Entre la ilusión y el sacrificio del mundo del vino

Bodegas Pavoni

Juan Carlos y Ion López de Lacalle, de Bodegas Pavoni, en Lapuebla de Labarca, muestran bien lo que es la ilusión y el sacrificio en los caminos del mundo del vino.

Bodegas Pavoni

AMANECER en Laguardia, la villa de Juan Carlos López de Lacalle Jiménez.

El día amaneció frío en Rioja Alavesa aquel 24 de noviembre de 2020, hasta que asomó un Sol generoso y una conversación sincera -para caldear la mañana- con Juan Carlos y Ion, de Bodegas Pavoni, padre e hijo, de 64 y 33 años respectivamente.

Hacía mes y medio que la noticia de la muerte de Dani Espada y Marcos Galluralde, en accidente laboral, congeló el ánimo de Lapuebla. Juan Carlos López de Lacalle y Ion López de Lacalle están con ese dolor dentro, ambos dispuestos a hablar en ese estado emocional de su proyecto, sus vidas, sus ideas y su perseverancia en el mundo del vino.

“La vida nos trata así, y hay que aceptarlo como viene”, suspira Juan Carlos al decirlo.

Bodegas Pavoni

INMENSO paisaje que apenas dejar ver a padre e hijo caminando por la viña, pero ahí están.

Raíces de viñas y bodegas

“Con 24 años me bajé de Laguardia a vivir a Lapuebla de Labarca, porque me casé con una chica de aquí, Demetria Gallurralde… De eso hace 40 años, pero siempre, antes de los 24 años, y hasta ahora, he estado enrolado en el mundo del vino”.

Juan-Carlos-Vina

JUAN CARLOS en una de las viñitas más viejas de su producción vitícola. 

El verbo “enrolar” lo utilizan los marineros que forman parte de la marina mercante, o los soldados de un ejército. Pero este hombre fuerte, de anchas espaldas, con un corazón sincero en su pecho, que naciera cerca de la fragua vizcaína de la margen izquierda del Nervión, regresó a la tierra de sus ancestros riojano alaveses para entregarse definitivamente a la vid y al vino.

“Elaboré vino en las antiguas bodegas subterráneas de Laguardia, en las que había que meter la uva con los comportones, porque al interior de la villa no podían entrar los vehículos… Después elaboré vino con mis suegros, más tarde con mi mujer, y estos últimos años con mi hijo Ion”.

Bodegas Pavoni

FOTOGRAFÍA antigua de Laguardia, con los comportones sobre las mulas. 

Aquí estamos los tres, sentados en torno a una mesa, rodeados de imágenes y botellas de vino, envueltos por el pasado, el presente, el futuro, enrolados en la tarea de una conversación que navega entre dolores e ilusiones, traspasando las fronteras de la vida y la muerte.

.- Tú te casaste en…

Me casé en 1980 y en 1985 estaba venga a mirar la manera de empezar a funcionar con un nombre, con una marca para mis vinos. Mis suegros se plantearon construir una bodega nueva. Pensé que esa sería la solución, aunque…

Bodegas Pavoni

DÍA de la boda entre Juan Carlos y Deme Galluralde.

.- En 1980 funcionaban en Lapuebla, en el barrio de bodegas, noventa y tantas bodeguitas.

¡Era una verdadera fiesta en vendimias!, qué cariño entre unos y otros, qué hermosa locura, cómo se ayudaban… Porque muchas bodegas hacían un lago de uvas entre dos o entre tres personas. Y luego se vendía el vino a granel a los vinateros.

Bodegas Pavoni

EL PASADO en Rioja Alavesa está lleno de cargas, luchas y afanes. (Foto Lorenzo Ugarte).

.- ¿Qué pasaba en tu cabeza en aquellos años?

Yo vine a Lapuebla y monté el bar Pavoni II, que los negocios últimos de nuestra familia siempre han sido “Pavoni”.

.- ¿Cuántas veces te ha tocado contar de dónde viene el nombre Pavoni?

Son muchos los que me han preguntado si somos italianos. Fue una anécdota. Un marca italiana de cafeteras le ofreció a mi padre la cafetera gratis para el bar, marca “Pavoni”, si le ponía al establecimiento el nombre Pavoni. Y así fue.

.- Por fin llegó el momento de montar una bodega…

Al final mi suegro hizo la bodega, en la que se metió mi cuñado Marcos Galluralde, éste que se ha ido por desgracia… Para montar la bodega a mí me gustaba más Laguardia que Lapuebla, porque Laguardia es la reina del turismo en Rioja Alavesa.

“Y es su pueblo”, recuerda su hijo Ion, que añade “Si a él le tira Laguardia, a mí me tira Lapuebla, por la misma razón”.

Bodegas Pavoni

MARCOS y Dani, presentes en la conversación con los “Pavoni”.

.- Es su pueblo… aunque tú, Juan Carlos, naciste en Barakaldo.

Exacto, porque contrataron a mi padre como herrero para la industria siderometalúrgica de Sestao. Y allí estuve hasta los cinco años, hasta que mi familia volvió a Laguardia.

.- Cuéntanos cómo conseguiste la bodega.

Esta bodega que hoy es mía pertenecía a Felipe Luzuriaga, el de la cuesta de Vitoria, que ha sido una institución. Le teníamos a este hombre mucho cariño porque había estado en la mili con un tío carnal mío.

.- ¿Qué te dijo Felipe Luzuriaga?

“¿Sabes que voy a hacer una bodega nueva?”. “¿Dónde?”. Él estaba muy ilusionado, pero tuvo la mala suerte de morirse. Se quedó la viuda, su esposa Antonia, una leona de las de verdad. Se quedó con todos los sobrinos, abriendo el restaurante Felipe de Vitoria

Bodegas Pavoni

LOS BARES tienen su papel en el relato de la conversación.

.- Total…

Un día bajó la viuda a la ‘Acción de Gracias’ por la vendimia, y al salir de misa, en la plaza, nos reunimos todo el pueblo. Hablando con ella, me preguntó si sabría quién podría comprarles la bodega. “Ya tienes comprador”, le dije.

Yo era entonces el Pavoni del bar. Así que subimos por aquí, vimos la bodega, y mi madre, que ha sido otra leona para trabajar, me tocó con el brazo y me dijo “¡cómprasela!”. Toda la vida me he fiado de su criterio. Así que hablé con el Banco y me metí en 50 millones de pesetas en aquellos tiempos, en 1999.

.- Estamos hablando de esta bodega, claro está.

En 1999 tenía yo seis hectáreas en Laguardia. Y luego tuve la suerte de que mi cuñado y mi cuñada habían partido las viñas suyas, por lo que conté con ellas, y con otras 5 hectáreas de mi mujer. En total disponía de 18 hectáreas. Así empezamos.

Bodegas Pavoni

FOTOMONTAJE de los cuatro: Deme, Juan Carlos, y sus hijos Marta y Ion.

Antes, en la bodega nueva de mi suegro pusimos nombre al vino. Lo llamamos Martion, juntando los nombres de mi hija Marta y mi hijo Ion.

La pena es que mi mujer solo pudo disfrutar seis años de la nueva bodega, que tenía toda la ilusión del mundo. Era una mujer increíble, de las que iba al campo y sacaba más tarea que cualquier hombre.

Bodegas Pavoni

JUAN Carlos en las escaleras del calado de Bodegas Pavoni.

.- ¡Qué pena, cómo es la vida!

Cuando falleció en el 2005 le hicimos un pequeño homenaje, de tal manera que al Crianza le llamamos “Deme (por Demetria) de Martion”. A mi mujer todo el mundo le llamaba Deme. Y aquí seguimos luchando. Más tarde hicimos otro vino, para seguir avanzando.

.- A pesar de los pesares, tirando siempre hacia delante.

Yo me he desilusionado mucho con todo los líos políticos de la DO Rioja, y al final se me ha ido echando el tiempo encima. A pesar de todo, a mi hijo Ion le gusta mucho todo esto.

“Lo que más me gusta es la viña -interviene Ion-. Hice los cursos de Mendikoi, pero está lo que uno aprende toda la vida en la viña, que yo me he criado encima de un tractor recorriendo los campos. Los abuelos, los tíos, el padre, y vas caminando, bebiendo de sus experiencias”.

Bodegas Pavoni

EL VINO “Deme de Martion”, en homenaje a la amatxu de Marta y Ion.

.- Tú naciste, Ion, y al poco se inauguró la bodega.

Nos criamos en la bodega de los tíos, que estábamos metidos allí todo el día. Salíamos de la Ikastola y teníamos al lado la bodega. Ahora tengo 33 años, y cuando inauguramos la bodega tenía 11 añitos.

.- ¿Cómo recuerdas aquel momento?

Recuerdo que le preguntaba al aita “¿pero esto ya aguantará?”, por los calados que hay bajo la bodega. “A ver qué es lo que vas a comprar”, me atreví a decirle. Nuestra bodega es pequeña. Me recuerdo embotellando en aquellos años con mi ama, poniendo botellas vacías al lado del que se disponía a llenarlas de vino.

Bodegas Pavoni

“¿ESTO ya aguantará?”, le preguntó por el calado, con 11 años, Ion a su aita.

.- ¿Qué te da la viña, Ion?

Mucho… aunque hoy se ha perdido el encanto que tenía cuando nos juntábamos todas las familias en las viñas, en los almuerzos, apoyados en los ribazos, comiendo unos huevos, o un puchero para todos, y bebiendo un vino, compartiendo la vida. Los niños íbamos a pasar el rato, pero aquel vínculo se ha ido perdiendo.

.- ¿Desde cuándo sabes que te ibas a dedicar al mundo de la viña y el vino, Ion?

Desde que falleció mi madre, cuando yo tenía 17 años… Cuando ella murió me dije “voy a entregarme a las viñas”. Era una manera de estar cerca de mi aita, y por permanecer en la viña, en el campo, algo que siempre me ha gustado, y de paso apoyar a mi familia. De esta manera nos enfocamos en viña y bodega los dos.

.- ¿Cuál era tu proyecto cuando en 1999 compraste la bodega, Juan Carlos?

Bodegas Pavoni

La vida te pega algunos palos… quizá por eso no hemos desarrollado todo lo proyectado. Cuando a los seis años de empezar el proyecto se muere mi mujer, a mí se me partió la vida por la mitad. Me costó mucho recuperarme de aquello. Gracias a Dios, Ion empezó a funcionar conmigo.

A los cuatro o cinco años me junté con mi actual mujer, Lourdes, como si la vida empezara a sonreírme de nuevo. La verdad es que me hubiera gustado hacer más cosas. También hice Enología con los cursos de Mendikoi, en Laguardia.

.- ¿Cómo ves Rioja Alavesa?

Bodegas Pavoni

RIOJA Alavesa en la cápsula de sus botellas.

En cuanto a vino tenemos a grandes bodegueros, como mi primo Juan Carlos Lopez de Lacalle, o Telmo y Pablo. Y mucha otra gente, como Remírez de Ganuza, Luberri de Florentino… Hay muchos más.

.- ¿Tu referente en Rioja Alavesa ha sido tu primo y amigo Juan Carlos, de Artadi?

Hemos hecho media vida juntos. Hemos tocado la gaita juntos, hemos estado toda la vida unidos. Es mi mejor amigo, y los hijos también se llevan muy bien. Le tengo una envidia sana porque todo lo que toca lo convierte en oro. Es un trabajador nato desde que amanece hasta que anoche.

.- Las viñas son importantes, pero crees que el ser humano también lo es a la hora de elaborar un vino.

Bodegas Pavoni

LAS MANOS de Juan Carlos en una de sus cepas recién podadas.

El ser humano es la hostia, es clave. Como Juan Carlos, que conserva todos los aromas, como cuando mi madre le daba croquetas y él preguntaba: “Angelita, ¿le has echado nuez moscada?”. Es capaz de sacarte todos los sabores. Cuando tuvimos un problema con un vino, en la antigua bodega de mi suegro, nos echó una mano con un vino que no fermentaba. Bajó él y sacó el vino adelante.

.- El retrato que hacéis del pasado es paradisiaco, encuentros, amistades, colaboraciones, unión… ¿Eso se mantiene en Lapuebla?

Tristemente no. El pueblo está hoy dividido al 50% por cuestiones políticas. Es muy triste que todo el pueblo esté dividido y partido por la mitad. Esto nos hunde en la tristeza.

Y para más inri, en octubre se murieron Dani y mi cuñado Marcos en un accidente laboral en la bodega.

Bodegas Pavoni

LA LUNA de la Comarca sabe de sueños y sinsabores… (Foto Jose Miguel Rodriguez).

.- ¿Qué os ‘exige’ Bodegas Pavoni?

Nos pide que los clientes sean nuestros amigos. Nosotros hemos recibido gente que venía de Riscal de hacer una visita y les hemos recibido aquí, donde les ponemos algo para picar y unos vinitos en el calado, y por hacer eso no cobramos nunca un euro. Luego, si les gusta el vino, compran, y si no, no pasa nada. Pero ellos se van habiendo sido bien tratados.

“Este formato me gusta mucho” -valora Ion-. “Para nosotros esto es una forma de vivir. Aquí metemos todas las horas del mundo”.

.- ¿Cuáles son vuestros volúmenes?

El 80% de nuestra producción es vino joven, luego elaboramos 8.000 botellas de Crianza, y una Selección (“Martion Corazón”) de 2.500 botellas de las viñas viejas de José Frías, Las Paletillas, El Risco, Los Cerrillos… entre todas una media hectárea de Tempranillo, aquí en Lapuebla.

Bodegas Pavoni

UVAS de noviembre, el día que mantuvimos esta conversación contra el hielo.

.- ¿Sabes cuál es vuestro talón de Aquiles?

Que nuestra marca “Martion” no es muy conocida. La gente es muy marquista en general, enseguida pide lo más conocido. Y si ven tu vino, a no ser que sea una persona que te conoce mucho, no lo valora como es debido… hasta que lo prueban, entonces sí. “Huy, qué es esto. Yo también quiero de este vino”.

“Tenemos muchas cosas en contra -añade Ion-… hasta que lo prueban. Entonces los vientos nos son más favorables”.

Bodegas Pavoni

JUAN CARLOS con sus hijos Marta y Ion, a las puertas de la bodega.

.- Esta entrevista tiene lugar cuando, en cierta forma, estáis pasando el luto por Marcos y Dani. La vida siempre se entrelaza con la muerte, como te ocurrió a ti con tu esposa Deme.

Es verdad. Mi mujer y yo estábamos locos de contentos. Íbamos a las ferias con una ilusión enorme, y nos parecía que nos íbamos a comer el mundo… y mira. Recuerdo cantidad de Ferias de varios días, como una de Bakio, donde Remírez de Ganuza presentó el vino Trasnocho, un vino a tener en cuenta.

Luego la vida te lleva por donde quiere…

Bodegas Pavoni

EN Bodegas Pavoni, donde un escudo del Athletic preside la estancia.

.- Si tuvieras que definirte a ti mismo en relación al mundo del vino, Juan Carlos…

Me desvío de tu pregunta, pero también me ha hecho mucho daño el largo tiempo que llevamos luchando por una nueva Denominación para Rioja Alavesa…

.- Te refieres a “Arabako Mahastiak / Viñedos de Álava”

Fui con mi pariente Juan Carlos de los que pusimos en marcha todo esto. Fuimos a ver al viceconsejero de Agricultura Bittor Oroz a Ataun, donde dimos una charla.

.- Otro objetivo es conseguir una Denominación Rioja Alavesa dentro del paraguas de Rioja

Creo que va a ser un intento que no cuajará.

Bodegas Pavoni

.- ¿Te parece un planteamiento adecuado?

A mí más me gustaría que Álava sea Álava, y Euskadi. Y que La Rioja sea La Rioja. No podemos formar parte de un club en el que mande quien más botellas produzca. Moralmente eso nos mata al dejarnos apenas sin voz y sin voto.

Para qué quiero estar en un club que no pinto nada. Quisiera algo más democrático. A Bittor Oroz le pregunté si quería que los pequeños nos marcháramos y nos dedicáramos a otra cosa. “No digas eso”, me contestó. No podemos estar dándonos de cabezadas contra un muro.

.- ¿Qué significó para Rioja Alavesa que Juan Carlos, de Artadi, se marchara de la DO Rioja?

Bodegas Pavoni

EL otro Juan Carlos, y su hijo Carlos, ‘presentes’ en la conversación de la entrevista.

La gente no ha terminado de entender lo de Juan Carlos. Él ha creado una marca en el mundo, como es Artadi, que no necesita de ningún Consejo Regulador para vender sus vinos. Pero él tenía la idea de que otros le seguiríamos y se ha quedado algo desamparado. Ahora puede haber más gente que se vaya de la DO Rioja si “Viñedos de Álava” no sale para adelante.

Yo ya les he dicho que si se van, se van a quedar en el desamparo.

Lo digo yo, que he jugado en otras ligas, porque he sido electricista, hostelero, comerciante de electrodomésticos, viticultor y bodeguero. “Hombre de muchos oficios, pobre seguro”, ese he sido yo.

.- Tu corazón estaba en las viñas y la bodega.

Eso sí. Porque es ahí donde se siente el calor de Rioja Alavesa.

Bodegas Pavoni

EN los caminos de 1961 se podían encontrar estos carros (Foto Lorenzo Ugarte).

.- Tú estuviste en Barakaldo hasta los cinco añitos.

Fui a la mili (servicio militar obligatorio de entonces) con 20 años. Con 19 años hice 45 lagos de uva en Faustino, en Oyón. Daba la vuelta a todos los lagos, trabajando con la horquilla y el arpa, para después disponer las uvas en la prensa. Yo conocí a Julio Faustino, que ha fallecido estos meses atrás, y a su padre.

.- Cuarenta y cinco lagos de uva, ¡caray!

Siempre estuve enrolado con el vino. En Laguardia era típico que vendieran las uvas, o que metieran las uvas a las bodegas en comportones, o en camportillas (las de las burras, que eran más pequeñas). Cada viticultor metía una o dos cargas, o media carga, en el lago. En la parte subterránea de las casas de Laguardia.

.- Allí estuviste metido, Juan Carlos.

Bodegas Pavoni

LOS que tanto lucharon, lavando comportones, o lo que hiciera falta. (Foto Lorenzo Ugarte).

Yo era el que pesaba la uva cuando la traían, luego por una ventana le dábamos la vuelta, y después me bajaba al lago a hacerlo. Con los pies desnudos, todavía tengo alguna foto por ahí. Siempre enrolado en ese mundo. Toda la vida. Me gustaba mucho el tema del vino. Luego iba con los tíos a las viñas, a acarrear las uvas.

.- Rodeado de gente mayor, de aquellos sabios de entonces.

Sí, mira, sí. Me gusta más la forma de pensar de los mayores que de cualquier ingeniero. Todo lo hacían con cabeza. Sabían qué finca era buena desde lejos. Sabían qué cepa era de Garnacha, Mazuelo, Tempranillo, Viura, Graciano… Hoy hay muchos agricultores que no lo saben.

.- Tu aita no pudo estar en ese mundo de viña y vino.

No, porque quedó tuerto, y casi ciego, por el accidente que tuvo cuando le cayó hierro líquido en un ojo en Bizkaia. Estaban mis tíos y demás.

Bodegas Pavoni

RODILLA en tierra ante sus viñas.

.- El campo, tal y como lo cuentas, parecía muy sacrificado, pero muy gratificante.

El campo era muy bonito. Los caballos, las enganillas (montones de paja envueltas en una manta) para subirlas al último piso de la casa… Todo ese mundo rural y antiguo lo he vivido yo.

.- Me has dicho que te jubilas, Juan Carlos.

Me jubilo en mayo de 2021.

Bodegas Pavoni

CEPAS de El Risco, en Lapuebla, peinan el viento, con 90 años en su cuerpo leñoso.

.- ¿Qué esperas de tu hijo Ion?

A Ion le veo ilusionado, pero sé que es muy difícil según se está funcionando. Nosotros lo tenemos difícil. Primero porque el palo del coronavirus ha ido para todos, pero a los más pequeños nos ha partido por la mitad. Gracias a Dios que la gente nos ha respondido, que hemos cobrado de la hostelería lo que les habíamos enviado.

.- Me llamó la atención el anuncio que pusisteis en redes sociales, “El fruto de nuestra tierra”, anunciando la venta de uno de vuestros vinos “Te lo llevo a casa” y demás…

Bodegas Pavoni

Es cosa de mi hija Marta, pero en ocasiones sale más caro enviar una caja que lo que pagan por los vinos.

A partir de ahora quiero que sea Ion quien tome todas las decisiones, porque además, creo que en ciertas cosas piensa mejor que yo. Por mi parte estaré a su lado hasta que me venza la edad.

.- ¿Cómo recibes este testigo total, Ion? (al hacer la pregunta el aita acaba de suspirar)

El aita va a seguir conmigo. Como jubilado no podrá hacer ciertos trabajos, pero va a estar en el día a día, y en el ambientillo.

Bodegas Pavoni

ION con el viticultor José Frías, como si fueran nieto y abuelo, ambos colegas de la Agricultura.

“Te digo la verdad -retoma Juan Carlos-, si las cosas funcionaran de otra manera yo no me hubiera jubilado”.

.- ¿Qué ha pasado para que decidas jubilarte?

La desilusión que siento provocada por las Administraciones, por el mundo burocrático en el que nos han convertido, necesitando más horas para rellenar papeles que para ir a la viña. Aquí estamos implicados el hijo, mi mujer y yo. También se implica mi hija y el yerno en un momento dado.

Nuestra ilusión era haber ampliado la bodega, para tener mayor almacén, y un lugar en el que meter las barricas, porque para meter las 65 barricas aquí en esta bodega cuesta Dios y ayuda. Hay que bajarlas por las escaleras y hay que subirlas por las escaleras en “camilla”, entre dos. Aquí no hay ascensor-descensor.

Bodegas Pavoni

POR estas escaleras de siglo XVII han de bajar las barricas…

.- ¿Cuánto pesa una barrica vacía?

Unos 50 kilos. Las bajamos en una ‘camilla’, como un enfermo, uno delante y otro detrás, que a veces los nudillos pegan en las piedras de la pared y sangran. Todos los años subimos las más viejas, unas diez, y bajamos otras nuevas de roble americano. Y cuando trasiegas y limpias, tienes que sacar algunas para hacer sitio. Es una locura, pero el vino requiere limpieza.

Bodegas Pavoni

POR este “túnel” que lleva al calado bajan y suben los “Pavoni” las barricas.

.-¿Cuánta ilusión tienes de cara al futuro, Ion?

El primer problema es que ahora llevamos un mes y pico que es muy difícil hablar de ilusión, cuando han muerto mi tíos Marcos Galluralde y Dani Espada en accidente laboral. Se nos han marchado dos tíos que tenían las mismas ilusiones que nosotros o más. El valor hoy es vivir el día a día, por eso hay que vivir sin volverte muy loco. Caminando el día a día, rodando sin más.

Bodegas Pavoni

ENCUENTRO con Txutxi Muro, una bodega vecina a la suya.

.- Estás de pleno luto por la pérdida de dos seres muy queridos.

Sí, y no hay que obcecarse con el futuro, porque de esa forma nos estamos perdiendo el presente. Sé que hay que tener objetivos que te ayuden a planificar y ponerte las pilas, pero sin volverte loco. Nosotros tenemos una forma de vida, tenemos para comer, estamos a gusto en este formato, claro que queremos tener más clientes, y vender más vino, y ampliar la bodega, encantados; pero no nos volvamos locos ni perdamos la perspectiva… No sé si me explico.

.- Te explicas.

Que estando ahora mismo como estamos hablando los tres juntos está bien, y luego en la viña podando, y después a la tarde… No nos volvamos locos, y más en la situación que padecemos ahora de pandemia y pérdida de vidas humanas.

Ya hay días locos de viña, reparto de cajas, facturación, limpieza de bodega, pues sí, hay días que no sabemos ni dónde estamos, y todo se acumula. Pero al fin y al cabo tenemos la gran suerte de hacer lo que nos gusta. Y caminar, porque en el camino igual vemos puertas que se abren que igual ni te imaginaste. Pero ilusión, dices, yo no sé vivir de otra forma que con ilusión.

Bodegas Pavoni

TRES generaciones juntas de Rioja Alavesa, en una viña de Lapuebla de Labarca. 

.- ¿Cómo están tus amigos de la cuadrilla de Lapuebla?

Los amigos somos diez. Tres amiguetes estamos enfocados al vino, los demás están desvinculados del vino, y al final también del pueblo porque el suyo es otro camino. Dejar el trabajo en la viña y las bodegas es perder las raíces. Se van del pueblo. Es normal, pero si queremos mantener los pueblos y una vida en la zona rural, hay que luchar en los caminos de la vitivinicultura.

.- Tu pareja entiende esto que dices.

Es una suerte que tengo, Julio.

Bodegas Pavoni

EN la Bodega de sus ilusiones y sacrificios les dejé, paladeando el día a día.

.- Siempre luchando, Juan Carlos, siempre.

Siempre. Pensando en los clientes que tenemos en el País Vasco, en Valencia, en Huelva, Murcia… si bien la mayor parte del vino que mandamos fuera de Euskadi lo enviamos a Cantabria, a Laredo, Santoña, Noja, …, porque allí tenemos un distribuidor muy fiel que sabe que no tiraremos nunca los precios. Si quieres mi vino, esto es lo que vale. En ese vino he puesto toda mi ilusión y mi sacrificio. Con Martion seguirá ahora mi hijo Ion.

16 Comentarios

  1. Arene Amezaga

    Hay que decirlo con serenidad y ciñéndose a la verdad. Cualquier entrevista que se publique en este blog es un acontecimiento en sí misma. Una obra literaria. El director del blog tiene mi felicitación más sincera. El trabajo es enorme. Se mantiene la tensión y el interés, sea con un Luis Gutiérrez, un agricultor desconocido, o un bodeguero luchador que está a punto de pasar el testigo a su hijo en Lapuebla de Labarca.

    Enhorabuena. Qué manera de disfrutar conociendo a Rioja Alavesa y a sus gentes.

    22-Dic-20 · 7:43 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Arene Amezaga. Un cordial abrazo.

    22-Dic-20 · 7:49 pm | Permalink
  3. Carlos Estecha

    Una entrevista natural como nuestro vino, y llena de futuro. Un futuro para ganadores como ellos.

    Coincido con ellos en lo relativo a las trabas administrativas y la burocracia incesante. Un sinfín de zancadillas y obstáculos a las pequeñas bodegas y a los emprendedores.

    22-Dic-20 · 9:57 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Carlos Estecha. Un abrazo entrañable y navideño, de los que queremos dar y no podemos.

    22-Dic-20 · 10:03 pm | Permalink
  5. Javier Arias

    Muchas gracias por este blog y la historia contada de Pavoni, que significa pasión por la viña y cultivo de la amistad con el cliente. Que esa tradición permanezca y se siga desarrollando y perfeccionando con las futuras generaciones.

    Tengo un gratísimo recuerdo de hospitalidad, generosidad y excelente vino disfrutado en la Bodega Pavoni y que desde hace mucho tiempo sigo disfrutando y recordando.

    23-Dic-20 · 3:34 am | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Javier Arias. Saludos cordiales

    23-Dic-20 · 7:25 am | Permalink
  7. Begoña Tudela

    Qué difícil equilibrio entre la pérdida de seres queridos y la sabiduría de hacerles un homenaje sabiendo entender una forma de ser y vivir. Menudas raíces las vuestras! Emociona ese reconocimiento a los que se fueron y a los que seguís en una tarea hercúlea… lo que significa seguir bajando y subiendo barricas por ese pasadizo con escaleras antiguas.

    Enhorabuena a todos, también al Blog.
    Zorionak eta Urte berri on! (a pesar del Covid)

    23-Dic-20 · 8:49 am | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Begoña Tudela. Salud, siempre salud, y que las ganas de seguir luchando permanezcan intactas.

    Un cordial abrazo

    23-Dic-20 · 8:56 am | Permalink
  9. Lola Lopez de Lacalle

    Qué gran tipo mi primo Juan Carlos. Qué persona más noble y generosa, además de un excelente viticultor que elabora un vino extraordinario.

    Jamás olvidaré su generosidad, el Lunch que nos ofreció después de la presentación de mi novela “Melocotones de Viña”, en Laguardia.

    Le deseo lo mejor en todo lo que emprenda. Se lo merece.

    23-Dic-20 · 5:17 pm | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Lola Lopez de Lacalle. Un cordial abrazo

    23-Dic-20 · 8:53 pm | Permalink
  11. F. Bujanda Ciordia

    La entrevista a Juan Carlos me ha parecido toda una bocanada de aire fresco, sincera, abierta, muy sentimental, con el duelo todavía permanente.

    Uno podrá estar de acuerdo con la visión de Juan Carlos sobre el sector, pero no hay duda de que es una percepción a considerar, como todas dentro de este sector, cuando, como es en este caso, lo que se quiere es el bien del viticultor y la mejora de vida de la gente de Rioja Alavesa.

    En un momento complicado, con el daño que nos está haciendo la pandemia, donde la salida es incierta, y donde nuestros viticultores se sienten, muchas veces, indefensos, suelen existir abundantes cuchicheos y voces calladas, humanamente lo entiendo, pero esta entrevista ha demostrado que Juan Carlos, viticultor y bodeguero, de timorato no tiene nada.

    24-Dic-20 · 10:57 am | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, F. Bujanda Ciordia. Abriendo su bodega, descubriendo los calados físicos y espirituales de sus pensasentimientos, Juan Carlos y Ion han sabido tocar nuestro corazón.

    Un abrazo duradero.

    24-Dic-20 · 2:40 pm | Permalink
  13. César Bermúdez

    De acuerdo contigo, Fernando. Además, Juan Carlos ha demostrado en numerosas ocasiones saber trabajar por los demás, en el Regadío, en el Sindicato,… y es de los que habla alto y claro. Éste no se esconde. Ánimo Juan Carlos!! Tú ya no cambias, ni falta que hace.

    25-Dic-20 · 9:20 am | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, César Bermúdez. Saber trabajar por los demás, ser un poco mejor… merece la pena. Es un don.

    Un cordial abrazo.

    25-Dic-20 · 9:38 am | Permalink
  15. Andrés Tomás Gómez

    Este blog es de lectura obligada en los pocos momentos de respiro que me dan mis guardias en el hospital. Ojalá tuviéramos a alguien como el autor aquí en la Comunidad Valenciana, que diera a conocer bodegas como esta de Pavoni. Felicidades por el blog. Somos unos cuantos en Alicante los que te seguimos

    31-Dic-20 · 7:27 pm | Permalink
  16. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Andrés Tomás Gómez. Un cordial abrazo de año nuevo.

    01-Ene-21 · 10:18 am | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter