El dedo prehistórico del dolmen de El Montecillo

Después de excavar tanta Prehistoria, la cabeza de nuestros catedráticos da vueltas y vueltas. No dejan de pensar que aquellos que habitaron entre la Montaña y el Río, sentían reían sufrían… como nosotros.

Ellas y ellos se apagaron, hasta que treinta y nueve siglos después nuestros científicos les “resucitaron” con sabiduría creadora.

Montecillo-recons-Bai

DOLMEN de El Montecillo, protagonista del presente artículo. 

Tierra de Dólmenes (IV)

Tres mil novecientos veinte años tienen la vértebra y la falange humana encontradas en el dolmen El Montecillo de Villabuena, el último de los monumentos megalíticos localizados hasta la fecha en Rioja Alavesa.

El catedrático de Prehistoria que escribe este artículo cuenta que en la excavación de El Montecillo encontraron además un trocito de cerámica campaniforme de aquella época, y dos diminutos fragmentos de cerámica romana, más cercana (de los siglos I al IV de nuestra era), que pudo haber llevado algún animal hasta el lugar, probablemente un ratón.

Estos hallazgos nos llenan la cabeza de preguntas, espolean nuestra imaginación haciéndola viajar en el tiempo. Queda claro que este dolmen es hermano coetáneo de los otros siete encontrados hasta la fecha en Rioja Alavesa.

Estrellas-Luna

LA magia de la Luna y el silencio de las estrellas han acompañado nuestro devenir.

Cuántos animales se detuvieron durante 39 siglos, cuántos tomaron algún rincón de El Montecillo como su guarida, como un lugar para dormir o parir su prole. El Planeta ha seguido girando desde entonces alrededor del Sol, con una luna rondándole con su luz en noches mágicas, bajo una lluvia silenciosa de estrellas fugaces.

Ovejas-Montecillo

COMO los humanos, las ovejas ya recorrían la Prehistoria alavesa. (Foto Josemi Rodriguez). 

El catedrático Fernández Eraso cree que si apenas se han encontrado una vértebra y un trocito de dedo, es porque el dolmen amenazó ruina, y aquellos se llevaron los restos mortales de sus antepasados a otro lugar, vaciando de restos El Montecillo… dejándose dos pequeños huesos.

Esos huesillos de 3.920 años están deteriorados, cómo no. Podemos preguntarnos sobre esa falange del dedo prehistórico, pero no podemos saber de qué dedo de la mano se trata. A los que perseguimos historias nos gustaría pensar que es un dedo “corazón”. Un “corazón enterrado”.  Si fuera un dedo índice… ¿Qué señalaría? ¿Qué nos dice? ¿Qué subraya? ¿Qué indica?…

Sierra-Testigo

LA Sierra que hoy contempla las viñas, pudo “ver” con detalle la vida de aquellos.

El Montecillo

Fdez-Eraso

EL PRIVILEGIO de viajar a la Prehistoria de la mano del catedrático Fernández Eraso.

Javier Fernández Eraso. Catedrático de Prehistoria *

El conjunto dolménico de El Montecillo se localiza en el término municipal de Villabuena de Álava-Eskuernaga, en la zona suroeste del Territorio Histórico de Álava, en el paraje del mismo nombre, entre el arroyo Herrera y las fuentes de El Nudo y La Teja. Se accede a él desde la carretera A-3214 que une Samaniego con Villabuena.

Sus coordenadas son (UTM30N ETRS89) X= 527483.89 Y= 4711360.46 y su altura sobre el nivel del mar es de 520 metros.

A la entrada de Villabuena se toma a la izquierda por la calle San Torcuato. Al final de la calle, cuando se une a la de Herrería, gira a la izquierda hacia las huertas, se cruza el arroyo Herrera y se continúa por un camino de parcelaria hasta alcanzar la desviación hacia el cementerio civil (de carácter megalítico) de la localidad. Tras atravesar éste, se llega a una viña bien cuidada y tras ella se encuentra el dolmen.

figura-1

Lo descubrió el vecino de Villabuena, Roberto Ibáñez, en el año 2009. La excavación se llevó a cabo en 2010 por los Doctores Javier Fernández-Eraso y José Antonio Mujika-Alustiza, en colaboración con los Doctores José Manuel Valle y Álvaro Rodríguez, del Laboratorio de Documentación Geométrica de la UPV/EHU. Se trata, pues del último de los dólmenes localizados en Rioja Alavesa.

Descripción del monumento

El Montecillo es un sepulcro de corredor de similares características a las otras ocho arquitecturas dolménicas levantadas en Rioja Alavesa y en el municipio contiguo de Peciña. En él se diferencian con nitidez un túmulo o galgal, una cámara y un corredor.

 

Planta-Dolmen-Bai

PLANTA de El Montecillo.

El túmulo o galgal

Está formado por piedras areniscas propias de su entorno natural y se encuentra enmascarado por haber sido utilizado como morcuero (montón de piedras al pie de los caminos, o entre fincas). En el momento de su descubrimiento presentaba una forma ovalada teniendo el eje este oeste una dimensión mayor (12.00 m.) que el norte sur (8’60 m).

En la parte oeste muestra una mayor longitud y altura que la parte este. Es por tanto asimétrico tanto en extensión como en altura. Su estructura primigenia está muy alterada al haber sido utilizado como morcuero, límite de fincas y cantera en la que aprovisionarse de materiales para la fabricación de muros que sirvieran de lindes entre fincas.

Figura-3A

EL túmulo tal y como fue localizado en 2009.

El extremo sur termina en un muro que no es sino restos de un antiguo linde aún hoy existente, unos siete metros hacia el este del conjunto funerario. En su interior se recuperaron algunos fragmentos de cerámicas modernas junto con fragmentos de sílex muy abundantes en la zona.

Durante su excavación no pudo identificarse estructura alguna por lo que suponemos que su grado de alteración es muy elevado. En origen el túmulo pudo tener entre seis y ocho metros de diámetro.

Figura-3B

TÚMULO de El Montecillo tal cual fue encontrado.

La Cámara

La cámara tiene forma poligonal con unas dimensiones de 2’10 metros de anchura de norte a sur por 2’35 metros de este a oeste, al final de la excavación. Está formada por seis ortostatos, todos de arenisca local.

La losa de cabecera, por la que se iniciaba la construcción de la cámara, yacía caída en el interior de la cámara a dos metros de profundidad, con relación al plano “0”. Ello parece indicar que el dolmen colapsó muy pronto, de ahí los pocos restos culturales y morfológicos que se recuperaron durante su excavación.

Losa-caida-4

LOSA de cabecera caída en el interior de la cámara.

En el interior de la cámara se practicó un cráter de unos 0’35 metros de profundidad con el fin, probablemente, de aumentar la capacidad de la cámara funeraria sus dimensiones son de 1’70 metros en dirección norte sur y de 1’50 metros este oeste. Esta pudo ser una de las razones por la que se desplomara la losa de cabecera.

figura-5

CRÁTER excavado en la cámara del dolmen de El Montecillo.

El Corredor

Presenta una longitud aproximada de 2’30 metros. Su anchura es de 0’80 metros de forma más o menos regular por toda su longitud. Sin embargo en el inicio junto a la cámara alcanza 1’10 metros. Solamente conserva dos ortostatos, uno en su inicio desde la cámara y otro al final.Al igual que los que conforman la cámara son de arenisca local.

Cuando fue descubierto, durante la excavación, finalizaba, en su parte sur, en un muro construido a seco con las piedras del túmulo que debió de servir como parte de un antiguo linde entre fincas.

Num-Dolmen

ORTOSTATOS del corredor y de la cámara.

 

figura-6-(7)

RESTOS del muro al final del corredor.

Los restos humanos y el ajuar

De su interior se recuperaron solo dos huesos humanos, una vértebra y una falange. Esta última fue utilizada para su datación por carbono 14. El análisis, como en el resto de los dólmenes de la estación, se realizó en el laboratorio Beta (Miami, USA).

En el corredor se recuperó un fragmento de cerámica campaniforme tipo “Ciempozuelos”.

figura-7-(8)

FRAGMENTO de cerámica campaniforme.

Junto a estos objetos que se encuadran tipológicamente y cronológicamente con la etapa en la que las arquitecturas funerarias de Rioja Alavesa estuvieron en uso, se localizaron dos fragmentos de cerámica romana “terra sigillata hispana” bajo la losa caídas en el interior de la cámara. Ambos son de tamaño reducido y puede que fueran aportados allí por algún animal.

Cronología

Como ya señalaba se obtuvo una datación C-14 sobre una falange humana, y el resultado fue:

Cuadro-data

Lo que indica que el recinto fue utilizado durante el Calcolítico, lo cual resulta coherente con el tipo de cerámica localizado en el interior, con los conjuntos cerámicos similares recuperados en los abrigos de la Sierra de Cantabria y con el resto de los dólmenes de la misma zona.

La restauración

Tras finalizar la excavación, en junio de 2010, no se acometió su restauración hasta el año 2015. Esta se realizó con dos actuaciones diferenciadas. La primera corrió a cargo del Servicio de Arquitectura de la Diputación Foral de Álava.

Figura-Actual-(9)

ESTADO actual del dolmen. (Foto A. Llanos).

Consistió en la sujeción de los ortostatos mediante hembrillas de acero empotradas en la parte posterior de cada uno de ellos y anclados en el suelo mediante sirgas de acero. Esta últimas quedaron escamoteadas por el galgal. Además se añadieron ortostatos en el corredor y algunos dinteles sobre ellos. En todas las piezas que fueron añadidas se colocó una chapa con la fecha.

La restauración del túmulo se realizó sin contar ni con los anteriormente citados ni con quienes lo habíamos excavado. No se eliminaron las piedras del morcuero y se añadieron piedras que fueron arrojadas sin orden alguno, como se hizo en el dolmen del Alto de la Huesera. Tampoco se atendieron a las posibles dimensiones del túmulo original ni a su forma. El resultado es un túmulo excéntrico, ovalado no acorde con las técnicas y formas utilizadas en la antigüedad.

 

* Colaborador Honorífico de la UPV/EHU.  

8 Comentarios

  1. Kepa Urdangarin

    Enorme la tarea que habéis realizado desde la cátedra de Prehistoria de la UPV/EHU.

    A vuestro sabio proceder se suma ahora la buena tarea divulgadora del Blog Rioja Alavesa. Sigo cada uno de los artículos de Tierra de Dólmenes (hermoso título) con sumo interés, y lamento profundamente que otros no hayan sabido estar a la altura del acontecer prehistórico a la hora de llevar a cabo la necesaria restauración de los monumentos.

    Para el doctor Fernández Eraso y para el blog mi admiración y mi agradecimiento.

    Eskerrik asko!!!

    28-Mar-21 · 7:27 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Kepa

    28-Mar-21 · 7:33 pm | Permalink
  3. Antton Guridi

    Lo estáis poniendo muy fácil para que con esta serie de “Tierra de Dólmenes” -que ya va por su IV capítulo-, alguien desde Euskal Telebista realice un guión y prepare una serie de documentales, dolmen por dolmen. O para que vosotros mismos, cuando haya finalizado la serie, publiquéis un librito así titulado, TIERRA DE DÓLMENES. Cada vez que me acerco a uno de los dólmenes de Rioja Alavesa a través del Blog, lo veo más que claro, cristalino. Ánímo pues. Y Enhorabuena.

    28-Mar-21 · 7:39 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Antton!, te confieso que ya lo había pensando: cualquiera de las dos posibilidades es una buena idea. Incluso ambas. Lo trataré con el profesor Fernández Eraso.

    28-Mar-21 · 7:45 pm | Permalink
  5. Amaia Urreisti

    Qué interesante!

    28-Mar-21 · 11:38 pm | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Qué bien!

    28-Mar-21 · 11:38 pm | Permalink
  7. Francisco Mtz de Cañas

    Extraordinario artículo.- Reconocimiento a los enormes trabajos realizados sobre este dolmen, excavación, científico para determinar la edad de los hallazgos.- Tremenda también la tarea divulgadora para conocimiento de las generaciones actuales y futuras.

    Para Javier Fdez Eraso y su equipo, mi más sincero agradecimiento.- Saludos cordiales.

    30-Mar-21 · 9:57 am | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Francisco.

    30-Mar-21 · 2:54 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter