El tesoro escondido de la bodega de los Capuchinos

Al construir un calado para su bodeguita de Laguardia, el abuelo de Fausti Ayala Fernández descubrió la antigua bodega del Convento de los Capuchinos, del siglo XVIII.

Fausti Ayala Fernández

FAUSTI Ayala ha trabajado durante 14 años en lo que hoy es el museo “Abadía de Morata”.

Hace catorce años, el viticultor Fausti Ayala inició la remodelación de la casa de sus abuelos, convirtiéndola finalmente en la “Casa Museo Abadía de Morata”. Esta iniciativa privada en homenaje a su aita, que fue coleccionando durante décadas mil artilugios, que junto al viejo tesoro de la bodega del Convento de los Capuchinos, muestra ahora con emoción y satisfacción*.

De corral de ovejas a casa museo

Fausti Ayala Fernández

LA transformación da idea del enorme trabajo realizado por Fausti (Foto Josemi Rodríguez).

.- ¿Qué vida se trenzaba en 1940 en torno a esta casa que -a partir de ahora- has convertido en “Casa Museo”?

En 1940 habría en esta casa unas sesenta ovejas, una huerta para plantar tomates, patatas, pimientos, un lugar donde amontonar la leña para pasar el invierno, las gallinas que ponían huevos, un pequeño txoko para la bodeguita para beber vino con los amigos.

.- Está el hallazgo de tu abuelo Luis Fernández, y luego el afán coleccionista de tu padre… Entiendo que estás homenajeando a los dos con esta ‘Casa Museo’.

A mi padre le hubiera encantado ver lo que he hecho con sus adquisiciones. De cómo me legó su colección a cómo está ahora… sé que le hubiera encantado. Al abrir esta Casa Museo estoy continuando su obra. Mi padre es la base de todo, sin su colección no hubiera hecho nada.

Fausti Ayala Fernández

UN RINCÓN de la “Abadía de Morata”.

Fausti Ayala Fernández se define como viticultor de toda la vida. “Con diez años ya le ayudaba a mi padre en el campo, sabiendo lo que era desnietar, vendimiar, podar… Nos ha tocado de todo, tanto a mi hermana como a mí”.

Su padre llegó a tener entre seis y siete hectáreas de viñedo que hoy lleva Fausti con otras dos hectáreas más que ha conseguido ampliar. “Mi padre se tiró haciendo vino toda su vida para venderlo a granel”.

.- Nunca tuvisteis una marca, nunca embotellasteis el vino…

Lo vendíamos a granel, y yo también hice lo propio, hasta que un día dejé de elaborar vino porque me puse a trabajar en una empresa de productos enológicos. Durante la semana trabajaba en la empresa, y el fin de semana y algunas tardes en las viñas.

Fausti Ayala Fernández

CON una cántara de vino en las manos.

.- Y hoy, a tus 55 años de edad.

Hoy me dedico de pleno a las 9 hectáreas de viñas viejas, que requieren más trabajo aún por ser viejas, si bien las uvas las vendo mejor. Me las compra Bodegas Pujanza, muchas de esas uvas salen de viñedos de 80 y 90 años, todas en la zona de Laguardia.

.- ¿Eres de los que les gusta el trabajo en las viñas?

Lo bueno que tiene la viña es que cambias de tarea cada mes. Un mes la poda, otro en el tractor, luego en la espergura, el desniete, la vendimia… y no es todo el año. Son seis meses a tope. Salí de la empresa y me puse de lleno a lo mío.

Fausti Ayala Fernández

FOTOGRAFÍA de un pastor de Laguardia, que forma parte del museo.

.- Seis meses en la viña, y el resto de los meses en tu “Casa Museo” de Laguardia.

Así es. Que esta Casa Museo me ha llevado mucho tiempo… ¡catorce años en realidad!

.- Háblanos de este edificio, Fausti.

Es la casa de mis abuelos maternos. Mi abuelo Luis Fernández compró una casa solariega en Laguardia donde guardaba sus ovejas, las gallinas, los cerdos, la leña, y después, en un patio grande, tenía la huerta. Mi abuelo trabajaba como secretario del juzgado, pero después se hizo viticultor comprando fincas para elaborar vino.

.- Ese fue el motivo por el que tu abuelo construyó un calado en los bajos de la casa.

Fausti Ayala Fernández

CALADO de la bodega del Convento de los Capuchinos, oculto durante al menos 130 años.

Hizo el calado debajo de la casa para guardar el vino. Gracias a eso descubrió el tesoro que había bajo la casa. Menuda sorpresa se llevó cuando al terminar su calado le salió la antigua bodega del Convento de los Capuchinos, que es lo más impresionante de esta casa.

.- ¿Qué sabes de esa antigua bodega?

La hicieron por mediación de los padres del escritor Félix María de Samaniego. Es del siglo XVIII.

Fausti Ayala Fernández

OTRA PARTE del Calado de los Capuchinos, hoy convertido en museo. 

.- ¿Qué te decidió a montar este digamos museo etnográfico que tienes en Laguardia?

Es un homenaje a mi padre Fausti, a quien le gustaba todo, y cuando digo todo, ya verás por qué lo digo. Era un gran coleccionista, y todo lo que adquiría lo guardaba. Además, mi padre se implicaba en todo lo que se organizara en Laguardia, la Semana Santa, la Navidad… Todo.

.- ¿Cuándo empezaste a organizar toda la colección de tu padre?

Hará unos catorce años. Primero comencé la obra de rehabilitación del edificio, que tuve que tirar muchos tabiques. Pensé que si Laguardia estaba llena de bodegas, le vendría bien al pueblo contar con un museo donde contemos cómo se vivía antiguamente. Los utensilios que utilizaban, la forma de vida, cómo se trabajaba.

Fausti Ayala Fernández

CON la aspiradora inglesa de la segunda década del siglo XX.

.- ¿Cambiaste lo que fue el antiguo calado de la bodega del convento de los Capuchinos?

No, eso está exactamente igual. La única diferencia es que lo tengo muy limpio para ser visitado.

“Toda la vida” de Laguardia en imágenes

.- ¿Cuáles son las joyas de Abadía de Morata?

La mayor joya es el calado de la antigua bodega del convento, eso sin duda. Ver los arcos tan próximos es una maravilla.

Fausti Ayala Fernández

EL CALADO de la bodega de los monjes visto desde otra perspectiva.

.- Ponte en la cabeza de tu abuelo cuando estaba haciendo obras en su casa y descubre la antigua bodega del convento…

Tuvo que ser impresionante, porque alguien como mi abuelo -que gustaba de la cultura-, se tuvo que sentir muy afortunado al encontrarse con una joya de estas… Fue poco a poco, él fue sacando el escombro, dándose cuenta del tesoro que escondía bajo su casa. A medida que fue sacando el escombro se dio cuenta de lo que allí se escondía.

.- Has dicho antes que el Calado es del siglo XVIII…

Fausti Ayala Fernández

INSCRIPCIÓN de hace 224 años que da nombre al museo (Foto Josemi Rodríguez).

En un arco del calado de los Capuchinos aparece la inscripción “Fray Francisco de Morata, 1796”. Esa fecha puede coincidir con el abandono del convento por parte de aquellos frailes con motivo de la invasión francesa.

.- ¿Qué sabes de aquel antiguo convento de Capuchinos?

De aquel convento sólo queda algún santo, alguna virgen, que creo se encuentran hoy en alguna iglesia de Laguardia (no sé si en Santa María o en la iglesia de San Juan).

.- Tú llevas enseñando el calado del antiguo convento hace ya algún tiempo.

Fausti Ayala Fernández

PLACA de la casa museo de Fausti Ayala, en Laguardia.

La gente viene a mi museo cuando ya han visto otros calados del pueblo de Laguardia, donde los arcos de los techos distan entre sí unos diez metros. Pero aquí esos arcos están cada 30 centímetros. Eso sorprende y gusta.

.- Si ese calado del convento pudiera contarte la historia que atesora del siglo XVIII…

Estamos llenos de Historia. Aquellos pastores que construyeron los dólmenes, el poblado de La Hoya, el Estanque Celtibérico… pero en los siglos XVIII y XIX se vivieron en Laguardia años convulsos entre la invasión napoleónica, los franceses, los carlistas, y gente que quería invadirnos una y otra vez.

Fausti Ayala Fernández

FAUSTI posa junto a una colección de corquetes para la época de vendimia.

Una lavadora del siglo XIX

.- Además del Calado del antiguo convento, ¿qué más pueden encontrar en tu “Casa Museo”?

Una lavadora del siglo XIX, de origen francés; un par de aspiradoras londinenses, con fuelle, de la segunda década del XX, que son las únicas que hay en España… y vinculado al viñedo y al vino tengo de todo, las herramientas del campo las tengo arriba en el claustro (al aire libre), y lo relativo al vino y la viticultura lo expongo en el calado.

Fausti Ayala Fernández

LAVADORA francesa de finales del siglo XIX.

.- ¿Cómo han visto tu iniciativa los de tu pueblo de Laguardia?

Los que vienen se emocionan al ver fotografías antiguas de hace 60 ó 70 años, porque entre los fotografiados puede estar su padre o su madre, sus tíos, o sus abuelos… Entre los que han venido he visto a gente llorar cuando les paso un vídeo con un montaje fotográfico y musical. Son fotografías de Lorenzo Ugarte.

Fausti Ayala Fernández

UNA de las muchas fotografías en Blanco y Negro que tiene el museo.

.- ¿Quién fue Lorenzo Ugarte?

Le daba a todo. Era arquitecto, hacía fotografías y fue alcalde de Laguardia. Perteneció a una cofradía de la Semana Santa; de hecho, durante años se encargó del descendimiento del Cristo. En los año 50 y 60 del siglo XX compró una ampliadora para revelar sus fotografías. Sacó en imágenes toda la vida del pueblo.

Fausti Ayala Fernández

MOLDE para una tableta de chocolate en las manos del viticultor de Laguardia.

.- ¿Quién tiene hoy los negativos de sus imágenes?

La mujer de Lorenzo se los cedió a la Encarna Martínez, un mujer que también se dedicó, entre otras cosas, a hacer fotografías. Lo bueno de este pueblo, entre la Sociedad de Amigos de Laguardia, la Iglesia, las Cofradías… es que Laguardia ha sabido guardar su historia y su cultura.

Fausti Ayala Fernández

OTRAS dos fotografías expuestas en “Abadía de Morata”.

.- ¿Los turistas que vienen valoran el trabajo que has venido realizando?

Para empezar he de reconocer que las primeras que han valorado mi trabajo han sido las chicas de la Oficina de Turismo de Laguardia. Los turistas sí lo valoran, y si no les gusta una cosa, les gustan las otras.

.- Háblanos de otros materiales que alberga la casa museo

Fausti Ayala Fernández

EL TEATRILLO… un mundo para soñar (Foto Josemi Rodríguez).

Tengo un teatrillo de niños, de principios del siglo XX; tengo las primeras ediciones de los libros del fabulista Samaniego. También unos fuelles que se utilizaban para inflar los pellejos para transportar el vino, o dos ‘llenadoras’ manuales antiguas de vino, y grifos de madera para los lagos de las bodegas…

.- Contempla tu propia obra, las horas que has metido aquí… Valórala.

Fausti Ayala Fernández

SENTADO en un banco en el que se hacían los cestos de mimbre…

Tengo un maravilloso tesoro. Lo primero que llama la atención es cómo he preparado la casa, su patio, sus calados. Lo que contiene ayuda mucho, pero qué decir de cómo he transformado el antiguo corral de ovejas con ladrillos mozárabes (porque en esta zona estaba la antigua judería de Laguardia). La bodega subterránea del XVIII, y los muebles que he trabajado para que parezcan expositores antiguos.

.- Paseando por las callejas de la villa, tras las murallas medievales, escuchándote hablar de la vida que tenía la casa de tu abuelo Luis en 1940… Diría que habéis nacido en “auténticos museos” vivientes.

Fausti Ayala Fernández

LLAVES que en las manos de la gente de Laguardia abren puertas del pasado.

Mi padre hacía teatro, y estaba vinculado al mundo de la cultura. Su vida era su mayor tesoro, y el tesoro de sus hijos.  Murió hace veinte años y perdimos aquel gran tesoro que él era. Seis años después de su fallecimiento me puse con todo esto. Ya te digo, ahora yo continúo su obra.

 

* Abadía de Morata abrirá en junio los fines de semana, los festivos y otros días establecidos por cita previa. En el mes de julio abrirá todas las tardes. Con la entrada, los visitantes adquieren el derecho a catar un vino “con los correspondientes comentarios”.

16 Comentarios

  1. Enhorabuena Fausti Ayala por la sencillez con la que vives ese mundo mágico.

    Los Capuchinos seguro que elaboraron un buen vino. Y su clientela natural debían ser los otros conventos.

    Seguro que los Priores visitaban este Convento con asiduidad.

    26-Jun-19 · 6:30 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Victoria Cañas. Hermosa manera de valorar el doble trabajo del viticultor de Laguardia, y de entender desde la lejanía el buen vino de los Capuchinos. Saludos cordiales.

    26-Jun-19 · 8:05 pm | Permalink
  3. Eusebio

    Fausti… esa gran persona que sabe perfectamente trasladarte a otras épocas, gracias por ese tesoro que junto a Josemi habéis sabido guardar, disfrutar y compartir, gracias.

    26-Jun-19 · 10:14 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Eusebio. Saludos cordiales.

    26-Jun-19 · 11:56 pm | Permalink
  5. karmele

    Un pueblo como Laguardia, que como recalca el entrevistado ha sabido guardar su historia y su cultura, es un pueblo con mayúsculas. Y un hijo como Fausti, empeñado durante años en mimar y exponer los tesoros de un padre que tanto se implicó en las actividades que dan vida a los pueblos, merece todo el respeto y la admiración y el aplauso, tanto de sus vecinos como de los que no lo somos.

    Quien se empeña en la búsqueda de joyas que hablan del pasado -algo que siempre debemos tener presente- finalmente tiene un premio, como es el hallazgo del Calado de la bodega de los Capuchinos con esos arcos tan únicos y especiales.

    27-Jun-19 · 7:58 am | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Karmele. Saludos cordiales.

    27-Jun-19 · 10:52 am | Permalink
  7. Faustino Luis Ayala

    Vivimos en una Comarca que ha sabido mantener sus tradiciones y eso es una fuente de cultura; pero necesitamos personas, gente como Julio Flor y otros que den a conocer nuestras tradiciones y forma de vida. Por todo ello, Gracias

    27-Jun-19 · 8:42 pm | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Fausti Ayala. Como bien dice, Victoria Cañas, gracias por la sencillez con la que vives ese mundo mágico. La sencillez y la humildad. Un cordial abrazo.

    27-Jun-19 · 9:48 pm | Permalink
  9. miguel Larreina

    Una gran noticia el nacimiento de este pequeño gran museo, algo de lo que está tan necesitada Rioja Alavesa. ¡Enhorabuena y gracias, Fausti!

    29-Jun-19 · 4:48 am | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Miguel Larreina. Saludos cordiales.

    29-Jun-19 · 7:37 am | Permalink
  11. Antonio Mijanos

    ¡Al fín salió a la luz este trabajo único de Fausti! ¡Ya era hora! Te felicito sinceramente. Sé algo de las horas de trabajo que te ha supuesto y los kilos de ilusión que has gastado. En el aire se respira el alma de tu padre. Zorionak, Fausti.

    29-Jun-19 · 8:44 pm | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Antonio Mijangos. Son varias las generaciones que se abrazan en esa casa museo de Fausti en Laguardia. Un cordial abrazo.

    29-Jun-19 · 10:51 pm | Permalink
  13. Faustino Luis Ayala

    Gracias Miguel Larreina, sabes que tienes las puertas abiertas del museo. Siempre comento que en Rioja Alavesa los que nos dedicamos directa o indirectamente a el mundo del vino tendríamos que tener la obligación de leer tu libro sobre el origen de la comarca vitivinícola.

    Creo que en nuestra comarca, el mayor déficit es en cultura e historia vitivinícola.

    30-Jun-19 · 6:58 pm | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Faustino Luis Ayala. Saludos cordiales.

    30-Jun-19 · 7:22 pm | Permalink
  15. Faustino Luis Ayala

    Gracias Antonio, tú fuiste amigo de mi padre, y sabes todo el cariño que aportaba en los trabajos que realizaba.

    30-Jun-19 · 7:23 pm | Permalink
  16. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Fausti. Saludos!

    30-Jun-19 · 7:24 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL