay ciudadan@s que la están poniendo en riesgo por su trabajo.

    Ah, me ha encantado leer lo que contáis y cómo lo contáis… e imaginarme todo lo demás. Ese homenaje de Elvillar es un pleno acierto… Es como si el Alcalde actual y los suyos nos dijeran que “nunca es tarde”. Mil gracias.

    16-Mar-20 · 12:44 am | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Maider Elkoro. Un cordial abrazo.

    16-Mar-20 · 12:50 am | Permalink
  5. Amaia Urreisti

    Cuántas novelas hemos leído, cuántas historias nos ha contado el cine de gente como el sacerdote Anastasio Arrinda… En este caso tenemos un protagonista de carne y hueso que ni tan siquiera contó en su pequeña biografía aquello que hizo por sus vecinos de Elvillar en tiempos de postguerra, cuando la Dictadura asesinó a miles de ciudadanos para llevar a cabo su castigo ejemplar. El padre Arrinda hizo lo que hizo jugándose la vida… Y sin embargo, qué emoción. ¿Por qué? Porque la vida ajena era todo para él.

    Al leer esta historia, he realizado el ejercicio de meterme en la piel de uno de aquellos a los que él salvó de una muerte segura. He querido ser una persona de aquellas que continuó viva, que tuvo hijos o que pudo criarlos, que disfrutó de sus nietos, como hicieron Pedro y Desiderio (quiero imaginar). Pero vuelvo sobre lo escrito… ¡Cómo es posible que el señor Arrinda no contara nada, o muy poco, a los suyos! Que su propio colaborador en Deba, Alex, se esté enterando ahora de la magnitud de la obra de Don Anes. Que ni tan siquiera dejara nada escrito de aquellos tiempos oscuros en los que él puso vida y luz en Elvillar. Quizá le pareció algo normal, siendo un impulsor del mensaje de Jesús de Nazaret. Quizá pensó que cumplía con su deber… No lo sé. Lo importante es que lo hizo.

    ¡Cómo no le van a homenajear en Elvillar! ¡Cómo no van a dar nombre a una calle, a una biblioteca, o a un niño recién nacido en Elvillar! Lo que también me cuesta aceptar -entender puedo entenderlo- es que no lo hayan hecho antes. Así que Gracias, millones de Gracias, señor Don Anastasio Arrinda, por salvar la vida de aquellos, y por “salvarme” la vida a mí.

    16-Mar-20 · 1:38 am | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Amaia Urreisti. Sobre lo que dices, he llegado a pensar -no es más que una idea en mi cabeza, una intuición más bien- que Don Anes Arrinda dejó esta historia tan difícil de contar durante el largo tiempo de silencio de la Dictadura en una especie de “fideicomiso popular” en Elvillar. Quizá, solo quizá, les dejó a ellos la potestad de contarlo algún día, si en realidad querían hacerlo. Como aquella semilla -no sé si existe una semilla como ésa- que plantada hoy, fructificara dentro de 80 años, cual si Elvillar fuera una especie de albacea, el depositario de su propia Memoria Histórica.

    Ya sabemos que un albacea es aquella persona encargada de hacer cumplir la “última voluntad” de un difunto y de custodiar sus “bienes” hasta que se repartan entre los herederos. El viticultor Luis Bermúdez intentó hacerse eco de los bienes éticos, de la riqueza moral de acciones propias de grandes personas en tiempo de guerra. No fue posible. Decir, con toda humildad, que es un honor para este periodista ser, en cierta manera, junto con Alex Turrillas Aranzeta, los “albaceas”, los transmisores de esta historia ejemplar que viene a ser un hermoso patrimonio inmaterial más de los que acontecen en Rioja Alavesa.

    16-Mar-20 · 10:11 am | Permalink
  7. Javier Fernández Eraso

    Bonita iniciativa. Felicidades a la nueva y joven Corporación de Elvillar.
    Recordar y reconocer los actos y valía de quienes nos precedieron es un gesto que os honra.

    16-Mar-20 · 10:44 am | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Javier Fernández Eraso. Me sumo a tu felicitación a la Corporación de Elvillar, presidida por su alcalde Enrique Perez Mazo. Un cordial abrazo, y siempre Salud!

    16-Mar-20 · 10:48 am | Permalink
  9. F. Bujanda Ciordia

    ¡Qué interesantes las vidas de Anastasio Arrinda Albisu y la de Francisco Martínez de Bujo!

    Fundamentalmente dos hombres buenos que dieron respuesta a sus principios como sacerdotes, pero sobre todo como personas.

    En este siglo XXI, que parece solo triunfan los ganadores, los futbolistas de élite, la gente de esos programas basura de la televisión,…, la vida y hechos de estos dos sacerdotes nos dan un ejemplo a valorar y recordar todo el servicio que hicieron a la comunidad y cómo fueron capaces de integrarse en ella.

    Observo que la tarea humanitaria de estas dos personas ha dejado huella en Elvillar, y es conocido que de buen nacido es ser agradecido. Con este homenaje a estos dos ilustres, el alcalde, el ayuntamiento y toda la gente del pueblo quedan retratados como son, unas grandes personas. Por mi parte vaya la enhorabuena a la Corporación.

    16-Mar-20 · 11:04 am | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, F. Bujanda Ciordia. Subrayo lo que bien dices, que tanto nos repitieron en la infancia y adolescencia nuestros mayores: de bien nacidos es ser agradecidos. Un cordial abrazo.

    16-Mar-20 · 11:17 am | Permalink
  11. Antonio Mijangos Martinez

    En el epitafio de D. Anes y D. Francisco podríamos poner: “Pasaron por la vida haciendo el bien, como su maestro Jesucristo”.

    Al leer tu artículo, Julio, me he preguntado: ¿vendría D. Anastasio Arrinda a Elvillar como desterrado por el ejército de Franco? Muchos curas vascos fueron deportados a diversos lugares de España por sus ideas nacionalistas. Me inclino a pensar que sí por su breve estancia en Elvillar.

    16-Mar-20 · 12:36 pm | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Antonio Mijangos Martinez. Es un epitafio certero para ambos. Me traes a la memoria aquel refrán tan repetido por mi abuela Eleuteria: “Haz el bien y nos mires a quién”.

    Respecto a tu pregunta… Sí, Don Anes Arrinda vino desterrado a Elvillar por sus ideas o simpatías nacionalistas vascas. Un destierro, que se convirtió en una bendición para los vecinos a los que pudo, por suerte, con la colaboración del padre de La Engracia y el médico de entonces, salvar la vida.

    Un cordial abrazo.

    16-Mar-20 · 2:10 pm | Permalink
  13. Pere

    Enhorabuena al Ayuntamiento de Elvillar por este reconocimiento tan merecido. Mi abuelo, alcalde de Alaró, un pueblo de Mallorca, se encontró por desgracia con la antítesis del padre Anastasio. Aquel capellán no sólo no intercedió por mi abuelo, sino que lo señaló como sujeto peligroso. También agradecer a Julio su trabajo periodístico y su posicionamiento siempre, desde que lo conozco, y ya hace unos cuantos años, por estar del lado de los más desfavorecidos y de un mundo más justo. Gràcies Julio.

    16-Mar-20 · 4:21 pm | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    Molt grâcies, Pere. Homenajeando a Anastasio Arrinda, de alguna manera también homenajeamos a tu querido abuelo, el padre de Cati, alcalde de Alaró. Un cordial abrazo desde Euskadi.

    16-Mar-20 · 6:16 pm | Permalink
  15. Salvador Velilla Córdoba

    El artículo me ha recordado que hacía tiempo había leído con interés escritos de don Anastasio Arrinda y su estancia en Elvillar.

    “Terminada la guerra me nombran Párroco de El villar en la Rioja alavesa”. Cuenta que iba con los monaguillos a la cueva de los Usos, todavía virgen de investigadores, y que ha visitado también los alrededores del puente Mantible y se admira ante el hermoso telón de fondo situado al norte del pueblo: “Allí estaba omnipresente la sierra de Cantabria con su famoso San Tirso, de que tanto me hablaron los monaguillos y al que nunca visité. A continuación la de Toloño…”. Líneas después escribe: “Esta capilla de San Tirso se localiza en la Peña de San Tirso, en la sierra de Cantabria y pertenece a Bernedo”.

    Cuenta don Anastasio que cuando estaba en Roma, subiendo por el lago Como desde Roma a Suiza, se extrañó al leer en una estación ferroviaria el nombre de Faido, el mismo que lleva un pueblo de Treviño, preguntándose por la relación que pudieran tener: “El de Álava podría tenerla con los huidos de los musulmanes refugiados tras la sierra de Cantabria y Toloño, ¿De quiénes huyeron los vecinos del Faido suizo?”.

    Interesantes páginas que nos muestran una persona curiosa y culta, alguien que llegó a Elvillar en la posguerra y hablaba de la cueva de los Husos, de San Tirso, de la Choza de la Hechicera (así lo escribe), del puente Mantible y de la sierra de Cantabria, que sabía diferenciar perfectamente de la de Toloño porque hablaba con la gente y, como escribe, le gustaba pisar el terreno.

    Mi enhorabuena al pueblo de Elvillar por el homenaje a su antiguo párroco, don Anastasio Arrinda.

    16-Mar-20 · 6:52 pm | Permalink
  16. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias por tu comentario, Salvador Velilla Córdoba. Saludos cordiales.

    16-Mar-20 · 8:00 pm | Permalink
  17. Jesus Martinez Gordo

    Hay mucha gente que, como estos dos curas, han marcado (y para bien) la historia de nuestros pueblos. Hoy, gracias a la paciente, rigurosa y admirable investigación de Julio Flor, se les va a reconocer algo de lo mucho y bueno que, discretamente, hicieron por las gentes de Elvillar. Ese día espero poder estar allí en agradecimiento, por supuesto, a estos curas y a Julio, sin cuyo trabajo, esto no hubiera sido posible. Y con ellos, al alcalde de Elvillar, por ponerse las pilas y recuperar para su pueblo un momento, oscuro y hermoso a la vez, de la historia de su pueblo. No todos los responsables políticos tienen esta lucidez y coraje. Por eso, cuando nos encontramos con alguno (como es el caso) nos llama particularmente la atención. Y, por eso, se lo agradecemos de todo corazón.

    He visto en las fotos del artículo a otro cura, Antonio Mijangos. Creo que su trayectoria en favor de Laguardia y de Rioja Alavesa también se merece un reconocimiento. No sé cómo ni cuándo, pero tengo la osadía de sugerírselo a sus paisanos desde estas páginas del Blog, corriendo el riesgo (ciertísimo, pero que asumo con mucho gusto) de que la próxima vez que nos veamos me va dar una bronca de campeonato. No me importa. Como creo que tampoco importará a tanta gente de Laguardia y de la Rioja Alavesa cuando, como es el caso, es un bronca que nace de un más que merecido agradecimiento. ¡Zorionak, Julio!

    16-Mar-20 · 7:51 pm | Permalink
  18. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Jesus Martinez Gordo. También yo asumiría por ese motivo una bronca amistosa de Antonio Mijangos. Quedamos emplazados entonces, Jesus, nos veremos en Elvillar el próximo 20 de junio. Conserva, incluso aumenta tu salud. Un cordial abrazo.

    16-Mar-20 · 8:08 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter