CAMPILLO, la viña del abuelo arrasada por la filoxera

El chispazo para el encuentro con Bodegas Campillo, del Grupo Faustino, fue la noticia que conocimos el pasado 5 de agosto, cuando el Ministerio de Agricultura eligió a Campillo 57 como “el mejor vino de 2021” en los Premios Alimentos de España.

Bodegas Campillo

“CAMPILLO 57”, el detonante de una conversación para dos entregas del Blog.

Julio Flor / Rioja Alavesa

Tuvo que pasar el verano, dejamos atrás la vendimia, mantuve el contacto para finalmente ser muy bien recibido en Bodegas Campillo (Laguardia) por su enóloga, Ruth Rodríguez Ascacíbar; el director de Viticultura del Grupo Faustino, Ricardo Goñi, ‘Richar’; y la directora de Marketing del Grupo, Elena Larrea.

Los cuatro iremos al viñedo, girando luego una visita intensa por la hermosa bodega, el “sueño de Julio Faustino Martínez”, catando cuatro de sus vinos, entre ellos el premiado Campillo 57… Hasta mantener una conversación con Ruth y Elena…

Una conversación intensa donde trenzaremos, sin que estuviera previsto, un homenaje al bodeguero que lo fue todo en el Grupo Faustino, que inauguró tan especial bodega en septiembre de 1990. Un bodeguero, como dicen los viejos cronistas, que puso en pie un imperio.

Bodegas Campillo

TRES guías inmejorables para conocer Bodegas Campillo, Ruth, Elena y Ricardo.

Julio Faustino, un revolucionario del mundo del vino (I)

Ha sido una mañana reveladora en Campillo. Vivido lo vivido, hablado lo hablado, mis pensamientos me llevan a sentir de regreso a Getxo, desde Laguardia, el peso de la Historia (en la II parte habrá más homenajes al pasado). Esa Historia reciente que configura a Rioja Alavesa y, con ella, si hablamos del devenir del tiempo, a los seres humanos:

Las generaciones de las que venimos. El lugar en el que nacimos, vivimos y trabajamos, con su idiosincrasia. Ah, las raíces. La entrega, la lucha y los avatares del ser. La Tierra por la que nos movemos, en la que giramos, la nave en la que vivimos mientras damos vueltas alrededor del Sol.

Todo gravita en nosotros. Pesa para sentirnos más ligeros, pequeños en mitad de la galaxia, y a la vez, como decía el poeta Walt Whitman, pensar que “una brizna de hierba no es inferior a la jornada de los astros / y que la zarzamora podría adornar los salones del cielo / y que la hormiga es perfecta”.

Bodegas Campillo

DECIR que es una bodega especial… se queda corto. El Sueño de Julio Faustino es mucho más. 

Aquella finca del abuelo de don Julio, en Oyón-Oion

“Campillo fue una de las primeras fincas que tuvo el abuelo de don Julio en Oyón, que resultó arrasada por la filoxera. Está muy vinculado a la historia de la familia. Don Julio siempre tuvo presente aquella vicisitud que sufrió el abuelo”.

Lo cuenta con serena emoción Elena Larrea, la directora de marketing.

“Es un hecho que antes de crear esta bodega -prosigue-, en el Grupo había una marca de vino con ese nombre “Viña Campillo”, que son esas botellas, una de etiqueta negra y la otra roja que podemos ver en las entrañas de la bodega”.

Bodegas Campillo

EN 1970, ya existía en el Grupo Faustino un vino con ese nombre…

“Cuando él tuvo claro que quería hacer esta bodega, ya sabía que la llamaría Campillo en homenaje a aquella viña arrasada por la filoxera, de la que su abuelo se acordaba siempre”.

Bodegas Campillo

LA imagen más difundida en los últimos años de Julio Faustino Martínez.

Con los pies en alguna de las viñas de Campillo, situadas en el Monte de Laguardia, entre la Bodega Ysios y la Sierra, el director de Viticultura, Richar, me ha dado unos datos a tener en cuenta:

Todo el grupo Faustino tiene 1500 hectáreas, sumando distintas denominaciones de origen. En toda la DO Rioja, Faustino es dueño de 700 hectáreas, de las cuales la mitad están en Rioja Alavesa, repartidas entre Oyón y Laguardia… que el resto de hectáreas de viñas se encuentran en Alfaro (La Rioja) y en Mendavia (Navarra). A Campillo le corresponden 100 de esas hectáreas.

Bodegas Campillo

UNO de lo viñedos de Campillo, en Laguardia, a 700 metros de altitud.

.- ¿Sabéis que el 40% del vino de Rioja Alavesa está en Oyón, en varias bodegas?, les pregunto.

“Sí, eh! No lo sabíamos”, contestan.

.- Es un dato que me ha facilitado Miguel Larreina. De igual manera que en Rioja Alavesa se desconoce hoy que Julio Faustino Martínez fue un revolucionario en el mundo del vino.

“Eso es así”, confirma Elena Larrea, la directora de Marketing del Grupo Faustino.

Bodegas Campillo

VIÑEDO de Campillo, entre la bodega y la villa de Laguardia.

De las viñas, hemos vuelto a la bodega, donde gira a su alrededor el color intenso del otoño encaramado a sus cepas. Habiéndola visto tantas veces desde Villa-Lucía, su edificio llama poderosamente la atención desde la cercana lejanía.

Al contemplarla de cerca, pegado a ella, la Bodega Campillo se transforma en un edificio deseado, un elemento diferenciador, planeado por Julio Faustino con mucho mimo

Bodegas Campillo

LLAMANDO A LAS PUERTAS de la bodega, a primera hora de la mañana.

… de tal manera que se adueña de ti un gran protagonismo cuando subes por sus escaleras de pizarra… Que crece aún más a medida que la recorres a cámara lenta por el interior de su alma vitícola.

Bodegas Campillo

UNA vez traspasado el umbral, ya dentro del sueño de Julio, todo adquiere sentido.

.- Ahí tenemos unas botellas de Campillo 57, la excusa para venir a mantener este encuentro.

La etiqueta de “Campillo 57” nos dice que es un homenaje a ese trabajo conjunto entre la tercera y la cuarta generación. Si te fijas, la etiqueta está partida en dos. En una parte lleva un color más claro, más clásico, que representa la tercera generación de don Julio, mientras la cuarta generación, sobre fondo negro, va con una estampación cobre más moderna, representado a la cuarta generación de sus hij@s.

Campillo-577

LA enóloga Ruth junto a la imagen del vino premiado como mejor vino de España 2021.

Esas dos generaciones juntas, como esas dos partes de la etiqueta, han hecho posible que hoy estemos aquí nosotros visitando Campillo y hablando de todo lo que se ha podido conseguir.

.- ¿Y el número 57?

Es el año de nacimiento del hermano mayor de Lourdes y Carmen, que se llamaba José Miguel Martínez Zabala, que falleció hace unos años, dando comienzo, al ser el mayor, a esa cuarta generación que hoy está al frente de las bodegas.

Bodegas Campillo

JOSÉ Miguel Martínez Zabala, a quien alude con afecto el vino galardonado.

.- Ruth, ¿cómo recibiste la noticia del premio a Campillo 57?

Es un vino que yo no he elaborado, pero cuando estás dentro de un proyecto, lo sientes como tuyo. Recibí el premio como un regalo a la bodega y al grupo Faustino, como un regalo para mí. Son premios que prestigian una bodega.

.- ¿Cómo lo celebrasteis?

Descorchando Campillo 57, recuerda Ruth. “Fue una noticia estupenda”, se suma la directora de Marketing, Elena Larrea.

.- Si tú lo tuvieras que presentar, ¿qué dirías de este vino, Ruth?

Bodegas Campillo

RUTH Rodríguez Ascacíbar, enóloga de Campillo, la única mujer enóloga del Grupo.

Es el fiel reflejo de sus viñas. Hay en él muchísima fruta negra, y una gran mineralidad de los suelos donde crecen sus cepas. Se nota que es un Tempranillo de Rioja Alavesa, con un pequeño aporte de Graciano. Es un vino único.

El bodeguero que vive en las conversaciones de Álava

Esta es la primera de dos entrevistas que publicaremos sobre esta bodega ideada y planeada con detalle por Julio Faustino Martínez Martínez.

Las dos conversaciones las he titulado genéricamente “Un revolucionario del mundo del vino”, pero bien pudiera haberse titulado de otra manera, porque tal y como vengo constatando hace tiempo, “don Julio” -como le llaman sus trabajador@s- vive en las conversaciones de la gente, sean de Rioja Alavesa o mucho más allá.

De hecho, hace ya dos años que Jesús Mari Eizmendi, que le trató y conoció, llegó a decirme en una ocasión que “mientras no trenzara un día el perfil periodístico y humano de Julio Faustino Martínez… el Blog estaría cojo”. Basta el nombre de Jesús Mari y esa defensa de quien se ocupara a principios de los años 80, por parte del Gobierno Vasco, del tema de industrias agrarias… para confirmar lo que digo.

Bodegas Campillo

INAUGURACIÓN de Campillo, el lehendakari Ardanza y el Dip. Gral d Álava, Fernando Buesa.

.- ¿Alguien del Grupo pensó qué hubiera dicho del premio a “Campillo 57” Julio Faustino, si hubiese estado vivo?

(Hemos dicho su nombre y un rayo de sol ha iluminado la estancia. Lo cuento porque ese fue el azar y la casualidad del momento. Lo dije al llenarse la Sala de Catas de luz solar… y tanto Elena como Ruth lo celebraron con una sonrisa amable).

Él estaría muy orgulloso -toma la palabra Elena-. Campillo era la niña de sus ojos. Que “Campillo 57” sea un trabajo conjunto entre él y sus hijos, eso le daría un plus a sus sentimientos. Seguro.

Bodegas Campillo

DISCURSO del bodeguero de Oyón, el día de la inauguración de la bodega en Laguardia.

.- ¿Define esta bodega la personalidad de Julio Faustino Martínez Martínez?

De las distintas bodegas del Grupo, Faustino es su casa madre, pero Campillo era su sueño. Un sueño que hizo realidad.

.- ¿Sentís que puede ser cierto, de alguna manera, que el premio a “Campillo 57” vendría a ser como un premio póstumo a la manera de ser y existir de Julio Faustino, que falleció en octubre de 2020?

Así lo creo -es rotunda Elena Larrea, respondiendo inmediatamente sin pensarlo dos veces-. La vida de don Julio ha sido siempre el vino, el viñedo, las bodegas. Ha trabajado muy duro, como se trabajaba antes. Era de los que siempre llevaba una caja de vino en el coche por lo que pudiera surgir.

Bodegas Campillo

QUIÉN le iba a contar al joven Julio (a la dcha.) las empresas que pondría en marcha.

Él lo era todo en el Grupo: el comercial, el enólogo… ¡Era todo! Un “hombre orquesta”. Y con una visión de futuro en el mundo del vino que muy poca gente tenía. Esto es un premio a esa labor, a esa visión y a ese trabajo.

.- ¿Lo conociste, Elena?

Lo conocí y lo traté en persona.

.- ¿Cómo era su personalidad?

Su visión del mundo del vino era muy moderna. Le había tocado viajar mucho por su vocación exportadora. Decía que aprendía gran cantidad de cosas en sus viajes. Era una persona de carácter que supo rodearse de un gran equipo. Y sabía escuchar: Todo ello era una combinación ganadora. Por eso estamos hoy en día donde estamos. Este premio a Campillo 57 es un homenaje a esa trayectoria.

Bodegas Campillo

EL día de la inauguración de Campillo, escuchando al músico Felipe Campuzano.

.- Viendo esta bodega, queda claro que recogió la miel y el fruto de mucho de lo sembrado.

Sí. Él pudo disfrutar. No es un Van Gogh que mucho después de morir es reconocido por su obra. Don Julio disfrutó de galardones muy especiales como la orden del Mérito del Trabajo, y durante su carrera tuvo muchos otros reconocimientos.

“Toda la gente del Grupo le tiene en su boca”

“Me sorprende -dice Ruth- que está muy presente en todas las personas del Grupo. Si estoy con Luis, que es el enólogo de Marqués de Vitoria, habla muchísimo de él. Si comento algo con el encargado de aquí, en Campillo, hace lo propio… Toda la gente le tiene en su boca. Era un jefe que estaba muy presente en todos los aspectos de la bodega”.

Bodegas Campillo

BUSTO del bodeguero de Oyón-Oion, situado en la bodega que soñó.

.- Ruth, casi te parecerá que lo trataste, aunque no fuera así,

Así es. Lo siento presente, porque todo el mundo habla de él de una manera cercana y con cariño. Me digo que ha tenido que ser una persona de las que marcan.

.- Elena, ¿en qué sentido dirías que Julio Faustino fue como bodeguero un revolucionario de una época?

Iba por delante de los demás en el mundo del vino. Eso sin duda. Tenía claro que no se podía quedar sólo vendiendo los vinos en España, sino que había que asomar la cabeza y salir fuera.

Eso no lo tuvieron muchos bodegueros de su generación en España. Para él los viñedos tenían que ser de la bodega. De hecho, cuando hemos crecido en otras denominaciones de origen, lo primero de todo era comprar la tierra, luego se plantaba el viñedo y, si hacía falta, se construía una bodega.

Son los tres pasos que siempre hemos seguido a la hora de expandirnos.

Bodegas Campillo

FOTO aérea de Campillo, con una parte de sus viñedos rodeando la bodega

.- ¿Cómo era en su trabajo diario?

Minucioso. A don Julio le gustaban los vinos señoritos, vinos asequibles, que no fueran muy caros, para que todo el mundo pudiera disfrutar de un buen vino, bien elaborado, hecho con todo el cariño de un viñedo propio.

Hay que resaltar su visión del Enoturismo, porque construyó esta bodega hace 31 años (30+1, porque no pudimos celebrar los 30 años por la pandemia) con la visión de mostrar el trabajo que se hace en la bodega, para que la gente comprenda la labor de un enólogo, de un ingeniero agrónomo, la importancia del viñedo…

.- ¿Qué le inquietaba?

Bodegas Campillo

NAVE de barricas, nunca mejor dicho… porque canta a los barcos que trasladaban el vino.

Quería hacer a la gente fiel a la marca.  Hace treinta años aquí poca gente tenía esa necesidad. Igual había otros como don Julio en el extranjero, pero muy pocos tenían esa mirada en España. Siempre que viajaba fuera, él aprendía, y tomaba notas sin parar. Todo eso lo iba implementando después en su bodega.

.- ¿En qué año se empezaron a exportar los vinos de Faustino?

En los años 60, con lo cual él viajó por muchos países, Australia, Japón, Estados Unidos…

.- Tengo entendido que la fuerza de la exportación en Rioja Alavesa es de principios de los años 90.

Bodegas Campillo

EXTENSO botellero, bien alineado, una de las señas de identidad de la bodega.

Bodegas Campillo

CÚPULA de la bodega, vista desde el interior.

Bodegas Campillo

ARQUITECTO del proyecto de la bodega.

Eso es, pero nosotros empezamos a hacerlo en los 60. Empezamos con vino a granel y luego ya pasamos a vino embotellado. En los 60 nació también “Faustino I”, que es nuestro vino más exportado, convirtiéndose en el gran reserva de Rioja más vendido del mundo. Hoy nuestra marca está presente en más de 140 países.

.- Con él en vida, ¿a cuántos países se llegó a exportar el vino de sus bodegas?

A unos cien países, algo de lo que estaba muy orgulloso. Ese fue otro de sus premios.

.- ¿Recibía visitas en la bodega?

Bodegas Campillo

INICIALES de la bodega, situadas sobre la puerta de la entrada,

Le encantaba hacerlo. Siempre bajaba a tomar un café, porque decía que de los clientes se aprendían muchas cosas, incluso cómo estaba el mercado.

.- Campillo fue entonces más que un sueño. Este Chateau rodeado de 35 hectáreas de viñedo pudo ser la traslación de su experiencia y aprendizaje… Una bodega construida a capricho

El estaba muy tranquilo porque sabía lo que quería. Y sabía que en el futuro los enoturistas querrían visitar esta bodega, que entre sus señas de identidad está la pizarra exterior de las escaleras, el hormigón visto, el acero inoxidable, las bóvedas de piedra que tenemos, la madera en las naves de barricas, el botellero inmenso, las cerámicas hechas a medida… Todo aquello que se consideraba ornamental está en la construcción de la bodega.

Bodegas Campillo

ESCALERA interior, coronada por la cúpula de cristal.

Bodegas Campillo

ELENA y RUTH, en un momento de la visita, en el corazón de la bodega.

.- Todo esto fue novedoso en su día. ¿Y hoy, treinta y un años después?

La bodega Campillo se inauguró en septiembre de 1990. Hoy sigue siendo muy actual, tal y como nos dicen visitantes del mundo entero. La inauguración fue una gran fiesta por todo lo alto. Vino el lehendakari Ardanza y el Consejero Juan Mari Atutxa, que los tres eran buenos amigos. Y estuvo el Diputado General de Álava, Fernando Buesa, y el músico Felipe Campuzano, que ofreció un pequeño concierto de piano… Fue una fiesta de las que no se olvidan.

.- El edificio te atrapa por fuera, y no digamos por dentro.

Hoy tenemos grandes bodegas, la de Frank Gehry en Riscal o la de Calatrava en Ysios, que son posteriores, pero Campillo marca un antes y un después, porque fue la primera. Luego vinieron arquitectos de renombre. Una vez más, don Julio inició un ciclo que todavía no ha terminado y sigue vigente.

 

CONTINUARÁ…

con una entrevista a la enóloga Ruth Rodríguez Ascacíbar, de 45 años, que antes de llegar a Campillo en 2019, trabajó en bodegas de Chile, Sicilia, Nueva Zelanda… Toro (Zamora) y Villabuena.

12 Comentarios

  1. Antton Guridi

    Magnífica manera de volver a enfocar el pasado, para ver qué hay de nuevo por allí.
    Un pionero este señor, del que da gusto leer su lozana pasión. Hay gente que no se tenía que morir nunca…

    01-Dic-21 · 12:58 am | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Antton

    01-Dic-21 · 1:03 am | Permalink
  3. Arene Amezaga

    Bravo por D. Julio Faustino. Cuánto vino he bebido de la casa madre. Y cuánto me queda aún por beber de su sueño Campillo… y de otros muchos sueños entre el Ebro y la Sierra amatxu.

    Genial manera de divulgar la memoria de Rioja Alavesa.

    Emociona verle a D. Fernando Buesa en 1990.
    Mila esker!!!

    01-Dic-21 · 1:01 am | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Arene

    01-Dic-21 · 1:06 am | Permalink
  5. Yolanda Arieta

    Un trabajo de orfebrería periodística.

    Escribo desde Mar de Plata, en Argentina.

    Me han entrado unas ganas locas de visitar la bodega Campillo. Y después de echar una larga vuelta por el blog, de visitar esa maravillosa tierra vasca de Álava, y de su Rioja, que como saben también tenemos por acá.

    Un gran abrazo para todos los que son recordados, y los que los recuerdan con viva emoción.

    01-Dic-21 · 4:39 am | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Yolanda. Te estamos esperando desde ya.

    01-Dic-21 · 4:43 am | Permalink
  7. Hoy, con el recuerdo-homenaje a la figura de Julio Faustino, entiendo mejor el Blog de Rioja Alavesa.

    Quiero decir que entiendo una Rioja Alavesa donde es necesario que coexistan gente como Telmo, Juan Carlos,…, y Bodegas Faustino.

    Rioja Alavesa no puede vivir solo con vinos de 20€ o más. Con 20-30 pequeñas bodegas extraordinarias, no solucionamos el problema de Rioja Alavesa… Por eso la importancia de bodegas como Faustino.

    01-Dic-21 · 7:11 am | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Fernando

    01-Dic-21 · 7:20 am | Permalink
  9. ANA GOMEZ DE SEGURA

    Tuve el placer de conocer a Julio siendo una niña. Aún recuerdo sus cejas negras bien pobladas que chocaban con la mata de pelo cano. No me olvido de cómo fumaba sus puros, parecía como si los mascara con la misma intensidad que vivía su negocio. Trabajador, perfeccionista y un visionario del mundo del vino como no he conocido a otro. Me alegra saber que descansas en paz con tu mujer PIlar y mi tío Jose MIguel.

    01-Dic-21 · 8:47 am | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Ana

    01-Dic-21 · 9:06 am | Permalink
  11. Las mejores aventuras empresariales se basan en la pasión. Este blog me va descubriendo que en esta especial comarca han crecido y crecerán auténticos gigantes, cómo en el caso de este decidido bodeguero. Y hacen lo más hermoso… crear algo para compartir, especialmente en los momentos más alegres.

    02-Dic-21 · 7:38 am | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Alberto

    02-Dic-21 · 8:10 am | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter