La joven enóloga del mundo que arraigó en Cebreros

“Cuando volví a España de Francia, Nueva Zelanda, Chile y California, Rioja Alavesa fue uno de los lugares en los que pensé que podría intentar trabajar”.

Bárbara Requejo

LA ENÓLOGA Bárbara Requejo en el viñedo abulense de Cebreros.

SI LOS CABALLEROS ANDANTES fueron en la Edad Media unidad guerrera de combate para amparar a los desfavorecidos, digo yo que hay enólogas andantes en el siglo XXI que tras recorrer el mundo arraigan, se enamoran y se entregan en cuerpo y alma a un paisaje de viñas y vino.

Bárbara Requejo

PASEOS al atardecer entre las viñas del Valle del Alberche, en Gredos.

Hay viñedos en Cebreros (Ávila) donde está la paz plantada. Algunos son el “ojito derecho” de la enóloga vallisoletana Bárbara Requejo, que a pesar de sus 27 años acumula experiencias intensas de enología y viticultura. En esas viñas del Valle del Alberche tuvo lugar esta entrevista, bajo un cielo azul, entre cepas donde esta semana han terminado la vendimia.

Todo surgió en Roa, que viene a ser el corazón de Ribera de Duero. Roa es el pueblo de la madre de Bárbara. Allí era enólogo Julio Frutos, su tío. A Roa de Duero iba la familia a vendimiar cuando ella era pequeña y luego adolescente. ¿Hay que decir que ella es hoy enóloga por su tío, por las vendimias del pasado, por cómo olía aquella bodega?

Bárbara Requejo

AQUELLAS vendimias de su infancia le han llevado por el mundo, y le han traído hasta aquí.

“Es muy importante pensar que no lo sabes todo”

Volvemos a mediados de agosto de 2020. Estamos en Cebreros (Ávila). Concretamente en la Bodega Cooperativa Santiago Apóstol. La fundaron 150 viticultores en 1950 para dar salida al vino elaborado en la localidad abulense, muy demandado por entonces en Madrid.

La Cooperativa es hoy la mayor productora de uva de la zona con casi un millón de kilos al año. Aquí cultivan 200 hectáreas, más de la mitad de toda la superficie del espacio vitícola. Un 90% de Garnacha, y casi un 10% de Albillo, las dos variedades estrella del lugar. Su marca El Galayo es uno de los referentes, que hace referencia a la montaña más alta de los alrededores.

Bárbara Requejo

BÁRBARA ante el edificio de la Cooperativa, preparado para recibir 10 millones de kg de uva!

La Cooperativa no elabora vino, pues ha pasado a ser una Sociedad de Viticultores. Ellos traen la uva y Soto Manrique se encarga de la elaboración y comercialización. Soto Manrique lo forma un equipo fijo de once personas. “Si hay que arar, vamos a arar; si hay que azufrar, vamos a ello… No estamos aquí para que nos traigan la uva y ya está. Nosotros estamos implicados al 100%”.

Son parte del despertar de pequeños productores en muchas zonas de Galicia, el Levante, incluso en zonas pequeñas de Cataluña. Lo que está aconteciendo en la heroica Gredos se vive en muchas otras zonas de España. Viñedos que abren los ojos cuando se estaban muriendo, con variedades que fueron arrancadas y ahora se vuelven a recuperar…

De viña en viña

Bárbara Requejo

POR vez primera, la entrevista del Blog transcurrirá al aire libre, de viña en viña.

Por primera vez en mi vida periodística iré de viña en viña, realizando la entrevista por partes, de pie junto a las cepas de Garnacha, bajo el cielo alto de Castilla, a pesar de lo cual mantendremos puesta la mascarilla en estos tiempos de pandemia.

Bárbara Requejo

BAJO el alto cielo de Castilla. (FOTO Ksenia Vorobyeva).

Bárbara trabaja para Bodegas Soto Manrique, que llegó a un acuerdo con la Cooperativa para vinificar sus vinos. En estos días de agosto de 2020, Bárbara está preparada para su cuarta vendimia en Cebreros. En breve estará vinificando 19 vinos: dieciséis de Soto Manrique y tres de la Cooperativa.

Ha sido presentarnos, montar en el vehículo todoterreno de la bodega y venirnos al Alto de la Estrella, situado en el puerto de Arrebatacapas, a 1.100 m de altitud, desde donde divisamos Cebreros a vista de pájaro… En los últimos días ha llovido apenas 33 litros por metro cuadrado, agua de privilegio que la tierra seca ha absorbido inmediatamente.

Bárbara Requejo

“VI viñedo viejo en vaso, gran diversidad, y un proyecto uniendo viticultura y enología”.

Antes de encender la grabadora, dejadme deciros que la bodega Soto Manrique tiene el objetivo de mostrar el viñedo de Cebreros, cuyo punto fuerte es la diversidad, con viñas repartidas desde los 650 metros a los 1.100 metros de altitud.

“Tenemos viñedos en pizarra (como éste) y viñedos en granito -explica Bárbara-. Y dentro del granito, tenemos granitos más limosos, o arenosos, granitos rosas, granitos blancos. Toda esta diversidad de suelos, de altitud, unido a la Garnacha, que expresa muy bien el suelo en el que se encuentra, y a una viticultura en secano, y viñedo viejo, nos da las condiciones perfectas para tener diversidad con una misma variedad de uva”.

Naranjas Azules

.- ¿En qué se centra el proyecto de Soto Manrique en Cebreros?

En aprovechar la diversidad y mostrarla a través de los vinos. Nosotros tenemos un vino base, que es el Naranjas Azules…

Bárbara Requejo

DOS de los vinos de Soto Manrique…

.- El Naranjas Azules, como decir casi un imposible, o un vino original…

Una metáfora de algo diferente, porque cuando mi jefe comenzó a elaborar este vino…

.- Tu jefe es Chuchi Soto.

Eso es. Cuando se elaboró este vino no se veían vinos rosados estilo provenzal en España. Había pocas referencias por entonces, quizá alguno por Rioja. Esa fue la base del proyecto.

Luego tenemos dos vinos de pueblo, que son La Viña de Ayer (tanto en Garnacha como en Albillo Real), tres vinos de parajes (Las Violetas, Cruz Verde, y La Mira) que son mezcla de viñedos, cada uno de los cuales expresa un suelo y un paisaje de Cebreros.

Bárbara Requejo

BÁRBARA con Chuchi Soto en 2019.

.- ¿Qué más tenéis?

Tenemos dos vinos de parcela: El Alto de la Estrella -de suelo pizarroso a 1.100 metros- y Las Loberas, que es lo contrario a esta parcela, a 700 m. de altitud, y suelo frío, porque es granito rosa.

Aquí en El Alto de la Estrella tenemos el clima más continental de todos nuestros viñedos, y un suelo cálido, que es la pizarra. El Alto de la Estrella es de 1,3 Has, todo de Garnacha, salvo algo de Peluda y algo de Tintorera, pero la mayoría es Garnacha.

.- ¿Qué te parecieron los viñedos cuando viniste aquí por primera vez?

Yo venía de hacer vendimias en distintas partes del mundo. Estuve cuatro años viajando por los dos hemisferios de la Tierra. Hice tres vendimias en Francia (Burdeos, Champagne y Langedoc). Luego estuve en Nueva Zelanda, en Chile en Viña Ventisquero, y en California.

Amor, uniendo viticultura y enología

Bárbara Requejo

COMO en tantos lugares, la cepa (de Garnacha en este caso) .apoyada en la piedra

.- Caray, ¡qué buen currículum!

Cuando terminé mi última vendimia, que fue California, me vine para aquí, en el 2016, y mi jefe Chuchi Soto ya había hecho la primera elaboración de La Viña de Ayer, y a principios de 2017, cuando él decide asumir el proyecto global de la Cooperativa, y asumir toda la elaboración, yo me incorporo al proyecto y empiezo a zonificar Cebreros.

.- ¿Qué impresión te llevaste cuando recorriste las viñas por primera vez?

Me encantó aquel primer recorrido. Vi viñedo viejo en vaso, una gran diversidad, y un posibilidad de un proyecto uniendo viticultura y enología, para mí muy importante… Vamos, que desde el primer momento lo tuve claro.

.- ¿Surgió el amor, entonces?

Sí. Vi una oportunidad de empezar algo desde cero y aprender mucho.

Bárbara Requejo

EN El Alto de la Estrella, donde grabamos la primera conversación.

.- ¿Cómo han sido estos años para ti?

He aprendido mucho, mucho.

.- Teniendo como ya tenías una experiencia de cuatro años.

Viajé queriendo trabajar en las mejores bodegas del mundo…

.- Te ha faltado Rioja Alavesa, Bárbara.

Ja ja ja, pues sí, la verdad que sí. De hecho, cuando volví a España, fue uno de los lugares en los que pensé que podría intentar trabajar, pero vine a Cebreros, me encantó y me quedé.

.- Conoces Rioja Alavesa, imagino.

He estado visitando algunas bodegas, pero no la conozco en detalle.

Un viticultor romántico en Cebreros

Bárbara Requejo

EL VITICULTOR Julián García Reviejo en la vendimia de 2007, en El Alto de la Estrella. 

.- Esta viña del Alto de la Estrella ¿tiene alguna historia que debamos conocer?

Se plantó en 1961, así que está a punto de cumplir 60 años. El propietario se llama Julián. La viña era de la familia de su mujer, pero él la siguió cuidando durante muchos años, cuando se gastaba más dinero en venir a la viña que lo que sacaba de sus uvas.

Gracias a Julián la poda de esta viña está muy bien hecha, apenas hay faltas en el viñedo. Así que él cuidó la viña con mucho mimo hasta que realmente no pudo seguir ocupándose de ella, porque era ya muy mayor y estaba enfermo. Entonces decidió venderla.

Bárbara Requejo

JULIÁN, el romántico agricultor de la Estrella, haciendo un alto en la vendimia de 2007.

Es muy bonito llegar aquí, a esta hectárea de viña a 1.100 metros de altitud, aislada de cualquier otra viña, rodeada de pinos, y saber que ha habido alguien que ha estado muchos años cuidándola por amor.

.- Julián, un viticultor abnegado, y un gran romántico.

Creo que se apellida García Reviejo, que Julián vive todavía. Hoy los propietarios son mi jefe y su bodega Soto Manrique.

Un balón de oxígeno para la zona

Bárbara Requejo

LA MANO agricultora de la enóloga sostiene un racimo vendimiado ayer, 23 de septiembre.

.- En total, ¿cuántas hectáreas tiene Soto Manrique?

Entre propiedad, arrendamiento y algunos acuerdos que tenemos con viticultores, cuidamos unas 25 hectáreas. Si bien nos ocupamos además de un total de 200 hectáreas de la Cooperativa, de las que nos ocupamos y elaboramos el vino.

.- ¿En qué consiste el proyecto de Soto Manrique de manera global?

En 2017 elaboramos la primera añada. Entonces teníamos ya claro los parajes y los vinos de parcela, empezamos a asumir la gestión de los viñedos en cada zona. Tanto en arrendamiento como en compra.

.- Habéis dado un balón de oxígeno a todo el pueblo, ¿o no?

Bárbara Requejo

DENTRO de la bodega de la Cooperativa “Santiago Apóstol”, un mundo de caminos cruzados.

De hecho la Denominación de Origen Protegida Cebreros se creó en 2017 también. El año pasado 2019 teníamos inscrito nosotros la mitad de todo el viñedo de Cebreros.

.- ¿Habéis fijado población en el pueblo?

Esa es otra.

.- Sabes que uno de nuestros baluartes, en Rioja Alavesa, es que se está fijando población en los pueblos de la Comarca.

Sé que la gente vive en Rioja Alavesa del viñedo, y del vino, y en torno al sector. Aquí ese momento no ha llegado. Muchos trabajamos con ese objetivo añadido, para que la gente pueda vivir de la viña y del vino.

.- ¿Tienes esa confianza?

Todo está en nuestra mano. Hay que apelar a nuestra generación y a la que venga detrás de nosotros.

Bárbara Requejo

APELANDO a las generaciones venideras. (FOTO Ksenia Vorobyeva).

“Ahora la uva se paga mejor”

 .- ¿Qué tal ha sido tu encaje como mujer con importantes responsabilidades entre tanto hombre de campo?

La primera vendimia fue dura. La clave ha estado en dejar las cosas claras desde el primer momento y asumir la responsabilidad. Casi cuatro años después hay algunos momentos en los que sigue habiendo tensión, pero ahora todo está muy claro, porque con el trabajo de toda la bodega, no sólo el mío, hemos demostrado que ha ido a mejor para todos, para la bodega y para los viticultores.

.- ¿En qué se nota?

Vendimiamos mejor, en mejores épocas, porque aquí hay un problema cinegético enorme, y cuanto más se alarga la vendimia, más problemas hay de pájaros, de corzos. Ellos ha salido beneficiados, la uva se paga más… Es un trabajo en el que tú demuestras que las cosas se hacen por una razón.

.- La uva se pagaba en 2017 a 30 céntimos de euro, me has dicho antes.

Bárbara Requejo

SE estrenó en 2017  en Cebreros como enóloga de Soto Manrique, cuando tenía 24 años.

Hoy depende de la añada, pero nosotros fijamos un precio suelo y de ahí no bajamos. Hoy cobran el doble por el kilo de uva.

En la mítica Las Loberas

Paramos por un instante la conversación, para seguir con la entrevista veinte minutos después en un viñedo que está muy por debajo del puerto de Arrebatacapas.

.- Estamos en Las Loberas, un nombre mítico casi. Uno de tus viñedos preferidos.

Es mi ojito derecho, es verdad.

Bárbara Requejo

EN Las Loberas…

.- ¿Cómo describes este viñedo de Garnacha, con cepas de casi 100 años?

De aquí sale el otro vino de parcela que elaboramos. Las Loberas es una viña muy distinta al Alto de la Estrella. Aquí tenemos una orientación sur, el suelo es de granito rosa, que no es fácil verlo en Cebreros. La viña tiene algunos bancales, con una roca en el centro de color asalmonada…

.- ¿Por qué es tu ojito derecho?

Por ese risco que la vigila. Míralo, el risco de Las Loberas le otorga una gran belleza.

Bárbara Requejo

“¡MÍRA EL RISCO de Las Loberas!”. (FOTO Ksenia Vorobyeva).

Es la parcela más mediterránea que tenemos. Si El Alto de la Estrella es la última que vendimiamos… Las Loberas es la primera en vendimiarse, que el año pasado se vendimió el 28 de agosto, mientras que el Alto la Estrella se vendimió el 8 de octubre.

.- Hay 400 metros de desnivel entre una y otra.

Este es un suelo frío, pero aquí hace mucho más calor.

.- Aquí reina la paz, por no decir que aquí está plantada la paz.

En primavera se llena de jaras… es muy bonito. Este año nos ha entrado un corzo que se comió lo que no debía, pero la verdad es que luego las cepas han tirado para adelante con su producción, recuperándose. Esta es una zona que no se puede vallar, porque por arriba atraviesa un camino…

Bárbara Requejo

AQUÍ está plantada la paz.

Vinos de parcela

En Las Loberas hay cuatro hectáreas, si bien ellos gestionan dos. Desde donde estamos, se puede ver el cerro de Santa Leonor, frontera natural con Madrid. Hablamos y de repente suena un cañón que rompe la paz un instante. “Es para mantener alejados a los pájaros de las uvas” (como en el valle del Jerte hacen con las cerezas).

En unos días cortarán los racimos de uva, la llevarán en una pick up, para elaborarla y criar el vino por separado, para un día embotellarlo como Las Loberas. No hay coupage con ninguna otra uva. Y la de El Alto de la Estrella lo mismo. La primera añada de estos dos vinos fue en 2018. De esta parcela obtuvieron 800 litros, y de la de arriba 1.300 litros de vino.

.- Tú defiendes estos parajes, sin mezclas.

Sin duda, porque el objetivo del vino es mostrar la parcela en la que nace. En nuestro vino de pueblo sí mezclamos. Lo elaboramos por separado, pero luego lo mezclamos en función de la añada y lo que queremos expresar. Ahí sí estoy a favor de la mezcla.

Pero en Las Loberas quiero mostrar su clima mediterráneo, su suelo de arena granítica rosa…

Bárbara Requejo

CON un vino rosado, en el interior de la bodega cooperativa más grande de toda la Sierra.

Francia, Nueva Zelanda, California y Chile

.- No sé si ya te lo has planteado y tienes una respuesta, pero te pregunto por tus aprendizajes en cada lugar del mundo donde trabajaste. ¿Qué te enseñó Francia?

Bárbara Requejo

VIÑEDOS de Champagne, en Francia.

Tuve mucha suerte, porque en las tres bodegas en las que trabajé en Francia son muy buenas. Con Rodolphe Peters, mi jefe en Champagne, hicimos una vendimia con la que me sentí en sintonía con los vinos desde el primer momento. Aprendí lo que significa elaborar vino y mantener como objetivo hacer el mejor vino posible.

.- ¿Nueva Zelanda?

Allí tuve un jefe increíble, Rudi Bauer, que fue de los primeros enólogos de aquel gran país. Después de más de 30 años de experiencia, seguía preguntándose cómo hacerlo mejor, sin dar nada por sentado. Tenía la actitud de seguir aprendiendo, de catar y catar vinos diferentes. Es muy importante pensar que no lo sabes todo.

.- Humildad frente al vino

Bárbara Requejo

VIÑEDOS de Nueva Zelanda.

Sí, y sobre todo ganas de seguir creciendo en conocimientos. Para nosotros esa actitud es muy importante. Imagina que llevas cuatro años elaborando una parcela y un vino y tienes la tentación de darlo todo por sentado. Eso puede significar el fin de ser mejor.

.- ¿California?

Allí aprendí a trabajar de manera muy ordenada, siendo muy precisa. Mi jefa de allí fue una mujer, Vanesa Wang, de origen chino. Ella trabajaba el detalle absoluto de todo. Tanimos, acidez, maduración, prensado…

Bárbara Requejo

VANESA Wang trabaja “el detalle absoluto de todo”, recuerda Bárbara.

.- ¡Qué bueno para ti!

Sí, una buena escuela.

.- Terminamos con Chile.

En Chile tuve una experiencia enriquecedora porque trabajé en una bodega que manejaba muchos kilos de uva, pero tuve la suerte de estar en microvinificaciones y ensayos.

En Chile elaboré desde Merlot del desierto de Atacama hasta Malbec del Biobio. Fueron tres meses en los que no pararon de entrar uvas. Xyrac, Malbec, Pino Noir, Moscatel…

Bárbara Requejo

VIÑEDO en el desierto chileno de Atacama.

.- ¿Qué has aprendido en estos cuatro años que llevas en Cebreros?

Muchísimo. Para empezar nunca había trabajado en viñedos. Toda mi experiencia había sido en bodega. Yo quería trabajar en el campo de verdad: las podas, el manejo del suelo… aquí es donde he aprendido todo esto.

Bárbara, una “escuela andante”

.- Ahora mismo eres una escuela andante, Bárbara, con capacidad de enseñar y transmitir conocimientos a pesar de tus 27 años.

Bueno… Lo cierto es que me apasiona lo que hago. El viñedo y el vino significa hablar con gente, intercambiar opiniones, discutir… Así es como se aprende de verdad. Si yo no digo cómo lo veo, o lo que he aprendido estos años, evidentemente otras personas no compartirán conmigo sus experiencias.

.- Nadie conoce a Bárbara Requejo mejor que tú. ¿Cómo es la enóloga que hay en ti? ¿Cuál es la esencia de tu saber?

Bárbara Requejo

CON su perro Nilo, paseando entre las viñas antes del ocaso.

Mi experiencia es corta. Cuatro años dan para lo que dan, aunque han sido cuatro años sin parar. Lo que yo intentaría pasar a otra persona sería exigencia y parámetros de calidad, sin conformarse con lo que uno hace, sabiendo que siempre se puede hacer mejor, por lo que esa idea hay que transformarla en realidad.

Las Violetas, tercera viña para una entrevista a cielo abierto

Callamos un rato para venirnos a la viña Las Violetas, a 900 metros de altitud, donde hay plantada Garnacha, ¡cómo no!

“Este paraje de granito es el que está a más altitud. Es un suelo muy pobre, muy arenoso, con la ROCA MADRE muy cerca de la planta, lo que nos da mucha intensidad en la uva, más súper concentrada, muy compleja, muy profunda”.

Bárbara Requejo

VIÑA Las Violetas.

.- ¿Qué te atrae de Las Violetas?

Las Violetas me gusta por su carácter. Es un vino muy serio y muy elegante. El paraje me encanta. Está muy alejado de lo que es el pueblo. Hay mucha tranquilidad y está rodeado de otros viñedos.

.- ¿Es todo lo que vemos?

Son casi tres hectáreas, podemos ir hasta el final, es la más grande que nosotros trabajamos. Lleva tres años con nosotros. Poco a poco vamos recuperando el suelo y el viñedo. Ah, sí… este año va a ser un buen año para Las Violetas.

.- De las 200 hectáreas, ¿cuántas están siendo dirigidas por ti?

La añada de 2020 ha sido la añada en la que más viticultores han venido a pedirme consejo, muy interesados en cómo trabajar de otra manera las viñas, si bien siguen podando las cepas, y a cambio les decimos qué tratamientos han de llevar a cabo para que sean tratamientos en orgánico y que no se apliquen sistémicos.

Bárbara Requejo

“PÁRATE y contempla con intensidad Las Violetas!”

Detenerse a contemplar la viña con intensidad

.- Párate por favor y contempla con intensidad Las Violetas, tú la tienes metida dentro como a las demás. ¿Con qué sueñas cara al futuro?

Sueño con plantar viñedo, es lo que tengo en la cabeza, y sobre todo empezar a recuperar las zonas de alrededor de los viñedos, sus muros, centrándome también en la parte estética de la viña, para que todo ofrezca una sensación de mimo y cuidados, de que se trabaja y hay mucho amor puesto en todo ello.

.- Danos las coordenadas geográficas del contexto general: sitúa a nuestras lectoras y lectores bien dónde estamos.

Ahora mismo vemos la sierra de Gredos en frente nuestro, que se mueve de este a oeste cruzando tres comunidades, Madrid-Castilla León-Castilla La Mancha. En Castilla León está la nueva denominación de origen Ávila, que tiene concentrados la mayor parte del viñedo el valle del Alberche, que es la cara norte de Gredos, aunque también hay valle del Tiétar, y luego están los vinos de Madrid, y Méntrida en Toledo (Castilla La Mancha).

Bárbara Requejo

BAJO la viña de La Curva, contemplamos (a la izq.) Cebreros.

.- La Sierra tiene dos valles: en su cara norte, el Valle del Alberche; en su cara sur, el Valle del Tiétar.

La diferencia de pluviometría, por ejemplo, entre el Tiétar –que son 1000 mm al año-, y nosotros –que tenemos 300 en un buen año, como éste- marca todo. Marca el Paisaje, la vegetación, el viñedo y cómo está plantado, pues en la otra parte el marco de plantación es más estrecho, con muchas más plantas por hectárea, pues allí hay más agua.

.- Ellos tienen más del doble del agua del cielo.

Muchas veces desde Cebreros vemos cómo la nube y la lluvia se queda en el Tiétar y no llega al Alberche, cuando el agua es muy importante.

Bárbara Requejo

DESDE niña marcando un camino, andándolo, soñando con un destino de Vid y Cultura.

.- Tú has ido marcando tu destino, todo esto es lo tuyo!

Sí, sí, aquí me siento totalmente realizada. He tenido mucha suerte de acabar en un proyecto como éste, habiendo tenido desde muy joven la oportunidad de llevar la dirección de viñedo y bodega, que cuando mi jefe me ofreció el trabajo yo tenía 24 años, y no es fácil que se dé una oportunidad a alguien tan joven.

Bárbara Requejo

PERDERSE… o mucho mejor ENCONTRARSE en el paisaje del vino y el viñedo.

Y en la Sierra de Gredos y en Cebreros he encontrado una zona con un futuro por venir, teniendo muchas ganas de trabajar y de hacerlo bien.

.- Aquí ha habido un grupo de gente abriendo camino, poco antes de llegar tú. Ha salido en el New York Times con Comando G, por aquí están Telmo Rodríguez y Pablo Eguzkiza, además de Marc Isart y Daniel Ramos… ¿Está Gredos en el lugar que merece hoy en día?

Ha habido muchísimo trabajo de muchos proyectos, pero como zona geográfica estamos empezando a trabajar ahora mismo, con mucha implicación.

Queda mucho por hacer para situar Gredos, o la DOP Cebreros, como una región en España, donde ya hay muchos proyectos que suenan por sí solos. Pero como región, como Sierra de Gredos, el trabajo no ha hecho más que empezar.

.- No sé si te vas a quedar a echar raíces profundas…

No me veo en otra zona que no sea ésta, porque Cebreros, como has podido comprobar, me encanta.

14 Comentarios

  1. Arene Amezaga

    Toda una inspiración la trayectoria de esta joven enóloga. Me ha dado envidia -no sé si sana o insana- sentir todo el camino (¿andante?) que tiene por delante. Ahora en ese combate (como tú dices, heroico) de quienes recuperan viñedos en medio de la adversidad. De quien, como ella asegura, algún día plantará cepas en esa zona de escasa lluvia, como tener hijos en las viñas del Alberche. Y todo dicho con esa ilusión. Una maravilla, Bárbara.

    24-Sep-20 · 10:19 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Arene Amezaga. Diría que esa envidia es sana, muy sana. Un cordial abrazo.

    24-Sep-20 · 10:33 pm | Permalink
  3. Kepa Urdangarin

    Hay una manera fraterna de ver las cosas en todas las tierras de la vid. Hay dificultad, adversidad, lucha contra el cambio climático, lucha, relucha y más lucha. Formidable que de todo ese proceso salga el vino que nos hace la vida más fácil y llevadera, los instantes más placenteros. Leyendo tan larga como emocionante entrevista (que imagino habrá tocado corazón entre sus familiares y amigos), que al final se hace corta, he sabido -no sé porqué- que esta joven enóloga hubiera hecho un montón de amigos y colegas en Rioja Alavesa, como seguro ya tiene en Cebreros y sus alrededores.

    Sus palabras suenan y resuenan muy bien en el Blog. Son distintas realidades, muy distintas, y sin embargo… insisto, hay una manera fraterna de unir a todos los suelos, a los terroir y a los viñerones-as… como cuando Bárbara apela a su generación y a las generaciones que están por venir para impulsar los mejores futuros posibles. Es hermoso, y no me extraña que Arene Amezaga sienta la justa envidia.

    ¡Quién soy yo para saber si esta excelente entrevista ha tocado o no los corazones de la familia de la enóloga! Bastará que diga que ha sabido tocar con inteligencia y dulzura el mío propio.

    Eskerrik asko!!!

    24-Sep-20 · 10:20 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Eskerrik asko, Kepa Urdangarin… como tú has sabido tocar el nuestro. De acuerdo contigo, en las diferencias que existen entre Rioja Alavesa y Cebreros, pero sí, hay un manera fraterna de ver las cosas en todas las tierras de la Vid. Lo que aquí he aprendido, de la mano de las y los vitivinicultores, me permite hablar un lenguaje que se entiende muy bien en Gredos, Mallorca, Madeira… O podríamos escribir Champagne, Burdeos, Langedoc, Nueva Zelanda, Chile, California… Que los periodistas también somos vocacionalmente “andantes”.

    Un cordial abrazo.

    24-Sep-20 · 10:52 pm | Permalink
  5. Begoña Tudela

    Tan larga como intensa entrevista. Ideal para un día de fuerte viento y lluvia a mares como éste de otoño. Bárbara es un sol, un impulso de una vocación que viene de lejos. El homenaje a Julián el viticultor parece de novela. Qué decir de las experiencias acumuladas, las lecciones de la vendimias realizadas en los diferentes hemisferios de la Tierra. Hace viticultura y amor por la vid al andar. Enhorabuena.

    25-Sep-20 · 8:13 am | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Qué hermoso lo que dices, Begoña Tudela, eso de que “hace viticultura y amor por la vid al andar”, parafraseando al poeta. Muchas gracias por tu gentileza. Un abrazo.

    25-Sep-20 · 8:18 am | Permalink
  7. Lourdes Canto

    Frases que justifican un libro. Una entrevista artículo. En ocasiones una frase basta y sobra. No sé que tecla toca dentro de una. Hoy a mí me bastó una, cuando la enóloga se refiere a Vanesa Wang, de origen chino. “Ella trabajaba el detalle absoluto de todo. Tanimos, acidez, maduración, prensado…” No explicaré nada. Ondo. Gracias!!

    25-Sep-20 · 8:54 am | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Gracias a ti, Lourdes Canto. Me alegra lo que expresas, y cómo lo haces. Ánimo. Aurrera! Saludos cordiales.

    25-Sep-20 · 9:04 am | Permalink
  9. Lajos Boer

    Fantástica enóloga, una persona maravillosa!

    25-Sep-20 · 10:47 am | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Lajos Boer. Saludos cordiales.

    25-Sep-20 · 4:23 pm | Permalink
  11. Carmen Sarmiento

    Me encanta descubrir a través de tu blog, Julio, que cada vez hay más mujeres en el mundo del vino. Brindo por ellas.

    25-Sep-20 · 5:17 pm | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Chin chin, Carmen Sarmiento, por ellas, las enólogas, las bodegueras, las viticultoras (pronto publicaremos una entrevista con la joven viticultora de Villabuena, Loyola Martinez de Cañas), por todas ellas, y las que llevan el marketing en las bodegas, las que viajan a todos los puntos cardinales del planeta, o las que llevan las páginas Web de las bodegas, o el cada vez más difícil papeleo de la administración y los mil protocolos… Por todas ellas, Carmen. Muchas gracias, querida colega.

    Un abrazo.

    25-Sep-20 · 6:36 pm | Permalink
  13. Bárbara

    Muchas gracias a todo el mundo por sus palabras y sobre todo a Julio y su familia por acompañarme aquella mañana en el viñedo. Para quien quiera venir, estaremos en Cebreros para seguir compartiendo la pasión por la viña y el vino!!

    27-Sep-20 · 8:04 pm | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Bárbara Requejo Frutos por aquella magnífica exposición de calladas y hermosas viñas de fuerza y paz. Por tus sabias palabras. Seguro que te llamarán para que les muestres esos tesoros de Cebreros. Un cordial abrazo.

    27-Sep-20 · 8:16 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

Suscríbete a nuestra newsletter