El Arte de Podar (y II)

Hasta marzo o abril, es tiempo de poda en Elvillar con los hermanos César y Luis Ángel Bermúdez y los temporeros marroquíes Mustapha y Sayad.

Agricultores de Viña y Vino en Rioja Alavesa.

Elvillar

TRAS la cepa podada, César Bermúdez (a la dcha.) y sus dos trabajadores contratados.

El agricultor de Elvillar, César Bermúdez, está rodeado por todas partes de viñas y de gentes que aman o cuidan las viñas, o viven del vino y el viñedo. Además de agricultor e ingeniero agrónomo que ama profundamente lo que hace, es -si él me lo permite- una viña muy extensa. Es el amor que prodiga a las cepas, es el padre y la madre de las uvas. César Bermúdez es vino. Es Rioja Alavesa en estado puro.

César trabaja en el campo mientras escucha alguna emisora de radio en directo. Mientras poda con su hermano y los trabajadores marroquíes, en su oído palpita la actualidad, las tertulias, las entrevistas en directo…

Rodeado de cepas, en un paisaje sin igual, bajo el inmenso cielo de azules y blancos nacarados, desde la lejanía -según me acerco a su vera- se escucha el sonido de las tijeras eléctricas, el canto lejano de los pájaros, el viento que va y viene… hasta el vuelo de las aves se escucha. El propio latido del invierno cantando a dúo con las luces del atardecer.

Elvillar

CÉSAR Bermúdez en la viña Rocabo, de tres hectáreas y media, aún con más sol que sombra.

En la viña Rocabo he visto huellas de animales salvajes, unas de corzo, otras de jabalí. No digo nada, pero las he fotografiado. En estas viñas hay más habitantes de lo que parece. El corzo y el jabalí pasaron de noche, quizá justo antes de que la oscuridad mudara y el día descorriera su cortina de muselina.

A las cuatro de la tarde la viña es un remanso de paz. En mi interior anida la curiosidad por esas huellas. ¿Dónde está el corzo? ¿Dónde duerme el jabalí? ¿Nos vigilan y temen? ¿Han llegado a un acuerdo silencioso con las viñas y los agricultores? ¿Son la encarnación de la Naturaleza que nos protege y alimenta?

Esa Naturaleza nos embriaga a todos de amor por esta Comarca bien defendida durante siglos por clanes familiares como el de la familia Bermúdez, el aita Luis, la amatxu Martina, sus hijos César y Luis Ángel… y tantos y muchos otros durante generaciones. Un clan como garantía de futuro para Rioja Alavesa.

Hace tiempo, los hermanos Bermúdez, César y Luis Ángel, podaban las viñas con ayuda del aita y de un primo. Pero hace años -ya sin su aita y el primo que tanto les ayudó- que vienen podando las cepas -como tantos otros agricultores- con temporeros extranjeros, un programa del sindicato UAGA que viene dando gran satisfacción a ambas partes.

Elvillar

CÉSAR y Luis Ángel, mano a mano en todos los trabajos de Rioja Alavesa.

César ha salido a mi encuentro. Está algo inquieto porque sus dos trabajadores marroquíes han de marcharse en apenas media hora. Hay tiempo suficiente. Hacemos unas fotografías y, sin más demora, busco como el jabalí, en las entrañas de Mustapha Abbasi y Sayah Mazouzi Abdelkader, las trufas de su alma convertidas en palabras.

El marroquí Mustapha Abbasi tiene 33 años, de los cuales lleva cuatro y medio en Rioja Alavesa. En realidad, estos últimos años ha venido y ha vuelto entre su país y el nuestro, entre Jerada y Yekora, con la esperanza de traerse a Euskadi a su esposa y sus dos hijos.

TRABAJAR EN LAS VIÑAS POR EL FUTURO DE LOS HIJOS

.- Mustapha, dime si era la Agricultura tu mundo en Marruecos.

No. Todo lo que sé de Agricultura lo he aprendido aquí.

.- ¿Quién ha sido tu maestro?

César, sobre todo.

Elvillar

MUSTAPHA Abbasi que este año, a sus 33, poda por primera vez en su vida.

.- Algunos dicen que podar es un trabajo difícil, otros que es duro.

Para mí es un trabajo bueno. No me parece difícil, ni duro. Podar es un buen trabajo.

.- Hay que conocerlo bien

Claro, hay que saber hacerlo. Pero es bueno. Yo sé lo que hay que hacer con la cepas.

.- Explícamelo para que sepa qué he de hacer si cojo la tijera. Ahora yo soy tu alumno.

No sé cómo explicarlo. Hay que dejarle tres brazos. Y si hay alguno enfermo, lo  cortamos para que salga otro nuevo… No sé cómo explicarme, pero sé cómo se hace.

.- ¿Qué es lo más duro de este trabajo?

Hace un poco de frío a primera hora, pero cuando ya son las 10 o las 11 de la mañana, todo está perfecto.

.- Tu pueblo de Marruecos también es un pueblo campesino

También. Allí hay olivos, habas… de todo, pero cepas no hay.

Elvillar

DESDE la lejanía de la finca, puede verse a diminutos podadores haciendo una gran labor. 

.- Vives en Kripan.

Sí. Estoy con un compañero de piso. Mi esposa y mis hijos están en Marruecos. Tengo un hijo de 8 años, que se llama como nuestro padre primero, Adan, y una niña de 4 años, Arania, que hace casi cinco meses que no veo. Si hay mucho trabajo, podré traerles a Yekora; pero ahora está la cosa así así, porque no tengo trabajos “muy largos”, ¿sabes? Necesito un trabajo largo para traerlos.

.- ¿Qué te parece Rioja Alavesa, y qué tal te hemos recibido?

Está maravilloso, esa es la verdad. Me gustaría tener un futuro aquí con mi familia. Sería maravilloso. Entonces volvería a Marruecos una vez al año, para ver al padre y la madre, y ya está. Mientras tanto mi vida es trabajar aquí unos meses y volver. Trabajar y volver. Y así.

.- Entonces César es un buen maestro, ¿no?

Elvillar

PULGAR de uva de Tempranillo recién podado…

Es maestro y un buen jefe. Es verdad lo que digo. Gran verdad. Lo digo a la cara, se lo digo a él. Es muy buen jefe.

.- ¿Qué dices de la gente de Rioja Alavesa?

La mayoría son buena gente. No tengo queja alguna

.- ¿Conoces todos los trabajos de las viñas, podar, espergurar, vendimiar…?

Todo. Lo he hecho todo. Ahora conozco a las cepas todo el año.

.- ¿Qué estudios has realizado en la escuela?

Lo normal. Allí me hice electricista. Allí era Mustapha el electricista. Pero aquí no puedo trabajar de eso.

.- ¿Qué les cuentas a los tuyos de tu vida en Rioja Alavesa?

Les llamo por teléfono y les cuento mi día a día. Hoy les diré que hizo un buen día, algo frío al amanecer, pero que pasamos el día muy bien con los jefes nuestros, con los hermanos César  y Luis Ángel.

.- ¿Añoras a los tuyos, a tu esposa y tus hijos, a tus padres?

Muchísimo. Les echo mucho de menos.

.- ¿Eres creyente?

Sí, por supuesto. Pido a Dios que me dé salud para trabajar y para traer a los míos.

Elvillar

LOS dos temporeros marroquíes, Mustapha Abbasi y Sayad Mazouzi Abdelkader,

Su compañero Sayah Mazouzi Abdelkader saca el DNI para que anote bien su nombre y el nombre de su pueblo en Marruecos, Oulad Sidi Ali. Es el mayor de los dos y el más veterano en los caminos de la inmigración.

.- ¡Entonces llevas aquí 22 años!

Sí. Ya estoy con todos aquí, con todos. Tiré aquí dos años solo, pero luego conseguí traer a mi esposa. Mis hijos han nacido aquí. Estamos todos en Oyón. Tres de mis hijos van a la escuela en Oyón. Tengo una niña de 14 años, uno de 9, otro de 5 y una niña de 2 años.

.- Le habrás contado tu experiencia a Mustapha, y le darás esperanza.

Hombre, era un sueño vivir aquí con los míos. Igual le pasa hoy a él.

.- ¿Te has aclimatado a este trabajo en el campo?

No tengo ningún problema. Imagina después de más de veinte años aquí. Nunca tuve ningún problema. Estoy muy contento, la verdad. He trabajado en la construcción de edificios, pero poco tiempo; mi trabajo ha sido sobre todo en la Agricultura.

Elvillar

SAYAH Mazouzi lleva 22 años en la Comarca, donde han nacido sus cuatro hijos.

.- ¿Es difícil ser buen podador?

Para nada. Ya es mi cuarto año de poda. Ya no tengo problema. Otros años he estado con otro jefe, pero este año estoy con César.

.- ¿Qué tal se siente tu señora en Oyón?

Muy bien, muy tranquila. La verdad es que no tenemos problemas con nadie, y ya estamos viviendo bien, gracias a Dios.

.- ¿Quién te queda de la familia en Marruecos?

Mi hermano queda, mi padre murió cuando yo era un niño de 3 años. A Marruecos vuelvo de vacaciones. Mis hijos seguramente no volverán como nosotros. Pero por nuestra parte estamos invirtiendo la vida por ellos, para que se críen aquí bien y tengan buen futuro.

.- ¿Tienen tus hijos la nacionalidad española?

Ya todos la tienen, porque todos han nacido aquí. En realidad tienen la doble nacionalidad.

.- ¿Qué me dices de este Paisaje de cepas y viñas, la Sierrra, el León Dormido…?

Está muy bien. En mi pueblo también tenemos montañas. Y mar. Esta tierra de Rioja Alavesa está muy bien y, lo importante: estamos contentos con la gente. Y con César estamos mucho más contentos aún.

.- César –levanto la voz, porque él sigue podando las cepas-, ¡las cosas hermosas que dicen de ti!

“Están instruidos”, dice César bromeando, sin dejar de podar las cepas.

Elvillar

CÉSAR Bermúdez entre sus dos trabajadores, para los que sólo tiene buenas palabras.

Hacemos un par de fotografías y nos despedimos de Mustapha y Sayeh, que esta tarde del 16 de enero de 2018 tienen otras cosas que hacer. El reloj marca las cuatro y media de la tarde.

El mayor de los Bermúdez, Luis Ángel, sigue podando mientras nos mira sonriente. No sé si se habrá percatado de que el espíritu del corzo, esa criatura fantasma de los bosques, se está apoderando de mí con su anhelo indescifrable. Miro mi mano, que ahora parece casi una pezuña de corzo marrón rojizo.

“ESTUDIAR PARA UNIRSE AÚN MÁS A LA VIÑA”.

.- Contemplo vuestra viña, César. Es un silencioso espectáculo, un sinfín de pequeñas esculturas en las que veo a Oteiza, Chillida, a Nestor Basterretxea.

Estamos podando en la viña Rocabo, que nos da unos 24.000 kilos de Tempranillo. Casi tres hectáreas y media en el término municipal de Lanciego, muy cerca de Elvillar. La viña de arriba “El Alto de las Naves” también es nuestra, que está en el límite de Rocabo, donde la mitad del terreno pertenece a Lanciego y la otra mitad a Elvillar.

Elvillar

SITUADA en Lanciego, esta viña joven da al año 24.000 kilos de Tempranillo.

.- ¿Define este tiempo de poda, César?

Es el más bonito del año para el agricultor.

.- ¡Qué me dices!

El trabajo es hermoso y, sobre todo, es muy tranquilo, porque cuando la viña comienza con el nuevo ciclo, entonces ya empiezan los problemas de si ha llovido, de que si no ha llovido, de que si viene una helada, si hay amenaza de granizo…

.- Ahí empiezas a temblar

Claro. Por eso ésta es la época más relajada.

.- Tu amigo Iñigo Franco asegura que la poda es el trabajo más creativo en la viña.

Sí, sobre todo en las cepas en vaso. En las cepas en espaldera es más mecánico. Pero en el vaso la poda es creativa. Ya ves cómo están formadas las cepas, todas iguales a tres brazos.

Elvillar

El VITICULTOR se dirige con la tijera eléctrica en la mano a su siguiente cepa.

.- ¿La poda de hoy está preparando los 24.000 kilos de uva de Tempranillo que vendrá dentro de nueves meses, como si fuera un embarazo humano?

Exacto, la poda es fundamental. Aquí –toca una cepa- puedes podar hasta seis pulgares (que ahora son largas ramas de la cepa), pero nosotros no dejamos más que cinco, porque estimamos que con esto la carga es suficiente. Y lo que buscamos es la calidad, por supuesto.

.- La sabiduría antigua del saber dónde y cómo cortar.

En la madera nueva hay dos yemas por pulgar, y tendemos a dejar más o menos dependiendo del vigor de la cepa, porque controlar ese vigor es fundamental para la calidad…

.- ¡El vigor de la Cepa!

Eso es. Entonces ¿qué intentas? Intentas dejar más yemas donde hay más fertilidad, para que ese vigor se muestre. Y donde hay menos fertilidad, en la cabezada de la viña, dejas menos pulgares para que se equilibre.

Buscar el equilibrio, como todo en la vida, es la clave.

Elvillar

.- ¿Lo has aprendido como ingeniero agrónomo que eres, o como hijo de esta tierra?

Antes de ser ingeniero agrónomo, lo he mamado de mi padre viticultor, Luis, como mis abuelos lo habían sido antes que él. Mi abuelo fue de los fundadores de la Cooperativa de Elvillar, que el otro tenía bodega. Mi hermano y yo ya no hemos sido de la Cooperativa, porque mi padre lo dejó y siguió con la bodega que tenía mi abuelo por parte de mi madre.

.- Vosotros teníais una bodega, pero de momento estáis vendiendo toda la uva.

Así es. Se la vendemos a las bodegas de AGE, Ysios y Campo Viejo. A Ysios se las entregamos en cajas. En AGE entregamos el blanco, porque ellos lo elaboran así. Y el tinto que no quieren en caja se baja a Campo Viejo a Logroño.

.- ¿Cuánta producción tenéis al año?

Es muy variable. Nosotros tenemos unas cuarenta hectáreas de viñedo. Y no te puedo concretar. La helada de este año nos ha tocado poco, la verdad. Hemos tenido alguna finca helada en Laguardia, pero no ha sido el drama que han tenido en Navaridas, Elciego, Baños, Villabuena, Samaniego… no ha sido eso.

.- ¿Te hiciste ingeniero agrónomo porque, digamos, la tierra te llamaba?

Elvillar

LOS hermanos en la viña Rocabo. Se distinguen las cepas podadas de las que están por podar.

Siempre quise estudiar algo que me pudiera compaginar y unir aún más a las viñas. Mi hermano no quiso estudiar, aunque era muy bueno, y se puso enseguida con mi padre a trabajar.

.- ¿Y ahora le pesa no haber estudiado?

Seguro que le hubiera gustado aprovechar la juventud de otra manera, pero la vida es como viene.

.- ¿Tu esposa también está vinculada al vino?

Sí. Ella es enóloga. Está en la Cooperativa de Lapuebla de Labarca. Lleva allí ya 16 vendimias. Tengo dos hijas pequeñas de 8 y 10 años, Nerea y Ane.

.- ¿Las ves trabajando en el mundo del vino?

Quiero que sean felices. Intento darles una formación para que se adapten a la vida según les venga, y que algún día hagan lo que les guste.

Elvillar

UNO de los muchos y hermosos paisajes que pueden sentirse y fotografiarse en Elvillar.

.- ¿Qué te está dando el campo hasta ahora, aparte de un buen trabajo?

Me gusta mucho. La posibilidad de trabajar para ti, a pesar de que haya temporadas que tenemos los vientos en contra… No me quejo, eh! Ahora está el viento un poco a favor, por eso queremos seguir ampliando un poco el patrimonio, y poner en marcha pequeños proyectos que tenemos. Me gusta el campo y me da alegrías.

.- Háblanos de esos proyectos

Ahora hemos montado una finca grande, y queremos plantar otra. Esas cosas son las que te ilusionan.

.- Antes elaborabas vino, y lo embotellabas con su etiqueta correspondiente. ¿Qué ha pasado para que lo hayáis dejado a un lado?

Los precios fundamentalmente. Éramos ‘graneleros’. Quiero decir que vendíamos el vino a granel. Llevábamos 26 años vendiendo el vino a granel a la misma bodega, a esa misma bodega que te he dicho ahora le vendemos la uva. Al tener mucho viñedo viejo, la bodega nos hizo una oferta en 2006, que no aceptábamos porque estábamos cómodos con la otra bodega. En 2008 volvieron con una oferta mejor y nos quedamos con ellos. Y bien, muy a  gusto.

Elvillar

HERMANOS Bermúdez en la viña, ya totalmente a la sombra. Al fondo, el León Dormido.

.- ¿Cómo se llamaba vuestro vino?

Valdegamarra.

.- ¿No te da pena dejar sin nombre a tu vino?

Gloria, mi mujer, me dice que tenemos dos hijas y que hay que pensar en hacer algo para que lo tengan más fácil para quedarse aquí. Barajamos esa posibilidad.

.- El futuro está abierto, ¡eh César!

Tenemos bodega, mi mujer es enóloga, tenemos buenos viñedos… Este año hemos hecho dos viñedos singulares, la nueva categoría de viñedos. Y bueno, vamos a ver.

.- ¿Te haría ilusión poner el nombre de Rioja Alavesa al mismo tamaño que el nombre de Rioja?

Ya lo hacíamos antes, eh! No al mismo tamaño, que no se podía. Pero poníamos Rioja Alavesa en la etiqueta del Valdegamarra, claro.

.- Antes en la familia os apañabais para podar, ¿no?

Antes contábamos con mi padre y con un primo que nos ha ayudado mucho.

Elvillar

CEPAS arriba, van preparando la viña para la temporada actual de 2018.

.- ¿Desde cuándo llevas contratando temporeros extranjeros?

Desde que mi padre ya no está y la explotación se ha ido haciendo más grande… y ves que no llegas. Eso te lo da el día a día.

.- Ellos están muy contentos contigo. ¿Y tú con ellos?

Muy bien, muy a gusto, la verdad que sí. Llevamos muchos años trabajando con marroquíes y estoy encantado. Gente muy trabajadora. Antes estuvimos una temporada con portugueses, una familia, y muy bien. Pero estos chicos trabajan de una manera diferente.

.- ¿En qué sentido?

Tienen mucho más físico, mucho más aguante. Es increíble. Nadie, ni los mayores del pueblo, ha visto jamás a gente tan trabajadora. Nadie corta tantas uvas como ellos. Nadie de aquí es capaz de hacer lo que hacen ellos.

.- ¿Son ya tan buenos podando como tú?

Considero que sí. Les he formado a mi manera. Mustapha es la primera vez que poda, y lo está haciendo muy bien.

Elvillar

LA tierra de la viña está blanda, sobre ella han quedado impresas unas huellas de corzo.

.- ¿Qué directrices les has dado?

Valoro mucho que extiendan la cepa para que luego en verano el sol les dé bien en los racimos. Por eso intentamos estirar bien la cepa y subirla para que esté lejos de la humedad. Esa es la clave.

.- ¿Qué edad tienen estas cepas?

Esta viña se plantó la mitad en el 2001y la otra mitad en el 2002.

.- Jovencitas de 15 y 16 años. ¿Es difícil la poda, César?

No, la poda no es difícil. Una vez que tienes claros los criterios, todo es sencillo. Lo duro es cortar con este clima, a cero grados de temperatura. El frío y el agacharse son la única dificultad.

Elvillar

CEPAS podadas en Rocabo, preparadas para llenarse de hermosos racimos de uvas.

.- A ti no te veo bien pertrechado contra el frío, César.

Ahora me voy a poner la chaqueta, que está volviendo a refrescar. Es cuando se empieza a meter el sol tras la loma cuando baja la temperatura muy rápido.

.- César, escucha una cosa que ya sabes: ¡con este trabajo estáis casi CINCO MESES en las viñas!

Nosotros empezamos en noviembre de 2017 y estamos hasta marzo de 2018. Empezamos mi hermano yo a finales de noviembre, y todo el mes de diciembre (los días que no ha llovido). Con Mustapha y Sayah empezamos en enero. La semana del 8 al 12 de enero sólo trabajamos día y medio, porque el resto del tiempo estuvo lloviendo.

Elvillar

SON muchas las viñas que en estos primeros días de febrero ya están podadas en Rioja Alavesa.

.- Os veo a todos con la tijera eléctrica. Supongo que es un gran avance.

Claro. Date cuenta que antiguamente se hacía con tijeras de mano. Tenías que buscar la postura del corte, girando alrededor de la cepa hasta encontrar la postura para el mejor corte.

Ahora con la tijera eléctrica, la muñeca te da mucho juego para con los pies quietos poder podar toda la cepa. Por ejemplo, Sayah me decía ayer que otros años -es el primero que viene a podar conmigo- iba a podar con otros con tijeras de mano, y le dolían mucho los brazos, y el cuello sobre todo. Ahora, con esta tijera eléctrica, se acabaron los dolores.

.- En este asunto de los temporeros, ¿lo está haciendo bien el sindicato UAGA?

Lo está haciendo muy bien. Este proyecto del “temporerismo de UAGA” está funcionando muy bien y esto mismo te dirá en la Comarca cualquiera al que le preguntes, sean trabajadores o a los propios agricultores que estamos metidos en el proyecto. Me hablabas antes de Iñigo Franco, él fue uno de los impulsores.

.- ¿Cómo ves el futuro de Rioja Alavesa?

Ahora tenemos problemas muy cercanos, como el AVE, que tú bien conoces. Es un hándicap que nos condiciona. Es un nubarrón que debemos despejar. Por otro lado está el Paisaje Cultural del Vino y el Viñedo de la UNESCO. Es un sueño que queremos conseguir. A ver si paramos el AVE e impulsamos la Candidatura a Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Elvillar

LOS RAYOS del Ocaso dan brillo y color al pueblo de Elvillar, donde vive la familia Bermúdez.

A las cuatro de la tarde, el Sol, gran protagonista del campo, daba de lleno en la mitad de la viña. A medida que ha ido pasando el tiempo y la Tierra sigue su rotación, las sombras han ido cubriendo como un manto la totalidad de las cepas. Poco a poco, baja de nuevo la temperatura ambiente. Una vez más se va cumplir el precepto bíblico del trabajarás de sol a sol y te ganarás el pan y el vino con el sudor de tu frente.

Dejo a los hermanos podando en su viña pasadas las cinco y media de la tarde. Han llegado -hoy también- con el amanecer y se marcharán con las últimas luces. Les quedan 40 minutos de luz solar, que aprovecharán hasta el último minuto. Al marchar escucho a mi espalda el soniquete de las dos tijeras eléctricas podando hermanadas las cepas. Un viento suave me trae el runrún de la conversación de los hermanos.

Elvillar

POR allí pasaron veloces -lo vimos la Sierra y yo- unos corzos que, ¡cómo no!, conocen las viñas.

Me alejo de Elvillar mirando cómo el sol del ocaso reluce en la Sierra de Toloño. Detengo el coche, tomo de nuevo la cámara, y capturo una última imagen. Más allá de los tejados, apenas durante un instante, veo correr unos corzos. Imposible sacarles una imagen. Es el hechizo del cometa que recorre estas tierras mágicas. Todo cantando a una en esta sonata de invierno. Viticultores, sol, viento, cepas, Sierra y dentro de poco más nieve y más agua… Naturaleza a borbotones.

16 Comentarios

  1. Carlos

    Comparto sus gustos e inquietudes con la familia Bermúdez! La viticultura es un cultivo muy agradecido en que las plantas te hablan. Aupa el campo !!

    05-Feb-18 · 9:24 pm | Permalink
  2. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Carlos. Aúpa! Saludos cordiales

    06-Feb-18 · 1:06 am | Permalink
  3. Jon Mancisidor

    A borbotones, periodismo lírico.

    Un placer auténtico.

    05-Feb-18 · 11:20 pm | Permalink
  4. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Jon. Saludos!

    06-Feb-18 · 1:08 am | Permalink
  5. Miguel Larreina

    Qué grandes viticultores tenemos en Rioja Alavesa, qué grandes personas!
    Excelente artículo, excelentes los Bermúdez

    06-Feb-18 · 7:40 am | Permalink
  6. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Miguel. Saludos!

    06-Feb-18 · 8:28 am | Permalink
  7. Fernando M.Bujanda

    Además de ser un excelente artículo entrevista, me gustaría resaltar un aspecto muy importante que se desprende en dicho escrito.

    Hace ya bastantes años tuve la oportunidad de escuchar a Pedro Luis Uriarte, en San Sebastián, una charla muy interesante sobre la integración de las personas inmigrantes y la necesidad de dicha integración en nuestra sociedad.
    Como he dicho anteriormente, la entrevista a César y Luis Bermúdez es todo un ejemplo de integración, es un ejemplo a seguir, y que además nos aportará, a todos, a cubrir unas carencias cada vez más patentes en la zona.

    Tengo que recordar que esto no hubiese sido posible sin el trabajo, laborioso y constante de UAGA, motor del proyecto desde hace ya más de 10 años. Enhorabuena.

    Siempre he creído en las muchas oportunidades que nos da la agricultura en conceptos de transversalidad. La agradable lectura del artículo nos demuestra una de ellas.

    06-Feb-18 · 8:40 am | Permalink
  8. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Fernando. Un abrazo.

    06-Feb-18 · 9:12 am | Permalink
  9. Miguel Larreina

    Este reportaje me confirma mi convicción de que el gran valor de Rioja Alavesa son sus viticultores. Especialmente esa generación de los Luis Ángel que llevan 4 décadas haciendo pais. Personajes poco mediáticos, humildes, sin aparente glamour, que pasan casi desapercibidos y que sin embargo son la clave de Rioja Alavesa y sus pueblos. A veces decimos apresuradamente que esa generación “no quiso” estudiar, cuando en realidad es que “no pudo”: o ayudaba a su padre con las nuevas plantaciones o el clan se iba al carajo. El padre no podía él solo con todo el trabajo que se hizo en la Comarca a finales de los setenta y principios de los ochenta y tuvo que echar mano de su primogénito de unos 15 años. !Qué grande es esa sacrificada generación de cincuentones! Qué listos, qué generosos, qué humildes,…cómo pasan desapercibidos.

    !Cuánto debemos en el país a esa generación, que almas tan grandes debajo de esos monos de trabajo!

    06-Feb-18 · 10:29 am | Permalink
  10. Blog Rioja Alavesa

    Gracias, Miguel. Homenaje más que merecido. Saludos cordiales.

    06-Feb-18 · 10:43 am | Permalink
  11. Rosa Leguineche

    Lo que estoy aprendiendo, y de qué manera! Haces algo tan importante que alivia el alma.

    06-Feb-18 · 12:59 pm | Permalink
  12. Blog Rioja Alavesa

    Tus palabras, estimada Rosa Leguineche, animan e impulsan en la tarea diaria del periodismo escrito, que tan inspiradamente sigue representando tu queridísimo hermano, nuestro admirado y añorado Manu Leguineche. Muchas gracias por sentirlo y escribirlo en este Blog. Un abrazo, Rosa.

    06-Feb-18 · 1:53 pm | Permalink
  13. Iñigo

    ¡Qué bueno que existan cada vez más agricultores/as que no se dediquen exclusivamente a cuidar el campo, que también lo hagan de las personas que tanta falta nos hacen!

    Enhorabuena a César y Luis Ángel

    06-Feb-18 · 3:17 pm | Permalink
  14. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Iñigo Franco Atorrasagasti. La Carta de la Tierra y los Derechos Humanos en muy pocas palabras. Zorionak! Un fuerte abrazo!

    06-Feb-18 · 3:45 pm | Permalink
  15. Pere

    Interesantísimas entrevistas. Grandes personajes habitan estos lares. Enhorabuena.

    07-Feb-18 · 2:22 pm | Permalink
  16. Blog Rioja Alavesa

    Muchas gracias, Pere. Saludos!

    07-Feb-18 · 2:46 pm | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL